CAPITULO 51: Descubriendo los engimas del sebocito

Diferenciación molecular del sebocito. (Molecular differentiation of sebocyte)

Introducción:

Si definimos la palabra enigma según la real academia española, nos referimos a aquellas cosas difíciles de entender. No son más que aquellos interrogantes que envuelven la vida del ser humano: ¿de dónde venimos y hacia donde vamos?,¿ qué factores intervienen en nuestro crecimiento?.

Si nos ubicamos en el campo de la medicina, todos estos interrogantes pueden ser trasladados a nuestra práctica diaria. Por otra parte diariamente manejamos enfermedades en donde intervienen mecanismos inmunológicos, y existe un desbalance en el crecimiento y diferenciación celular. Hacemos un intento de agrupar estas enfermedades hiperproliferativas, patologías inflamatorias, neoplasias malignas y muchas otras, pero ¿qué tienen en común todas estas condiciones?. En casi todas estas enfermedades la inflamación juega un papel fundamental desencadenante además de elementos hormonales, mediadores neuroendocrinos, interleuquinas, factores de crecimiento, receptores celulares que alteran el crecimiento y diferenciación celular. Del conocimiento de estos factores dependerá la efectividad en el manejo de estas enfermedades.

El sebocito es una de las células fundamentales que conforman la glándula sebácea. Gracias a investigaciones y al aporte de numerosos científicos entre ellos el Dr Zouboulis, se ha llegado a entender el comportamiento de estas células, pasando a ser el sebocito un modelo experimental bien estudiado para comprender el crecimiento y diferenciación celular. Gracias a ésto se puede manejar el conocimiento de muchos receptores celulares como son los receptores activados de proliferación del peroxisoma (PPAR), los receptores de retinoides, el factor de crecimiento transformador beta, entre otros, y se puede transpolar este descubrimiento para el entendimiento de enfermedades de la glándula sebácea como el acné y seborrea, así como otras enfermedades de la piel, neoplásicas o no, en donde juegue un papel importante el crecimiento y la diferenciación celular.

De esta manera a través de este texto trataremos de dar las bases para el conocimiento del crecimiento y diferenciación del sebocito, con sus aplicaciones prácticas en medicina cutánea. Estamos concientes que el conocimiento aquí expuesto no se limita sólo a la glándula sebácea ya que el presente y futuro de la investigación dermatológica apuntan hacia estos factores para poder manejar la mayoría de las enfermedades en piel.

La glándula sebácea y el sebocito

La glándula sebácea es todavía una glándula misteriosa cuyas funciones no están completamente comprendidas (1). Siempre se ha dicho que el rol de la glándula sebácea es secretar sebo con el propósito particular de facilitar la coordinación entre el medio interno y externo. Este rol se logra gracias a la proliferación y diferenciación de los sebocitos, células componentes de la glándula cuya importancia se ha ido incrementando recientemente.

El papel del sebocito y el estudio de su diferenciación molecular y de los factores que intervienen en la misma ha jugado un rol importante en el entendimiento de patologías en piel como lo son el acné, dermatitis seborreica y patologías tumorales de la glándula sebácea. La investigación en este campo ha permitido la aparición de agentes terapéuticos que regulen la diferenciación del sebocito en estas patologías y ha abierto un mundo de posibilidades en la investigación de nuevas alternativas terapéuticas en estas enfermedades.

En la última década se han logrado crear modelos de estudio del sebocito a través de la creación de células inmortalizadas de sebocitos in vitro lo cual ha abierto el campo experimental para el estudio de éstas células. Contrario a lo que se creía en 1963, en donde se tenía a la glándula sebácea como un fósil sin futuro, hoy se redescubre como un órgano de homeostasis con extraordinarias posibilidades de investigación. (2,3)

Las glándulas sebáceas están localizadas a lo largo de toda la piel, excepto en las palmas y plantas y se clasifican en tres tipos: 1.-glándula asociada al pelo Terminal 2.-glándulas asociadas al folículo velloso 3.-folículos sebáceos.

Los folículos de la glándula sebácea asociada al pelo terminal son relativamente pequeños en comparación con las glándulas sebáceas que están involucradas en el acné (folículos sebáceos), en la que el pelo es muy pequeño en comparación con su glándula sebácea. Una forma intermedia es la glándula asociada a los folículos vellosos, en los que la glándula sebácea es de tamaño intermedio al igual que el folículo piloso que genera varios vellos pequeños (4).

La densidad de la glándula y su tamaño varía según la región. Es así como son más grandes en la cara donde pueden haber cerca de 400-900 glándulas por cm2. (1).

A continuación conoceremos más acerca de las características microscópicas de esta glándula, sus componentes, su origen y diferenciación de los sebocitos para dar origen al sebo.

Aspectos microscópicos de la glándula sebácea.

La glándula sebácea se desarrolla alrededor del folículo piloso para formar la unidad pilosebácea (1). La unidad pilosebácea comprende un epitelio de sebocitos maduros y en desarrollo a través de los que pasan el sebo y el pelo.

Anatómicamente, la unidad pilosebácea puede ser dividida en segmentos más pequeños, la parte superior del infundíbulo se denomina acroinfundíbulo y la parte inferior infrainfundíbulo. Las glándulas sebáceas están rodeadas por una cápsula de tejido conectivo compuesto por fibras de colágeno ricas en capilares y fibroblastos los cuales penetran los espacios entre los acinos formando un soporte físico. Las glándulas maduras consisten desde un simple acino a múltiples que drenan al infundíbulo a través de los ductos sebáceos.

La glándula consta de dos tipos de células, los sebocitos productores de lípidos y los queratinocitos del ducto sebáceo. A través de ellos existen comunicaciones intercelulares inducidas por los desmosomas y uniones gap (1).Los sebocitos descansan sobre la membrana basal que se encuentra contigua a la dermis y se extiende desde la capa basal hacia la parte central de la glándula. Un grupo de células sebáceas indiferenciadas se encuentran también en los sectores inferior y central de la glándula sebácea. De esta manera, los sebocitos localizados en la periferia de la glándula comienzan un proceso de diferenciación, que los lleva a originar las típicas células grandes sebáceas cargadas de lípidos o sebocitos maduros que vierten su contenido en el lumen de la glándula (1,4).

Diferenciación molecular del sebocito:

Se entiende por diferenciación del sebocito al proceso mediante el cual, los sebocitos periféricos inmaduros comienzan a presentar cambios en su estructura celular y se preparan para sintetizar lípidos, que luego son acumulados en vacuolas intracitoplasmáticas que cambian en composición y tamaño dando origen al sebocito maduro que luego por autodestrucción origina el sebo. De esta manera, los sebocitos sintetizan lípidos en su retículo endoplásmico liso y lo empaquetan en el aparato de Golgi dando origen a la formación de vacuolas lipídicas en el interior celular, que se van acumulando, y luego son vertidas en el lumen glandular por un proceso denominado secreción holocrina. Este proceso requiere del constante reemplazo de células, y la tasa de renovación se ha demostrado que dura de 21-25 días; así, al mismo tiempo existen dentro de la misma glándula células en diferentes actividades metabólicas dependiendo de su estadío de diferenciación. (1)

El incremento en volumen, la acumulación de vacuolas lipídicas en el citoplasma y la degeneración nuclear son fenómenos que indican la diferenciación terminal de los sebocitos humanos, seguida de la secreción holocrina y muerte celular(5). La proporción de sebocitos dentro de la glándula sebácea es la siguiente: 5,1+-2,2% de sebocitos indiferenciados, 29,2+-4,9% tempranamente diferenciados, 60+-10% avanzadamente diferenciados y sebocitos maduros. El tamaño de los sebocitos medido por planimetría asistida por computadora incrementa con la diferenciación 4-5,5 veces.

El desarrollo y función de los sebocitos están regulados por una amplia cantidad de moléculas, incluyendo factores de transcripción, hormonas, retinoides, factores de crecimiento, citoquinas y receptores hormonales. Todos ellos intervienen en el crecimiento y diferenciación del sebocito y se han involucrado en la patogénesis del acné.(1)

En la actualidad no está claro como el proceso de diferenciación celular es seguido por la apoptosis. En estudios realizados por Zouboulis en el 2003 se trata de dar una explicación al patrón de muerte celular seguida por la apoptosis. La capacidad de las células a entrar en apoptosis está controlada por muchos factores incluyendo señales de fosfolípidos, activación de cascadas metabólicas y la proteína mitocondrial asociada al calcio bcl-2, que incrementa la resistencia de la célula a entrar en apoptosis, previniendo la aparición de factores promotores de apoptosis como serían el factor inductor de apoptosis y el citocromo C. (5)

De esta manera dividiremos el proceso de diferenciación molecular del sebocito en dos secciones:

1.-el crecimiento y diferenciación molecular del sebocito, que va desde el sebocito basal hasta el diferenciado maduro.

2.-apoptosis del sebocito, y las señales que se han involucrado en la destrucción del sebocito para dar origen al sebo.

Para poder entender todos estos cambios conformacionales del sebocito a lo largo de su diferenciación, debemos primero detenernos en conocer las características ultraestructurales de cada tipo de sebocito , el cómo se desarrolla la glándula sebácea en el embrión y en la vida adulta y cuáles son las funciones conocidas del sebocito y el sebo.

Tipos de sebocitos

En adición a los .queratinocitos que conforman el ducto sebáceo y el infundíbulo, se han descrito tres tipos de células sebáceas dependiendo de su estadio de diferenciación (1)

Sebocitos indiferenciados periféricos

Situados en la periferia del acino sebáceo formando 2 o 3 capas de células. Son las células germinales de la glándula sebácea, las cuales son activas en la síntesis de DNA por lo que exhiben Ki-67. Tienen un citoplasma rico en ribonucleoproteínas y contienen el complejo de Golgi, además de un núcleo largo, mitocondrias y tonofilamentos.

Sebocitos parcialmente diferenciados

Muestran un incremento en la talla celular y un número de pequeñas vacuolas aparentes. El citoplasma se expande a expensas del nucleoplasma y está lleno con un retículo endoplásmico liso (REL). En adición , una larga región de Golgi es visible y las mitocondrias aparecen más largas que en las células indiferenciadas . Pareciera que las vacuolas lipídicas originadas en el REL asociadas al aparato de Golgi se encuentran encerradas por membranas, asociadas estrechamente con el complejo de Golgi. Son células activas en síntesis de lípidos.

Sebocitos bien diferenciados

Muestran un incremento importante en su volumen. Contienen grandes vacuolas de sebo y el citoplasma muestra una completa desorganización de su sistema de membrana. Los sebocitos cerca del ducto se muestran más densamente manchados de metales pesados, aparentemente por la disrupción del núcleo y el contenido de cromatina en el citoplasma. Observaciones ultraestructurales han sugerido que el citoplasma se puede digerir por una especie de autofagocitosis. Se ha observado que vesículas del retículo endoplasmático dan origen a fagosomas que luego son transformados en autolisosomas conteniendo material citoplasmático digerido. Recientemente se ha observado que los sebocitos bajo apoptosis en presencia de diferenciación terminal inducen un potente inhibidor de la proteinquinasa dependiente de calcio. Los sebocitos bien diferenciados vierten su contenido a través del ducto sebáceo. El tiempo que toma el lípido viajar por el infundíbulo es de 8 días.

Células del ducto sebáceo e infundíbulo:

Las células que forman parte de la zona más cercana al acino sebáceo pueden contener pequeñas vacuolas lipídicas lo que indica una transición entre los queratinocitos y sebocitos. Más allá de ello las células epiteliales de la unidad pilosebácea demuestran plasticidad fenotípica, por lo que ante un daño en el tejido, las células de la vaina radicular externa y de la glándula sebácea pueden rediferenciarse en células epidérmicas. (1)

El proceso de diferenciación del sebocito entonces no es similar al del queratinocito. Ambos se originan de una célula progenitora basal, pero el estatus de diferenciación del sebocito es originado por la acumulación de lípidos dentro del citoplasma. Otras proteínas se van expresando a lo largo de los estadios de diferenciación del sebocito y son reconocidas por algunos autores como marcadores de diferenciación.

Marcadores de diferenciación del sebocito

  • Antígeno del sebocito
  • Antígeno epitelial de membrana EMA
  • Citoqueratina 4 : los sebocitos contienen una variedad de queratinas, incluyendo la citoqueratina 4 K4 (marcador específico de células basales y sebocitos diferenciados). (1,3,6,7)

Desarrollo de la glándula sebácea

El desarrollo de la glándula sebácea comienza alrededor del tercer mes de la vida fetal , y se relaciona estrechamente con el desarrollo del folículo piloso y de la epidermis (6,8). Todo ello se hace patente cuando las células epidérmicas se agrupan sobre agregados de fibroblastos dérmicos y entonces crecen dentro de la dermis dando origen a la unidad pilosebácea.(4)

La diferenciación de la unidad pilosebácea comienza con la formación de una condensación dérmica de mesénquima que envía señales al epitelio embriológico subyacente para su diferenciación. En los mamíferos, los niveles de beta-catenina, regulan la selección de linajes de células madre. Altos niveles de b-catenina estimulan la formación de folículos de cabello, mientras que bajos niveles favorecen la diferenciación en epidermis interfolicular y sebocitos. El factor potenciador de linfocitos (LEF-1) es una molécula ligada al DNA que actúa regulando a otros factores de transcripción del DNA y se expresa justo antes de la formación de esta condensación de mesénquima (7,8). Después de la señal inicial, el epitelio que se está diferenciando en epitelio folicular envía una señal para la formación de la papila dérmica, y se desencadenan una red de señales que van a dar origen a la unidad pilosebácea. En respuesta, la unidad pilosebácea forma el bulbo, la yema de la unidad pilosebácea y la glándula sebácea. La glándula sebácea aparece como un botón en la pared media posterior del folículo del cabello y es visible cerca del cuarto mes de vida fetal (4).La sobreexpresión del deltalef-1 sobreregula los genes “hedgehog” y estimula la proliferación de sebocitos indiferenciados. Se han encontrado mutaciones en el LEF-1 en pacientes con tumores de la glándula sebácea (9,10,11).

Muchos factores que regulan este desarrollo permanecen desconocidos, pero el factor de crecimiento epidérmico (EGF) ha emergido como un importante mediador. En ratones mutantes Ta (equivalentes a la displasia ectodérmica anhidrótica), la ausencia de anexos puede mejorar tras administrar EGF; se han descubierto receptores EGF en los sebocitos. Otros factores involucrados son el factor transformador de crecimiento alfa (TGF-alfa) que pertenece a la familia de EGF, el Factor de crecimiento fibroblástico (FGF), cuyo receptor tipo 2 ha mostrado ser importante en el desarrollo de la glándula sebácea, también mutaciones activadoras de este receptor han sido asociadas con acné localizado como la epimorfina, que es un factor de crecimiento mesenquimático (12). Así también los receptores citoplasmáticos Edar, miembros recientes de la superfamilia de receptores del TNF que influyen en la formación de factores de transcripción de tipo nk han sido involucrados en la formación de la glándula sebácea. (13)

Los genes HOX “homebox” han sido ligados al desarrollo epidérmico y de la glándula sebácea. Los genes HOX controlan el desarrollo de células embrionarias produciendo factores reguladores de transcripción que inducen o reprimen genes efectores, los cuales son responsables de la posición y el desarrollo de cada célula en particular. Los HOX C6 y D4 están expresados en un patrón específico posicional, estrechamente vinculado con la región de los apéndices cutáneos. La expresión del gen HOX 4 se ha encontrado en el folículo piloso en desarrollo y en la glándula sebácea. El ácido retinoico en esta fase juega un papel importante en la morfogénesis de la unidad pilosebácea. Exceso de ácido retinoico durante esta etapa crítica de la morfogénesis, puede causar un desarrollo anormal de la PSU. El ácido retinoico de esta manera altera el patrón de expresión de los genes HOX, estimula el desarrollo de la glándula sebácea y causa un sistema tubular metaplásico dentro del folículo. En forma habitual, la acción del ácido retinoico sobre los genes HOX durante la embriogénesis juega un papel importante en la subdivisión de la unidad pilosebácea para dar origen al componente del pelo, y la glándula sebácea. Otros genes implicados en el desarrollo de la glándula son los genes “hedgehog”; más recientemente se ha demostrado que su inhibición , disminuye el desarrollo de los sebocitos y su activación, se asocia con un incremento en el tamaño y número de glándulas sebáceas (10).Los tumores de la glándula sebácea se acompañan de una sobre expresión de los “hedgehog”. De esta manera se presenta un modelo de interacción entre las betacateninas y los “hedgehog” que promueven la diferenciación y la proliferación de los precursores de sebocitos. La vía de los “hedgehog” juega un importante rol en el sebocito y es un potencial blanco para el tratamiento de desórdenes de piel con anormal función de la glándula sebácea como es el acné (10,11).

De tal manera que la morfogénesis de la glándula sebácea está influida por muchos factores: TGF beta, proteínas morfogénicas del hueso (BMP que son proteínas morfogénicas que interactúan con los receptores de otros factores de crecimiento para el control de la diferenciación y apoptosis de los apéndices cutáneos), “hedgehog”, factor de crecimiento fibroblástico y epidérmico, factor de necrosis tumoral y otros factores que de manera compleja regulan la formación de la PSU (8,9,10, 11,12)

Durante el final de la vida embrionaria, la estimulación materna del eje pituitario adrenal incrementa el volumen adrenal del embrión y una elevación de la DHEA. Estos eventos resultan en una sobreregulación de la maquinaria metabólica androgénica en las glándulas sebáceas, que comienza desde finales del tercer trimestre del embarazo y traen como consecuencia la hipertrofia de la glándula y producción de sebo que forma la vérnix caseosa de los neonatos.

Crecimiento postnatal y desarrollo de la PSU y el sebocito:

Existe evidencia que muestra que las células madre pluripotenciales en el período postnatal residen en el área de la yema de la unidad pilosebácea y son capaces de repoblar la matriz del pelo y reinducir la formación de la papila dérmica y la glándula sebácea (8). Se ha postulado que las células de la yema migran periódicamente y pueblan la matriz del pelo y la glándula sebácea (7,13)

El número de glándulas sebáceas permanece constante a través de la vida, lo que se incrementa es el tamaño. El desarrollo y función de la glándula en el período neonatal está regulado por los andrógenos maternos y por la síntesis de esteroides endógenos. Un ligero incremento en la secreción de sebo ocurre a las horas de vida, alcanzando su pico en la primera semana para luego disminuir (14). Antes de la pubertad, la unidad pilosebácea consiste en un folículo prepuberal, con escaso componente sebáceo. Bajo la influencia de los andrógenos puberales, las unidades pilosebáceas se diferencian acorde a su localización y aumenta el tamaño de la glándula sebácea.

La glándula sebácea está compuesta por acinos, los cuales drenan a un ducto excretor compuesto por un epitelio escamoso estratificado que se continúa con la pared del canal pilar e indirectamente a la superficie de la piel. El ciclo de vida del sebocito comienza en la periferia de la glándula, en una capa basal altamente mitótica. En la medida que los sebocitos se diferencian, ellos acumulan cantidades crecientes de lípidos y migran hacia el ducto central. Eventualmente, los sebocitos más maduros vierten su contenido en el ducto de la glándula sebácea dando origen a la secreción holocrina llamada sebo. Los lípidos sebáceos se diferencian del resto de los lípidos de la superficie en que están compuestos de 12% de escualeno y 26% de esteres céreos en adición al colesterol, esteres de colesterol y triglicéridos comunes a ambos tipos de secreciones. Las células completan este recorrido en aproximadamente 1 mes.

Función de la glándula sebácea:

Debido a que el estatus de diferenciación del sebocito viene dado en parte por su contenido lipídico, nos detendremos un momento en evaluar algunas de las funciones de la glándula sebácea , entre ellas la producción de lípidos que originaran el sebo.

Producción de sebo:

El sebo es el lípido de secreción de la glándula sebácea. Ha mostrado tener acción antibacteriana ya que contiene Ig A la cual ha sido descrita capaz de inactivar bacterias, virus y otros materiales antigénicos. Además se ha demostrado que la secreción de la glándula sebácea juega un papel fisiológico en el metabolismo de la Vit E y en la comunicación del ser humano ya que excreta una cantidad de esteroides androgénicos que pueden actuar como ferormonas. Recientemente se ha mencionado al sebo como señal específica hormonal de la piel, generando señales que promueven la diferenciación epidérmica y la protección de la piel de los rayos ultravioleta.

Los principales lípidos contenidos en el sebo son los triglicéridos, ésteres céreos y el escualeno.

Se han descrito dos vías involucradas en la síntesis del sebo; la primera origina la síntesis de triglicéridos, esteres céreos y esteres de esterol, y la segunda media la síntesis de colesterol y escualeno. (15)

Siendo un intermediario en la síntesis de colesterol, el escualeno no se encuentra normalmente en grandes cantidades en el cuerpo humano. A pesar de ello, en sebocitos diferenciados puede ser secretado en distintas cantidades en el sebo.

El colesterol asequible en la superficie de la piel proviene en parte de las membranas basales de los queratinocitos, otra parte es tomada de la circulación por medio de los receptores LDL (se han demostrado receptores LDL en lo sebocitos), y otra parte sintetizado por el mismo sebocito. Las proteínas de membrana pueden contribuir al último proceso; en particular, las proteínas transportadoras de ácidos grasos (FATP/familia 27) son proteínas integrales transmembrana que captan los ácidos grasos de cadena larga en la célula (16).Para sintetizar lípidos, la glándula sebácea requiere energía, acetyl-CoA y NADPH, ambos pueden ser liberados a través de la B-oxidación de los ácidos grasos y el catabolismo de la glucosa. A través de la determinación enzimática de niveles de glucosa, glicógeno y NADPH han mostrado que el glicógeno y las concentraciones de glucosa disminuyen de la periferia al centro de la glándula sebácea; se ha demostrado que el metabolismo del glicógeno juega un importante rol en la lipogénesis sebácea (1). Recientemente se ha demostrado que el producto del gen ELOVL3, que pertenece a la familia de enzimas microsomales envueltas en la formación de ácidos grasos de cadena larga, tiene distintos grados de expresión en la glándula sebácea, y se ha detectado niveles de delta 6 desaturasa (desaturasa de los ácidos grasos) en la superficie de los sebocitos suprabasales, por lo cual se ubican estas células dentro de las grandes productoras de lípidos.

El sebo de los niños prepuberes contiene altas cantidades de ácidos grasos omega 9 y de omega 6 que son menos abundantes. A medida que la secreción de sebo aumenta, en respuesta a los andrógenos adrenales (en particular Dihidroandostenediona (DHEA)), la concentración de ácidos grasos omega 9 cae y se incrementa, la de omega 6, mientras que en sujetos con acné se incrementa el sapianato y sebalato (15)

Control de la glándula sebácea y de la diferenciación del sebocito:

Factores involucrados en la diferenciación molecular del sebocito:

• Hay dos grandes grupos de receptores hormonales detectados en el sebocito:

a.-Receptores para hormonas peptídicas y neurotransmisores:

Tres de los cuatro grupos de receptores de hormonas peptídicas y neurotransmisores están presentes en la piel humana.

Los primeros son llamados receptores de 7 dominios transmembranas. Contienen un dominio extracelular seguido por 7 segmentos de aminoácidos hidrofóbicos atravesando la membrana lipídica y llegando a un dominio carboxiterminal en el interior citoplasmático.

De estos tipos de receptores, están presentes en el sebocito los siguientes: 1.-Receptores de la hormona liberadora de corticotropina (CHR), tipo 1 2.-Receptores de melanocortina (MC)tipo 1 y 5: que muestran alta afinidad por la alfaMSH y ACTH. 3.-Receptores de gammaopioides: que ligan endorfinas 4.-Receptores del péptido intestinal vasoactivo (VIP) 5.-Receptores del neuropéptido Y 6.-Receptores del péptido del gen ligado a la calcitonina.

Un segundo grupo comprende los receptores del IGF-1 y el EGF que comprenden un simple dominio transmembrana con actividad intrínseca de tirosinasa

El tercer grupo está representado por el receptor de la hormona de crecimiento (GH) (17).

b.-Receptores de hormonas tiroideas y hormonas esteroideas:

Son moléculas solubles que intervienen en la regulación transcripcional promoviendo sus efectos biológicos. Algunos están localizados en el citoplasma y otros en el núcleo y todos operan dentro de la cromatina iniciando una cascada de señales. Ellas se asocian en el núcleo a una secuencia de DNA de específico reconocimiento llamada elemento de respuesta hormonal, De los que pertenecen a esta familia de receptores y están ubicados en el sebocito tenemos (17):

1. Receptores esteroideos:

1.1 Receptor androgénico

2.-Receptor de la familia tiroidea:

2.1 Receptor estrogénico tipo Beta

2.2 Receptor para el ácido retinoico

2.3 Receptor relacionado con activación del peroxisoma.

Actividad biológica de las hormonas en la diferenciación del sebocito

Hormonas sexuales: Andrógenos y estrógenos:

Las hormonas sexuales son importantes en el mantenimiento de la piel humana; el sebocito se convierte en el cerebro endocrino a nivel de este gran órgano (17). Las hormonas sexuales no actúan solas directamente sobre el sebocito, ellas utilizan complejos mecanismos que incluyen vías proinflamatorias para modificar la diferenciación del sebocito.

Andrógenos:

Muchas funciones de la piel, específicamente de los apéndices, están estrechamente vinculados con los andrógenos, que ejercen su acción a través de receptores nucleares (AR), éstos son factores de transcripción pertenecientes a la superfamilia de receptores nucleares esteroideos que existen como complejos poliméricos asociados a proteínas, las cuales incluyen las proteínas de shock 90,70 y 56 (18). Además, en el sebocito existen los genes FAR17 a y 17c, que han mostrado modular los efectos de los andrógenos y sus receptores en la glándula sebácea (19).

Los andrógenos son importantes para el crecimiento de la glándula y la diferenciación del sebocito en patologías como el acné vulgar, un desorden de la glándula sebácea que ha mostrado ser dependiente de los niveles de andrógenos a partir de la pubertad. (5, 19)

Los andrógenos circulantes DHEA-S y androstenediona producidos en la corteza adrenal llegan al sebocito , en donde se transforman en andrógenos más potentes como la testosterona y dihidrotestosterona quienes ejercen sus efectos en el sebocito promoviendo un aumento de la diferenciación. (18)Además la testosterona producida en las gónadas posterior a la estimulación a través de la LH/FSH y la GHRH, es capaz de llegar a la glándula sebácea, ahí bajo la acción de la 5 alfa reductasa tipo 1 se convierte en DHT que es el andrógeno con mayor potencia en la piel (18)

Estudios previos han demostrado que la glándula sebácea humana es además capaz de sintetizar colesterol de “novo” al igual que dispone de toda la maquinaria enzimática requerida para usar el colesterol y la DHEA como sustratos de la esteroidogénesis.(14). Para ello es esencial, la expresión en el sebocito de la enzima P450 que conlleva a través de una serie de pasos a la conversión de colesterol hasta DHEA y testosterona, con su posterior activación en el sebocito dando origen a la DHT a través de la 5 alfa reductasa (20,21,22)

Los andrógenos juegan un papel importante en el desarrollo de la unidad pilosebácea en la mayor parte del cuerpo, a pesar de ello la unidad pilosebácea responde de manera diferente a los andrógenos, ello ocurre dependiendo de su localización. Son bien conocidos los cambios que se producen en el vello en ciertas áreas de la cara después de la pubertad, al igual que la regresión al pelo terminal que ocurre en el cuero cabelludo en personas susceptibles.

¿Cuál es el mecanismo por el cual influyen los andrógenos en la glándula sebácea?

En sebocitos de ratones machos, los receptores de andrógenos se encuentran ubicados exclusivamente en el núcleo de los sebocitos basales y maduros, sin mostrarse en células en degeneración. En cambio en ratones hembras fueron encontrados en menor cantidad y de manera difusa en los compartimientos nucleares y citoplasmáticos en las células basales y en sebocitos maduros (23)

La testosterona incrementa el tamaño de la glándula sebácea, ya que los andrógenos actúan sobre la glándula sebácea estimulando la mitosis y la lipogénesis.

Los más efectivos andrógenos son los del grupo 17Bhidroxi como son la testosterona y 5 alfa-dihidrotestosterona (DHT). La DHT es considerado el metabolito más activo, él junto a la 5alfareductasa están localizados en la glándula sebácea. Se ha demostrado que la conversión de testosterona en DHT en glándulas sebáceas humanas se origina a través de la 5alfareductasa tipo 1. La presencia de 5alfareductasa tipo 1 en sebocitos ha sido confirmada por Chen quien localizó la enzima en el citoplasma de los sebocitos, particularmente los indiferenciados (24). La actividad de la 5 alfa reductasa ha sido encontrada más elevada en las glándulas sebáceas de la cara y cuero cabelludo.

El tratamiento con andrógenos y en particular DHT resulta en un incremento de la diferenciación terminal del sebocito y de la proliferación, lo cual es evidenciado por un incremento en la producción de lípidos sebáceos específicos como esteres de colesterol, escualeno y triglicéridos, todo ello como consecuencia terminal del efecto de la DHT sobre enzimas metabolizantes de lípidos donde la DHT incrementa los niveles de enzimas involucradas en la síntesis de triglicéridos (acetil-Coa carboxilasa, sintetasa de ácidos grasos, EAR-17c, glicerol fosfato aciltransferasa), escualeno y esteres de colesterol (HMG CoA reductasa y sintetasa, y transportadores de colesterol ligados al ATP) (19)

Los mRNA para el factor de transcripción de los ligandos de proteínas reguladores de esterol (SREBP en especial la 1a y 1c), son factores que regulan la expresión de enzimas involucradas en el metabolismo de colesterol y ácidos grasos, han sido sobreregulados por la estimulación de andrógenos en la glándula sebácea lo que demuestra que los andrógenos regulan la síntesis del sebo a través de la vía SREBP.

Además, los andrógenos regulan la expresión de transportadores ABC-1 que son responsables del flujo de colesterol en distintos tipos celulares, y pueden representar otra vía alterna de control para la síntesis de lípidos. (19)

Los andrógenos aumentan los efectos diferenciativos de los receptores de proliferación de peroxisomas gamma y recientes estudios sugieren una importante interacción postreceptor de los andrógenos con los derivados del ácido retinoico y la hormona de crecimiento (GH) (7), que regulan los cambios moleculares del sebocito.

En patologías como neoplasias gonadales o adrenales, genotipos XYY, síndrome de Cushing, síndrome de ovario poliquístico, hiperplasia adrenal congénitas, entre otras enfermedades donde hay exceso de andrógenos, se puede evidenciar un aumento en la producción de sebo (18)

La espironolactona, una droga que exhibe actividad antagónica con los andrógenos a nivel celular, inhibe la proliferación del sebocito, lo cual soporta una acción mediada por receptores. Además actúa inhibiendo la síntesis de testosterona, especialmente a altas dosis. Se usa a dosis altas de 100-200 mg día en dos dosis

El acetato de ciproterona es el prototipo de un antiandrógeno. Actúa por inhibición competitiva de la unión de la testosterona y DHT el receptor androgénico, y además inhibe la 5.3 beta HSD, disminuyendo la conversión de los andrógenos (18)

La Flutamida es otro potente antiandrógeno utilizado para el cáncer de próstata usado a dosis de 125-250 mg BID.

El gluconato de zinc reduce la acción de la 5 alfa reductasa, disminuyendo la producción de DHT y de sebo.

Todos estos hallazgos demuestran que los andrógenos juegan un papel en la diferenciación del sebocito, con sus implicaciones terapéuticas presentes y futuras en el manejo de las alteraciones en la diferenciación del sebocito.

Estrógenos:

Por muchos años se ha reconocido que los estrógenos juegan un importante rol en la homeostasis de la piel. Ellos no solo mejoran el contenido y calidad de colágeno, sino que mantienen la vascularización de la piel y tienen significativos efectos en el folículo y la glándula sebácea. Su unión a células específicas como el sebocito, se logra a través de los receptores estrogénicos (25).

Los receptores de estrógenos pertenecen a la superfamila de receptores nucleares, que están asociados a la proteína inhibitoria de shock (HSP). Cuando llega el ligando, el dímero receptor activado se asocia a las secuencias específicas de DNA de respuesta al estrógeno (ERE), que interactúa regulando secciones de genes blanco. Además el receptor de estrógeno interactúa con otros componentes celulares activando o desactivando genes de manera celular específica, y alterando el metabolismo celular (25). Existen dos tipos de receptores estrogénicos: el alfa y el beta; en el sebocito se expresan ambos, predominando en las células basales el ERbeta. Al contrario los receptores de andrógenos, predominan en el núcleo de células basales, y tienden a estar ausentes en células diferenciadas. Estos receptores pueden heterodimerizar en el sebocito, soportando la posibilidad de sinergismo o acciones inhibitorias entre los dos receptores(26).

Los estrógenos tienden a inhibir la actividad de la glándula sebácea en humanos, ellos actúan inhibiendo la producción de sebo y no tienen efecto en la división celular. Es problable que los estrógenos actúen además mediante la supresión de la secreción de andrógenos endógenos (1).

El 17-bestradiol incrementa la síntesis de IGF-I y subregula la expresión de receptores de IGF, por lo que de manera indirecta regula la sebogénesis. Fitoestrógenos como el “genistein”, probablemente regulan la diferenciación del sebocito a través de la regulación de los PPAR gamma y los EBP alfa y beta. Ambos, el estradiol y la testosterona, regulan además los CRH, actuando sobre el sebocito, directa e indirectamente. (17).

A pesar de la importancia potencial terapéutica de los estrógenos en la reducción de la producción de sebo, existen riesgos evidentes en su uso en hombres y mujeres.

Retinoides:

El retinol es un derivado esencial en la regulación del crecimiento celular y la diferenciación en tejidos epiteliales.

Mientras que pequeñas cantidades de retinoides promueven el crecimiento y diferenciación del sebocito, dosis mayores causan atrofia de la glándula sebácea y disminución en la producción de sebo.

Los retinoides inhiben la síntesis de lípidos en el sebocito de manera directa, inhibiendo las enzimas lipogénicas, e indirectamente, disminuyendo la proliferación celular; además los retinoides antagonizan el efecto de los andrógenos en la glándula sebácea.

Los retinoides actúan vía receptores nucleares específicos pertenecientes a la superfamilia de receptores nucleares (que incluye receptores esteroideos y PPARs), y actúan como reguladores transcripcionales ligando dependientes. Hay dos clases de receptores, el receptor de ácido retinoico (RAR) y el receptor de retinoides X (RXR). Cada clase de receptor contiene tres subtipos alfa, beta y gamma. La expresión de receptores es tejido-específica, es así como en las glándulas sebáceas del ratón predominan los RXR alfa, y en el humano los RAR gamma.

Dos distintas proteínas ligadoras de ácido retinoico (cRABPs) se han involucrado en la regulación de los niveles intracelulares de ácido retinoico y su posterior acción. El cRABP-I está encargado de inactivar los derivados del ácido retinoico, y los cRABP II facilitan la traducción de sus señales.

Los RAR, especialmente beta y gamma median los efectos antiproliferativos y antidiferenciativos de los retinoides, mientras que los RXR tienen efectos prominentes en la proliferación y diferenciación.

Los mecanismos que explican las acciones divergentes de los RAR y RXR no están claros. Se ha postulado que existe una activación de distintas vías de señales, que regulan la expresión de diferentes genes activadores e inhibidores. Mientras que los RAR funcionan sólo cuando forman heterodímeros con RXR, los RXR pueden actuar como homodímeros y heterodímeros y pueden interactuar con otros receptores como PPAR, receptor tiroideo y de la vitamina D, por lo que se ha llamado al RXR el blanco regulador de otros receptores nucleares. Los potenciales mediadores de señal de estos receptores incluyen múltiples factores de crecimiento y enzimas metabólicas. Los efectos estimuladores de diferenciación de los retinoides con RXR sugieren la demostración in vivo de la heterodimerización de los RXR con los PPAR.

Ha sido reportado que la administración de ácido 13cis-retinoico (isotretinoína) resulta en una marcada involución de las glándulas sebáceas y una reducción en el tamaño de las mismas. La isotretinoína además disminuye el crecimiento del Propionibacterium acnes y altera los patrones de queratinización dentro del folículo, inhibiendo la inflamación, disminuye la oxidación del 3alfahidroxiesteroide por el retinol deshidrogenasa resultando en una reducida formación de DHT y androstenediona, lo cual explica el efecto sebosupresor de la isotretinoína. El ácido 13-cis retinoico, que es un agente altamente efectivo en acné, se convierte rápidamente a nivel intracelular en ácido transretinoico, y es ese metabolito activo, el que ejerce su acción ligándose al RAR. (27,28)

Recientes estudios han demostrado que la isotretinoína reduce la proliferación celular, disminuye el radio de lipogénesis y modifica la diferenciación del sebocito. Se ha visto que los agonistas de receptores alfa, beta y gamma de ácido retinoico inhiben el crecimiento y diferenciación y además se ha demostrado que los agonistas selectivos de los receptores X de retinoides modifican la proliferación y diferenciación de los sebocitos.

La administración de ácido retinoico en sebocitos de ratones induce una rápida y transitoria expresión de factores transformadores de crecimiento (TGF) B2, B3 en las glándulas sebáceas lo cual reduce la proliferación celular y la lipogénesis en estos cultivos y sugiere que estos factores de crecimiento pueden mediar el efecto del ácido 13-cisretinoico en la glándula sebácea. Además el ácido 13-cis retinoico causa un arresto en el ciclo celular, con consecuente disminución de la síntesis de DNA, incremento de p21 proteína y disminución de ciclina D1. Todo esto conlleva a una disminución de sebocitos viables(29), que en conjunto genera una inducción de la apoptosis en el sebocito (reflejada por un aumento de la anexina y de la caspasa3, no alterada por antagonistas RAR) todo ello muestra al ácido 13 cisretinoico como un excelente regulador de la síntesis de sebo, por vías dependientes e independientes de los RAR. (29).

La naturaleza de los retinoides y sus análogos sintéticos juegan un importante rol, no sólo a nivel del sebocito, sino tienen un potencial rol en oncología. El ácido transretinóico ha sido usado en el tratamiento de leucemia promielocítica aguda, cáncer de piel, Sarcoma de Kaposi y linfoma (30). Los retinoides ejercen su acción antiproliferativa gracias a su unión con receptores RXR actuando sobre sus factores de transcripción. Todo esto los convierte en potenciales drogas para el tratamiento de enfermedades con alteración en la diferenciación y proliferación celular (31)

Interesantemente, otros agonistas de RAR beta y gamma como el adapaleno, y el ácido retinoico tópico disminuyen el crecimiento celular y la diferenciación del sebocito. (32)

Receptores activados de proliferación del peroxisoma (PPAR) y receptores de farnesoide X (FXR)

Los PPAR son receptores de hormonas nucleares ligados a la superfamilia de receptores esteroideos/tiroideos. Estos receptores se han nombrado acorde a su capacidad de inducir la proliferación de los peroxisomas, que son organelos celulares que intervienen en el metabolismo celular. Ellos están involucrados en el control de genes que codifican proteínas asociadas al metabolismo lipídico, particularmente aquellas de B-oxidación del peroxisoma y son activadas por concentraciones fisiológicas de ácidos grasos, fibratos, drogas hipolipemiantes y herbicidas. En el sebocito se han identificado los PPAR alfa, beta y gamma. Todos los PPAR dimerizan con los RXR y se ligan a regiones específicas en el DNA. Estas secuencias son llamadas PPRE. Generalmente esta secuencia ocurre en la región promotora del gen y cuando se une el ligando al PPAR, la transcripción de los genes blanco son incrementadas o disminuidas, dependiendo del gen. La función de los PPAR es modificada por un gran número de coactivadores y corepresores que pueden a su vez inhibir o estimular la función del gen. (7,17,)Esta activación de los PPAR requiere de formación de AMP cíclico. (33,34,35,).

Los FXR son receptores que tienen como ligandos el farsenol y la hormona juvenil III y son capaces de inducir la proliferación del queratinocito. Estos receptores pueden ser ubicados en el sebocito (34).

La activación de los PPAR gamma y alfa por sus respectivos ligandos, la thiazolidinediona y el fibrato inducen la formación de lípidos en cultivos monocapa de sebocitos y promueven los efectos de diferenciación de los andrógenos. El ácido linoleico y la carbaprostaciclina, ambos ligandos activados de los PPAR beta y alfa, fueron más efectivos, pero menos específicos en estimular la formación de lípidos. El ácido linoleico estimula significativamente la maduración del sebocito, más que otros tratamientos, lo cual apoya el rol que tienen los ácidos grasos de cadena larga en el estadío final del sebocito maduro diferenciado. Cuando se suma DHT a los activadores de PPAR, se potencia el efecto de formación de lípidos sobre todo el mediado por PPAR gamma, lo cual lo convierte en un paso decisivo en la diferenciación del sebocito influenciado por andrógenos. (7,17,34,36,37,38,39,40,41,42)

El tratamiento con ácido araquidónico (AA), el directo precursor del leucotrieno B4, un natural ligando del PPAR alfa ha demostrado ser un potente inductor de la formación de lípidos en cultivos de sebocitos. Núcleos fragmentados, característicos de células apoptóticas, fueron observados en sebocitos inmortalizados (SZ95), con abundantes vacuolas lipídicas en su interior posterior a la administración de AA. La síntesis de AA fue estimulada por las prostanglandinas E2 (7,34,37). Los PPAR gamma son activados por prostanglandinas, induciendo la diferenciación del sebocito.(43). También se han involucrado a los PPRA gamma en la regulación de la respuesta del sebocito al stress oxidativo, influyendo de esta forma en patologías cutáneas como el acné (44).Se ha determinado que el sebocito posee enzimas activas involucradas en la síntesis de leucotrieno B4 y prostanglandina E2 tales como son la lipooxigenasa 1 y la ciclooxigenasa 2 , y sus niveles están aumentados en la piel de la cara en pacientes con acné (45).De esta manera se involucra al proceso inflamatorio como disparador del crecimiento y diferenciación del sebocito.

El TNF alfa estimula a su vez la producción de ácido hydroxieicosatetranoico (HETE) que es un ligando natural de PPAR gamma y es producido por el sebocito. El tratamiento de pacientes con acné con zileuton, un inhibidor de la 5 lipooxigenasa conlleva a una reducción en la síntesis de sebo y en el número de lesiones (17).

La expresión de PPAR gamma fue subregulada por el fitoestrógeno genistein (18)

Estos hallazgos son compatibles con el concepto de que la expresión de la unión de los andrógenos con los PPAR gamma juegan un rol significativo en la iniciación de la diferenciación, mientras que la acción de los ácidos grasos de cadena larga con PPAR beta finalizan la maduración del sebocito induciendo la formación de lípidos.(7,39,40)

También se han involucrado como factores reguladores de la diferenciación del sebocito a las proteínas ligadores de CCAAT (C/EBPs), que son miembros de la familia de las “zipper Basic leucinas”, que son factores de transcripción que regulan la homeostasis de la piel de ratones y humanos. Se han encontrado C/EBP alfa y beta en el sebocito interactuando durante el proceso de diferenciación en estrecha relación con los PPAR beta, sugiriendo un importante rol de estos factores de transcripción que regulan la expresión de los PPAR beta (41,42). Además estudios de inmunohistoquímica ha mostrado abundancia de estos receptores (EBP alfa y beta en las capas basales de la glándula, en especial en pacientes con nevus sebáceo, lo cual los ubica dentro de los primeros estadios de diferenciación del sebocito. (42)

Los estudios realizados por Rosenfield (38) sugieren que la expresión de PPAR alfa juega un papel en la parte inicial de la lipogénesis de los sebocitos, los PPAR gamma 1 está involucrada en la transición de los sebocitos en estadios tempranos de diferenciación y permiten dar origen a sebocitos medianamente diferenciados, con vacuolas en su interior (proceso aumentado por estrógenos), y los PPAR beta amplifican el proceso lipogénico en respuesta a la acumulación de ácidos grasos, y subsecuentes niveles libres de ácidos en el citoplasma que activan la apoptosis del sebocito. El mRNA de PPAR gamma fue detectado predominantemente en células inmaduras. Los PPAR beta en cambio parecen jugar un importante papel en los últimos estadios de diferenciación

A pesar de estos hallazgos tan contundentes que explican la función de los PPAR en la diferenciación del sebocito, recientemente han surgido estudios contradictorios del uso práctico terapéutico de los ligandos de estos receptores.

En estudios realizados por Downie (39) en glándulas sebáceas aisladas humanas mantenidas en cultivo, los activadores de PPAR alfa y gamma han mostrado inhibir la lipogénesis sebácea y reducir la síntesis específica de escualenos y Triglicéridos, esto puede explicarse por los modelos utilizados. Las glándulas humanas en cultivo tienen más amplios grados de diferenciación que los cultivos primarios, y soportando estos hallazgos están los estudios de Srauss (1) que demuestran que la administración de ETYA a humanos voluntarios reduce la excreción de sebo mientras que los estudios de Venecia demuestran que al ácido clofibrico produce una inhibición dosis dependiente de la lipogénesis en el hamster. Estos hallazgos postulan que existen factores desconocidos presentes en los órganos completos y no en las monocapas de sebocitos que están envueltos en la modulación de los receptores PPAR. En estos estudios no hubo influencia de los receptores farsenoides en la lipogénesis del sebocito.

En estudios realizados por Trivedi (36) el uso de agonistas de los PPRA incrementaron los niveles de sebo en glándulas humanas. Todo esto hace más complejo la correlación de estudios in vivo e in Vitro de todos estos receptores pero los hallazgos más recientes indican que su estimulación conlleva a un aumento en la síntesis de sebo (36).

Los efectos a distancia de los PPAR dependen de la abundancia de sus isotipos, la competencia con otros factores de transcripción nuclear como el RXR, y el rol modulador de sus coactivadores y coexpresores, lo cual nos indica que el estudio de estos receptores todavía tiene fronteras amplias por explorar. (34,46)

Más interesante aún es la aplicación reciente de estos receptores, al igual que los RXR, en patologías como el cáncer, psoriasis, ateroesclerosis, diabetes, alcoholismo y esquizofrenia entre otras, siendo estos receptores de gran importancia, no solo en los sebocitos, al convertir sus agonistas y antagonistas en terapias potenciales que podrían sustituir en un futuro al uso de esteroides en enfermedades de piel. (47,48).

Factor de crecimiento epidérmico, Factor de crecimiento similar a la insulina (IGF-1) , insulina y hormona de crecimiento (GH)

El Factor de crecimiento epidérmico (EGF) ha demostrado jugar un rol importante en la diferenciación de los sebocitos.

Hay buena evidencia que sugiere que el IGF-1 juega un rol en la piel. En la glándula sebácea el IGF-1 ha sido localizado en los sebocitos diferenciados, pero no en los basales, con una expresión uniforme de los receptores de IGF en la glándula, lo que sugiere que el IGF-1 juega un rol importante en la diferenciación terminal del sebocito. Según estudios de Rosenfield, la administración de IGF-1 estimula la diferenciación del sebocito, sugiriendo un papel importante de este factor en el funcionamiento de la glándula sebácea. Los IGF-I median algunos de los efectos de los andrógenos induciendo una sobreregulación de la 5 alfa reductasa.

Bajas dosis de cortisol, aumentan los efectos proliferativos de la IGF-I por lo que los efectos del cortisol en la diferenciación celular son mediados por la presencia de otros factores de crecimiento.

La insulina a altas dosis estimula la proliferación del sebocito.(49)

La hormona de crecimiento estimula el crecimiento del órgano y la diferenciación celular. La GH aumenta el efecto de la DHT en la diferenciación del sebocito.

En el síndrome de ovario poliquístico existen altos valores de insulina e IGF-I que promueven el desarrollo del sebocito. Se han utilizado modalidades terapéuticas para disminuir los niveles de insulina como son la pérdida de peso, metformina, thiazolidinedionas y D-chiro-inositol, todos estos medicamentos actúan indirectamente inhibiendo la proliferación del sebocito.

Estudios recientes indican que la dieta alta en lácteos provenientes de la vaca puede ser rica en hormonas como IGF-1, DHT, EGF y prostanglandinas, entre otras sustancias que pudieran estimular la exacerbación de las lesiones de acné incrementando la diferenciación del sebocito (50,51).

Interleuquina 1

La IL 1 alfa ha sido demostrada en el ducto y en la glándula sebácea por inmunohistoquímica. Más recientemente ha sido demostrado que IL1alfa inhibe la diferenciación sebácea pero no afecta la proliferación. A pesar de ello las glándulas sebáceas muestran cambios morfológicos con IL1alfa resultando en la hiperqueratinización del lumen de la glándula sebácea.

Otras hormonas: prolactina,adrenalina y hormona tiroidea y luteinizante (LH), glucocorticoides:

La prolactina juega un rol en la función de la PSU en patologías como hirsutismo y seborrea, mediante los efectos que tiene en la estimulación de la producción adrenal de andrógenos. A pesar de ello hay receptores de prolactina en el sebocito cuya función aún no se conoce.

La hormona tiroidea estimula la producción de sebo, y se han encontrado receptores de hormona tiroidea en la glándula sebácea.

La epinefrina estimula rápidamente la lipogénesis en el sebocito, y está involucrada en la relación entre stress y acné.

Los glucocorticoides estimulan la proliferación del sebocito y estimulan la diferenciación a través de otros factores de crecimiento.

Los receptores de hormona luteinizante han sido localizados en piel en relación a las enzimas de la esteroidogénesis, por lo que su activación se relaciona con una síntesis incrementada de lípidos (17)

Neuropéptidos y diferenciación del sebocito:

Hormona corticotropina

En estudios in Vitro del sebocito, se han encontrado receptores de CHR y proteínas ligadoras de CHR que sugieren que esta hormona puede jugar un rol autocrino en regular la homeostasis de los lípidos en el sebocito.

Estimula la lipogénesis sebácea, lo cual lo convierte en una hormona significativa en patologías como acné y seborrea. La GH es capaz de regular la expresión de receptor CRH, indicando una posible interacción entre la GH/IGF-I con el eje hipotálamo hipófisis en la piel. Además es interesante que en el sebocito se han encontrado expresión de mRNA para CHR lo que indica que el sebocito es capaz de sintetizar esta hormona (7), al igual que la urocortina (péptido similar al CRH), actuando como moduladores de la respuesta del sebocito ante el stress. Se dice que las hormonas liberadas en stress estimulan la síntesis de sebo y la diferenciación del sebocito (52,53). Esto convierte a la glándula sebácea, en más que un apéndice cutáneo, podría más decirse que sería el cerebro hormonal de la piel.

Péptidos de proopiomelanocortina (POMC):

Las melanocortinas comprenden una superfamilia de péptidos que son codificados por el gen POMC. El producto de este gen comprende la hormona estimulante de melanocito (MSH), la Bendorfina, Blipotrofina, y adrenocorticotropina (ACTH) y constituye un buen ejemplo en la integración del sistema neurológico con el endocrinológico e inmune del organismo. Las melanocortinas exhiben sus efectos biológicos al unirse a receptores en la membrana plasmática que corresponden a la superfamilia de receptores

G. Existen 5 receptores de melanocortina (MC) y en el sebocito predominan el 1 y el 5. (53,54,55,56)

Existe evidencia creciente de que el sistema nervioso modula los efectos fisiológicos y fisiopatológicos que incluyen el crecimiento y diferenciación celular. La piel está localizada estratégicamente como una barrera entre el medio externo e interno, por lo cual, cualquier indicio de daño exhibe una señal localizada CRH/POMC análoga al eje hipotálamoadrenal como sistema de respuesta al stress. Interesantemente los sebocitos y sus receptores CRH a su vez se regulan con otras hormonas como la testosterona, estrógenos y GH. (52)

La ACTH actúa sobre la glándula sebácea de manera indirecta, promoviendo la síntesis de andrógenos adrenales y aumentando la síntesis de sebo. La producción de alfa MSH y ACTH puede variar significativamente con la luz ultravioleta incrementando la diferenciación del sebocito. (53)

En los sebocitos, el alfa MSH ha mostrado incrementar la proliferación y la síntesis de escualeno a través de los receptores MC1 y 5 y algunos autores postulan la unión cruzada entre el ACTH y el MC1R a nivel de sebocito para incrementar la síntesis de lípidos,(17,52,53,54,55,57) mientras que otros autores señalan sólo al MC5r como factor involucrado en la síntesis de lípidos por esta célula a nivel de los sebocitos bien diferenciados, constituyendo así un marcador de diferenciación celular (54,55)

B-endorfinas: Los sebocitos expresan receptores de Bendorfinas y responden a ella inhibiendo la proliferación inducida por EGF y estimulando la lipogénesis. Las B endorfinas incrementan la cantidad de ácidos grasos C16:0, C16:1, C18:0,1 y 2. en el sebocito. (58)

Sustancia P: induce la inflamación y respuesta inmune, además promueve la proliferación y diferenciación del sebocito. Recientemente, sebocitos rediferenciados han mostrado producir una endopeptidasa neutral con la orden de inactivar la sustancia P, y ha sido involucrada en patologías como el acné (57) Otro neuropéptido involucrado en el aumento de la síntesis de sebo es el péptido intestinal vasoactivo, cuyos receptores se han evidenciado en el sebocito (53)

Lípidos del sebo, y diferenciación del sebocito:

Existe una correlación in vivo entre el contenido de escualeno y el tamaño del sebocito, sobre todo en pacientes con acné.

Diferencias importantes se han encontrado entre pacientes con acné y controles, donde en los pacientes con acné hay niveles mas bajos de ácido linoleico. A pesar de ello hay una inversa correlación entre la secreción de sebo y los niveles de ácido linoleico en el sebo, donde la síntesis interna de lípidos puede diluir este metabolito esencial. La importancia del ácido linoleico estriba en su habilidad para suprimir el metabolismo del oxígeno en el neutrófilo y que estimula la proliferación del sebocito. Ahora, por qué en acné hay menos ácido linoleico. Se ha postulado que el ácido linoleico estimula los PPAR, aumenta la lipogénesis y sirve para la síntesis de otros ácidos grasos en el sebocito, y sucesivamente es diluído por el resto de los lípidos producidos en la glándula. (59).

En dermatitis seborreica, la Malassezia degrada el sebo dando origen a ácidos grasos a partir de triglicéridos, convirtiendo los ácidos grasos saturados en insaturados. Esta nueva secreción penetra y promueve inflamación e irritación en el cuero cabelludo, que perpetúa la síntesis de mayor número de ácidos grasos por el sebocito. (60). De tal manera existe una interacción entre inflamación, flora bacteriana, receptores PPAR y síntesis de sebo en crecimiento y diferenciación celular

Factores involucrados en la apoptosis del sebocito para dar origen al sebo:

Proteína bcl-2

La sobreexpresión de esta proteína permite el aumento del calcio mitocondrial, incrementando el potencial de membrana mitocondrial e inhibiendo la apoptosis mediada por staurosporina (que es un potente inhibidor de la proteinquinasa C fosfolípido-calcio dependiente).La Staurosporina es un inductor global de apoptosis de muchos tipos celulares que actúa disminuyendo el calcio mitocondrial, precediendo la activación de la caspasa (proteasa intracelular de cisterna) y su cascada que conlleva a la fragmentación del DNA. El radio entre las proteínas que promueven la apoptosis (bax) y el bcl-2 determinan la susceptibilidad de cada célula a sufrir de apoptosis. Ambas el bcl-2 y bax son blancos de la proteína supresora de tumores p53, la cual promueve el arresto celular o apoptosis en respuesta al daño del DNA(5). En células tumorales, el bcl-2 fue encontrado disminuído bajo tratamiento con retinoides, lo cual se asocia a un efecto antiproliferativo asociado a apoptosis de los retinoides en células tumorales. Los bclx son miembros de la familia de bcl2 genes que están involucrados en la apoptosis, existen 2 tipos de bcl el xl con actividad antiapoptósica, y el xs con actividad proapoptósica. Todos estos genes han sido identificados en el sebocito e influyen cada uno a su manera en la secreción y actividad apoptótica. (61)

Señales de fosfolípidos

Recientemente, las señales de fosfolípidos fueron reconocidas como un componente esencial de la apoptosis. Igual que una disminución en el calcio mitocondrial, la translocación de la fosfatidilserina del interior al exterior de la membrana plasmática ocurre como señal precoz de apoptosis previo a otros marcadores de apoptosis,como la activación de la 3 caspasa, fragmentación nuclear y cambios en la morfología celular. Por otra parte la caspasa representa una familia de proteasas intracelulares de cisterna, que juega un papel fundamental en la apoptosis celular en virtualmente todas las células de vertebrados. Ella interactúa con los bax/bcl y señales de fosfolípidos en particular la tipo 3.

Gen cMyc.

Pertenece a la familia de proteínas reguladoras del ciclo celular, denominadas por algunos autores oncoproteínas y juega un rol importante en enfermedades neoplásicas. Los gen cMyc juegan un rol en la proliferación, diferenciación y apoptosis, y recientes estudios in vivo demuestran que la expresión del gen Myc incrementa el tamaño de la glándula sebácea y la diferenciación epidérmica. (62,63,64,65).El gen Rac1 ejerce su acción en la epidermis regulando negativamente el gen Myc por lo que ambas sustancias juegan un rol significativo en la regulación global de las células madre de la glándula sebácea y de la piel. (65).

Acidos grasos, y ácido araquidónico:

El ácido linoléico, al igual que el araquidónico son capaces de inducir alteraciones en la cohesividad de sebocitos, cambios que inician el desarrollo de la apoptosis a nivel de los más maduros estadios de diferenciación. Se cree que en este paso influyen los PPAR beta (38).

Otros factores que influyen en la diferenciación del sebocito:

Envejecimiento cronológico, fotoenvejecimiento y glándula sebácea :

En la edad adulta, la glándula sebácea es sexo dependiente. En los hombres, no ocurren cambios en la producción de sebo hasta la octava década de la vida. En mujeres sin terapia de sustitución hormonal los niveles de sebo comienzan a caer después de la cuarta década, y ya en la sexta década han caído un 40%. La glándula sebácea es completamente renovadacelularmente en aproximadamente 1 mes. La reducción de los andrógenos decrecen esta renovación celular resultando en hiperplasia sebácea en los ancianos. El fotoenvejecimiento ha sido asociado con el desarrollo de tumores benignos y malignos de la glándula sebácea. Alta exposición acumulada a los rayos ultravioletas ha sido implicada también en el carcinoma de la glándula sebácea y su frecuente localización en cabeza y cuello. (66).

Muchos factores han mostrado afectar la diferenciación del sebocito en los ancianos, es así como los andrógenos y hormona de crecimiento, cuyos niveles disminuyen con la edad, se han involucrado en la disminución de la diferenciación celular y apoptosis, resultando en una glándula hipertrófica. Además la sobre expresión de genes como “Smad7” en estudios en ratones transgénicos adultos, conllevan a una hiperplasia de la glándula debido a que se bloquea la señal de traducción de la familia de factores transformadores de crecimiento B.

En pacientes genéticamente susceptibles con el incremento de la edad ocurre una desregulación de los genes reparadores hMSH 1 y 2, pudiendo conllevar a la aparición del Síndrome de Muir-Torre caracterizado por la aparición de múltiples epiteliomas, adenomas, queratoacantomas y carcinomas de la glándula sebácea.

Por último puede desarrollarse carcinoma de glándulas sebáceas en pacientes de edad post infección por VPH debido a una inactivación del gen p53 supresor por el virus que contribuye a la progresión del tumor.

Tratamientos inmunosupresores con azathioprina en pacientes con hiperplasia de la glándula sebácea pueden desarrollar carcinoma de la glándula por alteración en los genes reparadores del sebocito. Todos estos factores contribuyen a alteraciones en la diferenciación molecular del sebocito y a la posibilidad de desarrollo de hiperplasia sebácea y carcinoma de la glándula sebácea. (66)

Acidos grasos como el escualeno y tamaño celular :

El cultivo de sebocitos produce moderadas cantidades de escualeno así como paralelamente se exhibe un moderado incremento del tamaño celular durante la diferenciación del sebocito. Estos hallazgos confirmados en vivo, demuestran una positiva correlación entre cantidad de escualeno y tamaño celular especialmente en pacientes con acné. Otros compuestos como el ácido linoleico también estimulan la proliferación de sebocitos representando un factor inductor de acné. (67)

Alteraciones en la keratina y su relación con la diferenciación molecular del sebocito:

La glándula sebácea muestra una considerable heterogeneidad en la expresión de keratina, es así como algunos acinos expresan keratinas K1,5,7,10,14 y 17. En acné existe un incremento en la keratina 6,16 y 17 en la pared del comedón y se ha demostrado que la disminución de la queratina 10 se acompaña de incremento en la proliferación y diferenciación celular (68,69). En glándulas sebáceas de ratones K10-se ha mostrado un incremento en la producción de esteres céreos, triglicéridos y colesterol con un consecuente incremento en la diferenciación del sebocito.

Efectos de drogas como la isotretinoína ,ciclosporina, ácido aminolevulínico, e inhibidores de la aminopeptidasa y dipeptidilpeptidasa IV sobre el crecimiento y diferenciación del sebocito

Ciclosporina A: La glándula sebácea se ha considerado generalmente en relación a patologías como el acné y seborrea. Los efectos sebostáticos y antiproliferativos de la isotretinoína y los antiandrógenos han sido ampliamente estudiados. En contraste poca atención se le ha dado a componentes que agrandan la glándula sebácea como la ciclosporina A. Los tumores de la glándula sebácea son raros, 10-16% de los pacientes organotransplantados con consumo de ciclosporina desarrollan hiperplasia de la glándula sebácea comparado con 1% de los no inmunocomprometidos. La ciclosporina A induce hiperproliferación de sebocitos no diferenciados y un arresto de la diferenciación de los sebocitos maduros conllevando a mayor presencia de hiperplasia de la glándula sebácea (70).

Otras drogas que han influído en la diferenciación del sebocito son las siguientes:

Acido 5 aminolevulínico: Se ha demostrado que el sebocito puede ser blanco de la terapia fotodinámica con ácido aminolevulínico . Recientemente muchos autores han reportado la eficacia de este procedimiento en pacientes con acné. El ácido 5 aminolevulínico induce protoporfirina IX que tiene selectividad por la glándula sebácea. En estudios experimentales en sebocitos SZ95 las vacuolas lipídicas fueron excluídas por la presencia de protoporfirina IX lo cual alteró la diferenciación del sebocito. (71).

AINES: Estudios recientes han demostrado que las drogas antiinflamatorias pueden ser utilizadas en pacientes con acné. El uso de inhibidores de la lipooxigenasa muestran una reducción del 65% de los lípidos totales del sebo un 80% de los ácidos grasos libres y de los lipoperóxidos resultando en una inhibición de la diferenciación del sebocito.

Agentes sensibilizadores de la insulina: metformina: Los agentes sensibilizadores de la insulina promueven la pérdida de peso corporal y disminuyen los niveles de insulina plasmática. Dosis de 500 mg TID disminuyen la producción de insulina e indirectamente pueden disminuir la proliferación y diferenciación del sebocito. (72).

Isotretinoína: El mecanismo de acción de la isotretinoína que involucra a la glándula sebácea está enmarcado en una marcada actividad sebosupresora de hasta 90% con modificación de los lípidos cutáneos, aumento de los esteroides libres y ceramidas y disminución de lso glicéridos y ácidos grasos libres, con disminución del tamaño de la glándula sebácea e inhibición de la proliferación del sebocito a través de su acción sobre los receptores de retinoides y los PPAR. (73).

Inhibidores de la aminopeptidasa o dipeptidasa IV: La síntesis de DNA de las células de la glándula sebácea es inhibida por la administración de inhibidores de la aminopeptidasa (APN) y/o dipeptidasa (DP) IV. Se ha mostrado que peptidasas de la membrana como DPIV y APN juegan un papel importante en la activación clonal de las células inflamatorias. La supresión de estas enzimas específicas tiene un sustrato similar expresado en las células sebáceas que inhibe la síntesis de DNA en estas células.

Estas drogas tienen importancia potencial en el tratamiento de patologías dermatológicas asociadas con hiperproliferación y alteración de la diferenciación del sebocito, tales como condiciones benignas (acné, erupciones acneiformes, esteatocitoma, nevus sebáceos, hipertrofia de la glándula sebácea, seborrea) y malignas (cáncer de la glándula sebácea). (74,75).

Adapaleno: es un retinoide sintético que interactúa con los RAR beta y gamma inhibiendo la proliferación y diferenciación del sebocito. (76)

Recientemente basados en el conocimiento adquirido en la influencia de factores hormonales sobre la diferenciación del sebocito, se están incrementando la creación de hormonas tópicas que interfieran con la producción de sebo. Tal es el caso de lociones en alcohol de acetato de ciproterona que han sido útiles en el tratamiento de pacientes con acné, al disminuir la diferenciación y proliferación del sebocito (77).

Otras citoquinas y diferenciación del sebocito:

Se ha demostrado que la IL alfa, el factor de necrosis tumoral alfa, el interferón gamma, el factor transformador de crecimiento B2 y B3 inhiben la lipogénesis en cultivos de sebocitos. Estos experimentos confirman que las citoquinas que median las lesiones infundibulares y la inflamación con alteración de los queratinocitos en el ducto, realizan un feedback negativo inhibiendo la secreción de sebo y muestran que el TGFB2 y 3 pueden actuar en la glándula sebácea mediando los efectos del ácido 13-cis retinoico.(78).

Conclusiones:

  • La Diferenciación del sebocito es un proceso complejo que permite dar origen al sebo y a las hormonas producidas por la glándula sebácea.
  • Existen múltiples factores involucrados en la regulación de este proceso, entre ellos la carga genética, los PPAR, Receptores de retinoides, mediadores neuroendocrinos y los factores de crecimiento, convirtiendo a la inflamación en un disparador importante del crecimiento y diferenciación celular.
  • El sebocito contituye un modelo experimental de importancia creciente para el estudio de estos factores y su aplicación en Dermatología.
  • El sebocito lejos de ser un fósil sin futuro, representa una fuente importante de información para entender el crecimiento y diferenciación celular, así como los factores que lo regulan, sirviendo como fuente para resolver muchos enigmas que aún persisten en las enfermedades dermatológicas.
  • Como dermatólogos debemos aprender a ver el mundo en varios sentidos, si la investigación actual nos guía hacia todos estos avances, debemos remontarnos y aplicar estos descubrimientos en la práctica diaria.

Bibliografía

1.-Downie M, Guy R, Kealey T. Advances in sebaceous gland research:potential new approaches to acne management. International Journal of Cosmetic Science, 2004, 26, 291-311.

2.-Zouboulis C. Sebaceous gland in human skin-the fantastic future of a skin appendage. J. Invest of Dermatol. 2003 120 (6) XIV-XV.

3.-Zouboulis C, Xia L, Detmar M, Bogdaboff B, Giannakopoulos G, Gollnick H, Orfanos C. Culture of human sebocytes and markers of sebocytic differentiation in vitro. Skin Pharmacol. 1991; 4(2):74-83.

4.-Cunliffe W, Gollnick H. Acné. Diagnóstico y tratamiento. 2003 Fasciculo 1 Ediciones Martín Dunitg . 3-15

5.-Wróbel A, Seltmann H, Mandt N, Zouboulius C et all. Differentiation and apoptosis in human Immortalized sebocytes. J Invest Dermat 2003 120: 175-181.

6.-Jenkinson D, Elder H, Montgomery I, Moss V. Comparative studies of the ultraestructure of the sebaceous gland. Tissue Cell. 1985;17(5):683-98.

7.-Deplewski D, Rosenfield R. Role of hormones in pilosebaceous Unit Development. Endocr Rev 2000, 21 (4) 363-392.

8.-Barthel B,Aberdam D. Epidermal stem cells. JEADV 2005 19,405-413.

9.-Takeda H, Lyle S, Lazar A, Zouboulis C, Smith I, Watt F. Human sebaceous tumors harbor inactivating mutations in LEF1. Nat Med. 2006 Apr,12 (4):395-97.

10.-Allen M, Grachtchouk M, Sheng H, Grachtchouk V, Wang A, Wei L, Liu J. Ramirez A, Metzger D, Chambon P, Jorcano J, Dlogosz A. Hedhehog signaling regulates sebaceous gland development. Am J. Pathol. 2003;163(6):2173-8.

11.-Nieman C, Unden A, Lyle S, Zouboulis C, Toftgard R, Watt F. Indian hedgehog and beta-catenin signaling:role in the sebaceous lineage of normal and neoplastic mammalian epidermis. Proc Natl Aced Sci USA 2003; sep 30 Suppl 1:11873-80.

12.-Botchkarev V, Sharov A. BMP signaling in the control of skin development and hair follicle growth. Differentiation 2004 72:512-526.

13.-Botchkarev V, Fessing M. Edar Signaling in the control of hair follicle development. J. Invest Dermatol Symp Proc. 2005 10:247-251.

14.-Zouboulis C. Acne and sebaceous gland function. Clin Dermatol. Sept- Oct 2004; 22 (5):360-6

15.-Zouboulis C, Eady a, Philpott M, Goldsmith L, Orfanos C, Cunliffe W, Rosenfield R. What es the pathogenesis of acne?. Experimental Dermatology 2005:14:143-152.

16.-Schmuth M, Ortegon A, Mao-Qiang M, Elias P, Feingold K, Stahl A. Differential expression of fatty acid transport proteins in epidermis and skin appendages. J Invest Dermatol 2005 Dec;125 (6):1174-81.

17.-Zouboulis nC. The human skin as a hormone target and an endocrine gland. Hormones 2004, 3 (1): 9-26

18.-Zouboulis C, Degitz K. Adrogen action on humen skinfrom basic research to clinical significance. Experimental Dermatology 2004:13 (sp4):5-10

19.-Rosignoli C, Nicolas J, Jomard A, Michel S. Involvement of the SREBP pathway in the mode of action of androgens in sebaceous gland in vivo. Experimental Dermatology 2003:12:480-489.

20.-Rosenfield R, Deplewski D, Kentsis A, Ciletti N. Mechanism of androgen induction of sebocyte differentiation. Dermatology 1998;196(1):43-6.

21.-Fritsch M, Orfanos C, Zouboulis C. Sebocytes are the key regulators of androgen homeostasis in the human skin. J.Invest.Dermatol. 2001 116:793-800

22.-Zouboulis C, Chen W, Alestas T, Makkatonaki E, Seltmann H, Muller K. Sexual hormones utilize complex mechanisms to modulate sebocyte differentiation.Experimental Dermatology 2005:14 253-258.

23-Azzi L, Alfy E, Labrie F. Gender differences and effects of steroids and DHT on androgen and oestrogen alfa receptor in Mouse sebaceous gland. British journal of Dermatology. 2006 154, 21-27.

24.-Thiboutot D, Jaraba S, McAllister J. Human skin is a steroidogenic tissue:steroidogenic enzimes and cofactors are expressed in epidermis, normal sebocytes, and immortalized sebocyte cell line (SEB1). J Invest Dermat 2003,120 .905 914.

25.-Thornton M. The biological actions of estrogens on skin. Experimental Dermatology 2002:11:487-502

26.-Thornton M, Taylor A, Hulligan K, Al-Azzawi F, Lyon C. Oestrogen receptor beta is the predominant oestrogen receptor in human scalp skin. Experimental Dermatology, 2003:12:181-190.

27.-Zouboulis C. Exploration of retinoic activity and the role of inflammation in acne:issues affecting future direction of acne therapy. JEADV 2001, 15 (suppl3), 63-67.

28.-Zouboulis C, Krieter A, Gollnick H, Mishke D, Orfanos C. Progresive differentiation of human sebocytes in vitro is characterized by increasing cell size and altering antigen expression and is regulated by culture duration and retinoids. Exp Dermat 1994 Aug;3(4):151-60.

29.-Nelson A, Gilliland K, Cong Z, Thiboutot D. 13-cis retinoic acid induces apoptosis and cell cycle arrest in human SEB-1 sebocytes. J Invest Dermatol. 2006. March 30.

30.-Njar V, Gediya L, Purushottamachar P, Chopra P, Vasaitis T, Khandelwal A, Mehta J, Huynh C, Belosay A, Patel J. Retinoic acid metabolism blocking agents (RAMBAs) for treatment of cancer and dermatological diseases. Bioorg Med Chem 2006 Jul 1;14 (13):4323-40.

31.-Dawson M. Synthetic retinoids and their nuclear receptors. Curr Med Chem Anticancer Agents 2004 May;4(3):199-230.

32-Kim M, Ciletti N, Michel S, Reichert U, Rosenfield R. The Role of Specific Retinoid receptor in sebocyte growth and differentiation in culture. J. Invest Dermatol. 2000. 114:349 353.

33.-Rosenfield R, Pei-Yu P, Ciletti N. Sebaceous epithelial cell differentiation requires cyclic adenosine monophosphate generation. In vitro cellular and developmental biology-animal. 2002 38 (1):54-57.

34.-Kuenzli S, Saurat J. Peroxisome proliferator-actived receptor in cutaneous biology. British Journal of Dermatology 2003; 149:229-236.

35.-Svacina S. Metabolic PPRA receptors and skin. Vnitr Lek 2006 May;52(5):451-3.

36.-Trivedi N, Cong Z, Nelson A, Albert A, Rosamilia L, Sivarajah S, Gilland K, Liu W, Mauger D, Gabbay R, Thiboutot D. Peroxisome Proliferator-activated receptors increase human sebum production. J. Invest Dermatol. 2006 May 4.

37.-Kim M, Deplewski D, Ciletti N, Michel S, Reichert U, Rosenfield R. Limited cooperation between peroxisome proliferator-activated receptor and retinoid receptor agonist in sebocyte growth and development. Molecular Genetics and Metabolism 2001 74 (3) 362-369.

38.-Rosenfield R, Kentsis A, Deplewski D, Ciletti N. Rat preputial sebocyte differentiation involves peroxisome proliferator-activated receptor. J.Invest Dermatol 1999, 112:226-232

39.-Downie M, Sanders D, Maier L, Stock D, Kealey T. Peroxisome proliferator-activated receptor and farsenoid X receptor ligand differentially regulate sebaceous differentiation in human sebaceous gland organ cultures in vitro. British Journal of Dermatology 2004;151:766-775.

40.-Di-Poi N, Michalik L, Desvergne B, Wahli W. Functions of peroxisome proliferator-activated receptor (PPAR) in skin homeostasis. Lipids Nov 2004, 39 (11):1093-9.

41.-Di-Poi N, Desvergne B, Michalik L and Wahli W. Transcripcional repression of peroxisome proliferatoractivated receptor B in murine keratinocytes by CCAAT/enhancer-binding proteins. The Journal of Biological Chemistry. Nov 2005, 280 (46) 38700-38710.

42.-Chen W, Yang C, Sheu H, Seltmann H, Zouloulis C. Expression of peroxisome proliferator-activated receptor and CCAAT/enhancer binding protein transcription factors in cultured human sebocytes. J. Invest Dermatol 2003 Sept; 121 (3) 441-7.

43.-Tang Y, Zhou L, Gunnet J, Wines P, Cryan E, Demarest K. Enhancement of arachidonic acid signaling pathway by nicotinic acid receptor HM74A. Biochem Biophys Res Commun. 2006 Jun 23;345 (1):29-37.

44.-Zhang Q, Seltmann H, Zouboulis C, Konger R. Involvement of PPARgamma in oxidative stress-mediated prostanglandin E(2) production in SZ95 human sebaceous gland. J. Invest Dermat. Jan; 126 (1):42-8.

45.-Alestas T, Ganceviciene R, Fimmel S, Muller-Decker K, Zouboulis C. Enzymes involved in the biosynthesis of leukotriene B4 and Prostanglandin E2 are active in sebaceous glands.J Mol Med 2006; 84 (1):75-87.

46.-Mab M, Choi E, Schmuth M, Crumrine D, Uchida Y, Elias P, Holleran W, Feingold K. Basis for improved permeability barrier homeostasis induced by PPAR and LXR activators:liposensors stimulate lipid synthesis, lamellar body secretion and post-secretory lipid processing. J. Invest.Dermatol. 2006 Feb;126(2):386-92.

47.-Weindl G, Schafer-Korting M. Schaller M, Korting H. Peroxisome proliferator-activated receptors and their ligands:entry into the post-glucocorticoids era of skin treatment?. Drugs 2005;65(14):1919-34.

48.-Kim D, Bility M, Billin A, Wilson T, Gonzalez F, Peters J. PPARbeta/delta selectively induces differentiation and inhibits cell proliferation. Cell Death Differ. 2006 Jan; 13 (1):53-60.

49.-Smith T, Cong Z, Gilliland K, Clawson G, Thiboutot D. Insulin-like growth factor-1 induces lipid production in human SEB-º1 sebocytes via sterol response element-binding protein-1-J. Invest Dermatol 2006, Jun; 126 (6):1226-32.

50.-Bershad S. Diet and acne-slim evidence, again. J Am Acad Dermatol. 2005 Dec;53(6):1102.

51.-Danby W. Acne and milk, the diet myth and beyond. J Am Acad Dermatol 2005;52:360-2.

52.- Orlowski K, Schnitger E, Glass E and Zouboulis C. Corticotropin-releasing hormone skin signaling is receptor mediated and is predominant in the sebaceous gland. Experimental Dermatology 2004:13 567-591.

53.-Zouboulis C, Bohm M. Neuroendocrine regulation of sebocytes a pathogenetic link between stress and acne. Experimental Dermatology 2004:13 (sup4) 31-35

54.-Zhang L, Li W, Anthonavage M, Eisinger M. Melanocortin-5 receptor:a marker of human sebocyte differentiation. Peptides 2006 27(2) 413-420.

55.-Zhang L, Anthonavage M, Huang Q, Li W, Eisinger M. Propiomelacortin peptides and sebogenesis. Ann NY Academ Sci. 2003,994:154-161.

56.- OKane M, Murphy E, Kirby E. The role of corticotrophinreleasing hormone in immune-mediated cutaneous inflammatory disease. Experimental Dermatology 2006:15:143-153.

57.-Toyoda N, Nakamura M, Makino T, Togamura M, Morohashi M. Sebaceous gland in acne patients Express high levels of neutral endopeptidase. Experimental Dermatology 2002:11:241-247.

58.-Bohm,M, Ottaviani M, Picardo M, Zouboulis C, Standler S and Lugger T. B-endorphin modulates lipogenesis in human sebocytes. Experimental Dermatology 2004:13 567-591.

59.-Burkhart C. Clinical Assessment of acne pathogenesis with treatment implications. Int Pediatr, 2003; 18 (1):14-19.

60.-Ro B, Dawson T. The Rol of sebaceous gland activity and scalp microfloral metabolism in the etiology of dermatitis seborrheic and dandruff. J. Invest Dermatol Symp Proc. 2005 10:194-197.

61.-Thamboo T, Tan L, Tan S. Expresión of Bcl-x in normal skin and bening cutaneous adnexal tumors. J Cutan Pathol. 2006, 33:27-32.

62.-Honeycutt K, Koster M and Roop D. Genes involved in stem cell fate decision and commitment to differentiation play a role in skin disease. J Investig Dermatol Symp Proc 2004 9, 261-268.

63.-Arnold I, Watt F. cMyc activation in transgenic mouse epidermis results in movilization of stem cells and differentiation of this progeny. Current biology 2001, 11:558 568.

64.-Bull J, Pelengaris S, Hendrix S, Chronell C, Khan M, Philpott M. Ectoipic expression of cMyc in the skin affects the hair growth cycle and causes an enlargement of the sebaceous gland. British Journal of Dermatology. 2005 152: 1125-1133.

65.-Aznar S, Frye M, Glogauer M, Watt F. Stem cell depletion through eoidermal delection of Rac1. Science Aug 2005 309.933-935.

66.-Zouboulis C, Boschakow A. Chronological aeging and photoaeging of the human sebaceous gland. Clinical Dermatology. 2001 26,600.607.

67.-Zouboulis C. New concepts in understanding sebaceous gland function. Journal of the Academy of Dermatology and Venereology. 1995 5 :10

68.-Reichelt J, Breiden B, Sandhoff K, Magin T. Loss of keratin 10 is accompanied by increased sebocyte proliferation and differentiation. Peptides 2006 27 (2) 413-420.

69.-Hugues B, Morris C, Cunliffe W, Leigh L. Keratin expression in pilosebaceous epithelia in truncal skin of acne patient. British Journal of Dermatology 1996;134:247-256.

70.-Zouboulis C. Ciclosporin A induced sebaceous gland hyperplasia. British Journal of Dermatology. 2003 149, 193227

71.-Kosaka S, Kawana S, Zouboulis C, Hasan T, Ortel B. Targeting of sebocytes by aminolevulinic acid dependent photosensitization. Photochemistry and photobiology. 2005, 82 (2) 453-457.

72.-Zouboulis C, Piquero-Martin J. Actualidad y futuro del tratamiento sistémico del acné. Dermatology 2003 206:37-53.

73.-Piquero J. Isotretinoina: su uso racional en el acné del adolescente. Dermatol Pediatr Lat 2004; 2 (1):72-81.

74.-Thielitz A, Reinold D, Vetter R, Bank U, Helmuth M, Hartig R, Wrenger S, Wiswedel I, Lendeckel U, Kaen T, Neubert K et al. Inhibitors of Dipeptidyl peptidase IV and aminopeptidaseN target major pathogenetic step in acne initiation. J Invest Dermat. Jun 2006.

75.-Thielitz A, Reinhold D, Vetter R, Lendeckel U, Kahne T, Bank U. Possible role of DP IV inhibitors in acne therapy. Adv Exp Med Biol. 2006;575:163-7.

76.-Michel S, Jomard A, Demarchez M. Pharmacology of adapalene. British Journal of Dermatology 1998, 139 (Sup52),3-7.

77.-Traji F, Momeni A, Naji S, Siadat A. The efficacy of topical cyproterone acetate alcohol lotion versus placebo in the treatment of the mild to moderate acne vulgaris:a double blind study. Dermatol Online J. 2006 Mar 30; 12 (3):26.

78.-Downie M, Sanders D, Kealey T. Modelling the remission of individual acne lesions in vitro. British journal of Dermatology 2002; 147:869-878.