Inicio / Colaboradores / Arte y ciencia en fotodermatología / Tanorexia: cuando el sol se convierte en una droga adictiva

Tanorexia: cuando el sol se convierte en una droga adictiva

 

En esta edición la Dra. Ingrid Rivera invita a la Dra. Carolina Martínez, Residente de Dermatología, Instituto de Biomedicina, UCV, a escribir sobre la tanorexia o adicción al sol.

La tanorexia es la adicción al sol o la obsesión por el bronceado. Se considera una patología psiquiátrica que pertenece a los trastornos dismórficos, en la cual la persona tiene una percepción alterada de su imagen y tonalidad corporal, lo que produce la búsqueda excesiva del bronceado perfecto. Esto además de causar problemas psicológicos, también genera problemas de salud y especialmente en la piel, ya que la exposición solar en exceso está altamente relacionada con el envejecimiento precoz y la aparición de diversos tipos de cáncer de piel.

La patogénesis de la tanorexia se basa en que la exposición repetida y crónica a radiaciones ultravioletas B (UVB) provoca la activación del supresor tumoral p53 del queratinocito, inducido por el efecto agresor de la luz solar, el cual se encarga de mediar la transcripción de una pre-prohormona llamada Proopiomelanocortina (POMC), la cual sufre varios cortes peptídicos y produce diversas hormonas, entre ellas las ?-endorfinas. Se ha demostrado que estas hormonas sintetizadas en los queratinocitos, tienen efecto local en la piel generando cierto grado de analgesia a través de su receptor µ-opioide, y a través de la circulación sanguínea, estas endorfinas actúan además en el sistema nervioso central generando placer, bienestar y relajación, lo que produce con el tiempo, un estado de dependencia y adicción a los baños solares.

De esta manera, la tanorexia tiene un comportamiento adictivo relacionado con el abuso y dependencia de sustancias. Existen diversos estudios que demuestran que estas personas tienen mayor riesgo a generar dependencia por otras sustancias como consumo de alcohol, tabaco y ciertas drogas como la marihuana. Incluso, se ha comprobado que pueden producirse síntomas de abstinencia cuando se les administra antagonistas opioides tipo Naltrexona o Naloxona generando náuseas y temblor además de una menor preferencia a las cámaras de bronceado que emiten radiaciones UV luego de recibir estos fármacos.

Por otra parte, se sabe que las radiaciones UV son el principal factor de riesgo para desarrollar cáncer de piel, sin embargo a pesar de lo conocido de esta relación, existen estudios realizados en personas jóvenes con antecedentes de cáncer de piel en los que, mediante cuestionarios basados en criterios aprobados para el uso y abuso de sustancias, se ha comprobado que un porcentaje son catalogados como bronceadores frecuentes incluso luego del diagnóstico de cáncer cutáneo manifestando síntomas de dependencia al bronceado.

Por estas razones, el dermatólogo tiene un papel fundamental en la evaluación de estos pacientes para brindar la orientación necesaria y crear conciencia que el bronceado y el abuso de sustancias opiáceas implican la misma actividad biológica; además es necesario enfatizar en las medidas de protección solar y el manejo multidisciplinario de las personas que son diagnosticadas con tanorexia para lograr mejores resultados.

Dra. Carolina Martínez R.

Residente de Dermatología – Instituto de Biomedicina. Caracas, Venezuela.

Referencias.

  1. Skobowiat C, Slominski A. Ultraviolet B stimulates proopiomelanocortin signalling in the arcuate nucleus of the hypothalamus in mice. Exp Dermatol. 2016;25:120–123.
  2. Fell G, Robinson K, Mao J, Woolf C, et al. Skin ?-endorphin mediates addiction to ultraviolet light. 2014;157:1527–1534.
  3. Cartmel B, Ferrucci L, Spain P, Bale A, et al. Indoor tanning and tanning dependence in young people after a diagnosis of basal cell carcinoma. JAMA Dermatol. 2013;149:1110–1111.
  4. Kourosh A, Harrington C, Adinoff B. Tanning as a Behavioral Addiction. Am J Drug Alcohol Abuse. 2010;36:284–290.

Acerca de Zulay Rivera e Ingrid Rivera

La fotodermatología es un área que nos diferencia como dermatólogos de otros médicos, siendo la formación en este campo un componente fundamental de la educación durante los años de residencia y a posteriori. Esperamos que sea del provecho de todos, esta nueva sección.
Dra. Ingrid Rivera Pineda. Dra. Zulay Rivera Pineda.

2 comentarios

  1. Buen articulo.Muy interesante

  2. Dr. Charles Meurehg

    Me parece una idea magnífica inducir a los residentes a participar en este campo de la fotodermatología que tiene varias colaterales y en otros aspectos de nuestra especialidad, para estimular su formación responsable cuyo objetivo primordial es la atención oportuna de los pacientes.
    Felicidades Dra. Rivera.

Deja un comentario

Para casos clínicos, sólo se publicarán comentarios de Suscriptores Especialistas de Salud registrados en nuestra base de datos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *