CAPITULO 10: Técnicas de Biopsias en Dermatología

La biopsia es un procedimiento de rutina en la práctica dermatológica y constituye uno de los métodos diagnósticos más valiosos. Consiste en la remoción de un fragmento de piel o mucosa del paciente para su estudio histopatológico a fin de realizar un diagnóstico. Generalmente pequeños fragmentos son necesarios para practicar un buen estudio, pero ocasionalmente necesitamos incluir mayor cantidad e incluso áreas de piel sana. En algunas condiciones las características histopatológicas son patonogmónicas de la enfermedad, pero en otras los cambios pudieran ser característicos más no específicos. Tal es el caso de las enfermedades granulomatosas, eczematosas y psoriasiformes, donde es difícil enmarcar el cuadro en una entidad especifica. Por ello, la importancia de la correlación clínico patológica y la relación de confianza entre clínico y patólogo.

Elementos

Como cualquier técnica quirúrgica, el procedimiento cuenta con algunas variables que deben ser tomadas en cuenta para su eficaz realización. A continuación describimos algunas de ellas:

El paciente

Debe estar informado del procedimiento al cual va a ser sometido, de su beneficio y de las complicaciones potenciales. Tendrá la potestad de aceptar o rehusar el procedimiento. Es de suma importancia la explicación y orientación previa a la toma de biopsia. Se debe realizar una historia clínica del paciente para evitar complicaciones derivadas del acto quirúrgico a realizar.

El médico

Aunque generalmente es un procedimiento sencillo que puede ser realizado por un Médico Internista (1,2), por diversos factores que pudieran alterar el resultado, lo ideal es que sea ejecutado por un especialista en dermatología. La escogencia de la lesión, en caso de ser múltiples, o el área, en caso de biopsia incisional, debe ser representativa de las características clínicas de la misma. Así mismo, la biopsia debe ir acompañada de una buena descripción clínica, impresiones diagnósticas, localización, tiempo de evolución, y una breve historia clínica del paciente. Esto ayudará de manera substancial al Dermatopatólogo a realizar una buena correlación clínico-patológica.

La pieza quirúrgica

Su obtención depende mucho de la impresión diagnóstica y de la técnica a utilizar. Generalmente, una buena toma es aquella que incluya toda la espeso de la piel, que sea representativa de la lesión y que se obtenga material suficiente para su examen histopatológico y, en caso de precisarlo, otros estudios (Ej. Inmunohistoquimica, inmunofluorescencia). Es de suma importancia durante la toma de la muestra, no traumatizar la misma con los instrumentos quirúrgicos, ya que esto puede alterar su arquitectura y ocasionar artefactos que dificultan el trabajo del Dermatopatólogo. Se puede emplear instrumentos sofisticados (3)¸ gancho de Joseph delicado, gancho de Gillies, o una sencilla aguja de jeringa doblada como gancho quirúrgico (4). Debe ser inmediatamente incluida en el medio de transporte o fijación. El más usado en caso de estudio anatomopatológico es formol 10%. Debe rotularse el envase con los datos del paciente y en caso de ser múltiples lesiones, cada una debe enviarse por separado con sus datos específicos para evitar confusión.

El dermatopatólogo

Es considerado parte integrante del grupo quirúrgico. Tiene la responsabilidad de estudiar microscópicamente las muestras enviadas y elaborar un diagnóstico histopatológico. Así mismo, debe considerar las características macroscópicas y clínicas, y participar activamente en las decisiones terapéuticas. Está en la facultad de realizar coloraciones y pruebas especializadas para ayudar al diagnóstico certero.

Importancia de realizar una biopsia

Existen cuatro motivos de importancia para realizar una biopsia:

Diagnóstico

La histopatología forma parte del examen dermatológico y en ocasiones es imprescindible para diagnosticar una entidad. Puede ser considerada como un examen objetivo dermatológico. Está indicada siempre que hubiera necesidad de esclarecer y confirmar un diagnóstico, y muchas veces establece el pronóstico y orienta la conducta terapéutica. Es obligatoria en lesiones tumorales.

Debido a que la realización de la biopsia constituye un procedimiento quirúrgico, no esta exenta de dejar cicatriz, por tanto, se debe sopesar la importancia diagnostica y la importancia cosmética.

El paciente

El resultado de la biopsia enfrentara al paciente con su realidad y evitara la postergación del tratamiento. Además, el paciente se sentirá mejor estudiado. También servirá de referencia a otros colegas que lo traten por la misma u otra patología.

Investigación

Es usada frecuentemente para determinación de pruebas terapéuticas, evolución y mejora del paciente, así como para determinación de curación.

Medico-legal

Aunque este punto posee mayor importancia en algunos países que en otros, a menudo es necesario la demostración objetiva de una

enfermedad, principalmente en patologías crónicas, oncológicas o que ameriten tratamiento agresivo. Area de la biopsia ¿Donde realizarla?

Para que el estudio histopatológico represente la patología a estudiar, el material de biopsia obtenido tiene que caracterizar dicha lesión. Además, estamos obligados a reducir la molestia que representa para el paciente el someterse a un procedimiento quirúrgico, e incluso a una posible segunda biopsia. Para ello hay que tomar en cuentas algunos puntos:

Única lesión

Según el tamaño de la misma, localización y la sospecha diagnostica, podemos realizar una biopsia incisional o escisional. En caso de biopsia incisional de lesión con un borde mas infiltrado, es importante que la toma de la muestra sea del mismo (fig 1 a-b).

1a 1b

Múltiples lesiones

La lesión escogida debe ser la más característica clínicamente (fig 2 a-b) para que la histopatológica sea representativa de la entidad a estudiar. No debe ser una lesión muy reciente, muy antigua o en regresión; ya que las características histopatológicas pudieran revelar cambios no específicos (5-7). Eventualmente puede ser conveniente la obtención de material de varias lesiones.

2a 2b

antebrazo, área cubierta por vestimenta, etc.) (fig 3 a-b).

3a 3b

Patologías especificas

En las enfermedades ampollares, debido a que la arquitectura de la muestra es fundamental para realizar el diagnostico, es conveniente realizar la biopsia en una lesión incipiente que incluya un pequeño margen de piel integra (Fig. 4 a,b). Las lesiones ampollares ya establecidas tienden a sobre infectarse, a erosionarse o a reepitelizarse, por lo que puede haber confusión en su origen. Para realizar la IF directa, la biopsia debe ser obtenida

3c 3d

e los tejidos adyacentes a la ampolla (peri-lesional) (Fig. 4 a-c), y ser inmediatamente fijada.

4a 4b
4c

En discromías habitualmente no es imprescindible para realizar un diagnostico, pero si se decide una biopsia, siempre debe acompañarse de una biopsia en área de piel sana para su comparación en cuanto a pigmentación existente, melanocitos, melanófagos, etc.

Contraindicaciones

Existen pocas contraindicaciones absolutas para realizar una biopsia. Principalmente el estado general del paciente y su sistema de coagulación. Pacientes anti-coagulados y con discrasias sanguíneas debe ser sometido a procedimientos que produzcan poco sangrado, como biopsia por afeitado. Otra contraindicación seria áreas donde exista un proceso infeccioso activo, aunque muchas veces esta infección puede ser la indicación para el procedimiento. Existen contraindicaciones inherentes a la técnica a utilizar en relación a determinada patología, como en melanoma maligno.

Preparación de la pieza quirúrgica para su estudio macro y microscópico

El procedimiento de la toma de biopsia requiere una planificación previa para la presentación y preservación de los especimenes de piel, esto incluye la orientación, fijación e identificación de la pieza. El Dr. Robert Freeman realizo una revisión bastante completa del tema (9), de la cual se extrajeron algunos puntos interesantes.

Orientación de las piezas

En las piezas retiradas durante las biopsia escisionales de lesiones tumorales deben ser orientadas y marcadas, lo cual debe ser referido en la historia clínica del paciente y en la boleta del patólogo. Esto ayuda al patólogo al estudio de los márgenes quirúrgicos. La marca mas comúnmente usada y mas segura consiste en una sutura simple en uno de los márgenes quirúrgicos generalmente libres de tumor (fig 5). Otra forma de marcar la pieza es con un pequeño corte en los márgenes deseados, pero esto puede traer confusión o dificultad de identificarla. Generalmente estas referencias se hacen al “norte del paciente”, área cefálica o proximal, o a las 12:00 h del reloj. Habitualmente la superficie cutánea no necesita orientación porque resulta fácilmente identificable, pero se puede colocar la pieza sobre una superficie (habitualmente un envoltorio de las suturas) y se envía sobre el mismo (fig 6). Esto es útil también cuando las muestras son pequeñas o tienden a enrollarse sobre si misma.

En biopsias por sacabocados se puede orientar la pieza simplemente retirando ¼ de la misma, esto da una orientación exacta donde la pieza pierde la circunferencia y mantiene el centro para su estudio.

En biopsia escisional de lesión melanocitica sospecha de MM no tiene mucho sentido la orientación de la pieza puesto que la ampliación seria a lo largo y en profundidad de la cicatriz en su totalidad.

Identificación y etiquetado

Es de gran utilidad, antes de comenzar el procedimiento, tener dispuesto todo el equipo de preparación de la pieza. Introducirla directamente en el frasco conteniendo el medio de transporte o si se va a orientar o colorear, dejarla aislada en el campo quirúrgico con una referencia provisional fuera del alcance de los demás instrumentos, gasa o compresas, para reducir el riesgo de extravío o desorientación de la misma. Cada frasco debe estar rotulado con los datos del paciente y medico, numero de historia, fecha del procedimiento y origen e la pieza. Se debe verificar la presencia de la muestra antes de cerrar el frasco y asegurase de su tapa sea adecuada, preferiblemente de rosca y aun así, asegurarla con adhesivo. El informe que se envía al patólogo junto a la muestra debe incluir una adecuada historia clínica, descripción de la lesión, diagnósticos diferenciales, método de obtención de la muestra y otros datos de interés. Una falla en estos datos puede desorientar al patólogo en el diagnostico correcto y provocar la no concordancia clínico-patológica con todas las consecuencias que conlleva esto.

Fijación y medio de transporte

El medio de fijación universalmente usado para muestras en dermatología es un preparado al 10% de solución de formalina comercial (formaldehído acuoso al 37%), resultando una concentración final de formol al 3,7%. La muestra debe ser inmediatamente incluida en la solución para evitar la formación de artefactos por resequedad, esto ocurre frecuentemente en fragmentos pequeños. El volumen de formol ideal es 20 veces el volumen de la pieza, aunque se puede usar hasta 5 veces la misma. El frasco debe ser suficientemente grande para permitir una libre circulación del líquido en las paredes del envase impidiendo así que se adhiera a las mismas. Si la muestra no se encuentra inmersa en la solución puede ocasionar autolisis de la misma, deterioro al procesar la muestra, y alteraciones celulares que hacen que se pierda el posible diagnostico. El tiempo requerido para la fijación es de alrededor de 24 horas, pero es dependiente del espesor de la muestra y de la naturaleza del tejido.

Para realizar el diagnostico por cortes congelados, cuando se realiza la cirugía micrográfica de Mohs, se utiliza un medio hidrosoluble especial que preserva el tejido (fig 7). El mas comúnmente usado es el medio O.C.T. en el cual la pieza es cubierta e introducida en el críostato para su congelamiento (fig 8 a,b).

Fig 8 Fig8a

Las muestra para realizar inmunofluorescencia directa pueden ser inmediatamente congeladas con Nitrógeno liquido colocadas en el medio de Michel, que es un compuesto de sulfato de amonio, Nmetil-maleimina y sulfato de magnesio en un tampón citrato, que conserva las muestras hasta por 2 semanas. Para realizar examen por microscopia electrónica el fijador habitualmente utilizado es glutaraldehydo 2-4%. Para realizar pruebas de inmunohistoquímica se puede recuperar la pieza del bloque de parafina.

Técnicas de Biopsia

Afeitado

Es una técnica de escisión simple y rápida frecuentemente usada en consultorio. Se realiza generalmente con una lámina de bisturí Nº 10, 11 o 15, hojilla de afeitar de doble filo, o una tijera iris curva. La cicatrización es generalmente rápida y cosméticamente aceptable. Es realizada en lesiones superficiales papulares, exofiticas o pedunculadas donde las alteraciones histológicas residen e la epidermis o dermis papilar. Generalmente requiere infiltración intradérmica de solución anestésica para el control del dolor, esto también ocasiona una distensión y elevación de la lesión, aumento del turgor y de la resistencia a la escisión, lo que facilita el procedimiento (fig 9 a-c). También se puede usar una aguja de jeringa para elevar pequeñas lesiones y facilitar el afeitado (10).

9a 9b

9c

Paralelamente a la superficie cutánea y sobre la base de la lesión se procede a realizar con la lámina del bisturí movimientos firmes intentando no traumatizar la pieza quirúrgica ni el tejido subyacente (fig 10 a-c). La profundidad de la biopsia realizada es controlada por el ángulo de la lámina de bisturí con respecto a la superficie cutánea. Algunos autores (11) sugieren que con la hojilla de afeitar de doble filo se puede controlar mejor la profundidad del afeitado, debido a la capacidad de modificar su curvatura, resultando en menos complicaciones. Un trabajo (12) para el control de margen profundo guiado por aguja con ultrasonografia fue realizado en 40 lesiones obteniendo una eficacia de 77% de excisión total sin afectación de la unión dermo-hipodérmica.

10a 10b
10c

La hemostasia es realizada con electrocoagulación, solución acuosa de clorato de aluminio (50-60%) o ATA (30-50%). La solución de Monsel (sulfato ferrico) es también utilizada pero es menos eficaz y puede producir pigmentación. No usar sutura es de especial importancia en cirugías que se requiere rapidez y practicidad, como en pacientes pediátricos y adultos ansiosos, también en adultos descompensados y anticoagulados, ya que la cantidad de anestesia usada y el sangrado son menores. La cura oclusiva acelera la cicatrización, disminuye el dolor y probabilidades de infección, a la vez que facilita la manipulación por el paciente (13). Esta indicada en nevus nevocelulares, acrocordones, queratosis seborreicas, también en CBC (fig 11 a-d). En casos de queratoacantoma su uso puede convertirse en terapia definitiva14. Contraindicada en lesiones melanociticas con sospecha de Melanoma Maligno, ya que pudiera estimular migración de células neoplásicas y la pieza quirúrgica no ofrece condiciones ideales para realizar el correcto estadiamiento (5,6,15).

11a 11b
11c 11d

Sacabocado

El sacabocados o punch dermatológico es un Instrumento cortante de forma redonda que, imprimiendo movimientos rotatorios, puede realizar procedimientos rápidos y con resultados cosméticos algunas veces mejores que con la biopsia por afeitado. Además tienen una baja incidencia de infección secundaria y sangrado (6,8). Proporciona muestras de todo el espesor cutáneo de diferentes tamaños de diámetro. Los más usados son de 2 a 6 mm de diámetro. Un estudio realizado comparando los diagnósticos histopatológicos de las biopsias por sacabocado de 2 mm y las biopsias por elipse reporta un 94% de exactitud diagnostica, con menor morbilidad (16). Su limitación en lo que respecta a la profundidad de la biopsia lo restringe a lesiones donde la alteración histopatológica no de encuentra en el tejido celular subcutáneo, ya que, aunque provee muestras de este tejido, puede no ser suficiente. Sin embargo, se ha diseñado una técnica demostrada por los Dres. Coung y Nousari (17), usando inicialmente un sacabocado de 8 mm para extraer una pieza inicial seguido del uso de uno de 4 mm para obtener una muestra de tejidos mas profundos.

Puede ser usado para escisión completa de pequeñas lesiones, también es usado para corrección de cicatrices de acne, extracción de lipomas, micro injertos en vitíligo y antiguamente usado en implantes capilares.

Se debe ejercer distensión perpendicular a las líneas de tensión de la piel, esto provee un defecto fusiforme paralelo a dichas líneas, mejorando el resultado estético final (fig 12 a-c). La hemostasia puede ser obtenida por electrofulguración, soluciones tópicas y suturas. El cierre primario con sutura simple no arroja mejor resultado que la cicatrización por segunda intención (6-18). Una técnica (19) descrita que consiste en introducir un aplicador de algodón en el defecto de manera de instrumento para ayudar durante la sutura, evierte los bordes y provee hemostasis adecuada, a la vez que disminuye el riesgo de accidente que sucede con la aguja de la sutura cuando el cirujano esta secando la sangre con gasas.

12a 12b
12c

Existen dos limitaciones de la técnica convencional, la producción de artefactos ocasionados por el trauma de la pieza quirúrgica y la tendencia de los sacabocados pequeños a permanecer en el orificio y dificultar su extracción. Se ha diseñado una técnica (20) que consiste en, una vez introducido el sacabocado en la profundidad deseada, se gira el instrumento en 90º posicionándolo prácticamente paralelo a la superficie cutánea, posteriormente se retira el instrumento y la pieza es traccionada prácticamente libre de pedículo subcutáneo. Mediante esta maniobra diseñada para

sacabocado de 3mm., no es necesario cortar el pedículo de la pieza, evitando el uso de instrumentos quirúrgicos (fig 13 a-d).

13a 13b
13c 13d

Es posible obtener, mediante biopsia por sacabocados, material suficiente para realizar, además de la biopsia convencional, algún otro estudio como inmunohistoquimica, inmunofluorescencia o cultivos. Una técnica descrita (21) facilita el procedimiento de seccionar la pieza; se introduce el sacabocados hasta la dermis superficial y se retira, luego con una hojilla de bisturí Nº 11 en posición perpendicular a la piel, se procede a realizar una incisión del fragmento, posterior mente se reintroduce el sacabocados hasta la hipodermis y se obtiene la pieza previamente dividida en 2 fragmentos.

Cureta

Uno de los instrumentos quirúrgicos mas usados en dermatología es la cureta. Es usada para remover de la superficie cutánea una gran variedad de lesiones benignas (QS, dermatosis papulosa nigrans, nevus sebáceos y nevocelulares, molusco contagioso, verrugas vulgares, etc.) y lesiones friables pre-malignas y malignas (QA, CBC, CEC, enfermedad de Bowen). Los tamaños varían de 28 mm que son empleadas dependiendo del tamaño de la lesión, las más usadas son de 4-6 mm. Se utiliza cuando se desea remover lesiones con mínimo destrucción de tejido normal.

Existen 2 técnicas para el empleo de la cureta (22):

Técnica de lápiz (Pencil technique) (fig 14): la cureta es sostenida en la región digital del 1º y 2º dedo de la mano dominante, de manera similar que usando un lápiz al escribir, mientras que el resto de los dedos doblados y el borde interno de la palma proveen la estabilidad de la mano y brazo.

Técnica de pelar papas (Potato technique): la cureta es sostenida por la región digital de los dedos doblados sobre la palma, excepto el 1º dedo que se coloca adyacente a la lesión proporcionando estabilidad a los movimientos a la vez que también ejerce tracción del tejido.

Fig. 14

En ambas técnicas se ejerce con la mano opuesta una distensión del tejido circundante a la lesión para extender e inmovilizar el área. La técnica del lápiz es mas utilizada probablemente por la adaptación postural natural para la escritura y porque resulta más confortable. Aunque con esta técnica se pueden imprimir movimientos de alta precisión, la ventaja de la técnica de pelar papas consiste en la mejor inmovilización que ejercen 3 puntos de distensión en vez de 2, esto estabiliza los bordes y la base de la lesión que es mas fácilmente removida con menor sangrado, además se logra imprimir mas fuerza por involucrar los músculos flexores del antebrazo y la articulación metacarpo-falangica. Un técnica descrita (23) utiliza una hojilla de afeitar de doble filo para realizar un afeitado y posteriormente con el mismo instrumento se realiza un curetaje de la base del defecto para eliminar cualquier lesión residual.

Aunque la cureta es un instrumento relativamente fácil de usar, existen diversos estudios donde muestran diferentes resultados de acuerdo al nivel de experiencia (24). Kopf y colaboradores25 estudiaron la tasa de recurrencia de CBC tratada con curetaje + electrocoagulación entre médicos residentes y especialistas en medicina privada, y obtuvo como resultado una tasa de recurrencia de 18.8% y 5.7% respectivamente. Concluyendo que la técnica de curetaje requiere un entrenamiento adecuado.

La biopsia por curetaje no es una técnica usada con regularidad, puesto que proporciona muestras poco adecuadas para el estudio patológico. Sin embargo, la muestra recogida luego del primer curetaje puede ser suficiente en calidad y cantidad para realizar un diagnostico histopatológico (fig 15). En la técnica de cirugía micrográfica de Mohs, el curetaje es usado de rutina tanto para realizar una biopsia pre-escisión como para delimitar los márgenes de la misma, con la ventaja de disminuir el tamaño de la lesión tumoral (Decapitación) (fig 16 a-c).

15 16a
16b 16c

Biopsia incisional

Consiste en extirpar solo una porción de la masa de la lesión para obtener una muestra para examen histopatológico. Se utiliza cuando la lesión es grande y solo se requiere un fragmento para realizar el diagnostico (fig 17 a-c), o cuando se encuentra en áreas de importancia cosmética y funcional, en las cuales se desea preservar tejido (fig 18). En lesiones tumorales se realiza cuando la reseccion total de la lesión perjudicaría un subsiguiente procedimiento quirúrgico. Debe realizarse, en lo posible, de manera de obtener muestras de la lesión y tejido sano adyacente. Una de las desventajas es que en este procedimiento la muestra obtenida puede no ser representativa de la lesión. Otra discusión que es controversial es la posibilidad de diseminar células tumorales durante el procedimiento, y aumentaría el riesgo de metástasis tumoral. Por tal motivo se evita al máximo la manipulación de los tejidos adyacentes e incluso se minimizan los procedimientos hemostáticos. Todo material usado es considerado oncológicamente contaminado y por ende debe ser descartado su uso en el mismo paciente. La biopsia incisional puede realizarse con bisturí o sacabocados. Es conveniente la cicatrización por segunda intención con cura oclusiva para el cierre de la herida puesto que a veces los bordes de la lesión son friables e imposibilitan la sutura, y esto a su vez, reduce aun más la posibilidad de diseminación de células malignas.

17a 17b
17c 18

Una variante de la biopsia fusiforme convencional es la llamada biopsia Tramtrak (26), que consiste en realizar 2 incisiones paralelas incluyendo tejido sano peri-lesional. Esto, según los autores, proporciona muestras que facilitan su inclusión en el bloque de parafina y que la lesión estaría mejor representada en la pieza quirúrgica.

Biopsia excisional

Consiste en la extirpación total de una lesión para su estudio anatomopatológico. Se utiliza en lesiones pequeñas, generalmente no mayores de 2-3 cm. y que no comprometan áreas de importancia funcional y/o estética. Generalmente se incluye un pequeño margen de piel sana de varios milímetros.

En lesiones tumorales este margen no suele ser terapéutico (fig 19), puesto que el procedimiento es básicamente diagnostico. Aun así se debe referir la pieza quirúrgica y el defecto en el paciente para la orientación del patólogo y cirujano. En ciertas condiciones podríamos emplear un margen quirúrgico adecuado a la sospecha clínica para que el procedimiento, además de diagnostico, sea terapéutico definitivo (fig 20 a-c). Se debe realizar hemostasia minuciosa puesto que la formación de hematomas conduce a la diseminación de células tumorales. El cierre quirúrgico, de ser posible, se debe realizar por cierre primario o dejar cicatrizar por segunda intención. Esta contraindicado la reconstrucción del defecto mediante colgajos por la modificación de la arquitectura del área. Por el mismo motivo conviene evitar la corrección de tejido redundante (dogs ears), además que las mismas constituyen un reservorio de piel sana para una probable cirugía definitiva. Al igual que la biopsia incisional, se debe descartar todo material usado por riesgo de implantación de células tumorales.

19 20
20b 20c

Debe considerase el hecho que la cicatriz pudiera ser definitiva, por tal motivo, se debe efectuar las incisiones en las líneas de Langer o paralela a las mismas (fig 21). Estas líneas en la piel son de baja tensión y suelen ser perpendiculares al eje longitudinal de los músculos subyacentes, también son influenciadas por la fuerza gravitacional y la edad del paciente.


21

Biopsia por aspiración y citodiagnóstico

Es un método sencillo, poco usado en dermatología que permite obtener rápidamente muestras de tejidos localizados en la superficie cutánea y de regiones profundas, como tejido celular subcutáneo y músculo. El riesgo de diseminación de células tumorales es bajo puesto que se manipula al mínimo el tejido circundante. El citodiagnóstico puede ser realizado por raspado de la lesión, frotis o por aguja fina. El método de biopsia por punción-aspiración por aguja fina (PBAAF) obtiene una muestra de cordones celulares para el diagnostico citológico que debe ser interpretado por un patólogo con experiencia. El método de PBAAF es usado principalmente por cirujanos y radiólogos para biopsias abdominales, toráxicas o de ganglios linfáticos. Es de especial importancia y con alto grado de sensibilidad y especificidad en tumores de partes blandas (27).

Debido a la escasa experiencia en dermatología, este método es poco utilizado, sin embargo, existen varios trabajos sobre la utilización de la PBAAF en el diagnóstico de tumores primarios o metastáticos de la piel. En 1986 Slater (28) comparó prospectivamente en 60 pacientes el diagnóstico clínico y citológico con la biopsia convencional. Entre las ventajas que observó, están el procesamiento rápido y menos traumático de las muestras comparado con la biopsia convencional, la utilidad en la distinción de procesos linfoproliferativos malignos y benignos además de otros; sin embargo, el diagnóstico no fue exitoso en la mitad de los pacientes, lo que llevó al autor a concluir que este método no puede sustituir el diagnóstico histológico. El estudio evaluó también la técnica en múltiples patologías tumorales benignas y malignas y los resultados, aunque demostraron que no requiere una preparación previa especial, a excepción de CBC, presentaron dificultades diagnosticas. Calsin (29) en el año 2000 describió la aplicación de la técnica de PBAAF en lesiones cutáneas, haciendo una correlación clínico-patológica en 55 pacientes con lesiones nodulares, que incluían afecciones cutáneas infecciosas como paracoccidioidomicosis, histoplasmosis, criptococosis, leishmaniasis, tuberculosis y en un paciente con micetoma, observando la presencia de granos. Otro estudio (30) demuestra que el citodiagnóstico por frotis puede ser útil para diferenciar lesiones benignas de lesiones malignas, y hace una descripción de las principales características citológicos de algunas de ellas (CBC, CEC, MM, CA metastásico, Nevo melanocitico). También ha servido en numerosos reportes para realizar inmunohistoquimica, como el caso de un CBC pigmentado descrito por el Dr. Calder et al (31). Sin embargo, el diagnostico citológico de lesiones benignas puede a veces ser interpretado como malignas, tal es el caso descrito (32) de una paciente con un nódulo en de 15 mm de diámetro en la pantorrilla derecha que luego la histopatologia revelo un Pseudo tumor Inflamatorio Subcutáneo.

La principal desventaja del citodiagnóstico para lesiones tumorales, es que la arquitectura del tejido examinado no esta preservada, no se puede evaluar el grado de invasión en profundidad y extensión, y en algunos casos el grado de diferenciación tumoral, parámetros esenciales para indicar terapéutica adecuada.

La PBA guiada por la ultrasonografía (PBAGU) es un método bien conocido por diversas especialidades médicas, a pesar de no hacer parte de la rutina propedéutica del dermatólogo. Es ampliamente utilizada para diagnóstico de una gran variedad de procesos patológicos, siendo considerada método seguro y sensible, especialmente útil en los casos de evaluación de pacientes con cáncer de mama o de tiroides. Numerosos estudios demostraron que la eficacia de la PBA aumenta considerablemente cuando la punción es realizada guiada por la ultrasonografía, comparada con aquella orientada por la palpación (33-35).

Investigadores de Sudán, país con el mayor número registrado de casos de micetoma, utilizaron la PBAAF para análisis citológica de micetomas, con resultados animadores (36). En este estudio fueron comparados hallazgos citológicos obtenidos por PBAAF de 19 pacientes con micetomas causados por diversos agentes. Los autores demostraron que se trata de una técnica simple, económica, rápida y de buena sensibilidad para el diagnóstico de micetoma. Los autores se vieron obligados a excluir 5 de los 19 pacientes por no haber sido capaces de obtener muestras adecuadas, hecho que puede ser explicado por el no uso de la USG, herramienta a ser utilizada por nosotros, para aumentar la sensibilidad diagnóstica.

En la tesis de Maestría del Dr. Piquero-Casals (37), emplearon la punción biopsia por aspiración guiada por la ultrasonografía PBAGU para diagnosticar y diferenciar eumicetomas de actinomicetomas y botriomicosis y demostraron que se trata de una herramienta diagnóstica simple, poco invasiva, económica y con buena sensibilidad, así como bien tolerada por los pacientes. La confirmación de estas previsiones hace que este método evite gastos innecesarios con exámenes útiles, pero de alto costo, como la Resonancia magnética o la Tomografía axial computarizada y también que se evite la necesidad de realizar biopsia quirúrgica, diminuyendo la morbilidad de los exámenes diagnósticos.

El estudio citodiagnóstico mas utilizado en dermatología es el de Tzanck, que consiste en realizar un frotis de material recolectado en la base de la lesión y posteriormente examinado bajo la coloración de Giemsa o Leishman. Es usado en la confirmación diagnostica de pénfigos por la presencia de células acantolíticas, en las infecciones virales por el hallazgo de células gigantes multinucleadas, en las lesiones recientes de leishmaniasis y en pacientes con Hansen virchoviana (fig 22 a-e).

22a 22b
22c 22d


22 e

Biopsia en aparato ungueal

En la biopsia de lesiones ungueales se plantea dos panoramas probables, cuando hay una lesión localizada o cuando hay una distrofia generalizada, de acuerdo esto se diseña la técnica a realizar.

Lesión Localizada

Una de las complicaciones que mas frecuentes que nos enfrentamos ante la necesidad de realizar una biopsia ungueal es la posibilidad de causar un daño permanente en la matriz. Fue diseñado hace varios años un método sencillo para biopsia de la matriz ungueal que evita distrofia permanente38. Puede ser realizado en consultorio, no requiere bloqueo anestésico, pero si de avulsión de la uña. Consiste en, previo retiro de la lamina ungueal, visualizar la matriz realizando dos incisiones paralelas en la piel del pliegue ungeal proximal. Se eleva y retrae la piel del pliegue evidenciando el área y se procede a la toma de la muestra con sacabocados 2-3mm. Se coloca la piel nuevamente en su sitio sin necesidad de sutura.

La extracción de la lámina nos expone completamente el lecho ungueal. Es de extrema utilidad para realizar biopsia en lesiones pigmentadas con sospecha de malignidad (fig 23a-c; 24a-d).

23a 23b
23c
24a 24b
24c 24d

Distrofia Generalizada

La biopsia longitudinal (39) es la más comúnmente realizada (fig.25). Es representativa en lo que respecta a las estructuras del aparato ungueal, ya que incluye muestras desde la matriz hasta el hiponiquio. Además, proporciona muestras de estudio bastante considerables en tamaño, lo que facilita su orientación histopatológica. Su principal desventaja es la formación de cicatriz relacionado con la lesión de la matriz. Esto ocurre principalmente cuando se realiza en las porciones centrales del aparato ungueal, por ello, es preferible seleccionar el margen lateral para realizar el procedimiento.


25

1-Se realiza bloqueo anestésico sin vasoconstrictor, ya que constituye área de irrigación terminal y el uso del mismo pudiera ocasionar necrosis del dedo.

2-Es conveniente dejar en remojo por 10 minutos en solución antiséptica. Esto ablanda la lámina y elimina agentes infecciosos. 3-Se realiza un torniquete en la base del dedo. Existen muchas técnicas para su aplicación. Una de ellas es interesante para la biopsia en manos porque proporciona un campo estéril aislando el resto de la mano y los otros dedos (40). Consiste en colocar un guante estéril mas pequeño que la mano del paciente y se realiza una incisión el dedo a biopsiar, extrayendo el mismo fuera del guante y sujetándolo con una pinza quirúrgica (fig 30).

4-Con el bisturí colocado verticalmente se realiza dos incisiones paralelas de aproximadamente 3 mm. de anchura, a lo largo de la longitud total del aparato ungueal. Estas líneas se encontraran en la región del pliegue proximal y región digital.

5-Se toma la muestra con un gancho a nivel proximal y se retira con bisturí o tijera evitando trauma en el periostio subyacente y resto de la matriz.

6-Se realiza sutura con nylon 4-0, sin mucha tensión para evitar isquemia.

7-Retirar el torniquete.

8-La cura se realiza ejerciendo cierta presión sobre la herida con abundantes gasas sobre una capa de antibiótico tópico. Se realiza un vendaje y preferiblemente usar adhesivo elástico para evitar compromiso vascular si se produce un edema significativo.

9-La cura se retira a las 48 horas y los puntos a partir de 7-10 días.

Las complicaciones inherentes son el dolor y la incapacidad durante varios días posteriores a la realización. También existe la posibilidad de infección, entumecimiento e isquemia. Por ello se indica antibióticos y analgésicos VO, reposo y elevación del miembro afectado, y cura sin tensión. Biopsia en mucosas

Diversos problemas de orden técnico se nos presentan al planificar una biopsia principalmente en la mucosa oral y genital femenina. Pobre visibilidad, sangrado excesivo, movilidad de los planos de la mucosa y formación de artefactos en la preparación histopatológica son algunos de ellos.

El uso de la pinza de Chalazion ha sido descrito en la literatura (4143) como una herramienta útil para proporcionar estabilidad en el tejido y disminuir el sangrado. Se puede usar también un baja lenguas (fig 26) o algún instrumento que proporcione estabilidad. El uso de una sutura preliminar (41-43) es otra técnica que estabiliza la lesión, facilita la reparación el defecto y por ende la hemostasia. Consiste en colocar previamente uno o varios puntos de sutura no absorbibles alrededor de la lesión a retirar, no anudándolas hasta la escisión de la misma. Hay que tomar en cuenta que la humedad puede afectar sustancialmente los puntos de sutura disminuyendo la fuerza de tensión y aumentando la tasa de absorcion de las suturas, por tal motivo, es preferible colocar Nylon y retirar los puntos en pocos días. La capacidad de cicatrización de la mucosa es mayor que la piel, por tanto en pequeños defectos se puede dejar por segunda intención.


26

Aunque se puede realizar con bisturí, se prefiere el uso de sacabocados por su facilidad y rápido manejo, las complicaciones post operatorias son reducidas (43-44) y se reduce la posibilidad de artefactos en la histopatología (45-46).

Biopsia en cuero cabelludo

Para el diagnóstico histopatológico de alopecia puede ser necesario realizar mas de una biopsia, puesto que el patólogo requiere efectuar cortes verticales y transversales para su evaluación integral. Las secciones verticales nos muestran el espesor total de la piel pero pocos pelos son identificados, mientras que las secciones transversales muestran cada pelo o remanente fibroso pero no permite examinar alteraciones en las capas de la piel. La combinación de cortes horizontales y verticales aumenta la posibilidad de realizar el diagnóstico (47-48). Por tanto, la tendencia cuando realizamos biopsia de cuero cabelludo para el diagnostico de alopecia, es tomar al menos dos muestras. Un consenso de expertos declaro que la realización de ambos cortes es ideal para el diagnostico de alopecia, pero si solo contamos con una muestra, debe realizarse el corte transversal (49). Sirve para evaluar varias formas de alopecia, como alopecia areata50, e incluso para el diagnostico diferencial entre alopecia androgénica femenina y efluvio telógeno (51).

Lesiones Melanociticas Nevo displásico

Son nevos melanociticos con características clínicas e histopatológicas particulares, marcadores y precursores de melanoma maligno (MM). Algunos dermatopatólogos no reconocen el término de ND y prefieren usar la expresión introducida en 1992 por Ackerman (52) de nevus de Clark.

Su prevalencia clínica en la población oscila entre 7-18% (53-54) y su prevalecía de displasia histológica en alrededor de 10% (55-56). Aunque existe la controversia de que los nevos displasicos (ND) son precursores inevitables de MM, sabemos que la mayoría de estas lesiones no progresaran al mismo (57), sin embargo se ha demostrado que:

1) La presencia de ND entre pacientes con historia de melanoma es alta, entre 34-59% (57-61).

2) La presencia de ND incrementa entere 7 y 20 veces el riesgo de padecer MM (62-64).

3) Entre el 22-36% (60-61) de los MM provienen de ND. Nosotros manejamos cifras mas elevadas en nuestro servicio y observamos que hasta un 80% de los MM se originan de ND. Por esto la importancia del seguimiento clínico e histopatológico estricto.

La conducta frente a uno o múltiples nevus displásicos puede ser expectante. En pacientes con múltiples lesiones melanociticas suele ser muy difícil el proceso de identificación y remoción en base a criterios clínicos. El registro y almacenamiento de las imágenes de las lesiones sospechosas en Videodermatoscopio (dermatoscopia digital computarizada) y su comparación en las consultas subsiguientes parece ser el abordaje ideal para estos pacientes. En un estudio realizado por este método, Kittler el al. (65) incluyeron

1.862 imágenes de lesiones melanocíticas en 202 pacientes, fueron acompañados por 12,6 meses en promedio y 5% de las lesiones tuvieron una modificación significativa, de las cuales 11% resultaron MM, 45% ND y 44% nevos melanocíticos comunes. Para abordar la interrogante de cuan rápidamente las alteraciones pueden ocurrir en un MM inicial, Menzies et al. (66) estudiaron, bajo un esquema corto de acompañamiento de alrededor de 3 meses, 318 lesiones de 245 pacientes con múltiples ND. Todas las lesiones que mostraban alguna alteración fueron biopsiadas. De la muestra total el 18% mostró algún tipo de alteración y de ellas el 11% resultaron MM (2% del total). Ninguna de las lesiones había presentado alteración clínica o dermatoscopica sugestiva, siendo su evolución el único criterio diagnostico.

Esta indicada la biopsia de un ND si el paciente pertenece a un grupo de alto riesgo (antecedentes personales o familiares de MM), alteraciones clínicas en una determinada lesión, ansiedad del paciente frente a la incertidumbre y razones cosméticas. Si existe la sospecha de transformación maligna, esta indicada biopsia excisional, salvo en lesiones mayores y en áreas anatómicas cosmética y funcionalmente importantes donde se podría realizar una biopsia incisional.

El manejo actualmente aceptado para el retiro de un ND es la escisión elíptica completa de la lesión, esto provee un óptimo espécimen histopatológico para ser estudiado. Desafortunadamente usar esta técnica en pacientes con múltiples lesiones puede resultar en gran cantidad de cicatrices (fig 27 a-c). En algunos estudios se discute el margen quirúrgico de 2-5 mm (67).

27a 27b


27 c

Un estudio retrospectivo (68) realizado para evaluar el uso de biopsia por afeitado y sacabocado que posteriormente fueron extirpadas, reporto que el 95.5% de los ND afeitados y el 70.7% de los ND biopsiados con sacabocados concordó histopatológicamente con sus respectivos estudios en las piezas estudiadas. De las biopsias afeitadas el 66% y de las biopsias por sacabocados el 21.2% mostraron ser retiradas completamente con la biopsia inicial. Las biopsias por afeitado, comparadas con las del sacabocado, tienen mejor resultado cosmético, menos complicaciones quirúrgicas y proveen una muestra mas representativa. El sacabocado se usa con frecuencia para obtener una muestra del área mas sospechosa de la lesión, y solo una porción de la misma es examinada.

Un estudio fue realizado (69) por medio de un cuestionario en 152 miembros de la American Society of Dermatopathology para evaluar la practica de reportar los márgenes quirúrgicos en lesiones melanociticas biopsiadas con diversas técnicas. De los resultados obtenidos el 54.6% reporta rutinariamente en biopsias por afeitado y sacabocados, y el 63.8% si son removidos por escisión, y su reporte depende de la técnica utilizada y del grado de displasia.

Otro aspecto de mucha importancia a tomar en cuenta es que un nevo melanocítico benigno si es parcialmente removido, en la lesión residual pueden ocurrir cambios histopatológicos similares a ND o incluso MM superficial (70-72). El termino pseudo-melanoma fue descrito en 1975 por Kornberg y Ackerman (72). Esta “pseudomelanomatosis” puede ocurrir con cualquier técnica, pero hay que tener en cuenta que pudiera ser mas frecuente con biopsias por afeitado.

Melanoma Maligno

El diagnostico precoz y la escogencia del método para biopsia del MM cutáneo primario, son dos aspectos críticos para disminuir la morbilidad y la mortalidad del paciente (73-78). El diagnostico clínico de MM es realizado con exactitud en solo 65% de los casos, esto puede ser aumentado a 80-85% con el uso de técnicas de dermatoscopia y videodermatoscopio (79,80), de allí deriva la importancia de la realización de una biopsia representativa. Varios estudios revelan que los especialistas en Dermatología muestran mejor exactitud diagnostica que los de otras especialidades (81), y un estudio retrospectivo (82) evaluando el manejo quirúrgico por diversas especialidades mostró que, además de presentar menor recurrencia, la tasa de curación y sobrevida era mejor en pacientes manejados por dermatólogos, y que existe diferencias sustanciales en el manejo quirúrgico de MM entre las diferentes especialidades. Todas las reuniones consenso de MM a nivel mundial no presentan discusión acerca que el manejo del MM debe ser multidisciplinario, donde la Dermatología juega un rol fundamental en la prevención, diagnostico precoz, tratamiento y seguimiento de los pacientes.

Aunque cualquier persona pudiera padecer MM, y que existen factores predisponentes, hay 2 grandes grupos de riesgo (83). Individuos con historia de MM anterior que tienen múltiples nevus displásicos, son considerados de mediano riesgo (8-10 veces mas que la población general) y pacientes con nevus melanocítico gigante, que son individuos de alto riesgo (100 veces). En el primer grupo la biopsia se realizara si alguno de estos nevus comienza a presentar señales de transformación maligna. En el segundo grupo hay que realizar un monitoreo continuo y se realizara biopsia en áreas sospechosas de malignidad.

El objetivo del manejo quirúrgico de MM para reducir la probabilidad de recurrencia local o persistencia de lesión, es la escisión completa del tumor con un resultado histopatológico mostrando márgenes libres. Pero el MM en etapas tempranas puede tener micrometástasis peri-lesionales que necesitan ser removidas para mejorar la sobrevida del paciente.

Por ello, el manejo quirúrgico de MM generalmente consiste en 2 etapas.

1-La realización de la biopsia en lesión sospechosa de MM, confirmando su diagnostico histopatológico.

2-El subsiguiente tratamiento definitivo, que va a fundamentarse en protocolos establecidos basándose en características histopatológicas, principalmente en el nivel de profundidad de Breslow. Según las particularidades de cada tumor se planificara la conducta a seguir y los márgenes quirúrgicos definitivos.

Esto evita la realización de una cirugía excisional amplia e innecesaria y establece márgenes quirúrgicos acordes con las recomendaciones establecidas en protocolos de MM.

Las razones para planificar una segunda escisión son (84):

1-Remover el tejido linfático alrededor de la lesión que pudieran estar impregnadas por células de MM.

2-Remover los melanocitos epidérmicos adyacentes que puedan haber experimentado un cambio y puedan tener potencial para malignizar posteriormente.

3-Remover las micrometástasis antes que puedan ser detectables clínicamente.

Existe aun controversia en realizar biopsia conservadora seguida de escisión o escisión amplia únicamente. Un estudio realizado en 304 casos de MM85 y otro en 205 casos (86) demostraron mejor sobrevida en pacientes que se realizo las 2 etapas. Otro estudio retrospectivo (87) en 1595 pacientes reporta substancial ventaja a realizar biopsia seguida de escisión. Sin embargo hay reportes88 que la sobrevida no se relaciona con el tipo de procedimiento aplicado.

El intervalo de tiempo entre la realización de la biopsia y la cirugía definitiva es otro parámetro a estudiar. Generalmente ocurre entre 4-6 semanas (89). Un estudio (84) fue realizado para determinar si el tiempo transcurrido entre la realización de la biopsia y el procedimiento quirúrgico escisional tiene influencia en la sobrevida del paciente. Se estudiaron 986 pacientes esclareciendo variables de este aspecto, cuyo intervalo de tiempo entre los 2 procedimientos variaba entre 1 y 468 días, con una media de 30 días. Se concluyo que no hubo evidencia estadística para relacionar la sobrevida con el tiempo entre ambos procedimientos.

El estado de gestación puede demandar una consideración especial (84). Si la paciente se encuentra en el ultimo trimestre, lo mejor es realizar una biopsia conservadora con pequeñas dosis de anestesia local y posterior al parto se puede realizar el tratamiento quirúrgico definitivo. La preferencia de los últimos años de estrechar los márgenes en oposición a la tendencia arcaica de realizar márgenes amplios esta basado es estudios que han demostrado que, aunque estos márgenes mayores teóricamente eliminarían células tumorales alrededor de la lesión, la sobrevida del paciente no se modifica al realizar márgenes mas conservadores (90-93) y que basta con eliminar las células tumorales que se encuentren alrededor de la lesión (94,95). Sin embargo, márgenes < 1 cm presenta un aumento de la recurrencia local (96,97), por escisión incompleta de la lesión, pero esto no representa un peor pronostico siempre y cuando el tumor residual sea retirado (98,99). La recurrencia local es un evento que no ocurre frecuentemente (100). En un estudio realizado en 25 lesiones solo se detecto 1 caso de un foco microscópico dérmico a 2 mm de la cicatriz (95). En contrapartida, la metástasis local (mt satélite y mt en transito), que suele ser mas común (87,92,93,101), representa un disminución de la sobrevida del paciente ya que es indicativo de mt a distancia (102).

Antes de realizar la biopsia, es importante realizar la palpación de los ganglios linfáticos en el área de drenaje, pues posteriormente puede ocurrir una inflamación de los mismos por el procedimiento y resultar linfonodos dermatopáticos, falsos positivos (103). Así mismo debe realizarse un examen dermatológico minucioso y palpación de hepatoesplenomegalia.

Biopsia excisional

La técnica de biopsia de lesiones melanocíticas sospechosas de MM recomendada en la actualidad por diversas instituciones internacionales es la biopsia excisional con márgenes conservadores (fig 28 a-b, 29 ), para determinar la naturaleza de la lesión y sus características histopatológicas (73-75,83,89,104). El hecho de realizar márgenes estrechos reside en no modificar la estructura linfática alrededor de la lesión para no causar un error en una posible biopsia de GL centinela.

28a 28b


29

Los márgenes de escisión deben ser 1-2mm y en profundidad hasta el plano subcutáneo (89). Esto provee la muestra de la lesión

completa para su estudio histopatológico, lo cual disminuye la posibilidad de resultados erróneos105. En el consenso realizado en el 2002 para el manejo de MM en el Reino Unido (83), aconsejan márgenes quirúrgicos de 2-5mm. Algunos autores prefieren realizar márgenes de 5 mm en lesiones sospechosas de MM in situ (106,107), de manera de realizar una biopsia curativa, pero es preferible diferir una extirpación mas amplia y reducir la cicatriz de una lesión benigna (107,108). Siempre hay que realizarla, de ser posible, a lo largo de las líneas de tensión de la piel (fig 30 a,b) y del drenaje linfático de la zona, esto para permitir una posible realización de biopsia de GL centinela.

Biopsia incisional

La biopsia incisional puede ser causa de morbilidad cuando es realizada en ciertas áreas cosméticas y funcionales, áreas de poca movilidad del tejido que impida cierre quirúrgico, y tumores grandes (fig 31 a,b) cuya escisión puede llevar a lesiones desfigurantes. Además existe el riesgo de que la biopsia muestre una patología benigna que no necesita extirpación. En todos estos casos puede ser recomendable realizar una biopsia incisional.

La biopsia incisional es la técnica mas comúnmente usada para una lesión sospechosa de melanoma, un estudio refiere que hasta un 68% de preferencia (73).

Se selecciona biopsiar las áreas más infiltradas de tumor, evitando áreas costrosas, ulcerosas y necróticas. En estas áreas se tienden a realizar una evaluación imprecisa de la profundidad de invasión tumoral de Breslow. Sin embargo, áreas gris azuladas, placas y nódulos ofrecen una mejor representación de la real invasión del tumor en profundidad (89). Un error en la toma de la muestra puede repercutir en resultados falsos en lo que respecta al verdadero nivel de Breslow. Ahora bien, aunque no consta sino una pequeña evidencia (83), existe una teórica posibilidad de diseminación hematógena de células tumorales mientras se realiza la biopsia incisional. Sin embargo, un estudio (109) no encontró diferencia en la tasa de sobrevida en 5 anos en pacientes a quienes el diagnostico fue realizado por biopsia incisional o escisional. Otro estudio (110) en 1086 pacientes, el 8.8% de ellos había sido realizada una biopsia incisional, no incidió sobre la tasa de recurrencia local o mortalidad. El Scottish Melanoma Group (111) estudio a 265 pacientes quienes habían sido sometidos a biopsia incisional y tampoco encontraron relación con la tasa de recurrencia

o sobrevida.

Sin embargo, por medio de la técnica de RT-PCR (reverse transcriptions-polimerase Chaín Reaction) fue posible identificar en sangre periférica trascripción de tirosinasa en 1 de cada 10 pacientes sometidos a escisión con enfermedad localizada y en 4 de cada 10 con enfermedad metastasica (112,113). Estos hallazgos necesitan ser confirmados y evaluar su significado biológico (112).

Biopsia por Sacabocados.

El principal beneficio de la biopsia por sacabocados es que la muestra suele abarcar en profundidad hasta el tejido subcutáneo, permitiendo la evaluación de la invasión tumoral (108), pero tiene como desventaja que representa solo una porción de la lesión. Los dermatopatologos brindan suma importancia al examen de la lesión en su totalidad, las características macro y microscópicas, y no solo el examen aislado de células tumorales. Algunas de estas características pueden no estar representadas en la muestra a estudiar, por lo que puede traer errores en el diagnostico preciso. Es usado con las mismas indicaciones descritas para biopsia incisional. (Nunca debe usarse en MM)

Biopsia por Afeitado

Proporciona muestras de epidermis y dermis profunda, pero raramente del tejido celular subcutáneo. El principal inconveniente de este método es el deterioro que le puede ocasionar a la base de la lesión, consecuencia de lo cual la evaluación del nivel de profundidad se vería afectado.

Tanto la biopsia por sacabocados como por afeitado son poco recomendadas por proporcionar muestras poco representativas de la lesión (83).

En la reunión de consenso en MM (114) realizada en Venezuela en Julio 2004, auspiciada por la Sociedad Venezolana de Oncología, recomienda que la biopsia realizada en lesiones sospechosas de MM sea escisional o incisional. La biopsia escisional se recomienda para lesiones pequeñas cuya exéresis no requiera mayor procedimiento reconstructivo. No es preciso dejar margen quirúrgico, es suficiente 1-2 mm, e incluir tejido celular subcutáneo.

El procedimiento deberá ser realizado con cuidado de no producir alteraciones locales en el drenaje linfático, puesto que siempre existe la posibilidad de realizar una biopsia de GL centinela. La biopsia incisional esta indicada en lesiones grandes > 2 cm., o localizadas en áreas cosmética y funcionalmente importantes. La biopsia por sacabocados es aceptada siempre que se incluya el área de mayor grosor y el tejido celular subcutáneo, pero no es recomendada Siempre que se realice la biopsia hay que orientar la cicatriz teniendo en cuenta la cirugía definitiva.

Algunas consideraciones especiales Biopsia en pacientes pediátricos

Es bien sabida la dificultad para realizar una biopsia en consultorio en un paciente en edad pediátrica. No es recomendable el uso de sedación si no contamos con apoyo especializado en anestesia (fig 32). Los pacientes generalmente lloran, sienten miedo al ser manipulados por extraños y quizás evoquen recuerdos de previas visitas a otros medico. Se debe intentar un buen rapport o simpatía con el paciente y manipular lo menos posible durante en examen clínico. Debemos crear las condiciones para realizar un procedimiento lo menos traumático posible. Durante la toma de la biopsia debemos mantener la calma ante cualquier reacción de ansiedad el niño, realizarla rápidamente pero de manera correcta, puesto que debemos evitar un posible segundo procedimiento por algún error en el mismo. Se puede usar suturas absorbibles para evitar la retirada de los puntos. La cura se puede realizar con variadas opciones que existen en el mercado, se prefiere aquellos de poca manipulación por el paciente o sus padres y realizar múltiples capas (115). El dolor post-operatorio es mejor tolerado que en adultos y generalmente no requiere sino analgésicos convencionales. Existen algunos principios básicos en el desarrollo emocional del niño que nos permiten aplicar algunas técnicas para disminuir su ansiedad y disturbio físico (116,117) que nos permitan realizar un buen procedimiento.

Menores de 9 meses

Aunque se prefiere la presencia de los padres, si la misma interfiere con el procedimiento, deben ser retirados. Pacientes menores de 9 meses y mayores de 8 años, una corta separación de los padres generalmente es bien tolerada. La técnica de momificación suele ser un procedimiento de inmovilización que en esta edad no ocasiona mayor trauma. Esta técnica puede ser evitada con una apropiada preparación y pre-medicación con apoyo anestésico.

1 -3 años

No toleran tanto la separación del los padres, tampoco las maniobras restrictivas. Es conveniente que los padres estén presentes durante el procedimiento. Durante este periodo son muy inmaduros para razonar a las explicaciones, pero no para no recordar las experiencias traumáticas. Por ello, desarrollar algún vínculo amistoso con el niño antes de la cirugía es imperativo, así como no causarle ningún dolor o mala experiencia en la primera consulta.

3 -7 años

Aunque en esta edad se establece la comunicación, las fantasías suelen ser más atemorizantes que la realidad, por tanto las explicaciones son de difícil comprensión por parte del paciente. No se debe mentir, al contrario, se debe explicar anticipadamente lo que puede sentir. Durante la toma de la biopsia, si el paciente esta consiente, se debe intentar mantener una conversación constante y evitar que observe en algún momento el procedimiento, la muestra

o los instrumentos quirúrgicos, particularmente aquellos que contengan sangre.

8 -12 años

La comunicación racional se incrementa y los pacientes en esta edad pueden colaborar igual que un adulto. Generalmente realizan preguntas relacionadas con el procedimiento y su duración.

Uso de anestesia sedativa

Existen diversos fármacos para realizar la sedación del paciente. Generalmente son inocuos y fáciles de manipular, algunos incluso son administrados vía oral, pero no están exentos de riesgo potencial. Uno de los más usados en Dermatología en consultorio es el Midazolan, que puede producir depresión respiratoria, por tanto, para su uso se recomienda contar con un equipo de paro cardiorrespiratorio, ampollas de Flumazenil (antagonista de las benzodiazepinas) y una vía periférica cateterizada previa a la administración del agente sedativo. Muchos de estos fármacos pueden producir una reacción paradójica, que incluye agitación y alucinaciones, produciendo angustia en los padres (fig 33 a-d). Esta reacción puede aparecer hasta en 4% de los pacientes y no se relaciona con la dosis administrada.

Biopsia en pacientes de alto riesgo

Los procedimiento quirúrgicos, como la realización de una biopsia, expone al medico a un contacto con una serie de agentes infecciosos. El conocimiento previo de los riesgos potenciales, mecanismos de transmisión, y las medidas preventivas proporcionan medios de reducir al mínimo exposiciones ocupacionales.

La toma de una biopsia pone en riesgo al dermatólogo (118), bien sea por un accidente percutáneo o por el contacto directo con sangre y secreciones como fluido vaginal y semen. La saliva, las secreciones nasales,el esputo, el sudor, la orina, las heces, y el vómito no se consideran potencialmente infeccioso a menos que contengan sangre (119). El accidente con un instrumento hueco, como las agujas de jeringas, implica mayor riesgo, y este aumenta si visiblemente contiene sangre. El riesgo de transmisión del VIH después de una exposición percutánea a la sangre infectada se estima en 0.3%, y para exposición a mucosa aproximadamente 0.09% (119). Es necesaria la cooperación del paciente para realizar todos los exámenes pertinentes. Los principales agentes infecciosos de importancia son el virus de la hepatitis B (HBV), el virus de la hepatitis C (HCV), y el VIH. Pautas para accidentes percutáneos pueden ser encontrados en Internet en la dirección http://www.cdc.gov .

Ante cualquier exposición que implique una alteración de la integridad de la piel como barrera, lavar el sitio expuesto con soluciones antisépticas, y entrar en contacto inmediatamente con el servicio de Infectología para iniciar el protocolo correspondiente.

Medidas de Prevención

Preparar el equipo previo al procedimiento y mantener la bandeja quirúrgica organizada y con todos los instrumentos visibles.

Las barreras protectoras reducen el riesgo de exposición a los agentes infecciosos. Ellas incluyen guantes, ropa quirúrgica,

mascaras y lentes quirúrgicos. Deben ser usadas siempre que se realiza un procedimiento que implique aerolizacion de partículas (Ej: electrocoagulación) y salpicadura de fluidos.

Aunque puede alterar levemente la sensibilidad y la destreza, el uso de doble guante ha demostrado ser eficaz para reducir la exposición (120,121). Un estudio indicó que el uso de dos guantes reduce en 70% la exposición a sangre, y que el guante externo era perforado en 25,6% de las veces y el guante interno solo en 10%. Estudios en cirugía dermatológica (122,124) demostraron que hay una posibilidad de 5,5-11.5% de perforación del guante externo sin que se entere el cirujano. Con el uso del doble guante, el riesgo de perforación del guante interno se reduce a 3.8%. Se recomienda usar el guante interno medio punto mayor, esto proporciona más comodidad.

Reducir al máximo la manipulación de agujas e instrumentos punzo-cortantes. El mayor riesgo de accidente ocurre al intentar colocar la aguja de la jeringa en el protector.

Uno de los accidentes mas frecuentes ocurre por usar los dedos en vez de la pinza para sostener la aguja mientras se sutura (125).

Colocar y dirigir los instrumentos punzo-cortantes lejos de la mano del ayudante o instrumentista.

Identificar los instrumentos contaminados, descartar los elementos desechables y los cortantes depositándolos en un envase rígido de boca ancha dispuesto para ello.

En todo procedimiento donde se realice electrofulguración de lesiones epidérmicas y hemostasia con Electro, Hyfrecator, Valley Lab, Radiocirugía, y otros, se debería disponer de un extractor de humo, por el riesgo potencial de trasmisión de partículas virales a nasofaringe del personal medico y paramédico.

Bibliografia

1) Patrick CA, Barbara MM. J Gen Intern Med 1998;13:46-54.
2) Wigton RS, Blank LL, Nicholas JA, Tape TG. Procedural skills training in internal medicine residencies. A survey of program director. Ann Intern Med. 1989; 111:932-8.
3) Richard A. Krathen. Ida f. Orengo. Dermatol Surg 2004;30:1599
4) King DF, King LA. The 30-gaude needle: a versatile surgical instrument. J Am Acad Dermatol. 1986 Feb;14(2Pt1):280
5) Pinkus H. Skin biopsy: a field of interaction between clinician and pathologist. Cutis. 1977 20:609 14
6) Peters MS & Winkelman RK. The biopsy. Dermatol Clin. 1984 2:209 17.
7) Krull EA & Babel DE. Diagnostic procedures of the skin, part two: skin biopsy and other tests. J Fam Pract. 1976 3:427 31.
8) Pariser R J. Skin biopsy: lesion selection and optimal technique. Mod Med. 1989;57:82-90.
9) Freeman RG. Handling of pathologic specimens for gross and microscopic examination in dermatologic surgery. J Dermatol Surg Oncol. 1982 Aug;8(8):673-9.
10) Qian Z, Ralston J, Farah J, Grassi M. Surgical pearl: A rapid one-step shave-biopsy technique. J Am Acad Dermatol. 2005 Mar;52(3 Pt 1):516-7.
11) Field LM. Dermatol Surg 2003;29:1087
12) Seyhan A, Tarhan S, Turkdogan P. Needle-Guided Shave Excision With Ultrasonographic Assistance: A New Technique. Dermatol Surg 29:12:December 2003
13) A. J. Nemeth, W. H. Eaglstein, J. R. Taylor, L. J. Peerson and V. Falanga Faster healing and less pain in skin biopsy sites treated with an occlusive dressing. Arch Dermatol 1991;127(11). 14) Johannesson A. Razor blade surgery of keratoacanthoma. J Dermatol Surg Oncol. 1986 Oct;12(10):1056-7
15) Arca MJ, Bierman JS, Johnson TM, Chang AE. Biopsy techniques for skin, soft-tissue, and bone neoplasms. Surg Oncol Clin North Am. 1995 4:157 74.
16) Todd P, Garioch JJ, Humphreys S, Seywright M, Thomson J, du Vivier AW. Evaluation of the 2-mm punch biopsy in dermatological diagnosis. Clinical and experimental Dermatology 1996; 21: 11-13.
17) Ha CT, Nousari HC. Surgical pearl: double-trephine punch biopsy technique for sampling subcutaneous tissue. J Am Acad Dermatol. 2003 Apr;48(4):609-10.
18) Leslie J. Christenson, MD; P. Kim Phillips, MD; Amy L. Weaver, MS; Clark C. Otley, MD Primary Closure vs Second-Intention Treatment of Skin Punch Biopsy Sites .A Randomized Trial Arch Dermatol. 2005;141:1093-1099.
19) Greco JF, Cusack CA. Surgical Pearl: The use of a cotton-tipped applicator for tissue eversion during punch biopsy. J Am Acad Dermatol. 2005 Aug;53(2):329-30.
20) Alexander J Chamberlain,1 Adriene Y Lee 2 and Rodney D Sinclair. Simple modification to the punch biopsy technique to minimize handling and crush artifact. Australasian Journal of Dermatology (2005) 46, 282–283
21) Inman VD, Pariser RJ. Biopsy technique pearl: Obtaining an optimal split punch-biopsy specimen. J Am Acad Dermatol. 2003 Feb;48(2):273-4.
22) Adam JE. The technic of curettage surgery. J. Am. Acad. Dermatol. 1986; 15: 697 702
23) Peterson AJ, Peterson SR, Jensen KJ. Surgical pearl: The DermaBlade as curette. J Am Acad Dermatol. 2006 Mar;54(3):518-9.
24) Brooks NA. Curettage and shave excision. J. Am. Acad. Dermatol. 1984; 10: 279 84.
25) Kopf AW. Computer analysis of 3531 basal cell carcinoma of the skin. J Dermatol Surg Oncol 6:267-282.
26) Schosser R, Baker B. The TramTrak Biopsy. Dermatol Surg 30:4:April 2004
27) Bezabih M. Cytological diagnosis of soft tissue tumours. Cytopathology 2001, 12, 177±183
28) Slater DN, Reilly G. Fine needle aspiration cytology in dermatology: a clinicopathological appraisal. Br J Dermatol. 1986 Sep;115(3):317-27.
29) Calsin F. Punción aspiración con aguja fina en el diagnóstico dermatológico de afecciones nodulares. Derm Peruana. 2000; 10, 1: 1-15.
30) Urbach F, Burke EM, Traenkle HL. Cytodiagnosis of cutaneous malignancy. Arch Dermatol 1957; 76:343-50.
31) Calder CJ, Reynolds GM, Young FJ, Marsden JR. Young JA. Cytological features of pigmented basal cellcarcinoma—a potential diagnostic pitfall. Cytopathology 1996, 7, 132–135
32) Macsweeney F, Desai SA. Inflammatory pseudotumour of the subcutis: a report on the fine needle aspiration findings in a case misdiagnosed cytologically as malignant. Cytopathology 2000, 11, 57–60
33) Danese D, Sciacchitano S, Farsetti A, Andreoli M, Pontecorvi A. Diagnostic accuracy of conventional versus sonography-guided fineneedle aspiration biopsy of thyroid nodules. Thyroid. 1998 Jan;8(1):15-21.
34) Cochand-Priollet B, Guillausseau PJ, Chagnon S, Hoang C, et al. The diagnostic value of fine-needle aspiration biopsy under ultrasonography in nonfunctional thyroid nodules: a prospective
35) Hatada T, Okada K, Ishii H, Ichii S, Utsunomiya J. Evaluation of ultrasound-guided fine-needle aspiration biopsy for thyroid nodules. Am J Surg. 1998;175:133-6.
36) El Hag IA, Fahal AH, Gasim ETA Fine needle aspiration cytology of Mycetoma. Acta cytol. 1996; 40(3):461-464.
37) Piquero-Casals J. Ultrasound-guided aspirative needle cytology for the diagnosis of patients with mycetoma and botryomycosis. São Paulo, 2004. 54p. Thesis (Master) – Faculdade de Medicina, Universidade de São Paulo.
38) Scher RK. Surgical Gems. Biopsy of the matrix of a nail. J Dermatol Surg Oncol. 1980 Jan;6(1):25-7.
39) De Berker DA. Lateral longitudinal nail biopsy. Australas J Dermatol. 2001 May;42(2):142-4.
40) Harrington AC, Cheyney JM, Kinsley-Scott T, Willard RJ. A novel digital tourniquet using a sterile glove and hemostat. Dermatol Surg. 2004 Jul;30(7):1065-7.
41) Ceilley R. Biopsy technique for oral lesions. J Dermatol Surg Oncol. 1979 Feb;5(2):88-9.
42) Roth RJ. An instrument and a technique to facilitate biopsies of lesions of the structures of the mouth and within the oral cavity. J Dermatol Surg Oncol. 1981 Nov;7(11):862-3.
43) Alinovi A, Allegra F. A technique for the biopsy of oral lesions. J Dermatol Surg Oncol. 1994;20:769-770.
44) Eisen D. The oral mucosal punch biopsy. A report of 140 cases. Arch Dermatol. 1992 Jun;128(6):815-7.
45) Seoane J, Varela-Centelles P, Ramirez JR, Romero MA, De La Cruz A. Artefacts produced by suture traction during incisional biopsy of oral lesions. Clin Otolaryngol Allied Sci. 2002 Dec;27(6):549-53.
46) Moule I, Parsons PA, Irvine GH. Avoiding artefacts in oral biopsies: the punch biopsy versus the incisional biopsy. Br J Oral Maxillofac Surg. 1995 Aug;33(4):244-7.
47) Elston D.M., McCollough M.L., Angeloni V.L., Vertical and transverse sections of alopecia biopsy specimens: combining the two to maximize diagnostic yield. J Am Acad Dermatol (1995) 32 : pp 454-457.
48) Elston DM, Ferringer T, Dalton S, Fillman E, Tyler W. A comparison of vertical versus transverse sections in the evaluation of alopecia biopsy specimens. J Am Acad Dermatol. 2005 Aug;53(2):267-72.
49) Olsen EA, Bergfeld WF, Cotsarelis G, Price VH, Shapiro J, Sinclair R, Solomon A, Sperling L, Stenn K, Whiting DA, Bernardo O, Bettencourt M, Bolduc C, Callendar V, Elston D, Hickman J, Ioffreda M, King L, Linzon C, McMichael A, Miller J, Mulinari F, Trancik R; Workshop on Cicatricial Alopecia. Summary of North American Hair Research Society (NAHRS)-sponsored Workshop on Cicatricial Alopecia, Duke University Medical Center, February 10 and 11, 2001. J Am Acad Dermatol. 2003 Jan;48(1):103-10.
50) Whiting D.A., Histopathology of alopecia areata in horizontal sections of scalp biopsies. J Invest Dermatol (1995) 104 : pp 26S27S.
51) Sinclair R., Jolley D., Mallari R., Magee J., The reliability of horizontally sectioned scalp biopsies in the diagnosis of chronic diffuse telogen hair loss in women. J Am Acad Dermatol (2004) 51 : pp 189-199.
52) Ackerman AB, Milde P. Naming acquired melanocytic nevi. Common and dysplastic, normal and atypical, or Unna, Spitz, Miescher, and Clark? Am J Dermatopathol 1992; 14: 447.
53) Halpern AC, Guerry DIV, Elder DE, Clark WH, Synnestvedt M,Norman S, Ayerle R. Dysplastic nevi as risk markers of sporadic(nonfamilial) melanoma: a case-control study. Arch. Dermatol.1991; 127: 995–9.
54) Augustsson A, Stierner U, Rosdahl I, Suurkula M. Common and dysplastic naevi as risk factors for cutaneous malignant melanomain a Swedish population. Acta Derm. Venereol. 1991; 71:518–24.
55) Piepkorn MW, Barnhill RL, Cannon-Albright LA, Elder DE,Goldgar DE, Lewis CM et al. A multiobserver, population-based analysis of histologic dysplasia in melanocytic nevi. J. Am. Acad. Dermatol. 1994; 30: 707–14.
56) Steijlen PM, Bergman W, Hermans J, Scheffer E, Van Vloten WA, Ruiter DJ. The efficacy of histopathological criteria required for diagnosing dysplastic naevi. Histopathology 1988; 12: 289–300.
57) Elder DE, Clark WH. Developmental biology of malignant melanoma.In: Elder DE (ed.). Pathobiology of Malignant Mela-noma. New York: Basel, 1987; 1–28.
58) Halpern AC, Guerry DIV, Elder DE, Clark WH, Synnestvedt M,Norman S, Ayerle R. Dysplastic nevi as risk markers of sporadic(nonfamilial) melanoma: a case-control study. Arch. Dermatol.
59) Holly EA, Kelly JW, Shpall SN, Chiu SH. Number of melanocyticnevi as a major risk factor for malignant melanoma. J.Am. Acad. Dermatol. 1987; 17: 459–68.
60) Grob JJ, Gouvernet J, Aymar D, Mostaque A, Romano MH, Collet AM, Noe MC, Diconstanzo MP, Bonerandi JJ. Count ofbenign melanocytic nevi as a major indicator of risk for non-familialnodular and superficial spreading melanoma. Cancer1990; 66: 387–95.
61) Garbe C, Buttner P, Weiss J, Soyer HP, Stocker U, Kruger S et al. Risk factors for developing cutaneous melanoma and crite-ria for identifying persons at risk: multicenter case-control study of the Central Malignant Melanoma Registry of the Ger-man Dermatological Society. J. Invest. Dermatol. 1994; 102:696–9.
62) Tucker MA, Halpern A, Holly EA, Hartge PS, David E, Sagebiel RW, Guerry DE, Clark WH. Clinically recognized dysplastic nevi: a central risk factor for cutaneous melanoma. JAMA 1997; 277: 1439– 44.
63) Bataille V, Bishop JA, Sasieni P, Swerdlow AJ, Pinney E, Griffiths K, Cuzick J. Risk of cutaneous melanoma in relation to the numbers, types and sites of naevi: a case-control study. Br. J. Cancer 1996; 73: 1065–11.
64) Rigel DS, Rivers JK, Kopf AW, Friedman RJ, Vinokur AF, Heilman ER, Levenstein M. Dysplastic nevi. Markers for increased risk for melanoma. Cancer 1989; 63: 386–9.
65) Kittler H, Pehamberger H, Wolff K, Binder M. Follow-up of melanocytic skin lesions with digital epiluminescence microscopy: patterns of modifications observed in early melanoma, atypical nevi, and common nevi. J Am Acad Dermatol. 2000 Sep;43(3):467-76.
66) Menzies SW, Gutenev A, Avramidis M, Batrac A, McCarthy WH. Short-term digital surface microscopic monitoring of atypical or changing melanocytic lesions.Arch Dermatol. 2001 Dec;137(12):1583-9.
67) Fung MA. Terminology and Management of Dysplastic Nevi: Responses From 145 Dermatologists. Arch Dermatol. 2003;139:1374-1375.
68) Katherine Armour 1 Stephen Mann 2 and Stephen Lee 1Dysplastic naevi: To shave, or not to shave? A retrospective study of the use of the shave biopsy technique in the initial management of dysplastic naevi Australasian Journal of Dermatology (2005) 46, 70–75.
69) Sellheyer K, Bergfeld WF, Stewart E, Roberson G, Hammel J. Evaluation of surgical margins in melanocytic lesions: a survey among 152 dermatopathologists. J Cutan Pathol 2005: 32: 293–299
70) Curley RK, Fallowfield ME, Cook MG, Marsden RA. Effect of incisional biopsy of subsequent histology of melanocytic naevi. Br. J. Dermatol. 1990; 123: 503–6.
71) Dymock RB, Menz J. Recurrent melanocytic naevi following partial removal (pseudomelanoma). Australas. J. Dermatol. 1986;  27: 67–9.
72) Kornberg R, Ackerman AB. Pseudomelanoma. Recurrent melanocytic nevus following partial surgical removal. Arch.Dermatol. 1975;111:1588–90.
73) Salopek TG, Slade JM, Marghoob AA, et al. Management of cutaneous malignant melanoma by dermatologists of the American Academy of Dermatology. I. Survey of biopsy practices of pigmented lesions suspected as melanoma. J Am Acad Dermatol 1995: 33: 441–450.
74) Kanzler MH, Mraz-Gernhard S. Primary cutaneous malig-nant melanoma and its precursor lesions: diagnostic and therapeutic overview. J Am Acad Dermatol 2001: 45: 260– 276.
75) Thomas L, Tranchand P, Berard F, Secchi T, Colin C, Moulin G. Semiological value of ABCD criteria in the diagnosis of cutaneous pigmented tumors. Dermatology 1998: 197: 11–17.
76) Weinstock MA. Early detection of melanoma. JAMA 2000: 284: 886–889.
77) Nachbar F, Stolz W, Merkle T, et al. The ABCD rule of dermatoscopy. High prospective value in the diagnosis of doubtful melanocytic skin lesions. J Am Acad Dermatol 1994: 30: 551–559.
78) McGovern TW, Litaker MS. Clinical predictors of malignant pigmented lesions. A comparison of the Glasgow seven-point checklist and the American Cancer Society’s ABCD of pigmented lesions. J Dermatol Surg Oncol 1992: 18: 22 –26.
79) Argenziano G, Soyer H. Dermoscopy of pigmented skin lesions – a valuable tool for early diagnosis of melanoma. Lancet Oncol 2001: 2: 443–449.
80) Argenziano G, Fabbrocini G, Carli P, De Giorgi V, Sammarco E, Delfino M. Epiluminescence microscopy for the diagnosis of doubtful melanocytic skin lesions. Comparison of the ABCD rule of dermatoscopy and a new seven-point checklist based on pattern analysis. Arch Dermatol 1998: 134: 1563– 1570.
81) Wagner RF, Wagner D, Tomich JM et al. Diagnoses of skin disease: dermatologists vs. nondermatologists. J Dermatol Surg Oncol 1985; 11: 476–9.
82) Mckenna DB, Marioni JC, Lee RJ, Prescott RJ, Doherty VR. A comparison of dermatologists’, surgeons’ and general practitioners’ surgical management of cutaneous melanoma. British Journal of Dermatology 2004; 151: 636–644.
83) Roberts DL, Anstey AV, Barlow RJ, Coxà NH, Newton JA, Corrie PG, Evans J, Gore ME, Hall PN, Kirkham N. U.K. guidelines for the management of cutaneous melanoma. British Journal of Dermatology 2002; 146: 7–17.
84) Kenna DB, Lee RJ, Prescott RJ, Doherty RV. The time from diagnostic excision biopsy to wide local excision for primary cutaneous malignant melanoma may not affect patient survival. British Journal of Dermatology 2002; 147: 48–54.
85) Mattsson W, Gynning I, Hogeman KE et al. A retrospective study of 304 cases of malignant melanoma in Malmo 1952–71. Scand J Plast Reconstr Surg 1976; 10: 189–95.
86) Drzewiecki KT, Andersen PK. Survival with malignant melanoma: a regression analysis of prognostic factors. Cancer 1982; 49: 2414–19.
87) Kenna DB, Lee RJ, Prescott RJ, Doherty RV. A retrospective observational study of primary cutaneous malignant melanoma patients treated with excision only compared with excision biopsy followed by wider local excision. British Journal of Dermatology 2004; 150: 523–530.
88) Sondergaard K, Schou G. Therapeutic and clinico-pathological factors in the survival of 1,469 patients with primary cutaneous malignant melanoma in clinical stage I. A multivariate regression analysis. Virchows Arch A Pathol Anat Histopathol 1985; 408: 249– 58.
89) Riker AI, Glass F, Perez I, CW, Messina J, Sondak VK. Cutaneous melanoma: methods of biopsy and definitive surgical excision. Dermatologic Therapy, Vol. 18, 2005, 387–393
90) Veronesi U, Cascinelli N, Adamus J et al. Thin stage I primary cutaneous malignant melanoma. N Engl Med J 1988; 318: 1159–62. 91) Veronesi V, Cascinelli N. Narrow excision (1 cm margin): a safe procedure for thin cutaneous melanomas. Arch Surg 1991; 126: 438–41.
92) Balch CM, Urist MM, Karakousis CP et al. Efficacy of 2-cm surgical margins for intermediate-thickness melanomas 1–4 mm. Ann Surg 1993; 218: 262–9.
93) Rinigborg U, Anderson R, Eldh J et al. Resection margins of 2 versus 5 cm for cutaneous malignant melanoma with a tumour thickness of 0.8–2 mm: a randomised study by the Swedish Melanoma Study Group. Cancer 1996; 77: 1809–14.
94) Ackerman AB, Scheiner AM. How wide and deep is wide and deep enough? A critique of surgical practice in excisions of primary cutaneous malignant melanoma. Hum Pathol 1983; 14: 743–4.
95) Fallowfield ME, Cook MG. Re-excisions of scar in primary cutaneous melanoma: a histopathological study. Br J Dermatol 1992; 126: 47–51.
96) Zeitels J, LaRossa D, Hamilton R et al. A comparison of local resection margins for stage I primary cutaneous malignant melanomas. Plast Reconstr Surg 1988; 81: 688–93.
97) Milton GW, Shaw HM, McCarthy WH. Resection margins for melanoma. Aust NZ J Surg 1985; 55: 225–6.
98) Swetter SM, Smoller BR, Bauer EA. Cutaneous cancer and malignant melanoma. In: Clinical Oncology (Abeloff MD, Armitage JO, Lichter AS et al., eds). New York: Churchill-Livingstone, 1995: 1023–46.
99) Swetter SM, Smoller BR, Bauer EA. Cutaneous cancer and malignant melanoma. In: Clinical Oncology (Abeloff MD, Armitage JO, Lichter AS et al., eds). New York: Churchill Livingstone, 1995; 1023–46.
100) Piepkorn M, Barnhill RL. A factual, not arbitrary basis for choice of resection margins in melanoma. Arch Dermatol 1996; 132: 811– 14.
101) Urist MM, Balch CM, Soong S-J et al. The influence of surgical margins and prognostic factors predicting the risk of local recurrence in 3445 patients with primary cutaneous melanoma. Cancer 1985; 55: 1398–402.
102) Kanzler MH, Swetter SM. Surgical margins for malignant melanoma: another point of view. J Am Acad Dermatol 1996; 35: 1014– 15.
103) Swanson NA, Lee KL, Gorman A, Lee HN. Biopsy techniques: diagnosis of melanoma. Dermatol Clin 2002; 20: 677–80.
104) Sober AJ, Chuang TY, Duvic M et al. Guidelines of care for primary cutaneous melanoma. J Am Acad Dermatol 2001; 45: 579–86.
105) Farmer ER. Why a skin biopsy? Arch Dermatol 2000: 136: 779–780.
106) Herlyn M, Ferrone S, Ronai Z, Finerty J, Pelroy R, Mohla S. Melanoma biology and progression. Cancer Res 2001: 61: 4642– 4643.
107) Johnson TM, Sondak VK. Melanoma margins: the impor-tance and need for more evidence-based trials. Arch Dermatol 2004: 140: 1148–1150.
108) Landthaler M, Braun-Falco O, Leitl A, Konz B, Holzel D. Excisional biopsy as the first therapeutic procedure versus primary wide local excision of malignant melanoma. Cancer 1989: 64: 1612– 1616.
109) Lederman JS, Sober AJ. Does biopsy type influence survival in clinical stage I cutaneous melanoma? J Am Acad Dermatol 1985: 13: 983–987.
110) Lees VC, Briggs JC. Effect of initial biopsy procedure on prognosis in stage 1 invasive cutaneous malignant melanoma: review of 1086 patients. Br J Surg 1991; 78: 1108–10.
111) Bong JL, Herd RM, Hunter JA. Incisional biopsy and melanoma prognosis. J Am Acad Dermatol 2002; 46: 690–4.
112) Eedy DJ. Surgical treatment of melanoma. British Journal of Dermatology 2003; 149: 2–12.
113) Warr RP, Zebedee Z, Kenealy J et al. Detection of melanoma seeding during surgical procedures—an RT–PCR based model. Eur J Surg Oncol 2002; 28: 832–7.
114) Hernandez C, Ruiz A, Reigosa A, et al. Reunion de Consenso de Melanoma Maligno. Rev Nenez Oncol 2005;17(1):56-65.
115) Wagner AM, Listina K. The ultimate dressing: No mess, no fuss, no phone calls. Pediatr Dermatol. 1999 Jan-Feb;16(1):62-4.
116) Gabriel HP. A practical approach to preparing children for dermatologic surgery. J Dermatol Surg Oncol. 3:5 September/October 1977.
117) Rasmussen JE. Minor surgical procedures in children. J Dermatol Surg Oncol. 1982 Aug;8(8):706-7.
118) Nori S, Greene MA, Schrager HM, Falanga V. Infectious occupational exposures in dermatology–a review of risks and prevention measures. I. For all dermatologists. J Am Acad Dermatol. 2005 Dec;53(6):1010-9.
119) Updated US Public Health Service guidelines on the management of occupational exposures to HBV, HCV, and HIV and recommendations for post-exposure prophylaxis. MMWR Recomm Rep 2001;50(RR-11):1-67. Available from: URL: http://www.cdc.gov/mmwr/PDF/rr/rr5011.pdf . Accessed May 15, 2005.
120) Bennett N.T., Howard R.J., Quantity of blood inoculated in a needlestick injury from suture needles. J Am Coll Surg (1994) 178: pp 107-110.
121) Greco R.J., Garza J.R., Use of double gloves to protect the surgeon from blood contact during aesthetic procedures. Aesthetic Plast Surg (1995)19: pp 265-267.
122) Kiene K., Hsu B., Rowe D., Carruthers A., Hepatitis, HIV, and the dermatologist: a risk review. J Am Acad Dermatol (1994) 30: pp 108-115.
123) Gross D.J., Jamison Y., Martin K., Fields M., Dinehart S.M., Surgical glove perforation in dermatologic surgery. J Dermatol Surg Oncol (1989)15: pp 1226-1228.
124) Cohen M.S., Do J.T., Tahery D.P., Moy R.L. Efficacy of double gloving as a protection against blood exposure in dermatologic surgery. J Dermatol Surg Oncol (1992) 18: pp 873-874.
125) Robinson J.K., Safety issues, risks, and precautions for dermatologic surgery. Cutis (1993) 52: pp 345-347.