CAPITULO 109: Escleroterapia

INTRODUCCIÓN (1)

Desde la antigüedad ha existido la preocupación de la humanidad por el tratamiento de las várices, recurriéndose a diversos métodos, desde la invocación de los dioses a la cirugía y la escleroterapia. En efecto, en el siglo IV AC Lysimachid Achinae, hijo de Lysimachos ruega a Askepios lo sane de su afección varicosa ofrendándole una pierna de mármol con várices (Figura 1).

Figura 1.

En el siglo XVII Johan Sigismund Elsholtz (16231688) (2), había hecho estudios con inyecciones endovenosas en cadáveres y animales. Para continuar sus experimentos “in vivo” aprovechó su calidad de médico del Príncipe Elector de Brandeburgo, que padecía de una úlcera venosa, y que él suponía era provocada por una várice vecina a la lesión. Para tratarlo se valió de un cirujano del Regimiento, Andreas Horch, con cuya ayuda consiguió “que tres soldados debidamente informados a disposición de su altísimo señor recibieran una inyección intravenosa” (Figura 2).

Figura 2 Johan Sigismund Elsholtz

El verdadero progreso en el tratamiento esclerosante se alcanza durante la primera guerra mundial, con el tratamiento de la sífilis con Salvarsan que producía un endurecimiento de las venas de los brazos. Esta circunstancia la aprovecha Paul Linser (18711963) (Figura 3) quién, obligado en oportunidades a usar las venas de las piernas consigue la esclerosis de las várices, y continúa en adelante empleando soluciones de sublimado y NaCL hipertónico.

Figura 3 Paul Linser

Simultáneamente, Jean Sicard (Figura 4) obtiene los mismos resultados con una solución de salicilato de sodio; son por lo tanto éstos dos autores los padres de la escleroterapia moderna, dando origen a la escuela alemana y a la escuela francesa que, con el mismo objetivo, varían en la técnica de la inyección.

Figura 4 Jean Sicard

Desde entonces muchos productos han sido incorporados y comenzaron a aparecer las complicaciones por lo que durante un tiempo fue olvidada, hasta que en 1930 renace con la aparición del morruato de sodio, y posteriormente aparecen nuevos productos con mayor eficacia y menos efectos adversos.

EPIDEMIOLOGÍA

El estudio más grande que se ha realizado en escleroterapia es el estudio Relief en el año 2002 (2) que involucra a más de 23 países, cuyos resultados se mencionan a continuación:

  • 86% sexo F vs 14% sexo M.
  • Historia familiar: 73%.
  • 50,9 % de los pacientes sintomáticos no presentó reflujo venoso.
  • 35% reflujo venoso profundo.
  • 12% tiempo de retorno venoso normal.
  • 10% la exploración no fue esclarecedora.

En San Diego California realizan un estudio con diferentes etnias para observar si hay variaciones entre las mismas obteniéndose un 22,8% en los hispanos, 20% en blancos no hispanos, 16,4% en afroamericanos y un 12,5% en asiáticos (3).

Han sido varios los estudios que se han realizado en Latinoamérica, en Perú evaluaron a 10.000 policías peruanos encontrando un 18% de pacientes afectados con várices, número altamente importante considerando que es un criterio de exclusión para ingresar al mismo (4).

En Argentina evaluaron a 1868 pacientes con insuficiencia venosa crónica encontrando a un 63,4% con IVC leve, 21,4% moderada, 10,1% severo y 2,3% fueron asintomáticos (5).

En Venezuela en el año 2001 se realizó un estudio de las causas de consulta del servicio de dermatología en el Instituto de Biomedicina del Hospital Vargas de Caracas, encontrándose que las várices ocupaban el 28° lugar correspondiente a un 2% mientras que a nivel de la consulta privada ocupaba el 2° lugar correspondiendo a un 12%(6).

ANATOMÍA

La anatomía venosa de los miembros inferiores está conformada por dos sistemas (ver figura 5) los cuales se comunican entre sí por las venas perforantes (7):

    • SISTEMA VENOSO SUPERFICIAL
      • Pie.
      • Safena magna.
      • Safena parva.
      • Perforantes.
      • Subcutáneos.
    • SISTEMA VENOSO PROFUNDO
      • Arco plantar profundo.
      • Tronco venoso tibiofibular.
      • Vena poplítea.
      • Vena femoral superficial y profunda.
      • Vena femoral común.
      • Vena ilíaca externa.

Figura 5

FISIOLOGÍA

La circulación venosa actúa contra la fuerza de gravedad permitiéndole realizar su función principal: el retorno venoso de la sangre, por lo que el flujo es unidireccional de abajo hacia arriba gracias al sistema de válvulas que lo conforman y la acción de la bomba muscular de la pantorrilla. Durante la relajación muscular la disminución de la presión permite el paso del flujo del sistema superficial al profundo, éste último principal responsable de la mayor parte del retorno venoso (7).

DEFINICIONES

La palabra várice proviene del latín varicosus que significa dilatado, se encuentran localizadas en la dermis o en el tejido celular subcutáneo estando o no con sus válvulas insuficientes, son más comunes en miembros inferiores pero también se pueden observar en el cordón espermático, esófago, pared abdominal y región anorrectal.

Para comprender el tratamiento de las várices es necesario conocer algunos conceptos (ver figura 6) de los tipos varicosos(7):

Telangiectasias: son várices descritas como estructuras venosas dilatadas con calibres entre 0,1 y 1 mm, localizadas en la porción más superficial del estroma dérmico, constituidas por una única célula endotelial, una muscular y una adventicia.

Venulectasias: con un calibre entre 1 y 2 mm, localizadas en la parte media de la dermis o inmediatamente por debajo en la subdermis.

Várices reticulares: con un diámetro de 4 mm, dilatadas en general, no palpables, localizadas en la subdermis entre la fascia superficial y la interfase dermoadiposa. Se comunican con otras de mayor calibre y con el sistema profundo a través de las perforantes.

Várices tronculares y venas varicosas: por encima de 4 mm, localizadas en el tejido celular subcutáneo, conformadas por trayectos tortuosos y palpables.

Figura 6

CLASIFICACIÓN

Se han descrito a lo largo del tiempo varias clasificaciones de las várices, la que se mantiene en vigencia hoy en día es la clasificación del CEAP descrita en el año 1995 promovida por la Society Vascular Surgery y el Capítulo Norteamericano de la International Society for Cardiovascular Surgery que describe los signos clínicos, la etiología, anatomía y fisiopatología(8):

C: signos clínicos Clase 0: sin signos visibles o palpables. Clase 1: telangiectasias o venas reticulares. Clase 2: venas varicosas. Clase 3: edema sin alteraciones de la piel. Clase 4: alteraciones de la piel como hiperpigmentación, eczema,

lipodermatoesclerosis.

Clase 5: lo anterior más úlceras cicatrizadas.

Clase 6: úlcera activa.

E: Etiología Congénita (Ec): desde el nacimiento. Primaria (Ep): causa desconocida o indeterminada. Secundaria (Es): postraumática o después de una Trombosis venosa

profunda (TVP.)

A: Anatomía Venas superficiales (As). Venas profundas (Ad). Venas perforantes (Ap).

P: Fisiopatología Reflujo (Pr). Obstrucción(Po). Ambos (Pr, o).

En el año 2004 el latín American Consensus Committee con la propuesta de simplificar y volver práctica la clasificación sin sustituirla la resume en 4 estadíos clínicos(9):

Estadio 1: asintomáticas. Estadio 2: edema, peso, dolor, ardor, cansancio. Estadio 3: pigmentación, eczema, celulitis. Estadio 4: lipodermatoescleroris y ulceración.

ETIOPATOGENIA

La fisiopatología de las várices aun no está bien esclarecida, se ha discutido mucho al respecto con pocos resultados concluyentes, varias teorías han sido propuestas con la intención de esclarecer el evento inicial de la aparición de las várices (10):

    • Teoría de la disfunción valvular congénita o adquirida.
      • Ausencia de válvulas en las venas ilíacas y femorales.
      • Lesión de las cúspides valvulares por reacción inflamatoria.
      • Microtrombos en los senos valvulares.
    • Teoría de la dilatación venosa primaria.
      • Estructura deficiente de la pared: colágeno y elastina.
      • Tono venoso alterado: disfunción contráctil, activación endotelial y alteración en los componentes vasoactivos del endotelio.
    • Teoría de las fístulas arteriovenosas.
    • • La presencia de microfístulas arteriovenosas.
  • Teoría de las perforantes.

• La presencia de venas perforantes insuficientes asociadas a las várices primarias.

Adicionalmente existen factores asociados que condicionan a la presencia de várices como son:

  • Edad.
  • Sexo.
  • Raza.
  • Herencia.
  • Postura.
  • Obesidad.
  • Embarazos.
  • Uso de ACO y TRH.
  • Dieta y hábito intestinal.

FISIOPATOLOGÍA (10)

La función básica del sistema venoso es promover el retorno de la sangre a la vena cava y el corazón, además constituye un sistema de capacitancia para almacenamiento y control del volumen sanguíneo permitiendo mantener las presiones en niveles fisiológicos. Las venas superficiales por su proximidad en la piel poseen un importante papel en la termorregulación.

El sistema venoso actúa en contra de la gravedad para mantener el retorno venoso, siendo las válvulas componentes importantes para su logro.

En las várices primarias las válvulas insuficientes dejan de contener la sangre y se produce el reflujo lo que conlleva al aumento de la presión venosa. Es allí cuando la circulación linfática aumenta la reabsorción de líquidos para poder compensar. Al aumentar la presión ocurre elongación, dilatación y tortuosidad de los capilares venosos.

La permeabilidad aumentada permite el paso de hematíes hacia el espacio intersticial, con degradación de la hemoglobina a hemosiderina llevando a la coloración oscura perimaleolar que se ve en muchos casos.

Además hay aumento en la concentración plasmática de fibrinógeno que se refleja en un aumento de la viscosidad sanguínea y agregación de los hematíes.

SINTOMATOLOGÍA (10,11)

  • Cansancio.
  • Pesadez.
  • Dolor.
  • Inquietud.
  • Sensación de quemazón, ardor o picazón.
  • Calambres.
  • Edema maleolar, eczema, eritema, alteraciones tróficas.
  • Presencia de telangiectasias, venulectasias, úlceras.

ESTUDIOS COMPLEMENTARIOS

El gold standard en el diagnóstico de las várices es sin duda la ecosonografía Doppler Dupplex de miembros inferiores, el cual nos permite evaluar la anatomía, etiología y fisiopatología y por tanto realizar la clasificación (CEAP), es un método no invasivo que puede ser realizado múltiples veces, se debe realizar de pie, puede usarse como método guía para la escleroterapia y permite el control de la patología venosa (12).

Más recientemente se han descrito dispositivos que permiten visualizar mejor las várices y que también se han usado como método guía para escleroterapia como lo son los prototipos visualidadores de vena (VVP) y los transiluminadores (TI), que son dispositivos que capturan la imagen infrarroja de la vena y la proyectan sobre la piel con una luz verde en el caso de los VVP y con una luz roja en el caso de los TI. Son capaces de identificar 3 veces más cantidad de venas que el ojo humano, y más que el ultrasonido (13).

En un estudio realizado para comparar la eficacia en la identificación de várices superficiales en el caso de el VVP la vena más profunda identificada fue de 0,8 mm de diámetro y 7,8 mm de profundidad y su comparación con el ultrasonido fue de 0,4 mm vs VVP 0,15 mm de diámetro.

TRATAMIENTO

El tratamiento en várices no es único, existen múltiples opciones terapéuticas que pueden ser usadas para el mismo, a continuación trataremos cada una de ellas.

  • Cambios de hábitos de vida.
  • Flebotónicos.
  • Uso de la compresión.
  • Escleroterapia química.
  • Escleroterapia física.
  • Combinación de escleroterapia física y química.
  • Cirugía.
  • Disminuir el peso.
  • Alimentación balanceada alta en fibras para evitar el estreñimiento.
  • Calor y sol parecen favorecer el paso de líquido al espacio intersticial conllevando al edema.
  • Ortostatismo.
  • Actividades físicas regulares ayuda a favorecer la función muscular de la pantorrilla lo que ayudaría al retorno venoso.
  • Flexiones de las rodillas igualmente ayuda a la función muscular de la rodilla.
  • Uso de tacones favorece anatómicamente al sistema venoso en su función del retorno venoso.
  • Viajes prolongados conllevan a que la persona permanezca sentada por mucho tiempo por lo que se ve alterado el retorno venoso.

CAMBIOS DE HÁBITOS DE VIDA (14,15) FLEBOTÓNICOS

El flebotónico ideal debe tener la capacidad de reducir la progresión de la IVC producida por la hipertensión venosa y sus consecuencias como el deterioro de la pared venosa y de las estructuras valvulares, además de inhibir la activación endotelial, la progresión del edema y reducir el efecto inflamatorio resultante de la cascada leucocitoendotelial. El que cumple de forma más cercana con estos requisitos son las flavonas y flavonoides: la diosmina(16).

COMPRESIÓN

Todo paciente con enfermedad venosa puede beneficiarse con medidas que disminuyan la distensión e hipertensión venosa.

Para ello han sido ideadas las medias de compresión elástica las cuales se subdividen en diferentes clases según la presión que son capaces de ejercer (17,18):

  • Clase I: 2030 mm.Hg Dolor, edema, telangiectasias y venas reticulares.
  • Clase II: 3040 mmHg VV sintomáticas, CVI, postulcer.
  • Clase III: 4050 mmHg CVI, postulcer, linfedema.
  • Clase IV: 5060 mmHg CVI, postulcer, linfedema.

Entre las ventajas podemos encontrar que su uso todo el día previene el edema y reduce la hiperpigmentación y equimosis postescleroterapia al disminuir la formación de trombos(19).

También se ha demostrado que compresiones menores a 10 mmHg no tienen efecto, el uso de medias clase I (2030 mmHg) vs clase II (3040 mmHg) no tienen diferencias significativas (20) y es más efectiva si se usa durante 3 semanas consecutivas postescleroterapia que durante 1 semana (21).

Este año fue publicado un estudio que compara la eficacia y efectos secundarios de la escleroterapia con espuma de las venas safena con

o sin compresión después del tratamiento con medias elásticas 1520 mmHg por 3 semanas, en 60 pacientes ( 55 F vs 5 M) y a diferencia de los demás estudios realizados anteriormente no encontraron diferencias significativas en la eficacia del tratamiento, efectos secundarios, índices de satisfacción de los pacientes ni en las ecografías control(22).

ESCLEROTERAPIA QUÍMICA

PRINCIPIOS

Los principios por los cuales actúa la escleroterapia química se describen a continuación (23):

    • DESTRUCCIÓN DEL ENDOTELIO:
    • • Células se edematizan y caen.
    • TROMBOSIS (GR):
      • 3h: edema y desprendimiento parcial del endotelio. Formación de un trombo rojo que está parcialmente retraído.
      • 15 h: trombo llena la pared de lumen, bien adherido.
      • 24h: proceso de organización.
    • FIBROSIS:
    • • 18 días, formación de fibroblastos y capilares en la capa media.
  • OBLITERACIÓN DEL VASO.

PRINCIPALES ESCLEROSANTES

A lo largo de los años han sido múltiples los esclerosantes que se han usado(24):

1840 Alcohol absoluto (Monteggio, Leroy D´ Etiolles) 1851 Cloruro Férrico (Pravaz) 1855 Licor Lodo – Tánico (Desgranges) 1880 Cloral (Negretti) 1904 Fenol 5% (Travel) 1906 Ioduro de Potasio (Tavel) 1910 Sublime (Scharf) 1917 Glucosa Hipertónica (Calorose) (Kausch) 1919 Salicilato de Sodio (Sicard y Gaugier) 1919 Bicarbonato de Sodio (Sicard y Gaugier) 1920 Bicloruro de Mercurio (Wolf) 1922Sulfato de Quínina con Ureato (Geneurier) 1922 Biyoduro de Mercurio (Lacroix, Bazelis) 1926 Solución Salina Hipertónica con Procaina (Linser) 1927 Glucosa 50% (Doerffel)

IRRITANTES OSMÓTICOS DETERGENTES
(toxicidad) (lesión por osmolaridad) (lípidos de
membrana)

1929 Citrato de Sodio (Kern y Angel) 1929 Solución Salina Hipertónica 20% al 30% (Kern y Angel) 1930 Morruato de Sodio (Higgins y Kittel) 1933 Glicerina Cromada (Scleremo) (Jausion) 1937 Oleato de Etalonamina (Ethamolin) (Biegeleisen) 1946 Tetradecil Sulfato de Sodio (Sotradecol) (Reiner) 1949 Mercurio Fenolado y Amonio (Tournay y Wallois) 1959 Poliyoduros (Imhoff y Sigg) 1966 Polidocanol (Aethoxysklerol) (Henschel y Eichenberg) 1969 Solución Salina HIpertónica/ Dextrosa (Sclerodex)

Debido a la efectividad del polidocanol y de las soluciones salinas en la escleroterapia convencional en las últimas décadas ha habido pocos estudios y progresos en el tratamiento.

Los diferentes esclerosantes se pueden clasificar en:

Tabla 1

INDICACIONES (24,25,26)

  • En principio todas las várices pueden ser tratadas, pero en algunos casos se sabe que puede ser insatisfactoria o causar complicaciones por lo que hay que pensar en otros métodos complementarios como el láser o la cirugía.
  • Contraindicación a la cirugía.
  • Telangiectasias y venulectasias y prevención de sus posibles complicaciones (ej: varicorragia).
  • Venas perforantes colaterales e incompetentes.
  • Otros: várices perivulvares, escrotales, cuello, pared abdominal, mamarias, manos y de la cara.

CONTRAINDICACIONES ABSOLUTAS (24, 27,28)

  • Enfermedades sistémicas severas: cáncer, leucemias, sida, coagulopatías, etc.
  • Infecciones: locales o sitios importantes.
  • Dificultad para deambular: mayor probabilidad que el esclerosante pase al SVP.
  • Trombosis del SVP: inmune el SVP para el retorno venoso.
  • Alergias: al esclerosante.
  • Enf arterial periférica oclusiva y arteritis.

• Estado cognitivo disminuido. CONTRAINDICACIONES RELATIVAS (24,27,28)

  • Edema de MsIs.
  • Complicaciones tardías DM.
  • Enf arterial periférica oclusiva crónica compensada.
  • Mal estado general de salud.
  • Trombofilia con historias de TVP.
  • Embarazo y lactancia.
  • Edad: evitar los extremos de la vida.
  • Obesidad: disminuye la efectividad por la alta presión venosa.
  • Cardiopatías.
  • Nefropatías.
  • Tratamiento con antabuse: no usar Pol (alcohol etílico).
  • Tromboflebitis superficial (se difiere).

CONCENTRACIONES DEL AGENTE ESCLEROSANTE

Gran parte del éxito en la escleroterapia depende de las concentraciones adecuadas del agente esclerosante según el tipo de várice que vaya a ser tratada, en la siguiente tabla se presenta las concentraciones adecuadas según cada tipo de várice(29):

TIPO DE VASO

ESCLEROSANTE

CONCENTRACIÓN

TÉCNICAS DE ESCLEROTERAPIA (30,31)

  • TÉCNICA DE ASPIRACIÓN: se aspira una pequeña cantidad de sangre hasta el cono de la aguja, para asegurarse de que está en la vena y luego se inyecta.
  • TÉCNICA DE PINCHAR Y LLENAR: depende de la sensación de perforar la pared del vaso la cual se domina con la experiencia.
  • TÉCNICA DE ORBACH (BOLO DE AIRE): se inyecta una pequeña cantidad de aire antes del esclerosante, la cual se desplaza la sangre y permite un mejor contacto del producto con el endotelio.
    • TÉCNICA DE LA VENA VACÍA: se eleva la pierna, se da masaje en el vaso, al vaciar la vena se inyecta y el esclerosante actuará
    • con una concentración más cercana a la inicial, lo que provocará mayor daño al endotelio.
  • TÉCNICA DE LA ESPUMA: en los detergentes, se agita la solución para provocar burbujas que al inyectarse permanecen mayor tiempo en el vaso bombardeando el endotelio .
  • TÉCNICA DE LA ESPUMA ESCLEROSANTE: consiste en la conversión de un esclerosante líquido de tipo detergente en espuma por una mezcla con gas; aire en la mayoría y otras con CO2 en una proporción 1:4. Una forma sencilla de realizarla es la propuesta por Teesari y col en 2001 con 2 inyectadoras desechables colocadas a una llave de paso de 3 vías, se hace pasar el líquido rápidamente de uno a otro lado 20 veces, una vez formada la espuma se procede a inyectar con una de las 2 jeringas.
  • Guiada por ecografía: la cual permite visualizar las venas más profundas que no son visibles al ojo humano.

No son muchos los estudios que han comparado la técnica de la escleroterapia convencional con la nueva técnica de la espuma esclerosante, esto ha sido por la efectividad que la técnica clásica ha tenido. De los estudios que se han realizado se ha podido concluir (32,33,34):

  • Ambas son efectivas y seguras.
  • La espuma esclerosante parece ser más efectiva para telangiectasias y venas reticulares pero sería prematuro declarar la superioridad de esta técnica.
  • Se requiere de menos uso de esclerosante con la técnica de espuma.
  • Muy pocos eventos adversos serios han sido publicados con la espuma.
  • Ventajas y desventajas a largo plazo de la técnica de la espuma no ha sido publicada.

PLAN DE TRATAMIENTO (30)

    • FRECUENCIA:
      • Semanal vs cada 3 semanas.
      • Cantidad de várices a ser tratadas.
      • Tolerancia del dolor del paciente.
      • Disponibilidad económica.
    • NÚMERO DE SESIONES:
      • Ninguna respuesta honesta parece ser convincente.
      • Depende de la frecuencia y cantidad de sesiones.

PROCEDIMIENTO (30, 35)

  • Con el paciente de pie se escogen las várices a tratar empezando por las de mayor tamaño.
  • Polidocanol disuelto en agua bidestilada en concentraciones del 0,5% al 5%.
  • Inyectadoras de 1 á 3 cc con agujas de 26 á 30.
  • Decúbito.
  • Se limpia con alcohol (se ven mejor los vasos).
  • La piel es distendida con el primer y segundo dedos, la aguja se introduce formando un ángulo de 15°30°, bisel lateral y rotación hacia la profundidad. Se aspira lentamente en la de mayor tamaño, hasta ver sangre en el cono de las agujas a excepción de las telangiectasias que no se debe aspirar. Se aplica columna de orbach o burbujas. Se inyecta a velocidad moderada y sostenida.
  • Se infiltran pequeñas cantidades (0,1 a 0,4 ml) y se ve inmediatamente el aclaramiento del vaso.
  • Se coloca algodón comprimido, liso, de uso odontológico sostenido por adhesivo en cada punción y lo retira el paciente a la hora.
  • Deambulación inmediata.
  • Compresión en todos los casos.

COMPLICACIONES LOCALES (12,36)

  • Dolor.
  • Inflamación.
  • Hiperpigmentación.
  • Equímosis.
  • Aparición de telangiectasias.
  • Urticaria localizada.
  • Dermatitis de contacto por adhesivo.
  • Ampollas y foliculitis locales.
  • Hipertricosis.
  • Ulceración.
  • Daño al nervio.
  • Inyección arterial.
  • Trombosis profunda.
  • Nódulos cutáneos (glicerina cromada, remisión 26m espontánea)

COMPLICACIONES GENERALES (24,37,38)

  • Reflejo vasovagal.
  • Reacciones alérgicas.
  • Embolismo pulmonar.
  • Embolismo gaseoso.
  • Escotomas, amaurosis fugaz, cefalea (espuma, Orbach, monoetanolamina puro).
  • Sensación de sabor del polidocanol.
  • Tos y opresión torácica.

ESCLEROTERAPIA FÍSICA: LÁSER (39)

  • Láseres de potasio titanil fosfato (KTP).
  • Láser de colorante pulsado (LCP).
  • Láser de alejandrita de pulso largo.
  • Láseres diodo.
  • Láseres de Nd: YAG de 1.064 nm.
  • Luz intensa pulsada (IPL).

ESCLEROTERAPIA FÍSICA Y QUÍMICA: CRIOESCLEROTERAPIA

La crioescleroterapia nace como una alternativa a la escleroterapia en 1995 cuando RipollSánchez presentó una técnica en que el esclerosante era previamente enfriado utilizando CO2 como fuente de frío(40). Utilizó glicerina cromada y refiere buenos resultados con la técnica. Describió el punto de congelación de la glicerina cromada a 45°C y el del polidocanol a 20°C. Sin embargo esta técnica presentaba un serio inconveniente: la posibilidad de accidente con explosión de la ampolla hizo que la técnica fuera abandonada y además no presentaba resultados comparativos con otras técnicas.

Matsui en el año 2001 estudió el enfriamiento de la glucosa hipertónica demostrando el punto de congelación a 40°C (41).

En el 2001 Francischelli M y col, crean un refrigerador de jeringas que permite enfriar 7 jeringas con glucosa al 75% a una temperatura de 40°C. La jeringa hiperlada es envuelta en poliestireno expandido y se acopla a una jeringa 27G1/2 y se aplica según las técnicas convencionales (42).

La técnica se basa en aumentar el poder del esclerosante, por generar mayor lesión endotelial, por el frío, también aumenta de la viscosidad de la glucosa 75% lo que permite que esté mayor tiempo en contacto con la pared del vaso, sin aumentar el potencial de riesgo del procedimiento como ocurre con la espuma esclerosante. El frío también produce vasoconstricción regional y una acción analgésica.

En un estudio realizado por Francischelli M y colaboradores en el año 2002 comparan la técnica de escleroterapia clásico con la crioescleroterapia en 20 pacientes, obteniéndose el mismo blanqueamiento con el 50% menos de aplicaciones de la crioescleroterapia (9,2) que de escleroterapia (17,9) p ‹ 0,0001. Además el 90% de los pacientes presentaron menos dolor con la crio vs 10% que consideró el dolor igual en ambas técnicas. En cuanto a las complicaciones solo se observó la formación de un microtrombo en un paciente que recibió crioescleroterapia y en 4 pacientes que recibieron escleroterapia convencional, mientras que en 3 pacientes hubo Hiperpigmentación con la escleroterapia convencial y ninguna con la crioescleroterapia. Siendo este un estudio pequeño los autores sugieren la realización de estudios mayores para poder evaluar la eficacia de la técnica (43).

En resumen “La escleroterapia de miembros inferiores puede darnos mucha satisfacción cuando dominamos la técnica, las concentraciones, las reglas, la compresión y sobretodo el respeto de lo que no se debe hacer” (24).

BIBLIOGRAFÍA

  1. Poblete, R., Patología Arterial y Venosa, Sociedad de Cirujanos de Chile, A. Yuri Ed., Santiago, Chile 1994: 74373.
  2. Jantet G. Chronic Venous Insufficiency: World wide results of the Relief Study Reflux assessment and quantity of life improvement with micromized flavonoids. Angiology 2002;53:24556.
  3. Criqui MH, et al. Chronic venous disease in an ethnically diverse population: the San Diego Population Study. Am J Epidemil 2003;158(5):44856.
  4. Vargas O, et al. Insuficiencia venosa crónica de los miembros inferiores. Rev de la sanidad de las Fuerzas policiales (Perú), 1986;47:3843.
  5. Enrici, et al. Encuesta epidemiológica sobre la insuficiencia venosa en la Argentina. Estudio abierto en 1868 pacientes. Instituto de Pesquisas Internacionales Servier, 1996.
  6. Rondón AJ, et al. Enfermedades dermatológicas más frecuentes en Caracas en 1991. Derm Venez 1993;31: 2331.
  7. Merlo I, et. Al. Várices y telangectasias. Diagnóstico y tratamiento. Rio de Janeiro: Livraria e Editora Revinder Ltda, 2007;2733.
  8. Porter JP, Monet GL and International Consensus Committee on Chronic Venous Disease. Reporting standards in venous disease: an update. J Vasc Surg 1995, 21:63545.
  9. Simkin R, Ulloa J, Latin American Consensus Committee. Classification of primary varicose veins of the lower extremities: a consensus statement from Latin America. Phebolymphology 2004;44: 2448.
  10. Merlo I, et. Al. Várices y telangectasias. Diagnóstico y tratamiento. Rio de Janeiro: Livraria e Editora Revinder Ltda, 2007;3444.
  11. Uncu H. Sclerotherapy: a study comparing polidocanol in foam and liquid form. Phlebology 2010; 25:449.
  12. Merlo I, et. Al. Várices y telangiectasias. Diagnóstico y tratamiento. Rio de Janeiro: Livraria e Editora Revinder Ltda, 2007; 54147.
  13. Miyake R, et al. Vein Imaging: A New Method of Near Infrared Imaging, Where a Processed Image Is Projected onto the Skin for the Enhancement of Vein Treatment. Dermatol Surg 2006;32:1031– 1038.
  14. Lastória S, et al. Tratamento das varizes de membros inferiores. In: Doencas vasculares periféricas. 3ª ed. Rio de Janeiro: Medsi, 2002;154961.
  15. Fronek, H. Conservative Therapy for Venous Disease. The American College of Phlebology. 2000.
  16. Katsenis K. Micronized purified flavonoid fraction (MPFF): A review of its pharmacological effects, therapeutic efficacy and benefits in the management of chronic venous insufficiency. Current Vasc Pharmacology 2005;3:19.
  17. Pierson S, et al. Efficacy of graded elastic compression in the lower leg, JAMA 1983;249:242,
  18. Fronek, H. Conservative Therapy for Venous Disease. The American College of Phlebology. 2000.
  19. Amsler FB, et al. Compression therapy for occupational leg symptoms and chronic venous disorders – a metaanalysis of randomized controlled trials. Eur J Vasc Endovasc Surg 2008; 35:366–72.
  20. Belczak C, et al. Is the wearing of elastic stockings for half a day as effective as wearing them for the entire day? British Journal of Dermatology 2010; 162:42–45.
  21. Nootheti P, et al. Efficacy of Graduated Compression Stockings for an Additional 3 Weeks after Sclerotherapy Treatment of Reticular and Telangiectatic Leg Veins. Dermatol Surg 2009;35:53–58.
  22. HamelDesnos C, et al. Foam sclerotherapy of the saphenous veins: randomized controlled trial with or without compression. Eur J Vasc Endovasc Surg 2010
  23. Heis Rosana Mariel y col. Escleroterapia: eficacia terapéutica y efectos adversos. FORUM 2009; 11: 2: 111121.
  24. Cedeño LM, y col. Escleroterapia de Várices de miembros inferiores. Dermatología Venezolana 1991,29:13335.
  25. Bowes L. et al. Sclerotherapy of Reticular and Telangiectatic Veins of the Face, Hands, and Chest. Dermatol Surg 2002;28:46–51.
  26. Mattos PR. A escleroterapia hoje. Revista de Angiología e Cirugía Vascular 1993;2(3):144147.
  27. Kowalenko W, y col. Escleroterapia de las várices de miembros inferiores. Dermatología Rondón Lugo 1995;133:127579.
  28. Rabe E, et al. Guidelines for sclerotherapy of varicose veins. Dermatol Surg 2004;30(5):68793.
  29. Sadick NS. Hyperosmolar versus detergent sclerosing agents in sclerotherapy. Effect on distal obliteration. J Dermatol Surg Oncol 1994;20:31316.
  30. Sadick NS. Technique for treating telangiectasias and reticular veins. The American College of Fhlebology. 2010.
  31. Morris W. Recovery after ultrasound guided foam sclerotherapy compared with conventional surgery for varicose veins. Br J Surg 2010;97:457.
  32. Uncu H. Sclerotherapy: a study comparing polidocanol in foam and liquid form. Phlebology 2010; 25:449.
  33. Coleridge Smith P. Sclerotheraphy and foam sclerotherapy for varicose veins. Phlebology 2009;24:2609.
  34. Myers K. Evaluation of published reports of foam sclerotherapy: what do we know conclusively? Phlebology 2009;24:27580 .
  35. Fachin R. Técnica de la Fleboesclerosis. XIII Reunión anual de la Sociedad Venezolana de Dermatología, 1987.
  36. Goldman MP, et al. Complications and Adverse Sequelae of Sclerotherapy, in Sclerotherapy. Treatment of Varicose and Telangiectatic leg Veins. 2ª ed, Mosby Year Book Publishers, St Louis, 1995.
  37. Rondón AJ, y col. Complicaciones de la Escleroterapia. Tribuna Médica 1973;12(472):A3A5.
  38. Frullini A, et al. Sclerosing foam in the treatment of varicose veins and telangiectases: history and analysis of safety and complications. Dermatol Surg 2002;28(1):115.
  39. Goldberg, D. Laserterapia vol. 1. Elsevier, 2007. p.p. 2940.
  40. RipollSánchez M. Presentación de una técnica: crioesclerosis líquida. Revista de la Sociedad Española de Medicina Estética 1995; 39:1924.
  41. Matsui IA. Estudo do volume injetado de solucao de glicose hipertónica a 75% em funcao do resfriamento. Tese de Mestrado pela faculdade de Ciencias Médicas da Universidade de Campinas, 2001. 72p
  42. PortérioFJ, Francischelli N. Estudo da dor na crioescleroterapia. Jornal Vascular Brasileiro 2003;2(suppl 1):S126
  43. Francischelli M. Estudo Comparativo entre Escleroterapia Convencional e Escleroterapia com Esclerosante em baixa temperatura no Tratamento das Telangiectasias dos membros Inferiores: Tese de doutorado pela Faculdade de Ciencias Médicas da Universidade Estadual de Campinas. 2002. 293p