CAPITULO 112: Enfermedades infecciosas eruptivas

RESUMEN:

Se analizan las principales características de las enfermedades infecciosas eruptivas más comunes: sarampión, rubéola, escarlatina, eritema infeccioso, exantema súbito, enfermedad de Kawasaki y varicela. Se incluyen las principales medidas terapéuticas y de inmunización. Se presenta, en un cuadro, el diagnóstico diferencial entre ellas y con otras afecciones.

INTRODUCCIÓN: Las enfermedades infecciosas denominadas tradicionalmente eruptivas tienen la característica común de producir manifestaciones cutáneas tipo máculas, pápula, vesícula o pústula. La gran mayoría son de origen viral. Las excepciones son la escarlatina y la toxoplasmosis adquirida. Las inmunizaciones han modificado significativamente la frecuencia e importancia de este conjunto de afecciones, las cuales en su mayor parte, eran mas frecuentes en la infancia y constituían causas importantes de morbilidad y en algunos casos, como sarampión y varicela, de mortalidad. Una de ellas, la más temible, era la viruela, que tenía altísima letalidad, es la primera enfermedad erradicada del mundo; el último caso se diagnosticó en 1977; por esa razón se omite aquí su descripción. El sarampión ha sido objeto de campañas masivas de vacunación que han logrado grandes éxitos. El panorama no es homogéneo; en muchos países pobres, especialmente de Asia y África, todavía constituyen problema de salud pública. En este capítulo se tratará, en forma resumida, las siguientes afecciones: sarampión, rubéola, escarlatina, eritema infeccioso, exantema súbito, enfermedad de Kawasaki y varicela

SARAMPIÓN:

Es una enfermedad aguda infectocontagiosa, causada por un virus de ARN de la familia Paramixoviridae. El primer documento sobre esta enfermedad se atribuye a Rhazés, médico persa del siglo IX, quien la distinguió por primera vez de la viruela. En el siglo XVII, Sydenham, en Inglaterra, la diferencia de la escarlatina. En 1940, Rake y Schaffer logran cultivar el virus en embriones de pollo. La existencia de una vacuna a partir de 1963, ha permitido su casi erradicación en algunos países. Epidemiología: El sarampión era endémico en la mayor parte del mundo antes de la utilización masiva de la vacuna; la incidencia del sarampión era mucho más alta en los niños, con predominio de los preescolares y escolares; la mayoría de los adultos era inmune. En la época anterior a la vacuna las epidemias ocurrían en ciclos, cada 2 a 5 años. En la actualidad, en poblaciones con programas eficaces de vacunación, la incidencia es nula o escasa y los casos se observan generalmente en adolescentes y adultos jóvenes que no han sido inmunizados adecuadamente. En los países pobres constituye aún causa importante de morbilidad y mortalidad. El reservorio habitual del virus es el hombre y la enfermedad se transmite por la dispersión de microgotas de saliva o por contacto directo con secreciones de la nariz o garganta de las personas infectadas. Los pacientes son contagiosos desde uno a dos días antes del comienzo de los síntomas (3 a 5 días antes de la aparición del exantema) y hasta 4 días después de la aparición del exantema Casi todas las personas que no han padecido la enfermedad o no han recibido la vacuna, son susceptibles. La inmunidad adquirida después de la enfermedad es permanente; la que confiere la vacunación, es duradera pero se desconoce si protege durante toda la vida. Los lactantes adquieren inmunidad por vía transplacentaria de las madres que han padecido la enfermedad o han sido vacunadas. Esta inmunidad suele ser completa durante los primeros 4 a 6 meses de vida y desaparece a un ritmo variable entre los 9 y 15 meses de edad. Patogenia: El virus del sarampión penetra en el organismo por la vía respiratoria y por el saco conjuntival, se replica localmente en las células epiteliales y luego migra a los ganglios linfáticos regionales. Después de una viremia primaria, el virus se disemina y se siembra en las células del sistema retículo endotelial. En este sitio se produce una nueva replicación. Luego, una segunda viremia conduce el virus a las vías respiratorias, a las conjuntivas, a la piel y otros órganos. Aproximadamente a las dos semanas de la inoculación del virus en el organismo, se pueden detectar anticuerpos en el suero; los 3 tipos de anticuerpos presentes son: neutralizantes, inhibidores de la hemaglutinación y fijadores del complemento. El exantema es ocasionado probablemente por una reacción de hipersensibilidad, resultante de la interacción de linfocitos sensibilizados o anticuerpos fijadores del complemento con el antígeno viral presente en el plasma, en las membranas de células infectadas del endotelio capilar, manifestándose en piel y mucosas. Las manchas de Koplik, son glándulas submucosas inflamadas, en las que el endotelio de los vasos prolifera y se necrosa. La hipersensibilidad retardada puede ser la responsable de la encefalomielitis que puede aparecer 1 a 2 semanas después de la presencia del exantema.

Manifestaciones clínicas:

Las infecciones inaparentes son raras, generalmente el sarampión se presenta en su forma clásica. En la clínica del sarampión se consideran 3 períodos: 1.Período de incubación: con signos o síntomas escasos o inexistentes, dura de 8 a 12 días. 2.Período prodrómico o catarral: Dura de 3 a 5 días; se caracteriza por fiebre baja a moderada, tos seca y “metálica”, rinitis y conjuntivitis intensa, dando lugar a lagrimeo intenso y fotofobia, es la denominada “cara de niño llorón”. Casi siempre estos síntomas preceden, en 2 ó 3 días, a la aparición de las manchas de Koplik, las cuales son puntiforme, de color blanco grisáceo, con ligera aréola rojiza en ocasiones hemorrágica, localizadas en la mucosa bucal frente a los molares, que desaparecen con rapidez al cabo de 12 a 18 horas. En ocasiones este período puede ser aparatoso, anunciándose por fiebre súbita elevada, acompañada en algunos casos de convulsiones. 3.Período exantemático: Las manifestaciones clínicas del período anterior se exacerban: la fiebre se eleva alcanzando temperatura de 40° a 40,5° C., la fotofobia y la tos alcanza su máxima intensidad y aparece el exantema máculopapular eritematoso, no pruriginoso, el cual comienza detrás de los pabellones auriculares, se extiende a la cara, el cuello, tronco y extremidades sin afectar palmas y plantas. Al quinto día la erupción es de color parduzco y descama en forma muy fina, furfurácea. En los casos no complicados los síntomas remiten rápidamente cuando el exantema aparece en las piernas y los pies, en aproximadamente dos días.

FOTO CORTESIA DR GUIDO TATÁ ( +)

Formas clínicas: El sarampión presenta características clínicas definidas, sin embargo ocasionalmente se observan casos con comportamiento diferente, es por esto que se han considerado diferentes formas clínicas; siendo algunas de ellas las siguientes: 1) Sarampión abortivo: aparece en pacientes que han recibido inmunoglobulinas en el período de incubación y/ o en lactantes con anticuerpos maternos en sangre; se caracteriza por un largo período de incubación, ausencia del período prodrómico y la erupción es apenas perceptible. 2) Sarampión hemorrágico: forma grave, caracterizada por temperatura alta, petequias, equímosis, epistaxis y gingivorragias. 3) Sarampión sin exantema: es raro, el pródromo es discreto, el enantema se desarrolla, pero no aparece la erupción cutánea. 4) Sarampión vesiculoso: se presenta en niños con hiperhidrosis, en estos casos la descamación es acentuada. 5) Sarampión atípico: ocurre en pacientes previamente inmunizados, se caracteriza por malestar, mialgia, cefalea, vómitos, seguido por coriza, conjuntivitis, dolor pleural y un exantema maculopapular que progresa a vesicular y purpúrico, el cual se localiza inicialmente en palmas, muñecas, plantas, tobillos y se extiende en forma centrípeta; algunos pacientes presentan trombocitopenia, elevación de transaminasas, miocarditis, alteraciones radiológicas pulmonares (nódulos). Diagnóstico: Se hace habitualmente por las características clínicas típicas, rara vez es necesario la confirmación de laboratorio. Durante el período prodrómico se puede demostrar la presencia de células gigantes multinucleadas en extendidos coloreados del moco nasal. Es posible aislar el virus en cultivos tisulares y detectar elevaciones diagnósticas del título de anticuerpos (incremento de 4 veces el valor en la fase aguda), entre los sueros pareados de la fase aguda y 2 a 4 semanas después. El recuento de leucocitos suele ser bajo con una linfocitosis relativa. Diagnóstico diferencial: Con rubéola, escarlatina, eritema infeccioso, exantema súbito, infecciones por enterovirus, adenovirus, toxoplasmosis, enfermedad de Kawasaki y exantemas medicamentosos. Complicaciones: Otitis media, neumonía, bronconeumonía, laringotraqueobronquitis, diarrea, síndrome de GuillainBarré, gangrena y encefalitis aguda, esta última se observa en uno de cada mil casos de sarampión y produce lesión cerebral definitiva en una proporción elevada. Las complicaciones que se manifiestan en el aparato respiratorio y en el digestivo, son mas frecuentes y graves en los niños mas pequeños y en los desnutridos moderados y graves. La panencefalitis esclerosante subaguda es una afección poco común, que produce convulsiones y secuelas neurológicas importantes, se debe a una infección persistente que se desarrolla muchos años después de la infección original: (promedio 10,8 años). Tratamiento: No hay tratamiento antiviral eficaz. Sintomático, hidratación adecuada, antipiréticos, protección ocular; en caso de complicaciones, estas deben ser evaluadas por separado e indicar tratamiento específico según el caso. La vitamina A oral (400.000 UI), reduce la morbilidad y mortalidad en los casos de sarampión grave. Profilaxis: El UNICEF y la Organización Mundial de la Salud han patrocinado un vasto programa de erradicación del sarampión en el mundo. La Organización Panamericana de la Salud, junto con los Ministerios de Salud del continente han logrado la erradicación casi absoluta en el área. La inmunización activa con la vacuna de sarampión suele darse a los 1215 meses, pero en áreas epidémicas se puede administrar desde los 6 meses de edad; en estos casos debe repetirse después de los 12 a 15 meses de edad. Se recomienda, de rutina, una segunda dosis la cual generalmente se aplica generalmente entre los 4 y 6 años, o en cualquier consulta ulterior. Se realiza actualmente con la vacuna Trivalente viral para Sarampión, Rubéola y Parotiditis. También existe sola para Sarampión o combinada con Rubéola, con Parotiditis u otras combinaciones. La protección que produce la primera dosis es de 95% cuando es aplicada después de los 12 meses de edad. La segunda dosis ofrece un 5% adicional de protección. La vacuna puede aplicarse con eficacia a los no vacunados, en contacto con casos de sarampión, dentro de las primeras 72 horas después del contagio. La Organización Mundial de la Salud la recomienda especialmente en niños de 6 meses a 2 años y en pacientes con factores de riesgo tales como desnutrición moderada y grave, inmunodeficiencias, áreas de mortalidad alta o signos de deficiencia de vitamina A. La dosis recomendada de vitamina A es de 100.000 unidades internacionales (UI) para niños de 6 meses a un año y 200.000 UI para los mayores de un año. Puede repetirse en casos con signos oculares de deficiencia de esta vitamina.. El sarampión puede prevenirse temporalmente mediante inmunización pasiva con inmunoglobulina G. (gammaglobulina) por vía intramuscular, a una dosis de 0,25 ml/ kg., dentro de los 6 días siguientes a la exposición. La aplicación de inmunoglobulinas de cualquier tipo, o derivados de cortisona, obliga a posponer la inmunización en lapsos variables de 3 a 11 meses. La cuarentena es de poco valor debido a la gran contagiosidad durante el período prodrómico

SARAMPIÓN. SINOPSIS.

Período Duración Características clínicas
Incubación Ocho a 12 días antes de los síntomas prodrómicos. Pocas o ningún signo o síntomas.
Prodrómico o catarral 3 a 5 días. Fiebre baja o moderada, tos seca, rinitis, conjuntivitis, manchas de Koplik en mucosa oral.
Exantemático 25 días. Fiebre alta, fotofobia intensa, erupción máculopapular, eritematosa, que se inicia detrás de las orejas y se extiende centrífugamente. Al 5° día la erupción es descamativa y de color pardo

RUBEOLA POSTNATAL

La rubéola es una enfermedad infecciosa, causada por un virus ARN de la familia Togaviridae, caracterizada por síntomas generales leves, un exantema maculopapular, parecido, pero mas leve, que el del sarampión o la escarlatina, acompañado de aumento de tamaño y sensibilidad de los ganglios linfáticos occipitales, retroauriculares y cervicales posteriores. Su duración es corta. Por su semejanza con otras enfermedades eruptivas no se le consideró como entidad independiente hasta 1752 (De Bergen y Orlow). La rubéola adquirió gran relevancia en 1941 con la descripción de Gregg sobre las alteraciones congénitas producidas por rubéola intrauterina. No es de alta contagiosidad, se necesita exposición estrecha para su transmisión.

Epidemiología:

Es una enfermedad endémica, difundida en todo el mundo. Antes de que se instituyera la vacunación contra la rubéola, la mayor incidencia se observaba en niños de 5 a 14 años; ahora la mayor cantidad de casos se observa en adolescentes y adultos no vacunados. El reservorio del virus es el hombre. El virus se propaga por vía oral (gotas de saliva), o por vía transplacentaria en el caso de la infección congénita. Los pacientes son contagiosos 1 semana antes y 5 a 7 días después de la aparición del exantema; los niños con síndrome congénito por rubéola pueden eliminar el virus por años. Las personas que no han padecido la enfermedad, o no han recibido la vacuna, son susceptibles a la rubéola. Los anticuerpos maternos protegen durante los primeros 6 meses de vida. La inmunidad adquirida después de la enfermedad es permanente y la que confiere la vacuna es probable que dure toda la vida.

Patogenia:

El virus de la rubéola penetra en el organismo a través de la nasofaringe, se multiplica localmente en las células epiteliales, ocurre una primera viremia a través de la cual alcanza las células del sistema retículoendotelial, donde hay una nueva replicación; se produce luego una segunda viremia, que lleva el virus a diferentes tejidos, especialmente a la piel donde produce el exantema, ganglios linfáticos donde produce linfadenopatías y a las mucosas nasofaríngea.

Manifestaciones clínicas:

Del 25 a 50% de las infecciones son asintomáticas. La fase prodrómica de síntomas catarrales es corta, y puede pasar desapercibida. La enfermedad se inicia con la aparición de linfadenopatías retroauriculares, cervicales y occipitales dolorosas a la palpación, que permanecen por una semana o más. Antes del comienzo del exantema puede aparecer un enantema caracterizado por la presencia de manchas rojas en paladar blando que cuando se localiza en el límite entre el paladar duro y el blando se denomina signo de Forscheimers. A las 24 horas de la aparición de las linfadenopatías aparece el exantema maculopapular que se inicia en cara y se extiende rápidamente, que generalmente desaparece de la cara cuando empieza a aparecer en el tórax; durante el segundo día tiene aspecto puntiforme, aclarándose al tercer día. Puede producir prurito leve y la descamación es mínima. Se ha descrito rubéola sin exantema. La fiebre es leve y acompaña al período eruptivo. A diferencia del sarampión, no hay conjuntivitis ni fotofobia. Las manifestaciones articulares (poliartralgia y poliartritis) son raras en la infancia y comunes en adultos, aparecen generalmente al final del período eruptivo y pueden durar varias semanas.

FOTO CORTESIA DR GUIDO TATÁ ( +)

Diagnóstico:

Es una enfermedad difícil de diagnosticar por la clínica dado que muchas enfermedades virales producen síntomas y exantemas similares. El diagnóstico de laboratorio se realiza por aislamiento del virus de secreciones nasofaríngeas y por la realización de pruebas serológicas donde se demuestra un aumento de 4 ó más veces los títulos de anticuerpos en dos muestras pareadas de suero tomadas en el período agudo y convaleciente de la enfermedad.

En el análisis de sangre periférica se observa leucopenia con aumento de linfocitos anormales. Se observan plasmocitos y células de Turk.

Diagnóstico diferencial:

Se plantea con: sarampión, escarlatina, mononucleosis infecciosa, infecciones por enterovirus y exantemas medicamentosos.

Complicaciones:

Son poco frecuentes en la infancia, en ocasiones se producen neuritis y artritis. Se han descrito púrpuras trombocitopénicas y encefalitis. El pronóstico es bueno.

Tratamiento:

El tratamiento es sintomático salvo que se produzcan complicaciones.

Profilaxis:

La inmunización activa con la vacuna preparada con virus vivos atenuados, se recomienda a los 12 meses de vida, y la protección que produce puede durar toda la vida.

ESCARLATINA

Esta enfermedad es el resultado de la infección por estreptococos del grupo A., productores de toxina eritrogénica. Generalmente la infección está ubicada en amígdalas y faringe, ocasionalmente en la piel: (heridas accidentales o quirúrgicas o en quemaduras infectadas secundariamente por esta bacteria). La toxina eritrogénica produce un eritema que la diferencia clínicamente de las demás entidades estreptocócicas. Se puede observar un cuadro semejante con ciertas cepas de estafilococos que producen una toxina similar. Es más común en niños de edad escolar. Manifestaciones clínicas: El período de incubación oscila entre 1 a 7 días, el comienzo es agudo y se caracteriza por fiebre elevada, escalofríos, vómitos, cefalea, amígdalas hiperémicas y edematosas. Muchas veces predominan el dolor abdominal y los vómitos, lo cual ha sido señalado como orientador. Durante los primeros días de la enfermedad el dorso de la lengua esta cubierto por una capa blanca que respeta los bordes y la punta de la lengua. A través de la capa blanca de saburra se proyectan las papilas rojas y edematosas dando el aspecto denominado “lengua de fresa blanca”. Después de varios días la capa blanca se descama, persistiendo la lengua roja tachonada de papilas prominentes, denominada “lengua en fresa roja o también aframbuesada”; el paladar y la úvula pueden estar rojos y edematosos, cubiertos por petequias. El exantema típico aparece en 12 a 48 horas, caracterizado por piel enrojecida que, si se presiona la piel, desaparece momentáneamente y se evidencia el color original de la piel; también aparecen pápulas finas, eritematosas, que al palparlas, tienen la textura de papel de lija fina. Se inicia en las axilas, ingles y cuello pero se generaliza en 24 horas; pueden aparecer petequias como consecuencia de la fragilidad capilar; en los pliegues de flexión se pueden formar zonas de hiperpigmentación, a veces con petequias, particularmente en las fosas antecubitales (líneas o signo de Pastia). A la zona circumoral pálida en contraste con las mejillas enrojecidas, se le ha denominado facies de Filatow. En algunos pacientes pueden aparecer lesiones vesiculares (sudamina miliar) en el abdomen, manos y pies. La descamación gruesa, a veces en colgajos, es característica de la enfermedad, guarda relación con la intensidad del exantema, comienza en la cara, hacia el final de la primera semana, continúa en el tronco y finalmente en las manos y pies; la descamación puede durar hasta 6 semanas. La escarlatina puede recurrir.

FOTO CORTESIA DR GUIDO TATÁ ( +)

Diagnóstico de laboratorio:

  1. El cultivo de estreptococo beta hemolítico grupo A, en la secreción, permite el diagnóstico etiológico, sin embargo debe recordarse que hay muchos casos de portadores sanos en región faríngea (15 a 40% en escolares asintomáticos).
  2. Pruebas serológicas: El aumento de la antiestreptolisinas por encima de 200 unidades Todd, durante la convalecencia, indica infección estreptocócica activa; la prueba es más útil cuando el cultivo resulta negativo, debido a la acción de los antimicrobianos. Diagnóstico diferencial: Las enfermedades más comunes que pueden confundirse con escarlatina son: sarampión, difteria faríngoamigdalar, mononucleosis infecciosa, enfermedad de Kawasaki, rubéola, exantema súbito, síndrome de piel quemada (escaldada) por estafilococo, exantemas alérgicos, quemaduras solares y exantema por calor (miliaria). Complicaciones: Conforme al momento de presentación, se clasifican en tempranas y tardías. Tempranas: Se presentan por extensión de la infección estreptocócica; ocurren durante la primera semana de la enfermedad y son: adenitis cervical, otitis media, sinusitis, mastoiditis y más raramente absceso retrofaríngeo, septicemia y osteomielitis. La bronconeumonía es una complicación temprana, rara, del ataque estreptocócico de las vías respiratorias al igual que la endocarditis. Tardías: Se consideran como secuelas, aparecen después de un período latente de 1 a 3 semanas y son la fiebre reumática y la glomerulonefritis aguda. Tratamiento: Antibioterapia: penicilina vía oral: 400.000 U (250 mg.) dos o tres veces al día durante 10 días, aún cuando se observe mejoría. Para los niños de 10 y más años se recomienda 500 mg. dos o tres veces al día. La penicilina benzatínica es más segura. Se utiliza dosis única: (600.000 unidades si pesa menos de 27 Kg. y 1.200.000 si pesa más de 27 Kg.) En casos de alergia a la penicilina se recomienda el uso de macrólidos tipo estolato de eritromicina, a 2040 mg./Kg / día o etilsuccinato a 40 mg./ Kg./ día, ambas en 2 a 4 dosis diarias por 10 días. También se han utilizado otros macrólidos como claritromicina a 15 mg./ Kg/ día en dos dosis por 10 días o azitromicina por 5 días. Las cefalosporinas de primera y segunda generación también son eficaces. El tratamiento de sostén consiste en reposo en cama, durante el período febril se debe indicar antipiréticos tipo acetaminofen.

ERITEMA INFECCIOSO Se denomina también “quinta enfermedad”, la produce el Parvovirus B19, descubierto por Cossart y colaboradores en 1975. El eritema infeccioso, la manifestación más conocida de la infección por este virus, fue descubierta en 1983 (Anderson y cols.). Epidemiología: Se trasmite por vía respiratoria. En 25% de los casos es asintomática. La mayoría de las infecciones se produce en niños de edad escolar. Los pacientes inmunocompetentes son contagiosos durante la

incubación. Los inmunosuprimidos pueden trasmitirlo durante meses o años. Puede contagiarse por transfusiones de sangre y hemoderivados. La infección intrauterina puede dañar al feto. Manifestaciones clínicas: La incubación puede durar entre 4 y 20 días. La fase prodrómica es breve: (febrícula, síntomas leves del aparato respiratorio y cefalea); luego aparece un eritema facial, especialmente en las mejillas, el cual se describe como producido por una bofetada. Rápidamente se disemina un exantema leve en sentido céfalocaudal mientras desaparece de la cara dejando un aspecto reticulado, más evidente en las extremidades. La erupción puede reaparecer en los días subsiguientes, generalmente por exposición al sol. No hay descamación Diagnóstico: El virus causal es difícil de cultivar. Las pruebas serológicas no están al alcance de los laboratorios clínicos. Existe una prueba que utiliza la Inmunoglobulina M. anti B19. Diagnóstico diferencial: Debe hacerse clínicamente con las demás eruptivas y con la ayuda del laboratorio con las afecciones articulares como artritis reumatoide juvenil y lupus eritematoso diseminado. En estos casos es de gran utilidad la determinación del título de Parvovirus B19. Complicaciones: Se han descrito púrpura trombocitopénica y meningitis aséptica. Se puede presentar artritis de grandes articulaciones, especialmente en adolescentes y adultos. En los pacientes con enfermedades hemolíticas crónicas, se puede producir una aplasia eritrocitaria transitoria. En inmunosuprimidos puede haber supresión medular. En mujeres embarazadas que sufren primoinfección, el producto puede llegar a término sin estar afectado, aunque algunos niños, aparentemente sanos, son portadores asintomáticos. Se ha demostrado anemia grave e hidropesía fetal de elevada mortalidad, especialmente en la primera mitad del embarazo. Profilaxis: No existe vacuna. Se recomienda separar a estos pacientes de las mujeres embarazadas. Tratamiento: No hay tratamiento específico. En las complicaciones se ha utilizado Inmunoglobulina endovenosa.

EXANTEMA SÚBITO (ROSÉOLA INFANTIL) Es una enfermedad viral aguda, también denominada “sexta enfermedad”, producida por el virus herpesvirus humano tipo 6 (HVH6). Fue descrita por primera vez en 1921, por Zahorsky, Veeder y Hempelmann, quienes la denominaron exantema súbito.

Epidemiología:

La distribución es mundial, suele producirse de forma esporádica. Afecta principalmente a lactantes y niños pequeños. El hombre es el único reservorio. Se desconoce el modo y el período de transmisión; la dispersión viral asintomática en la saliva de los adultos puede ser la fuente de infección. Manifestaciones Clínicas: Se observa en niños entre 6 y 24 meses de edad; la infección es rara antes de los 3 meses y después de los 3 ó 4 años de edad. Se manifiesta, aproximadamente, en 20 % de los niños menores de 3 años, infectados en forma aguda por el HVH6. El comienzo es brusco con fiebre elevada, alcanzando temperaturas de 39,5° a 40,5° C. y se mantiene alta por aproximadamente 1 a 5 días; durante este período se aprecia buen estado general y pocos hallazgos clínicos que expliquen la hiperpirexia. Se acompaña de adenopatías cervicales y retroauriculares, congestión timpánica y síntomas digestivos. La fiebre se puede acompañar de agitación, irritabilidad y en algunos casos, de convulsiones febriles (10 a 15% de los casos). Es habitual observar hiperemia de la faringe y coriza. Algunos autores han descrito un enantema en el paladar blando, constituido por punteado y estrías eritematosas. Al descender la fiebre, lo cual sucede en forma brusca, aparece un exantema maculopapular, que se inicia en el tronco, extendiéndose a los brazos y cuello, con poca afectación de la cara y las piernas. El exantema desaparece rápidamente, antes de las 48 horas. No se presenta descamación ni hiperpigmentación residual. Se ha descrito un edema palpebral leve que precede a la erupción. La rapidez con que desciende la fiebre y la erupción simultánea de duración muy breve son dos características claves para el diagnóstico clínico de esta enfermedad Ocasionalmente hay esplenomegalia. El virus persiste en el organismo y puede reactivarse, especialmente en inmunosuprimidos, produciendo supresión de médula ósea, neumonía y encefalitis.

FOTO CORTESIA DR GUIDO TATÁ ( +)

Diagnóstico:

Se orienta por las características clínicas de la enfermedad; las pruebas diagnósticas confiables no están disponibles sino en laboratorios de institutos de investigación. El aumento de la seroconversión, aún al cuádruple, no demuestra infección reciente. Durante las primeras horas de la enfermedad, en algunos casos, puede haber leucocitosis. En el segundo día se evidencia leucopenia acentuada con linfocitosis; el cuadro hemático no se normaliza hasta una semana después de la aparición del exantema.

Diagnóstico diferencial:

En los primeros días puede confundirse con cualquier cuadro febril. Las características descritas permiten diferenciarla de sarampión, rubéola, eritema infeccioso y dengue entre otras.

Complicaciones:

Son raras, se han descrito otitis, encefalitis y hepatitis fulminante.

Tratamiento:

Si no hay complicaciones es exclusivamente de soporte: antipiréticos, reposo y aumentar la ingesta de líquidos. En pacientes inmunosuprimidos infectados con el HVH6 se ha utilizado el ganciclovir

ENFERMEDAD DE KAWASAKI Se manifiesta por fiebre y manifestaciones mucocutáneas; puede producir lesiones coronarias. Fue descrita por primera vez en Japón, en 1967. Se ha identificado casos en todo el mundo, aunque es mas frecuente en niños de origen asiático. Epidemiología: Afecta a niños menores de 8 años, (80% son menores de 5 años). No se conoce la etiología pero se supone su origen infeccioso. No se conoce el período de incubación. Ocasionalmente la enfermedad puede repetir meses o años después, en 1 a 3% de los casos. La mortalidad era, inicialmente de 3%, pero ha disminuido después del uso de aspirina e inmunoglobulina endovenosa, a mucho menos de 1%. Manifestaciones clínicas: Después de varios días de fiebre, aparecen los síntomas siguientes: 1.Conjuntivitis sin secreción. 2.Adenopatía cervical, generalmente única. 3.Congestión en la mucosa bucal y en la faringe, y/o lengua “aframbuesada” y/o labios enrojecidos y fisurados. 4.Eritema polimorfo que puede ser escarlatiniforme, morbiliforme o recordar el eritema multiforme. 5.Lesiones en los miembros: induración de palma de las manos y planta de los pies. Posteriormente se produce descamación gruesa, especialmente periungueal. Para diagnosticar la enfermedad de Kawasaki, además de la fiebre, no menor de 5 días, debe presentar, al menos 4 de los síntomas anotados o evidencia de alteraciones coronarias acompañado de tres de las características citadas. Cuando el número de signos es insuficiente, pero se encuentra daños se habla de Kawasaki atípico.

Puede haber otros hallazgos tales como dolor abdominal, diarrea, vómitos e irritabilidad y uretritis con piuria estéril. Se ha descrito artritis, artralgia, elevación de transaminasas, meningitis aséptica, derrame pericárdico, hidrops de vesícula biliar y miocarditis, manifestada ésta por insuficiencia cardíaca congestiva. Sin tratamiento, la duración promedio es de 12 días.

FOTO CORTESIA DR GUIDO TATÁ ( +)

Diagnóstico: No hay pruebas específicas. El diagnóstico se hace con los criterios clínicos señalados. El laboratorio puede contribuir: VSG y Proteína C. Reactiva elevadas, trombocitosis, Diagnóstico diferencial: Se debe distinguir de sarampión, escarlatina, artritis reumatoide juvenil, meningococcemia, exantemas por ricketsias, síndrome de piel quemada (escaldada) por estafilococo y del síndrome de Stevens Johnson, entre otras. Complicaciones: La complicación coronaria es frecuente, se puede diagnosticar en 20 a 25% de los pacientes que no reciben tratamiento; se presenta, generalmente, después de 10 días de fiebre, más frecuentemente entre 15 días y 1 mes del comienzo. Los factores predisponentes que se han identificado son los siguientes: varones, menores de 1 año, con más de 10 días de fiebre, con anemia y niveles bajos de albúmina sérica, trombocitosis y signos de alteración cardíaca. También se puede producir aneurismas en otras arterias, generalmente de tamaño mediano. Los niños pueden fallecer por trombosis coronaria, meses o años después del cuadro agudo y rara vez por ruptura de la arteria durante el período agudo. Prevención: Sólo de tipo secundario, aplicando el tratamiento en forma temprana. Tratamiento: Debe iniciarse al sospechar el diagnóstico. Se utiliza aspirina e inmunoglobulina endovenosa, ambas en dosis altas. La aspirina a 80100 mg. por kg., en 4 dosis diarias, posteriormente, después de ceder la fiebre por varios días, se establece una dosis de mantenimiento. La inmunoglobulina endovenosa (2 g./ kg.) administrada en los 10 primeros días de la enfermedad puede disminuir la incidencia de daño coronario. Debe recordarse que el uso de inmunoglobulina endovenosa obliga a posponer durante 1 año las inmunizaciones contra sarampión y varicela.

CUADRO SINÓPTICO DE ALGUNAS ENFERMEDADES ERUPTIVAS

DIAGNÓSTICO CARACTERÍSTICAS DIFERENCIALES
Sarampión Período prodrómico largo y muy aparente, progresa en 4 a 5 días con fiebre muy alta. Signo de Koplik, conjuntivitis, signos catarrales intensos, cara de “niño llorón”, tos, descamación furfurácea
Rubéola Poca sintomatología inicial. Fiebre baja o moderada Adenopatías retroauriculares dolorosas Duración corta. La erupción progresa rápidamente Dolores articulares (adolescentes y adultos)
Escarlatina Período prodrómico llamativo Exantema temprano, con predominio facial. Lengua en fresa. Petequias en paladar Signo de Pastia. Dolor abdominal, vómitos. Hemograma: leucocitosis con neutrofilia . Título de ASTO: más de 200 U. Todd.
Eritema Infeccio so (Quinta enfermedad) Poca fiebre de corta duración Exantema confluente en las mejillas (niño abofeteado) Exantema corporal leve reticulado, esp. en extremidades
Exantema súbito (Sexta enfermedad, Roséola infantil) Más frecuente en menores de 2 ó 3 años. Buenas condiciones generales. Fiebre alta 3 a 7 días. Exantema de corta duración, que aparece al bajar la fiebre
Enfermedad de Kawasaki Edad menor de 8 años. Fiebre más de 5 días. Conjuntivitis. Ganglio cervical. Labios fisurados. Lengua de fresa, Eritema variado, polimorfo. Eritema e induración palmoplantar. Descamación gruesa, después de 810 días. Laboratorio: Aumento de la VSG. Leucocitosis con neutrofilia. Trombocitosis (tardía). Piuria estéril
Mononucleosis infecciosa Antecedente de recibir Ampicilina o Amoxicilina incrementa la erupción hasta 80%. Ganglios grandes no dolorosos en varios sitios. Esplenomegalia. Laboratorio: Linfocitos atípicos. Inmunoglobulina M específica positiva Debe distinguirse de toxoplasmosis congénita
Infecciones por Enterovirus (Coxsackie A16, Eco 9, Enterovirus 70) Variable según virus. Período de incubación breve y ausencia de adenopatías. Revisar mucosas: Aftas. Herpangina. (Coxsakie A16) Conjuntivitis hemorrágica. Exantema palmoplantar. Enfermedad bocamanopie.
Exantemas medicamentosos Antecedente de ingesta del medicamento. Presencia de prurito. Ausencia de adenopatías.

VARICELA

La varicela es una enfermedad infectocontagiosa aguda, figura como diferente de la viruela desde 1626 (Vidus Vidius). Es causada por la primo infección por un virus de ADN, denominado varicelazoster perteneciente a la familia de los herpesvirus. Se caracteriza por la aparición de brotes sucesivos de vesículas en piel y mucosas, acompañado de signos y síntomas generales, generalmente leves.

Epidemiología:

Era una infección de distribución mundial; muy común en la infancia hasta la aparición de la vacuna específica; la enfermedad puede aparecer a cualquier edad, incluso en neonatos debido a que no hay inmunidad pasiva a través de la placenta. El reservorio del virus es el hombre y la enfermedad se transmite por contacto directo, por dispersión de microgotas de saliva y por el aire. El período de incubación es de 10 a 21 días. El virus se encuentra en las vesículas; las lesiones costrosas de varicela no son infectantes. Los enfermos son contagiosos desde aproximadamente 5 días antes de la aparición del exantema hasta que todas las lesiones han formado costras (78 días). Las personas que no han recibido la vacuna o que no han sufrido la enfermedad son susceptibles. La inmunidad adquirida después de la enfermedad es prolongada, siendo raro los casos de reinfección, los cuales suelen ser leves. La infección persiste en forma latente, alojándose en los ganglios de las raíces anteriores de la médula espinal, pudiendo reaparecer muchos años después como un herpes zoster (zona o “culebrilla”) La inmunidad adquirida por la vacuna es duradera pero se desconoce si protege por toda la vida.

Patogenia:

El virus penetra al organismo por la vía respiratoria, en dicha mucosa ocurre una primera replicación, luego el virus penetra a la circulación sanguínea y alcanza el sistema retículo endotelial, donde sufre una segunda replicación y se produce una segunda viremia, que ocasiona malestar general, fiebre, etc., luego se disemina el virus a otros órganos, especialmente piel y mucosas.

Manifestaciones clínicas:

Se consideran 3 períodos:

  1. Incubación: dura de 23 semanas.
  2. Prodrómico: suele preceder al exantema en 24 horas, puede presentarse fiebre poco intensa, malestar general, anorexia, intranquilidad e insomnio, a veces se acompaña de un exantema escarlatiniforme.
  3. Exantemático: algunas veces constituye la primera y única manifestación de la enfermedad, el exantema se caracteriza por ser de aparición rápida, se presenta inicialmente como máculas eritematosas, que evolucionan rápidamente a pápulas que, en pocas horas, se convierten en vesículas llenas de un líquido claro, rodeadas de un área eritematosa, que da el aspecto de “ gota de rocío

sobre pétalo de rosa”; el promedio del número de lesiones es de 300, pero hay casos con menos de 10 y otros con más de 1.500. El líquido vesicular en pocas horas se vuelve turbio, momento en que las vesículas se rompen fácilmente y se encostran; el prurito es constante y molesto. Por el rascado, algunas de las vesículas pueden transformarse en pústulas. Las vesículas también aparecen en la boca, comúnmente en el paladar y al romperse dejan úlceras; con menos frecuencia se afectan las mucosas genitales, la conjuntiva y la córnea. Las lesiones de varicela aparecen por brotes, durante 3 a 4 días, lo que permite observar una variedad de formas evolutivas en la misma zona del cuerpo (polimorfismo regional), lo cual le diferencia de las producidas por la viruela. El exantema se inicia en el tórax, se extienden a cara, cuero cabelludo, parte proximales de las extremidades y en pocas ocasiones afecta palmas y plantas; dura de 10 a 15 días.

Formas clínicas:

1.Varicela congénita Se adquiere en el lapso de 5 días antes del parto a 2 días después. Se manifiesta en los primeros 15 días de edad como una infección diseminada grave. 2.Varicela del adulto: Se presenta con fiebre y síntomas generales intensos, su duración y gravedad también es mayor, la erupción es profusa y generalmente se complica con neumonitis.

Complicaciones:

Son mas frecuentes y graves en adolescentes, adultos e inmunocomprometidos 1.Varicela pustulosa: Se caracteriza por gran cantidad de pústulas con supuración intensa, se acompaña de fiebre elevada y con frecuencia se complica con abscesos, celulitis, etc. 2.Varicela penfigoide o bullosa: Se presenta con “vesículas gigantes” producto de la confluencia de varias vesículas; es poco común y se observa fundamentalmente en niños menores de 2 años. 3.Varicela hemorrágica: Es muy rara y de mal pronóstico; en estos casos el contenido de las vesículas se torna hemorrágico, aparecen equímosis y petequias, asociadas con la aparición de trombocitopenia. 4.Varicela gangrenosa: Las vesículas se hacen al comienzo hemáticas, aumentan de tamaño hasta hacerse penfigoides, con un fondo gangrenoso. Al romperse queda una úlcera con fondo necrótico. La púrpura fulminante se produce aproximadamente al final de la primera semana y está asociada con gangrena con infección secundaria por estreptococo A (fascitis necrosante)

Diagnóstico:

Se hace habitualmente por las características clínicas de la enfermedad, rara vez se necesita la confirmación por laboratorio que se fundamenta en: 1.El aumento significativo del título en inmunoglobulina G específica permite un diagnóstico retrospectivo. Esta prueba es confiable en huéspedes inmunocompetentes, pero no en inmunocomprometidos. 2.Muchas de las pruebas disponibles comercialmente no dan resultados confiables en cuanto a determinar inmunidad producida por vacunación 3.El antígeno directo por fluorescencia a partir del raspado de la vesícula es más sensible que el cultivo y más específico que la prueba de Tzanck; además distingue entre el virus de varicelazoster y el virus del herpes

Diagnóstico diferencial:

Con la viruela o su forma leve. alastrim (ambas desaparecidas de la faz de la tierra gracias a la vacunación, pero en riesgo de reaparición por guerra biológica

o por accidentes de laboratorio), infecciones bullosas por estafilococo patógeno, herpes simple diseminado, síndrome de Stevens Johnson, dermatitis herpetiforme, exantemas vesiculares de las infecciones por enterovirus (coxsackie y echovirus), rickettsiosis pustulosa, eritema multiforme, reacciones medicamentosas, picaduras de insectos, entre otras.

Complicaciones: Neumonitis, infección bacteriana secundaria de las lesiones cutáneas (impétigo, celulitis, erisipela, fascitis) alteraciones neurológicas (encefalitis, ataxia cerebelosa), glomerulonefritis, artritis serosa, manifestaciones hemorrágicas (epistaxis, melena, equímosis, petequias). Con menos frecuencia: sepsis bacteriana aguda, miocarditis, neumonitis intersticial, hepatitis, orquitis, pancreatitis, apendicitis y queratitis.

Tratamiento:

Sintomático: Medidas de sostén: Hidratación oral, higiene cuidadosa de las manos y las uñas, así como. antipruríticos tópicos, Los pacientes con varicela no deben recibir salicilados, debido al riesgo de que desarrollen síndrome de Reye, motivo por el cual debe usarse otro antipirético, preferiblemente acetaminofen (paracetamol) para aliviar este síntoma. En caso de infección secundaria en piel, neumonías o sepsis de origen bacteriano está indicado el uso de antibióticos sistémicos. Específico: El aciclovir, valaciclovir y famciclovir son efectivos en el tratamiento de pacientes inmunocomprometidos, siempre que se inicie su administración en las primeras 24 a 48 horas después de la aparición del exantema y durante cinco días, en los casos no complicados. Esta terapéutica no se recomienda de rutina en niños inmunocompetentes, aunque se ha utilizado la forma oral de aciclovir en adolescentes y adultos sanos y en pacientes que reciben salicilatos o esteroides. En caso de estar en tratamiento con esteroides en dosis superiores a 2 mg por Kg, la vía del aciclovir debe ser endovenosa. Si está en tratamiento con esteroides inhalados debe recibir aciclovir por via oral por 15 días

Profilaxis:

Inmunización activa. Vacunación: La vacuna antivaricela con virus vivos atenuados (cepa OKA y KMcC) induce inmunidad activa. En caso de contacto con enfermos de varicela, los no inmunizados, mayores de 12 meses, deben recibir la vacuna, preferiblemente en las primeras 72 horas (máximo 5 días), después de la exposición, para evitar o atenuar la enfermedad.

Inmunización pasiva: La gammaglobulina específica antivaricelazoster: es eficaz para modificar o prevenir la enfermedad si se administra en un tiempo no mayor de 96 horas después de la exposición. Está indicada especialmente en niños inmuno comprometidos que no la hayan padecido, recién nacidos hijos de madre con varicela perinatal y recién nacidos contacto; hospitalizados, de peso muy bajo al nacer. La dosis de inmunoglobulina específica es de 125 unidades por cada 10 Kg., de peso, (máximo 625 unidades), dosis única vía intramuscular. Si se logra evitar la enfermedad, debe aplicarse la vacuna contra varicela después de un lapso de 5 meses de haber recibido la inmunoglobulina específica.

Cuando no se disponga de la inmunoglobulina específica antivaricelazoster, puede utilizarse la inmunoglobulina estándar, en su presentación especialmente elaborada para la vía intravenosa, a una dosis de 400 mg por Kg., de peso, dosis única, por vía intravenosa.

BIBLIOGRAFÍA.

  1. American Academy of Pediatrics. VaricellaZoster infections. In: Pickering LK, editor. Red book: Report of the Committee on Infectious Diseases. 28th ed. Elk Grove Village (IL): American Academy of Pediatrics; 2009. p. 71427.
  2. Atkinson, I.: Rubella. Am J Med Sci;, 1987. 93:1734.
  3. Balfour, H. Et al: A study of erythema infectiosum: Recovery of rubella virus and echovirus12. Pediatrics; 1971.50: 285290.
  4. Cherry, J.: Newer viral exanthems. Adv. Pediatr.1969, 16:233286.
  5. FeiginCherry. Tratado de enfermedades infecciosas en pediatría. Ed.
  6. Harrison. Principios de medicina interna. Editorial Interamericana. España. Ed. Mc GrawHill. 1994.
  7. KrugmanWard. Infectious disease of children and adults. Saint Louis. Ed. T. S. Mosby. 1973
  8. Leal, F. J., Guerrero R, Franco G. Usuario pediátrico. Editorial Médica Celsus. Bogotá. 1998.
  9. Nelson. Tratado de pediatría. Editorial Interamericana. México. EdMc GrawHill. 1996.
  10. OMS. Manual para el control de las enfermedades transmisibles. 16 ed. Washington. 1997. Pub. Cient. Nº 564.
  11. Plata Rueda, E. Diagnóstico diferencial de los exantemas en J. Meneghello. Pediatría. 3ª Ed.
  12. Ruiz Maldonado R., Parish, L.C., Beare, J. M. Tratado de dermatología pediátrica. Editorial Interamericana. Mc GrawHill. México. 1992.
  13. Sala Ginabreda, J. M. Enfermedades infecciosas en la infancia. Barcelona España. Ed. Científicomédica. Barcelona, España. 1955. V.1. pp 69102 Santiago de Chile. Ed. Mediterráneo. 1985. V. 1.
  14. Tatá Cumana, Juan Guido. Enfoque de un niño con exantema. Video. (26’) Laboratorios Merck.Caracas. Videoteca Técnica Educativa Interamericana. Mc GrawHill. México.1995.

Los comentarios están cerrados.