CAPITULO 90: Sarcoidosis

A más de 120 años de sus primeras descripciones, la Sarcoidosis sigue generando interés y misterio. Han pasado los más brillantes dermatólogos a lo largo de su historia y continúan siendo centenares los artículos que se publican al año sobre el tema. A pesar de ello, y si bien sus aspectos clínicos, histológicos, radiológicos, inmunológicos, e incluso genéticos, están suficientemente estudiados, y muchos aclarados, su etiología permanece desconocida.

Por lo tanto, al momento de su definición conceptual, se sigue recurriendo a la descripción de sus características fundamentales. Sirva esta revisión para mejorar el conocimiento y difusión de esta enfermedad, pretendiendo dar una visión en conjunto, que sea de utilidad para el dermatólogo asistencial, quien es, en muchas ocasiones, quien primero irrumpe en su historia natural.

Historia

J.Hutchinson, dermatólogo inglés, discípulo de Sir James Paget, orador brillante y de incansable actividad asistencial en los muelles londinenses, fue quien la describió por primera vez, bajo el nombre de “psoriasis papilar” en 1877(1).Fue C.Boeck, en 1898, quien acuñó el término “sarkoid” (por su semejanza a lesiones sarcomatosas) en su trabajo “multiple benign sarkoid of the skin” (2 ). En él, encuentra similitud con el caso presentado por J.Hutchinson un año antes, quien fuera presentado como Enfermedad de Mrs. Mortimer ( 3 ).J.Schaumann, dermatólogo del Saint Goran’s Hospital de Estocolmo, es quien describe el carácter multisistémico a la enfermedad, al reunir entre 1914 y 1924 todas las localizaciones del proceso, bajo el nombre de “linfogranulomatosis benigna” ( 4 ).

Es interesante recordar que fue S.Löfgren, quien relacionó el eritema nudoso con la adenopatía hiliar bilateral, como unas manifestación de Sarcoidosis aguda (5 ).Sirva como dato histórico reciente, que fue el inmunólogo italiano G.Rizzato, quien en 1987, fundó la “World Association for Sarcoidosis and Other Granulomatosis”, institución que permite intercambiar información científica a todos los “sarcoidólogos” del mundo. (6)

Concepto y Definición

La siguiente es una definición descriptiva, amplia y completa, provista por la American Thoracic Society / European Respiratory Society / World Association for Sarcoidosis and Other Granulomatosis, en 1999 (7 ).

“La Sarcoidosis es una enfermedad multisistémica de causa desconocida. Comúnmente afecta jóvenes y adultos de edad media. Frecuentemente se presenta con adenopatía hiliar bilateral, infiltración pulmonar, lesiones cutáneas y oculares. Pueden estar afectados el hígado, bazo, ganglios linfáticos, glándulas salivares, corazón, sistema nervioso, huesos y otros órganos”. “El diagnóstico se establece cuando los hallazgos clínicoradiológicos son sustentados por una histopatología que evidencia granulomas no caseosos de células epitelioides. Deben ser excluidos los granulomas de causa desconocida y las reacciones sarcoidicas locales”. “Con frecuencia se observan los siguientes hallazgos inmunológicos: depresión de la inmunidad celular y respuesta inmune de Th1 en los sitios donde se localiza la enfermedad”. “Pueden encontrarse nmunocomplejos circulantes con signos de hiperactividad de células B”. “El Curso y Pronóstico de la enfermedad, puede correlacionarse con el modo de inicio y la extensión del proceso. Una forma aguda de inicio, con eritema nudoso y adenopatía hiliar asintomática, puede significar un curso auto-limitado, mientras que un curso de inicio insidioso, con lesiones extra pulmonares múltiples, puede significar peor pronóstico, incluso con fibrosis pulmonar o de otros órganos”.

Epidemiología y Genética

Los hallazgos epidemiológicos son muy variados de acuerdo con grupos étnicos o países. EEUU, Inglaterra, Japón y los países escandinavos son de alta prevalencia. La incidencia en Suecia se estima en 64/100.000 y en EEUU 11/100.000 (8 ). La predisposición a adquirir Sarcoidosis parece genéticamente determinada, sin embargo solo un pequeño grupo de alelos de HLA han sido posibles de identificar asociados la la susceptibilidad de la enfermedad, tanto de clase I ( HLA B7, HLA B8), como de clase II (HLA-DR3, DR5, DR6, DR8, DR9, DR14, DR15 y DR17) ( 9 ). Hay una gran cantidad de comunicaciones, que se complementan unas, y se contraponen otras, marcando una tendencia a investigar de manera continuada y profunda, sobre los aspectos genéticos de la enfermedad. Sin duda estos marcan características clínicas o evoluciones, que aún deben continuar en estudio.

Desde el primer reporte de 2 hermanas alemanas en 1923 afectadas hasta la actualidad, se han estudiado muchas familias con pacientes de Sarcoidosis. Se establece entre el 2.7-17% las distintas estadísticas que señalan más de un enfermo en un grupo familiar (10).El grupo de estudio ACCESS (A Case-Control Etiology Study of Sarcoidosis), estudió más de 27.000 familiares de 1er. y 2do. grado de 706 pacientes. El riesgo a padecer una Sarcoidosis familiar, fue señalado en el 4.7% ( 11 ).

Etiología

La Sarcoidosis, según muchos expertos es un síndrome que puede deberse a muchos factores precipitantes. Otros piensan que hay un único agente antigénico aún no determinado ( 12 ). A lo largo de la historia se han referido diferentes causas posibles: agentes infecciosos, incluido Mycobacterias, virus y retrovirus, estudios relacionados a la predisposición genética, alergenos tales como el pólen del pino, agentes químicos, drogas, desencadenantes medioambientales y fenómenos de auto-inmunidad. El grupo de estudio ACCESS, se conformó con el objetivo de validar hipótesis etiológicas, y ha trabajado durante años sobre el tema ( 13 ).

Podemos presumir que a través del aire inspirado, se podría liberar un antígeno desconocido que active células T y macrófagos. Estas células, liberarían factores quimiotácticos y citoquinas que inducirían una respuesta inflamatoria que conduciría a una alveolitos linfocítica. La alveolitis, establecería las etapas para la formación del granuloma (14). Las células T activadas del mismo, migran al resto del organismo, por vía linfática o hemática, pudiendo los granulomas involucionar o persistir, por razones que aún son un enigma y motivo de intensa investigación.

Inmunopatogenia

La formación del granuloma sarcoidal es el resultado de mecanismos inmunes, en un huésped predispuesto a partir de una respuesta inflamatoria de tipo antígeno dependiente (ver Esquema nº1).

TABLAS

Tabla 1

SARCOIDOSIS PULMONAR

Estadificación

Estadío I: Adenopatía hiliar bilateral (AHB) Estadío II: AHB c/ infiltración parenquimatosa Estadío III: Fibrosis intersticial pulmonar Estadío IV: Fibrosis irreversible con bullas

No se conoce el ó los antígenos que desencadenan la cascada de eventos celulares que llevan a la formación exagerada de los granulomas sin que medie un efecto regulador. Se destacan dos aspectos de interés, uno es el evento inicial de la formación del granuloma, y el otro es, la evolución de esa respuesta en el tiempo. En más del 60% de los pacientes se produce la resolución de los granulomas en 2 a 5 años y en el resto de los casos se establece una enfermedad crónica que compromete diversos órganos y sistemas.(15) En el inicio del mecanismo patogénico es central la activación y proliferación de células T CD4+ Tipo cooperadoras “helper“ (CT CD4+ Th) bajo el estimulo de una célula presentadora de antígeno (CPA). El perfil de secreción de citoquinas que corresponde a las CT activadas (Th) tipo 1 (CTCD4+Th1) facilita la acumulación de las células inmuno-competentes en los sitios de la enfermedad como: monocitos (Mo) ,macrófagos (Ma), células dendríticas dérmicas (CD d) y células T reguladoras ( CTreg) (16)

Los pacientes con sarcoidosis, muestran elevados niveles de proteinas y ARN mensajero de INF gamma y IL2, pero no IL4. Esto confirma la actividad de CT tipo helper 1 (Th1). Se especula que esas CT Th1 acumuladas cooperan con los macrófagos contribuyendo al desarrollo de los granulomas .Las CT Th1 secretan además Factor de necrosis tumoral (TNF-α) , IL12 y IL18. El TNF-α estimula la síntesis de otras citoquinas pro-inflamatorias como IL1 , IL6 y factor estimulador de colonias macrófagos-granulocitos (GMCSF) . Se ha reportado la posible participación de IL18 en la formación del granuloma. La IL18,factor inductor de Interferón Gamma(INFγ), es responsable de la activación de macrófagos y de la respuesta tipo Th1 de los linfocitos con liberación de INF γ. El mantenimiento de los granulomas parece deberse a la presencia de IL12 y la actividad de IL10, citoquina que pone en marcha la respuesta supresora de la inflamación. Esto seria uno de los factores que participa en la resolución de la enfermedad.,Las citoquinas asociadas a la enfermedad crónica son IL8, IL12,TNFα (16).

Los eventos que llevan a la resolución están determinados por mecanismos inmuno-regulatorios que dependen de presencia de IL10, CT reguladores y reclutamiento de linfocitos CD8+. Existe un grupo de CT inmuno-reguladoras: NK CD1d. Son CT que interactúan en la presentación del Ag, con CD1 presente en CPA , monocitos o células dendríticas capaces de presentar glicolípidos o Ag endógenos .El subtipo “d” corresponde especialmente a CT con características inmunoreguladoras.

Las CT NK con restricción CD1d pueden disparar rápidamente grandes cantidades de citoquinas tanto de tipo respuesta Th1 como Th2 cuando son activadas por glicolípidos y por antígenos endógenos. Fueron estudiadas en Sarcoidosis y se vio que las CT con restricción Cd1d estaban disminuidas. El déficit o la pérdida de esta subpoblación de CT, seria la causa de una inmuno-regulación inefectiva con persisitencia de granulomas y enfermedad crónica en la Sarcoidosis.(17), tal cual también se observa en enfermedades como diabetes mellitus, esclerosis múltiple, y esclerosis sistémica.

Manifestaciones Clínicas

Sarcoidosis endotorácica

Es el punto de impacto más frecuente en pacientes con patología activa. La adenopatía hiliar bilateral es el hallazgo habitual (Fig.1).El compromiso intratorácico puede ser completamente asintomático, o presentar síntomas pulmonares como tos, disnea, dolor torácico, o raramente, hemoptisis. La adenopatía unilateral es excepcional y obliga a considerar otros diagnósticos, tales como tumores, linfomas, micosis profundas o tuberculosis (18 ).

FOTO 1: Paciente con sarcoidosis y adenopatías hiliares

La Sarcoidosis pulmonar puede ser estadíficada, de acuerdo a sus imágenes radiográficas (tabla 1) De todas formas, no siempre hay una asociación exacta entre los cambios radiográficos y el compromiso funcional respiratorio. Por ello, deberán asociarse a la radiología otros métodos de evaluación, tales como la Tomografía Computada de Alta resolución, el lavado bronco-alveolar, la centellografía con Galio, estudios de capacidad ventilatoria y, si fuese necesario, la biopsia pulmonar (8) Sin dudas, el compromiso pulmonar es la más seria y frecuente manifestación de esta enfermedad, y marca, en general, la mortalidad de la misma. Está estimada en el 5-10%. De todas formas, es importante destacar que la mayoría de los autores coinciden en que los índices de remisión espontánea alcanzan el 60% (19).

Sarcoidosis cutánea

Es la localización extratorácica mas frecuente, más del 30% de los casos. Debido a la gran diversidad de formas clínicas, la

Sarcoidosis cutánea es una de “las grandes imitadoras” de la Dermatología.(20, 21). Las lesiones cutáneas pueden ser específicas o inespecíficas. Las formas específicas son aquellas en las que se puede demostrar el granuloma sarcoidal y las inespecíficas las que corresponden a procesos reactivos. La tabla 2 pretende ordenar la gran versatilidad de esta afección.

Tabla 2

SARCOIDOSIS CUTANEA.

Clasificación.

Lesiones Específicas

Formas clásicas

  • Papulosas D Focales D Generalizadas
  • Nodulares D Cutáneas D Subcutáneas
    • En Placas D Unicas D Múltiples D Variante Lupus Pernio
    • Formas infrecuentes
  • Sarcoidosis sobre cicatriz
  • Eritematosa
  • Eritrodérmica
  • Alopécica
  • Psoriasiforme
  • Ulcerosa
  • Ungueal
  • Mucosa
  • Otras
  • Eritema nudoso
  • Vasculitis
  • Otras

Lesiones Inespecíficas Lesiones específicas clásicas

Pápulas:
Están constituidos por elementos hemisféricos, pequeños, de color
pardusco. Estas lesiones pueden ser únicas (Fig. 2), múltiples (Fig.
3) ó alcanzar varios centenares (Fig 4).

FOTO 2: Lesión papulosa única en paciente con Sarcoidosis, portador de adenopatías hiliares bilaterales.

FOTO 3: Lesiones papulosas agrupadas en placas.

FOTO 4: Lesiones sarcoidales papulosas por centenares en la píel del tronco.

Mediante diascopía pueden tener un color “jalea de manzanas”. Se localizan de preferencia en la cara, el cuello, la espalda, y la superficie de extensión de los miembros. En ocasiones pueden confluir varios elementos, así como insinuar una disposición anular (Figs 5 -6).

FOTO 5: Lesiones papulosas, con aspecto liquenoide, que insinúan
una disposición anular.

Nódulos:
Las lesiones son de mayor tamaño aunque menos numerosas.
Raramente sobrepasan la docena. Son elementos hemisféricos,
indoloros, y se localizan por lo general en la cara (Foto 6). En la
variedad angiolupoide, existen solo uno o dos elementos surcados
por telangiectásias que se localizan en la cara lateral de la nariz ( 22
).

FOTO 6: Sarcoidosis cutánea con lesiones papulosas anulares características.

Los nódulos pueden ser subcutáneos (Fig. 7) dando lugar a una variante infrecuente, pero característica, habitualmente localizadas en miembros y que persisten varios meses, o inclusive años, y asociadas a formas no severas de sarcoidosis sistémica ( adenopatía hiliar bilateral ) (23,24 ).

FOTO 7: Imagen histológica de granulomas sarcoidales hipodérmicos, en un paciente con Sarcoidosis nodular subcutánea.

En placas persistentes: Consiste en la aparición de placas de contorno regular localizadas principalmente en el dorso, los hombros, los brazos y las nalgas. Suelen ser bilaterales y pueden adoptar disposición anular El lupus pernio es la mas característica de las lesiones cutáneas de la Sarcoidosis. Consiste en placas bien delimitadas, violáceas, tumefactas, induradas y asintomáticas. La superficie es lisa y con frecuencia surcada por dilataciones capilares. Se localizan en la cara y muy especialmente en la punta de la nariz (Fig 8), FOTO 8: Sarcoidosis en placa persistente, tipo Lupus Pernio, de localización clásica en el dorso de la nariz.

las mejillas, los lóbulos auriculares (Fig 9) Foto 9

, así como también en el dorso de las manos y la punta de los dedos (a modo de perniosis persistente ) (8). Esta variedad es crónica y recurrente, y puede ser desfigurante. Puede coexistir con compromiso del tracto respiratorio superior, fibrosis pulmonar, uveítis crónica y quistes óseos.

Lesiones específicas infrecuentes.

Existen variantes eritematosas con lesiones cutáneas que recuerdan a la rosácea por su localización habitual en las mejillas, la frente y la nariz, y sobre todo cuando se acompaña de lesiones papulosas. La sarcoidosis eritrodérmica es excepcional. En ocasiones, las lesiones sarcoidales pueden presentar un aspecto eritemato-escamoso o psoriasiforme (Fig 10) y también se han descripto formas de presentación ictiosiformes,

hipopigmentadas, ulceradas (Fig 11) y verrugosas. Formas papulosas de aspecto liquenoide (25), placas eritematosas de palmas y plantas, edema unilateral de extremidad inferior y lesiones lupus eritematoso-like, son referidas en la literatura como variantes clínicas infrecuentes (20).

Aislados casos con características clínicas de alopecia cicatrizal, queilitis granulomatosa, nódulos en el cuero cabelludo, y eritema anular centrífugo pueden corresponder a una Sarcoidosis. Las alteraciones ungueales son excepcionales e incluyen clubbing, distrofia con o sin quistes óseos subyacentes, excepcionales hiperqueratosis subungueal y onicolisis (26).

Sarcoidosis sobre cicatriz: Pueden observarse infiltraciones sarcoidales en viejas cicatrices de diversa etiología. Esta variante clínica puede asociarse a compromiso sistémico de la enfermedad de diverso grado (Fig 12).

FOTO 12: Placas de Sarcoidosis sobre cicatriz de quemadura, en dorso.

Los tatuajes también pueden ser infiltrados por granulomas sarcoidales. Es importante diferenciar entre una infiltración sarcoidal debido a una enfermedad sistémica o una reacción local al pigmento del tatuaje.

Cuando la reacción ocurre en solo uno de los pigmentos, es probable que sea una reacción sarcoidal secundaria al pigmento del tatuaje. Cuando la reacción involucra varios pigmentos es mas probable que se trate de una enfermedad sarcoidal propiamente dicha (27).

Lesiones inespecíficas

El eritema nodoso es la manifestación clínica no específica mas frecuente. Cuando este se acompaña de anergia tuberculínica debe investigarse obligatoriamente la existencia de sarcoidosis. El eritema nodoso sarcoidal (Fig13) es más frecuente en el sexo femenino. Se localiza fundamentalmente en los miembros inferiores y a veces en los brazos. El brote puede acompañarse de compromiso endotorácico, fiebre y/o poliartralgias. La resolución generalmente es en el transcurso de unas semanas a pocos meses.(20). En ocasiones se observan lesiones papulosas en las rodillas, clave clínica que permite asociar al eritema nodoso con la Sarcoidosis (28 ). Otros cambios inespecíficos son las calcificaciones, la vasculitis, el prurigo y el eritema multiforme.

Dermatopatología

Las típicas lesiones cutáneas de sarcoidosis muestran epidermis con hipotrofia regular y aplanamiento de crestas interpapilares. En la dermis se observan granulomas tuberculoides no necrotizantes, redondeados, diseminados, dejando sectores respetados. Están constituidos por abundantes células epitelioides, número variable de células gigantes multinucleadas y escasa corona linfomonocitaria [tubérculos “desnudos”]. (Fig 14)

FOTO 14: H&E 125X: Granulomas dérmicos sarcoidales “desnudos”.

Pueden existir leve necrosis de coagulación y mínima fibrina en el centro de los tubérculos. En las células gigantes pueden evidenciarse cuerpos de Schaumann y asteroides. Estos últimos, formados por colágeno con periodicidad típica, son más comunes. Son eosinófilos, de aspecto “estelar” y cuando se colorean con hematoxilina fosfotúngstica adquieren color castaño-rojizo, con radiaciones circunferenciales azuladas.(Fig 15)

Los cuerpos de Schaumann son redondos u ovales, laminados y calcificados (Fig 16) , especialmente en la periferia. Su color es

pardo azulado debido a la presencia de calcio. Estos

cuerpos no son específicos de Sarcoidosis, ya que se los encuentra en otros granulomas como lepra, tuberculosis, reacción por cuerpo extraño y xantogranuloma necrobiótico.

La técnica de Ziehl-Nielsen no revela bacilos ácido-alcohol resistentes en los granulomas sarcoidales. Ocasionalmente pueden advertirse densos infiltrados linfocitarios similares a los observados en tuberculosis. La técnica de reticulina revela una red de fibras reticulares rodeando y penetrando las células epitelioides. Cuando los granulomas involucionan se evidencian áreas de fibrosis que se extienden desde la periferia hacia el centro. Las células epitelioides desaparecen gradualmente. Asimismo se aprecia mayor número de células gigantes de Langhans en lesiones viejas. Éstas son de mayor tamaño y de forma irregular. La fibrosis es mínima o está ausente en la mayoría de los ejemplos de sarcoidosis, con excepción de la variante esclerodermiforme donde es prominente.

Las pápulas, placas y lesiones tipo lupus pernio exhiben lóbulos de células epitelioides dispersas irregularmente a través de toda la dermis, que ocasionalmente se extienden hasta la hipodermis. Las formas ulceradas y psoriasiformes exhiben típicos granulomas sarcoidales.

La forma hipopigmentada revela granulomas con compromiso perineural. En la forma subcutánea los granulomas invaden la hipodermis. El eritema nodoso asociado a la sarcoidosis subaguda tiene histología similar a la forma “idiopática” (29).

Vale mencionar algunos diagnósticos diferenciales:

  • Lupus vulgar: En ocasiones muy difícil de diferenciar. En la sarcoidosis los granulomas están dispersos a través de la dermis dejando sectores respetados. En Lupus vulgar están cercanos a la epidermis y comprometen toda la dermis. En la sarcoidosis son escasos los infiltrados linfomonocitarios (tuberculos “desnudos”) y abundantes en lupus vulgar. Por regla general, la necrosis es mayor en los granulomas del lupus vulgar. En la sarcoidosis no logran identificarse bacilos ácido-alcohol resistentes, y no siempre se pueden encontrar en el Lupus vulgar .
  • Granulomas por cuerpo extraño. Pueden ser semejantes a la sarcoidosis. En toda enfermedad granulomatosa deben polarizarse los granulomas en busca de elementos refráctiles. Aquí hay que proceder con cautela ya en la sarcoidosis también pueden encontrarse cristales citoplasmáticos birrefringentes a la polarización. Corresponderían a oxalato de calcio y/o carbonato de calcio, productos de degradación del metabolismo celular (30).
  • Rosácea granulomatosa. Puede evidenciar tubérculos “desnudos” similares a la Sarcoidosis. Sin embargo, su distribución suele ser perifolicular.
  • Lepra tuberculoide. Existe la forma histológica de lepra tuberculoide “sarcoidal” cuyo nombre demuestra su similitud con la sarcoidosis. Esta forma de lepra tiene escasos o nulos bacilos. Sin embargo, la lepra tuberculoide (TT) y dimorfa T (BT) comprometen estructuras nerviosas destruyéndolas o engrosándolas notablemente. La afinidad de esta enfermedad por nervios periféricos hace que los tubérculos de la lepra sean elongados u oblongos y los de la sarcoidosis redondeados.

La microscopía electrónica de las células epitelioides no logra demostrar fragmentos bacterianos, a diferencia de los macrófagos de los granulomas causados por micobacterias. Estas células epitelioides contienen lisosomas primarios, vacuolas autofágicas y cuerpos laminados residuales. Las células gigantes se forman por coalescencia de células epitelioides con parcial fusión de sus membranas plasmáticas. Los cuerpos de Schaumann parecen surgir de los cuerpos laminados residuales de los lisosomas. Los cuerpos Asteroides están formados por colágeno que muestra la típica periodicidad de 64 a 70 nm. Este colágeno podría quedar atrapado entre las células epitelioides durante la etapa de formación de las células gigantes (29).-

Sarcoidosis Ocular.

El ojo o sus anexos pueden estar afectados entre un 25 % a un 80 % en los pacientes con sarcoidosis. La enfermedad puede comprometer la órbita, las glándulas lagrimales, la conjuntiva y los segmentos anterior y posterior del ojo.(3). La uveitis anterior sarcoidal típica presenta abundantes precipitados en el endotelio corneal, bilaterales, nódulos iridianos, sinequias e incremento de la presión ocular. Es un diagnóstico diferencial del “ojo rojo doloroso” (Fig 17). El compromiso posterior incluye: vitreítis, vasculitis, lesiones coroideas, y edema de papila moderado secundario a la presencia de granulomas sarcoidales.

Las complicaciones a largo plazo son comunes. El edema macular cistoideo puede ser causa de disminución de la agudeza visual (31 ). El examen oftalmológico completo debe ser realizado de manera sistemática en todos los pacientes con Sarcoidosis, tanto para descartar la afección del órgano, como para prevenir los efectos secundarios de las drogas utilizadas para el tratamiento de la enfermedad.

Sarcoidosis Cardíaca.

Las manifestaciones cardíacas se presentan clínicamente en un 5 % en los pacientes con Sarcoidosis en comparación con las autopsias en donde la infiltración granulomatosa del músculo cardíaco puede llegar hasta un 70 %. Las arritmias son las manifestaciones mas frecuentes. Los trastornos de conducción auriculoventricular, incluyendo el bloqueo completo, pueden llevar a la muerte súbita. Aunque el infarto de miocardio es mas frecuente por enfermedad arterial coronaria epicárdica, el proceso infiltrativo de la sarcoidosis puede simular un proceso coronario agudo.(32). El electrocardiograma, el ecocardiograma, el Holter de 24 hs., y la Cámara Gamma con Talio 201 o Tecnecio 99, son exámenes complementarios útiles para evaluar la enfermedad cardíaca. En ocasiones la infiltración granulomatosa severa justifica el transplante cardíaco (33).

Sarcoidosis Ganglionar.

La afectación de los ganglios linfáticos superficiales periféricos es muy frecuente. Habitualmente los ganglios aumentan de tamaño, no son confluentes, no se adhieren a planos superficiales ni profundos, y no son dolorosos. Los grupos ganglionares mas afectados, fuera de los endotorácicos, son los cervicales, los supraclaviculares, los inguinales, los axilares, los epitrocleares y los mandibulares. La regresión suele ser completa, espontáneamente o por el tratamiento. Rara vez persisten en forma crónica. En presencia de ganglios linfáticos periféricos agrandados, en pacientes con Sarcoidosis, la biopsia ganglionar debe ser realizada, debido a que está es una práctica sencilla, con bajo riesgo de complicaciones y una alta sensibilidad (34).

Sarcoidosis Hepática y Esplénica.

Se afectan con frecuencia, traduciendo así el carácter sistémico de
la enfermedad.
El compromiso del hígado puede llegar hasta un 80%, pero no
presenta síntomas hasta la presencia de colestasis o, en casos
avanzados, cirrosis e hipertensión portal.(35). Los tests de función,
pueden estar alterados en un 20% de los pacientes.
La esplenomegalia es generalmente moderada y transitoria,
generando esta, según algunos autores, cierto grado de
pancitopenia por hiperesplenismo.(36).

Sarcoidosis Ósea y Articular.

La Osteítis Quística de Jüngling es la manifestación mas común del compromiso óseo, localizada preferentemente en pequeños huesos de las manos y los pies. Clínicamente son lesiones asintomáticas y radiológicamente geodas osteolíticas puras sin reacción perióstica (20). Las lesiones líticas son raras, y generalmente se acompañan de compromiso multisistémico, localizándose en los cuerpos vertebrales, los huesos largos, la pelvis y las escápulas. Las articulaciones pueden estar comprometidas hasta en un 90 % de los pacientes con Sarcoidosis aguda. La artritis afecta frecuentemente las rodillas y los tobillos, es poliarticular, poco dolorosa, migratoria y transitoria, y a menudo acompañada de eritema nodoso. La evolución es favorable y raramente deja secuelas.(37).

Sarcoidosis del Sistema nervioso.

El sistema nervioso central y periférico pueden estar afectados entre un 5 % a un 25 % en los pacientes con Sarcoidosis. La neurosarcoidosis tiene predilección por la base del cerebro, los pares craneanos y las meninges.(36). El nervio facial es el mas comúnmente referido como posible afectado. El compromiso del sistema nervioso central se puede manifestar por distintos síntomas y signos dependiendo de la localización: parálisis, paresias, signos piramidales, síndrome meníngeo, demencia, síndrome hipotálamo-pituitario, diabetes insípida, entre otros.

El compromiso del SNC en la fase aguda de la enfermedad tiene un pronóstico favorable, mientras que en el curso crónico responde menos favorablemente. Por ello, se ha propuesto un programa de tratamiento intensivo, utilizando corticoesteroides e inmunosupresores (38)

Sarcoidosis Endócrina.

La hipercalcemia es una manifestación endocrinológica que puede detectarse entre un 2 % a un 63 % en los pacientes con sarcoidosis. En el metabolismo normal de la vitamina D, la misma es primero convertida por el hígado y luego por el riñón en 1,25 dihidroxivitamina D 3. Altos niveles de este metabolito lleva a una absorción aumentada de calcio en el intestino y a una aumentada reabsorción de calcio en los huesos. En la sarcoidosis hay una síntesis no controlada de 1,25 dihidroxivitamina D3 por los macrófagos que actúan de manera independiente al mecanismo inhibitorio natural de producción de este metabolito.

Es aconsejable indicar a estos pacientes la no exposición al sol para reducir la vitamina D3 sintetizada en la piel, evitar la ingesta de aceites de pescado que son ricos en vitamina D, y beber abundante líquido para producir mas de 2 litros de orina diaria.(39). El compromiso de la glándula tiroides puede manifestarse con bocio difuso o nodular con hipertiroidismo. La tiroiditis de Hashimoto con anticuerpos antitiroideos circulantes elevados, también puede verse.

Sarcoidosis Renal.

El compromiso renal es raro y puede manifestarse con una nefritis intersticial con granulomas con insuficiencia renal clínica.(40). Los pacientes con Sarcoidosis tienen un 20 % mas de riesgo que la población general para desarrollar nefrolitiasis y nefrocalcinosis por la hipercalcemia y la hipercalciuria.

Misceláneas.

Muchos casos han sido reportados en la literatura afectando virtualmente cualquier órgano, incluyendo las glándulas mamarias, el útero, las trompas de Falopio, los ovarios, los testículos, el epidídimo y la glándula prostática.

El compromiso del tracto respiratorio superior puede encontrarse en un 5 % a un 20 % de los pacientes con sarcoidosis. La mucosa nasal y oral, la laringe y la faringe, las glándulas salivales, las amígdalas y la lengua pueden estar comprometidas. El agrandamiento de la glándula parótida puede encontrarse en un 6 % de los pacientes. Las manifestaciones otorrinolaringológicas mas frecuentes son la obstrucción nasal, la rinorrea y la epistaxis.(41)

Síndromes Sarcoidales.

El Síndrome de Löfgren es uno de los Síndromes más clásicos de esta enfermedad, que expresa de Sarcoidosis aguda. Asocia eritema nodoso y adenopatía hiliar bilateral. Pueden co-existir poliartritis migratoria, fiebre e iritis. Generalmente tiene un buen pronóstico, curso limitado y resuelve sin tratamiento. Sarcoidosis, tipo Darier-Roussy, es la presencia de nódulos subcutáneos en el tronco y las extremidades. El Síndrome de Heerfordt-Waldenström es la combinación de fiebre, agrandamiento parotídeo, uveitis anterior y parálisis facial. Algunas complicaciones de este síndrome pueden incluir: letargia, edema de papila, meningismo y otras manifestaciones neurológicas. El Síndrome de Mikuliczs es la Sarcoidosis bilateral de las glándulas parótidas, submandibulares, sublinguales y lagrimales..

Sarcoidosis y asociaciones.

La Sarcoidosis puede estar asociada con enfermedades autoinmunes (tabla 3),

Tabla 3

SARCOIDOSIS Parámetros para su Diagnóstico y Estudio Integral

  • Antecedentes personales y laborales.
  • Examen Físico
  • Patología (piel, ganglio, labio, etc)
  • Radiología (torax, huesos de la mano y pies)
  • Estudio Funcional Respiratorio (espirometría, gases en
    sangre)
  • Imagenología pulmonar (TAC de Alta Resolución,
    Centellografía con Galio67, PET)
  • Lavado bronco-alveolar
  • Hemograma completo (linfopenia marca actividad sarcoidal)
  • Hepatograma completo
  • Dosaje de inmunoglobulinas (IgG)
  • Calcemia y Calciuria
  • Enzimas séricas (aumento de Enzima Convertidora de
    Angiotensina)
  • Test a la tuberculina
  • Electrocardiograma
  • Examen oftalmológico

y puede estar también inducida por drogas.. La sarcoidosis inducida por medicamentos ha sido reportada por quimioterápicos, por interferón-alfa en el tratamiento de la hepatitis C y la leucemia mieloide crónica, y por interferón-beta en el tratamiento del mieloma múltiple.(42).

Sarcoidosis y Neoplasias

La más destacada asociación de este capítulo es la relacionada con neoplasias hematólógicas. Esto incluye al “Síndrome Sarcoidosis-Linfoma”, en el cual el linfoma se desarrolla 1 ó 2 años después del inicio de la Sarcoidosis, siendo el linfoma de Hodgkin el mas frecuente en esta asociación. (43) Múltiples comunicaciones han referido otros desórdenes linfoproliferativos asociados a la Sarcoidosis: linfoma no Hodgkin, leucemias linfocíticas, mieloma múltiple, linfoma de células T, entre otras muchas otras discrasias (44,45).

Otras asociaciones pueden encontrarse entre la sarcoidosis y tumores sólidos. Esto puede darse en pacientes que ya padecen una Sarcoidosis y desarrollan un proceso oncológico, ó también, en quienes ya padecen dicho proceso y subsecuentemente desarrollan una Sarcoidosis.

Están descriptas asociaciones con cáncer de testículo, vejiga y pulmón; ovario, estomago, melanoma; los tumores carcinoide; el sarcoma de Kaposi y otros más (46).

La sarcoidosis puede presentarse como un síndrome paraneoplásico, cuando el diagnóstico de cáncer se hace conjuntamente con el de Sarcoidosis o dentro del año, antes o después, del diagnóstico del proceso oncológico (43)

Sarcoidosis en Pediatría.

En la infancia están referidas dos formas distintas de Sarcoidosis. En los menores de 4 años en los cuales se describe la una triada constituida por rash cutáneo, uveitis y artritis. En cambio, en niños mayores y adolescentes se presenta como una enfermedad multisistémica similar a la de los adultos con frecuentes adenopatías y compromiso pulmonar, así como también síntomas y signos generales como fiebre y decaimiento.(47).

Diagnóstico

El diagnóstico se hace por sumatoria de elementos, siendo de capital importancia el cuadro clínico sospechoso y el estudio histopatológico compatible (tabla 4).

Tabla 4

SARCOIDOSIS Y ASOCIACIONES

C / ENFERMEDADES AUTOINMUNES

  • Anemia hemolítica autoinmune
  • Trombocitopenia idiomática autoinmune
  • Síndrome de Sjogren
  • Dermatomiositis / Polimiositis
  • Diabetes mellitus insulina-dependiente
  • Colitis ulcerosa
  • Vitiligo
  • Tiroiditis autoinmune
  • Dermatitis herpetiforme
  • Lupus eritematosos sistémico
  • Esclerodermia sistémica
  • Artritis reumatoidea
  • Otras

C / NEOPLASIAS

    • Neoplasias Hematológicas
      • Linfomas
      • Leucemias
      • Desordenes mieloproliferativos
      • Mieloma múltiple
      • Otras discrasias sanguíneas
    • Neoplasias Sólidas
      • Mama
      • Pulmón
      • Gastrointestinales
      • Genitourinarias
      • Páncreas
      • Melanoma
      • Carcinomas cutáneos
      • Sarcomas
      • Otras neoplasias

SARCOIDOSIS INDUCIDA POR DROGAS

  • Por terapias quimioterápicas
  • Interferón-alfa
  • Interferón-beta

Es importante obtener una historia clínica completa con énfasis en la actividad laboral y posibles fuentes de exposición del paciente. El examen físico debe incluir una minuciosa evaluación de la piel, los pulmones, los ojos, los nervios y el corazón. Siempre debe considerar la posibilidad del estudio histopatológico.

Los exámenes de laboratorio deben incluir: hemograma y hepatograma completos, eritrosedimentación, pruebas de funcionalidad renal, proteinograma electroforético, determinación de calcio y fósforo en sangre y orina, y dosaje de los niveles de enzima convertidora de angiotensina.

La enzima convertidora de angiotensina (ECA) es producida normalmente por las células endoteliales del riñón, una pequeña parte por el lecho vascular pulmonar, y en la sarcoidosis, por las células epitelioides estimuladas por los linfocitos T de la periferia de los granulomas. Si bien la ECA no es específica para el diagnóstico de sarcoidosis, y puede estar elevada en la lepra, diabetes mellitus, neumonitis por hipersensibilidad, cirrosis biliar primaria, silicosis, y asbestosis, los niveles muy elevados de ECA son muy sugestivos de la enfermedad. Existen un 10% de falsos positivos y un 40% de falsos negativos cuando los niveles séricos de ECA son utilizados para diagnosticar la enfermedad. Esencialmente los niveles altos de ECA marcan la carga granulomatosa corporal total, y con mayor frecuencia, señalan el impacto pulmonar de la enfermedad (48). En nuestra experiencia cuando las lesiones son exclusivamente cutáneas y escasas, estos valores suelen estar normales (20). La radiografía simple de tórax es de regla. La Tomografía axial computada es indispensable en los casos con alta sospechad de enfermedad clínica ó con eventuales complicaciones pulmonares. La Tomografía con Emisión de Positrones (PET) es un excelente método para definir zonas afectadas, así como el Centellograma con Galio67, que acumula el trazador en el parénquima pulmonar, específicamente en el mediastino. inclusive en las glándulas salivales, lagrimales, y el bazo. La fibrobroncoscopia con biopsia de un ganglio linfático transbronquial a menudo se realiza en pacientes con ausencia de compromiso cutáneo. El lavado bronquio-alveolar para evaluar el recuento diferencial de leucocitos también debe realizarse. La espirometría y la determinación de gases en sangre son elementos e indicaciones a tener en cuenta.

El test de la tuberculina refleja el estado de la inmunidad de tipo hipersensibilidad retardada. Es negativa en todas las concentraciones usuales en aproximadamente el 80 % de los enfermos con Sarcoidosis. Cabe destacar que puede tornarse negativa en un paciente que previamente la presentaba positiva cuando éste desarrolla la enfermedad activa, volviendo a la positividad al inactivarse el proceso (48).

El test de Kwiem-Stilzbach es una prueba inmunológica, que al igual que otras pruebas cutáneas, mide hipersensibilidad retardada. Consiste en la inyección intradérmica de un antígeno proveniente del machacado del bazo o ganglio linfático de un enfermo con Sarcoidosis activa y su lectura se efectúa entre la 4 y 6 semanas. Se considera positivo si en el sitio de la inoculación se encuentra un nódulo que al estudio histopatológico demuestra un granuloma sarcoidal (20), siendo positivo en el 80% al 90% de los pacientes con la enfermedad activa. Tiene valor controvertido en aquellos pacientes con enfermedad extratorácica exclusiva. La aplicación es dificultosa debido a la ausencia de un lisado estandarizado en el comercio y es una prueba no aprobada por la FDA. Además, al ser la Sarcoidosis una enfermedad multisistémica, distintos especialistas deben ser consultados dependiendo del compromiso de los distintos órganos y de la progresión de la enfermedad.(20,42).

Tratamiento

Debemos considerar que muchos casos de Sarcoidosis son asintomáticos, y otros tantos, presentan remisiones espontáneas, por lo que solo un porcentaje limitado de casos necesitará terapéutica. ¿Quienes serían tratados ? La respuesta a esta pregunta sigue siendo un tema de discusión entre los sarcoidólogos. La indicación de tratamiento sistémico con corticoides será en los casos de enfermedad pulmonar sintomática, enfermedad pulmonar deteriorante, hipercalcemia, compromiso extrapulmonar cardíaco, neurológico, ocular o de vía aérea respiratoria superior. Todo otro tipo de indicación es controversial. La conducta a seguir con cada paciente, por lo tanto, será diferente en relación al tipo, intensidad y cantidad de órganos afectados. Hay diferentes drogas que pueden ser utilizadas como alternativa a los corticoesteroides. En la actualidad hay terapias emergentes, las denominadas terapias biológicas, que cubren una necesidad terapéutica en las variantes graves y refractarias. Las experiencias de los próximos años, permitirán ubicar a dichas opciones en la situación exacta, dentro del arsenal terapéutico de esta enfermedad.

Terapias clásicas

Corticoides

Los corticoides son la droga de primera elección en el tratamiento de la Sarcoidosis, los mismos suprimen la inflamación y en consecuencia la formación de granulomas. Adicionalmente tienen un efecto inmunomodulador de relevancia interviniendo en la fisiopatogenia de la enfermedad.

La corticoterapia tópica, utilizando corticoides de alta potencia como el propionato de clobetasol, está indicado en pacientes con escasas lesiones limitadas a la piel. Los corticoides intralesionales son útiles en la sarcoidosis en placas y en las pequeñas pápulas , infiltrando las lesiones con acetonida de triamcinolona en concentraciones de 3 mg/ml. a 20 mg/ml., 1 vez por mes hasta que se logre disminuir el espesor de las lesiones. Los efectos adversos posibles incluyen: hipopigmentación y atrofia, siendo improbables los efectos sistémicos con las dosis terapéuticas habituales.

La corticoterapia sistémica, usualmente por vía oral, se reserva para aquellos pacientes cuyas lesiones cutáneas sean destructivas y desfigurantes, estén muy diseminadas o sean refractarias al tratamiento local. La dosis de prednisona va desde 40 mg. a 80mg. por día y se mantiene por semanas a meses dependiendo de la respuesta clínica. La respuesta clínica en el paciente con compromiso de la piel facilita la regulación de la dosis necesaria a prescribir en aquellos casos que hay concomitantemente compromiso de órganos internos. Los efectos adversos a corto plazo pueden incluir intolerancia gastrointestinal y aumento del apetito. El tratamiento a largo plazo puede favorecer la aparición de osteoporosis, úlcera péptica, hipertensión arterial, hiperglucemia, acné, aspecto cushingoide, catarata y glaucoma.(49)

Antipalúdicos

La cloroquina e hidroxicloroquina que originalmente se desarrollaron como agentes antipalúdicos tienen propiedades antiinflamatorias, inhibiendo el procesamiento y la presentación de antígenos, evitando de este modo la activación de los linfocitos T (50). En nuestra experiencia, son las drogas de mejor rendimiento en los casos de Sarcoidosis cutánea pura (20) (Figs 18 y 19) .

FOTOS 18 y 19: Lesiones papulosas sarcoidales localizadas en la piel del tórax anterior, mejorada con hidroxicloroquina, tras cinco meses de tratamiento continuado.

La recaída que experimentan muchos pacientes después de discontinuar su uso sugiere, más que curación, un efecto supresivo de la enfermedad. La dosis máxima por vía oral de cloroquina es de 3.5 mg/kg/día y de hidroxicloroquina es de 6.5 mg/kg/día. Dosis menores pueden ser útiles, prefiriéndose siempre la mínima dosis eficaz. Los efectos adversos transitorios incluyen: náuseas, anorexia, visión borrosa, cefaleas y vértigo. Es recomendable su administración con las comidas para prevenir los malestares gastrointestinales (el mas común de los efectos colaterales). La decoloración del cabello ocurre de modo infrecuente y en casos de tratamientos prolongados, pero luego de suspendida la medicación , el efecto revierte. Raramente puede observarse agranulocitosis.

En el globo ocular pueden hallarse depósitos corneales sin alteración funcional para el paciente y que desaparecen al suspender el tratamiento. Sin embargo , la retinopatía (maculopatía en “ojo de buey”) es la mas seria complicación y produce deterioro visual irreversible. La mayoría de los pacientes con afección retinal demostrable, y consecuente disminución de la visión, han estado en tratamiento con cloroquina (la hidroxicloroquina da menos efectos colaterales oculares) por mas de un año, y con altas dosis llegando a una dosis total acumulada de mas de150 g.. Se recomienda realizar previo al comienzo del tratamiento estudios de funcionalidad renal y hepática, y una evaluación oftalmológica completa que incluya agudeza visual, test de los colores y campo visual computarizado. La consulta con el especialista debe realizarse una vez al año, ó cada 4 a 6 meses en aquellos pacientes con factores de riesgo conocidos, y por al menos un año una vez finalizado el tratamiento, debido a los raros casos de aparición tardía de retinopatía por antipalúdicos.(51).

Metotrexato.

El Metotrexato es un análogo del ácido fólico que inhibe la enzima
dehidrofolato reductasa.
A altas dosis, el Metotrexato inhibe la replicación celular. A bajas
dosis, tiene propiedades antiinflamatorias y capacidad de suprimir la
formación de granulomas sarcoidales.
Es considerado una terapia de segunda línea para pacientes
resistentes a los corticoides o para aquellos que los mismos
estarían contraindicados (52).
Se sugieren el uso de 10 mg. semanales por los primeros 6 meses,
seguidos de 10mg. cada 2 semanas (53).

De modo similar a los antipalúdicos, la reactivación de la
enfermedad luego de suspendido el tratamiento sugieren que el
metotrexato no cura la enfermedad sino que solo suprime sus
manifestaciones.
Los efectos adversos del metotrexato están asociados con toxicidad
hemática, gastrointestinal, pulmonar y hepática, por lo que se deben
hacer controles mensuales para prevenir complicaciones.

La mucositis dosis dependiente puede evitarse fraccionando la dosis a la mitad en dos dias consecutivos a la semana mas la administración de 5 mg./semanales de ácido fólico por vía oral. La supresión medular es posible, por lo que se sugiere el recuento de glóbulos blancos cada ocho semanas. La neumonitis por hipersensibilidad a la droga debe ser diferenciada de una exacerbación pulmonar de la enfermedad, hecho no sencillo de resolver. (51).

Nuevas Terapias

Tetraciclinas.

Las tetraciclinas son antibióticos que tendrían actividad antibacteriana contra probables antígenos causales de la enfermedad como el Propionibacterium acnes, paredes celulares bacterianas deficientes, o actuarían probablemente por sus múltiples propiedades antiinflamatorias. Las dosis habituales son de 1 gr./día para las tetraciclinas y de 200 mg/día para la minociclina o la doxiciclina. Los efectos adversos incluyen: malestar gastrointestinal, fototoxicidad, hiperpigmentación grisácea transitoria en las áreas previamente afectadas y síndrome de hipersensibilidad (54).

Talidomida. La talidomida fue originalmente usada como un hipnótico en la década del 50, pero posteriormente retirada del mercado por sus efectos teratogénicos. Actualmente se la emplea en una variedad de patologías basado en sus propiedades inmunomodulatorias y antiinflamatorias.

El mecanismo de acción permanece incierto, pero inhibiría la producción de TNF alfa por los monocitos humanos y los macrófagos alveolares. La dosis va desde 50 mg. a 400 mg/día. La mayoría de los casos reportando su uso sugieren una dosis de 100 mg. 2 veces por día en el inicio del tratamiento. Los efectos adversos incluyen: somnolencia, constipación y nauseas.

Con el uso prolongado, la neuropatía periférica es relativamente frecuente. Aunque la neutropenia es rara, puede ocurrir en menos del 1 % de los pacientes. Es bien conocida la teratogenicidad de la droga, por lo que su uso en mujeres en edad fértil y hombres sexualmente activos debe ir acompañado de rigurosas precauciones (55).

Infliximab.

El infliximab es un anticuerpo monoclonal quimérico anti TNF que se une e inactiva al TNF-alfa, siendo esta citoquina fundamental en la formación y mantenimiento de los granulomas. Se administra posciclos de infusión intravenosa en una dosis de 3 mg. a 10 mg/kg., en la semana 0, 2, 6 y luego cada 2 meses. El infliximab actúa como un agente inmunosupresor y los pacientes que lo reciben tendrían un riesgo aumentado potencial de desarrollar linfomas o reactivar tuberculosis pre-existentes (50),. Esta droga ha sido utilizada en pacientes con Sarcoidosis con un suceso variable. Más estudios permitirán encontrar el perfil exacto de indicación y seguridad (56,57)

BIBLIOGRAFIA

1.-Hutchinson, J.: Anomalous disease of skin and fingers: case of livid papillary psoriasis? Illustrations of Clinical Surgery. London, J.and A. Churchill, 1877, p. 42-43.

2.-Boeck,C.: Multiple benign sarcoid of the skin. Norsk Mag Laegevid 1899; 14:1321-45.

3.-Hutchinson, J.: Mortimer’s malady. A form of lupus pernio. Arch Surg (London) 1898; 9:307-15.

4.-Schaumann,J.: Lynphogranulomatosis benigna in the light of prolonged clinical observations and autopsy findings. Br J Dermatol 1936; 48:399-446.

5.-Lofgren, S.: Primary pulmonary sarcoidosis. Acta Med Scand 1953; 145: 424-55.

6.-Sharma,O.P. : Sarcoidosis. A historical perspective. Clinics in Derrmatology 2007; 25: 232-241.

7.-ATS / ERS / WASOG statement on sarcoidosis. Sarcoidosis Vasc Diffuse Lung Dis 1999; 16: 149-73.

8.-Gatti,C.F.: Sarcoidosis. Arch Arg Dermatol 1978; 28: 113-119.

9.-Spagnuolo,P. and Du Bois,R.M.: Genetic in sarcoidosis. Clinics in Dermatology 2007; 25:242-9.

10.-Schurmann,M.; Lympany,P.A.; Reichel,P. : Familial sarcoidosis in linked to the major histocompatibility complex region. Am J Respir Crit Care Med 2000; 162 (3 Pt1): 861-4.

11.-Rybicki, BA; Ianuzzi,MC; Frederick,MM, Major M.: Familial aggregation of sarcoidosis. A Case-Control Etiologic Study of Sarcoidosis (ACCESS). Am J Respir Crit Care Med 2001; 164:2085-91.

12.-Chesnutt,A.: Enigmas in Sarcoidosis. West J Med 1995; 162:519-536

13.-Newman LS.; Rose CS, Bresnitz EA: ACCESS Research Group. A Case Control etiology study of sarcoidosis: environmental and ocuppacional risks factors. Am J Respir Crit Care Med 2004; 170:1324-30.

14.-Fraser RS, Muller NL, Colman N, Pare PD: Diagnosis of diseases of the chest. 4th. Ed. Philadelphia: W.B.Saunders, 1999, p.1533-83.

15.-Semenzato G.: Inmunology of interstitial lung disease. Cellular events taking place in the lung of sarcoidosis, hipersensivity pneumonitis and HIV infection. Eur Respir Med 1991; 4:94-102.

16.-Baughman RP, Lower EE, du Bois RM : Sarcoidosis. Lancet 2003; 361, Issue 9363, 29: 1111-8

17.-Woscoff A, Troielli,P y Label MG.: El sistema immune , Parte

I. Principios de Inmunodermatologia . Ed.Roche, Buenos Aires 2003, pàgs. 5-43.

18.-Ho LP, Urban BC, Tickett DR, Davies RJ, McMichael AJ: Deficiency of subset of T-cells with inmunoregulatory properties in sarcoidosis. Lancet 2005; 365:1062-67.

19.-Vagal A, Shipley R, Meyer C: Radiological manifestations in sarcoidosis. Clinic in Dermatol 2007; 25:312-25

20.-Hillerdall G, Nou E and Osterman K : Sarcoidosis. Epidemiology and prognosis. A 15 years European study. Am.Res Respir Dis 1984; 130:29-32.

21.-Gatti,C.F.; Sarcoidosis cutánea. Dermatol Arg. 1997, 3; 17

22.-Tchernev, G.; Cutaneous Sarcoidosis: The “Great Imitator”. Am J Clin Dermatol 2006, 7: 375-382.

23.-Rongioletti F, Bellisomi A, Rebora A : Disseminated angiolupoid sarcoidosis. Cutis 1987; 40:341-3.

24.-Yanandag H, Pamuk ON, Karayel T : Cutaneous involvement in sarcoidosis. Analysis of the features in 170 patients. Respir Med 2003; 97:978-82.

25.-Marcoval J, Mana J, Moreno A, Peyrí J : Subcutaneous sarcoidosis-clinicalpathological: study of 10 cases. Br J Dermatol ; 2005; 153:790-794

26.-Gatti CF, Jakim I : Sarcoidosis pulmonar con lesiones cutáneas de aspecto liquenoide. Arch Arg Dermatol 1984; 34:173-9

27: Fujii K, Kanno Y, Ohgo N: Subungueal hiperquerastoosis due to sarcoidosis. Int J Dermatol 1983; 119:277-8.

28: Marcoval J, Moreno A, Maña, J : Popular sarcoidosis of the knees, a clue for the diagnosis of erythema nudosumassociated sarcoidosis. J Am Acad Dermatol 2003; 49:75-8.

29: Glusac EJ, Shapiro PE: Noninfectious granulomas. In Lever’s Histopathology of the skin. Ninth Edition. Elder DE et al. (editor) . Lippincott Williams & Wilkins, Philadelphia, 2005, pag 381-4

30: Ball NJ, Kho GT, Martinka M: The histologic spectrum of cutaneous sarcoidosis: a study of twenty-eight cases. J Cutan Pathol 2004; 31: 160-8

31.-Bonfioli, A.; Orefice, F.; Sarcoidosis. Semin Ophthalmol. 2005; 20: 177-82.

32.-Dorfman, T.; Canales, J.; Farukhi, I.; McGuire, D.; Sarcoidosis masquerading as an acute coronary síndrome. Cardiol Rev. 2005; 13: 256-9.

33.-Deng JC, Baughman RP, Lynch JP : Cardiac involvement in sarcoidosis. Semin Respir Crit Care Med 2002; 23:513-28.

34.-Yanardag, H., Caner, M.; Papila,I : Diagnostic value of peripheral lymph node biopsy in sarcoidosis: a report of 67 cases. Can Respir J. 2007; 14 : 209-11

35.-Karagiannidis, A.; Karavalaki, M.; Koulacuzidis, A.; Hepatic sarcoidosis. Ann Hepatol. 2006; 5: 251-6.

36.-Madaule, S.; Lauque, D.; Sailler, L ; Splenomegaly in sarcoidosis: clinical features and outcome. Analysis of 17 cases. Rev Med Intern. 2004 ; 25: 348-56

37.-Marvisi, M.; Osteoarticular sarcoidosis. Minerva Med. 1998 May; 89: 169-72.

38.-Scott TF, Yandora K, Valeri A, Chieffe C, Schramke C: Aggressive therapy for neurosarcoidosis: long-term follow upof 48 treated patients. Arch Neurol 2007, 64:2504-9.

39.-Ackerman, D.; Hypercalcemia in sarcoidosis – case report, prevalence, pathophysiology and therapeutic options. Ther. Umsch. 2007; 64: 281-6.

40.-Javaud, N.; Belenfant, X.; Stirnemann, J .; Renal granulomatoses: a prospective study of 40 cases and review of the literature. Medicine (Baltimore). 2007; 86 : 170-180.

41.-Hanazawa, T.; Terada, N.; Konno, A.; Sarcoidosis of the head and neck. Nippon Rinsho. 2002; 60:1813-7.

42.-English, JC.: III, Patel, PJ., Greer, KE.; Sarcoidosis. J Am. Acad. Dermatol. 2001; 44: 725-43.

43.-Cohen PR, Kurzrok R : Sarcoidosis and malignancy. Clinics in Dermatology 2007; 25:326-33.

44.-Oliwiecki S, Kingston T, Kotecha,B et al.: Sarcoidosislymphoma syndrome J Royal Soc Med 1992; 54:467-73.

45.-Brincker H.: The sarcoidosis-lymphoma syndrome. Br J Cancer 1986; 85:176-177.

46.-Caras WE, Dillard T, Baker T , Pluss T: Coexistence of sarcoidosis and malignancy. South Med J 2003; 96:918-922.

47 Shetty, A. K.; Gedalia, A.; Pediatric Sarcoidosis. J. Am: Acad: Dermatol: 2003; 48: 150-1.

48.-Rossman M, Dauber J, Daniele R: Pulmonary sarcoidosis. Am Rev Respir Dis 1982; 125: 366-76.

49.-Badgwell, C.; Rosen, T.; Cutaneous sarcoidosis therapy updated. J. Am. Acad: Dermatol. 2007; 56: 69-83.

50.-Jones E, Callen JP: Hydroxicloroquine is effective therapy for control of cutaneous sarcoidal granulomas J Am Acad Dermatol 1990; 23:487-89.

51.-Baughman, R.; Lower, E.; Evidence-based therapy for cutaneous sarcoidosis. Clinics in Dermatology: 2007, 25: 334.

52.-Webster GF, Razsi LK, Sanchez M, Schupak JL: Weekly low-dose methotrexate therapy of cutaneous sarcoidosis. J Am Acad Dermatol 1991; 24:451-54.

53Henderson CA, Ilchishyn A, Curry AR: Laryngueal and cutaneous sarcoidosis treated with methotrexate. J R Soc Med 1994; 87:632-3.

54.-Bachelez H, Senet P, Cadranel J et al: The use of tetracyclines for the treatment of sarcoidosis. Arch Dermatol 2001; 137: 69-73.

55.-Nguyen YT, Dupuy A, Cordoliani F, Vignon-Pennamen MD, Lebbé C, Morel P, Rybojad M. : Treatment of cutaneous sarcoidosis with thalidomide. J Am Acad Dermatol 2004; 50:235-41.

56.-Baughman RP, Lower EE: Infliximab in refractory sarcoidosis. Sarcoidosis Vasc Diffuse Lung Dis 2001; 18:70-4 57.-Doty JD, Mazur JE, Judson MA: Treatment of sarcoidosis with Infliximab. Chest 2005; 127: 1064-71.