CAPITULO 78: Tratamiento de las micosis cutáneas

No cabe duda de que el incremento en la esperanza de vida, el uso de inmunosupresores, citostaticos y antibioticos cada vez mas potentes, el avance en las tecnicas quirúrgicas y procedimientos invasivos, entre otros, son factores que han favorecido el aumento de las infecciones fúngicas en el mundo.

Aunque muchos de los antimicóticos disponibles son útiles en infecciones localizadas, las infecciones severas, el aumento de la población susceptible incluyendo pacientes inmunosuprimidos, la resistencia a los antimicóticos, etc, hacen necesario que la investigación de nuevos antifúngicos continue.

Historicamente, el yoduro de potasio fué el primer antimicótico usado para la esporotricosis por De Beurmann y Gougerot en 1903.

La Nistatina, un antibiótico del grupo de los polienos fué descubierto en 1951 y ahora solo se usa tópico. Del mismo grupo químico, la anfotericina B, deoxicolato, fue el primer antifúngico sistémico, para uso intravenoso, descubierto en 1956. Por los problemas de dano renal que conlleva, se han desarrollado 3 formulaciones, con el mismo mecanismo de acción pero con mayor solubilidad y menor nefrotoxicidad: Anfotericina B en dispersión coloidal (Amphotec ®), complejo lípidico de anfotericina B (Abelcet ®), y la anfotericina B liposomal (AmbiSome ®).

La fluocitosina sintetizada como citostático en 1957, fue aprobada en EE.UU. como antifúngico oral en 1972.

La griseofulvina, útil solo para dermatofitos, fue usada por primera vez en humanos en 1958.

En 1967, el descubrimiento de los imidazoles, clotrimazol y miconazol, fue un gran avance en la terapia antimicótica. Vino luego, en 1971, el Ketoconazol, primer antifúngico oral de amplio espectro. A comienzos de los 80s se descubrieron los compuestos triazólicos: itraconazol y fluconazol. Mas recientemente, una segunda generación de triazoles ha sido aprobada: voriconazol y ravuconazol, derivados del fluconazol y posaconazol del itraconazol.

En la década de los 90s, fueron aprobados en el Reino Unido naftifine de uso tópico y terbinafina tambien de uso oral, que pertenecen al grupo químico de las alilaminas.

Mas recientemente, las equinocandinas: Anidulafungina y Micafungina, que actuan sobre la pared del hongo sin afectar la célula humana, tiene un amplio espectro de accion antimicótica (1, 2).

ANTIMICÓTICOS TÓPICOS

La terapia tópica esta indicada en formas no complicadas de tineas corporis, cruris y pedis, en formas localizadas de candidiasis cutánea y mucosa y en pitiriasis versicolor. No debe usarse en formas muy extensas o en pacientes inmunosuprimidos. La duración de tratamiento varía de 24 semanas y se aplica 1 o 2 veces al dia. Generalmente es insuficiente como monoterapia en tinea capitis y unguium.

Según su estructura química pertenecen a los siguientes grupos:

Polienos:

Anfotericina, nistatina. Solo son útiles topicamente para el tratamiento de Cándida. No se absorben por via oral y cuando se usan por esta vía es para disminuir localmente la flora. Comercialmente se consiguen como grageas y suspensión (gotas) para uso oral y óvulos para uso ginecologico.

Misceláneos:

Durante mucho tiempo se usaron sustancias queratolíticas, colorantes o secantes, sin actividad antimicótica específica como la tintura de Whitfield (ácido salicílico, ácido benzóico en alcohol o vaselina), violeta de genciana, sulfuro de selenio, propilen glicol, ácido undecilénico, piritionato de zinc, etc. Estas son antimicóticos débiles, que irritan o manchan, por lo cual se ha limitado. Incluimos aquí antifúngicos que no pertenecen a grupos específicos como Ciclopirox Olamina, haloprogin, de amplio espectro, tolnaftato, usado solo para dermatofitos y el clioquinol, que solo tiene interes historico.

Azoles: Imidazoles. El clotrimazol es el primer azol sintético de amplio espectro, útil para las dermatofitosis, la pitiriasis versicolor y la

candidiasis mucocutánea y vaginal. Se consigue como crema, polvo, spray y solución al 1% para aplicar 2 veces al día y crema y óvulos vaginales. Otros Imidazoles tópicos son: tioconazol, oxiconazol, miconazol, econazol, bifonazol, ketoconazol, isoconazol, omoconazol. Son de amplio espectro, la mayoría se consiguen en concentraciones de 1 2%, para aplicar 1 ó 2 veces al día y tienen una respuesta cercana al 80%, cuando se usan con indicaciones precisas. Se encuentran en cremas, lociones o champús para uso dermatológico. Triazoles: Terconazol se consigue como óvulos y crema vaginal.

Alilaminas:

Naftifina, terbinafina. Son muy útiles para dermatofitos y menos para candidiasis y pitiriasis versicolor. Emparentado con las alilaminas, la butenafina es un antifúngico tópico al 1% del grupo de las benzilaminas, con amplio espectro usado en tineas pedis, córporis y cruris por períodos cortos de tratamiento.

Morfolinas: Amorolfina. Es de amplio espectro contra dermatofitos, levaduras y mohos. Se consigue como laca para uñas al 5% (2, 3, 4).

ANTIMICÓTICOS SISTÉMICOS

Polienos: Anfotericina B Misceláneos: Fluocitosina, griseofulvina, yoduro de potasio. Azoles: Imidazoles miconazol, ketoconazol.

Triazoles de primera generación: itraconazol, fluconazol. Triazoles de segunda generacion: Voriconazol,

posaconazol, ravuconazol Alilaminas: Terbinafina. Equinocandinas: Caspofungina, anidulafungina, micafungina

Mecanismo de acción

La griseofulvina frena la división celular en la metafase e inhibe la formación de los microtúbulos actuando sobre la α y β tubulina, e interfiriendo con la síntesis de los ácidos nucleicos del hongo.

Las alilaminas inhiben la síntesis del ergosterol de la membrana de la célula fúngica a nivel de la enzima epoxidasa del escualeno.

Los azoles inhiben la enzima 14 demetilasa del lanosterol, dependiente del citocromo p 450, permitiendo que se acumule el lanosterol, que es tóxico para el hongo e impidiendo la síntesis normal de la membrana celular.

La amorolfina tiene 2 sitios de acción en la síntesis del ergosterol: sobre las enzimas 14 reductasa y 78 isomerasa.

La anfotericina B altera la permeabilidad de la membrana de la célula fúngica ya formada.

Las equinocandinas son sustancias semisintéticas que actúan en la pared de la célula fúngica inhibiendo de manera específica y no competitiva el complejo enzimático β (1,3)Dglucan sintetasa, lo que impide la formación de polímeros de glucan que es el mayor componente de la pared celular en la mayoría de hongos patógenos (5).

Indicaciones de terapia antifúngica sistémica en micosis cutáneas

La terapia sistemica está indicada en la tinea cápitis y barbae, las onicomicosis y en pacientes inmunosuprimidos. Son indicaciones relativas: cuando hay un compromiso muy extenso, en formas crónicas y recurrentes, cuando ha fallado la terapia tópica.

Antimicóticos sistémicos más usados en dermatología (6,7)

Griseofulvina

Es un antibiótico para uso oral, derivado del Penicillium griseofulvum, con espectro limitado, solo para dermatofitos. Comercialmente se consige en tabletas de 500 mg. Es poco soluble en agua y se absorbe mal en el tracto gastrointestinal. Para aumentar su absorción se debe ingerir con grasas o leche entera. Con este fin, tambien se ha usado la micronización (reducción del tamaño de las partículas). Es lipofílica y se une fuertemente a las proteínas plasmáticas, tiene metabolismo hepático por enzimas microsomales y es eliminada por las heces y orina como metabolitos no activos.

La droga es detectada en el estrato córneo 4872 horas después de iniciado el tratamiento, por difusión, sudoración y pérdida transepidérmica de fluidos, alcanzando concentraciones que exceden a las del suero. Sin embargo, sus niveles rápidamente descienden tanto en la sangre como en la piel, una vez suspendida la terapia. Los principales efectos secundarios son a nivel del tracto gastrointestinal (náuseas, vómito, epigastralgia, diarrea, hepatitis, etc.) y el sistema nervioso (cefalea al menos en el 15% de los pacientes, visión borrosa, vértigo, insomnio, etc.). Neutropenia y leucopenia ocurren ocasionalmente. Es fotosensibilizante (puede desencadenar un síndrome lúpico o una porfiria). En 57% de los casos se presentan reacciones alergicas, incluyendo brotes cutáneos. Las reacciones cruzadas con la penicilina y cefalosporinas son raras pero hay que usarla con cuidado en alergicos a la penicilina. Es teratogénica (categoría C en embarazo, según la FDA), puede producir un efecto antabuse con el licor y disminuir la eficacia de los anticonceptivos orales. Es útil para dermatofitos de los géneros Trichophyton, Microsporum y Epidermophyton. La dosis recomendada en adultos es de 500 mg a un gramo diario. En los niños es de 1520 mg/kg/día de la forma micronizada y 10 mg/kg/día de la ultramicronizada. La duración de la terapia en la tineas córporis y cruris es de 24 semanas, en la tinea pedis y manuum es de 48 semanas y en la tinea cápitis de 68 semanas o más (hasta quince días después de desaparecidas las lesiones clínicas y micológicas). En las onicomicosis de las manos debe prolongarse el tratamiento por 49 meses y en las de los pies, por un año o más, con bajas tasas de curación y altas recurrencias, por lo cual, no es la terapia de eleccion.

En cambio, la griseofulvina sigue siendo droga de primera elección en la tinea cápitis producida por Microsporum canis y en la tinea barbae (8).

Ketoconazol

Es el primer imidazol de amplio espectro por vía oral, se usa también en crema y champú al 2%. Comercialmente se consigue como cápsulas de 200 mg y suspensión oral. Requiere del pH ácido del estomago para su absorcion, por lo tanto esta se reduce cuando hay aclorhidria o con el uso de antiacidos y se aumenta cuando se toma con bebidas carbonatadas y con la comida. Se une a las proteínas plasmáticas, principalmente a la albúmina. Se distribuye en la orina, saliva, líquido articular, piel y tejidos blandos, pero penetra poco en el líquido cefalorraquídeo. Alcanza rápidamente la capa córnea por las glándulas sudoríparas ecrinas. Más lentamente, también alcanza la piel por el sebo y desde la capa basal epidérmica.

Es metabolizado en el hígado y se excreta en las heces a través de la bilis, entre 20 y 65% sin cambio y en la orina sólo 24% como droga activa, por lo cual, generalmente no requiere ajustar la dosis en pacientes con falla renal. La vida media es dependiente de la dosis y ésta permite una sola dosis al día. Los efectos secundarios son más frecuentes en el tracto gastrointestinal (nauseas, vómito, diarrea, dolor abdominal). Se han descrito fotofobia, depresión, prurito, reacciones de hipersensibilidad cutánea hasta anafilaxia, trombocitopenia, leucopenia y anemia hemolítica. Por inhibir el citocromo p450 interfiere con el sistema enzimático de la glándula suprarrenal, los testículos, el ovario, riñón e hígado y puede producir ginecomastia e impotencia. Atraviesa la placenta y es teratogénico. Es excretado en la leche materna y puede causar kernícterus al recién nacido. Una elevación asintomática de las enzimas hepáticas ocurre del 210% de los pacientes. En la mayoría de ellos se resuelve espontáneamente después de descontinuar la terapia. La incidencia de hepatotoxicidad es de 1:10.000 a 1:15.000 casos. El daño hepático se presenta con mayor frecuencia en mujeres entre los 4050 años, con dosis diarias de 200 mg. Esta parece ser una reacción idiosincrásica y los síntomas generalmente aparecen alrededor de los 2 meses de comenzar la terapia. Deben pedirse fosfatasas alcalinas, enzimas hepaticas incluida la gamaglutamiltranferasa y bilirrubinas, al inicio, cada 2 semanas por los 2 primeros meses y luego cada uno o 2 meses. La dosis diaria en los adultos oscila entre 200400 mg y en los niños es de 35 mg/kg/día con una duración de 28 semanas para tineas de la piel glabra. No es muy útil en tinea cápitis microspóricas y en las onicomicosis y puesto que requieren períodos de tratamiento tan prolongados, deben sopesarse los riesgos. En pacientes con candidiasis oral 200 mg/día por 12 semanas generalmente son suficientes, aunque en personas con SIDA, se requieren dosis mayores por más tiempo.

En la pitiriasis versicolor existen varios esquemas de tratamiento: 200 mg/día por 5 días, 400 mg única dosis o repetida a la semana siguiente o como profilaxis, 400 mg cada mes o 200 mg/día por 3 días cada mes. El ejercicio con el aumento de la sudoración incrementa la llegada de la droga a la piel.

También se ha usado en el tratamiento de blastomicosis no complicada, paracoccidioidomicosis, histoplasmosis y coccidioidomicosis.

Es fungistática por lo cual su uso se ve limitado en pacientes inmunosuprimidos; sin embargo se ha utilizado con éxito en pacientes con candidiasis mucocutánea crónica.

Por su efecto antiandrogénico es útil a altas dosis en el cáncer de próstata y en la pubertad precoz. A estas dosis es un efectivo inhibidor de la producción de cortisol y ha sido usado terapéuticamente en la enfermedad de Cushing con los efectos asociados a dosis altas. Por el poder antiinflamatorio sumado a su actividad antifúngica, se recomienda en la dermatitis seborréica y psoriasis del cuero cabelludo (2, 7).

Itraconazol

Es un triazólico de amplio espectro. Se presenta como cápsulas de 100 mg, suspensión oral y solucion inyectable de 250 mg para uso intravenoso.La formulación líquida de itraconazol tiene mejor absorción gastrointestinal en pacientes aclorhídricos y se debe dar al menos una hora después de comidas. Sin embargo uno de sus componentes, la ciclodextrina, produce diarrea en niños cuando se usa por más de una semana. Además, es mutagénico en ratas de laboratorio.

El itraconazol es altamente lipofílico, las cápsulas requieren de un medio ácido en el estómago para su absorción la cual se incrementa en presencia de alimentos y con bebidas ácidas como las colas. El 99.8% se liga a las proteínas plasmáticas o a las células sanguíneas. Alcanza altos niveles en tejidos queratinizados como la piel y las uñas, de 3 a 10 veces más que en el plasma, y estos niveles permanecen 34 semanas en la piel y 34 meses en las uñas, después de haber suspendido la droga. La persistencia en dichos tejidos depende de la dosis de itraconazol dada.

El estudio de la farmacoquinética del itraconazol en las uñas ha permitido conocer que la droga penetra a la uña por 2 vías: una es a través del lecho ungueal, tempranamente, alrededor de la cuarta semana y otra, a través de la matriz, un poco más tarde, al cuarto mes (9). Con dosis de 200 mg diarios por períodos de 3 meses se logran niveles 10 veces superiores que con dosis de 100 mg. Persisten en las uñas niveles fungistáticos, 6 meses después de suspendida la terapia. Esto ha permitido terapias cortas de 12 semanas para onicomicosis de los pies y 6 semanas para las uñas de las manos, con respuestas micologicas hasta del 80%. Más recientemente se han usado con éxito pulsos de itraconazol de 200 mg cada 12 horas por una semana cada mes, por 2 ciclos para el compromiso de las uñas de las manos y 3 meses para las de los pies, con respuestas semejantes: alrededor del 60% de curación clínica y micológica en tinea ungueum de los pies y cercana al 90% en las manos. Esto disminuye los costos, mantiene altos niveles en las uñas, merma el riesgo de resistencia y baja los niveles en sangre disminuyendo los efectos secundarios (10).

Otros tejidos en los que la droga alcanza altos niveles son el tejido adiposo, omento, endometrio, moco vaginal y cérvix. Se han encontrado bajos niveles de itraconazol en la orina, LCR y saliva. Es metabolizada en el hígado, el 35% es excretada como metabolitos no activos en la orina y 54% en las heces. Por lo tanto, debe controlarse el funcionamiento hepático en los pacientes que toman la droga; en insuficiencia renal no hay mucho problema con los niveles de la droga. En infecciones meníngeas y urinarias el itraconazol no alcanza niveles suficientes.

Por su mecanismo de acción a nivel del citocromo p450, específicamente la isoforma humana CYP3A4, puede tener interferencia con otras drogas que actúan a este nivel y aunque con mucha mayor afinidad por la célula fúngica, podría interferir con los esteroles de membrana de las células humanas. El pimozide, droga antipsicótica, y la quinidina, pueden causar arritmias cardíacas cuando se usan simultáneamente con el itraconazol (ver más adelante interferencia con drogas).

Se han descrito efectos secundarios entre el 7 y el 12.5%. Estos se presentan principalmente a nivel del tracto gastrointestinal con diarrea, dolor abdominal, vómito, etc. En la piel se pueden presentar desde brotes morbiliformes hasta eritema multiforme, pustulosis exantemática generalizada, reacciones fotoalérgicas y urticaria. Puede producir edema, hipertensión, hipertrigliceridemia, hipokalemia y raramente, neutropenia. Está contraindicado en pacientes con falla cardíaca congestiva. Se han descrito alteraciones de las enzimas hepáticas entre el 0.53%, generalmente leves o moderadas y casi siempre reversibles al suspender la terapia. Generalmente no produce alteraciones hematológicas, ni endocrinas pero es teratogénico (categoría C en el embarazo según la FDA) (2, 7, 11). El itraconazol es de amplio espectro, permitiendo su uso no sólo para dermatofitos sino también para Cándida (con respuestas del 90%) y algunos mohos como el Aspergillus.

Es activo contra la Cándida albicans pero menos efectivo contra otros géneros principalmente Cándida glabrata y tropicalis. Es útil contra dermatofitos, Malassezia furfur, Aspergillus, hongos dimorfos como Sporotrix schenkii, Histoplasma capsulatum, Blastomyces dermatitides, Paracoccidioides brasiliensis, los hongos dematiáceos responsables de la cromoblastomicosis y de las feohifomicosis, excepto en las formas cerebrales. En las tineas cápitis el M. canis parece menos sensible y no sirve para mohos como el Sytalidium hialinum y dimidiatum (este último antes llamado Natrassia mangiferae y Hendersonula toruloidea).

La dosis usada para adultos con lesiones en piel delgada y glabra es de 100 mg/día por 2 semanas o 200 mg/día por una semana con respuestas del 8090%. En zonas de piel gruesa, altamente queratinizadas como palmas y plantas, con la misma dosis se debe doblar el tiempo de tratamiento. Sin embargo, se han estudiado dosis más altas por períodos más cortos (pulsos de 400 mg/día por una semana), con resultados semejantes. En tinea cápitis se ha usado a dosis de 100 mg/día por 46 semanas (35 mg/kg/día), con respuesta variable, dependiendo del agente etiológico (12). En la pitiriasis versicolor 200 mg/día por una semana (la dosis total no debe ser inferior a un gramo). En candidiasis oral se recomiendan 100200 mg/día por 2 semanas, teniendo en cuenta que en inmunosuprimidos el tiempo de tratamiento debe ser prolongado. En candidiasis vaginal 200 mg/día por 3 días o 200 mg cada 12 horas un solo día, generalmente son suficientes (2, 7). (Para el tratamiento de las onicomicosis, ver tratamiento de las onicomicosis).

Fluconazol

El fluconazol es otro triazólico usado por vía oral e intravenosa. Comercialmente viene en cápsulas de 50, 150 y 200 mg y ampollas de 200 mg y suspensión pediátrica.

A diferencia del itraconazol es altamente hidrosoluble por lo cual es fácilmente absorbido, independiente del pH gástrico y de la comida. Esto constituye una ventaja en los pacientes con SIDA que son aclorhídricos.

Sólo el 11% está ligado a las proteínas del plasma, no se metaboliza en el hígado y el 80% es eliminado sin cambio en la orina. Por lo tanto, alcanza altos niveles en la orina (10 veces más que en el plasma), LCR (5090% de las concentraciones del plasma), esputo, líquido peritoneal, vagina, piel, uñas y sudor.

El mecanismo de acción es semejante al de todos los azoles pero su afinidad por los esteroles de la membrana de la célula fúngica es

10.000 veces superior. Los efectos secundarios en pacientes con SIDA alcanzan hasta el 16%. Estos incluyen cefalea, insomnio, alopecia generalmente transitoria, alteraciones a nivel de tracto gastrointestinal, brotes cutáneos de distinta severidad hasta la necrolisis epidérmica tóxica, trombocitopenia severa. Produce alteraciones de las enzimas hepáticas, generalmente transitorias y reversibles al suspender la terapia y es teratogénico. Es especialmente útil para levaduras como Cándida principalmente albicans. Menos sensibles al fluconazol son las Cándidas krusei, glabrata y tropicalis. Sirve también para el Cryptococo neoformans. Sólo ha sido aprobada por la FDA para candidiasis orofaríngea, esofágica y vaginal y para meningitis criptocóccica, incluso en niños. La duración de la terapia es variable y la dosis fluctúa de 100400 mg diarios para adultos dependiendo de la enfermedad, teniendo en cuenta que la mayoría de los pacientes son inmunosuprimidos. La dosis en niños es de 6 mg/kg/día (13). Se ha usado en hongos dimórficos como el Hystoplasma capsulatum, Coccidioides immitis y Blastomycis dermatidis. Aunque la sensibilidad de los dermatofitos al fluconazol es menor, su metabolismo permite altos niveles en los tejidos queratinizados, que persisten por períodos prolongados, pudiendo usarse en dosis única semanal. Para tineas córporis y cruris se han usado 150 mg semanales por 24 semanas con respuestas globales del 7892%. En infecciones fúngicas de palmas y plantas, el tratamiento no debe ser inferior a 4 semanas, con resultados favorables en el 7477%. Hay reportes aislados de respuesta en tinea capitis. En pitiriasis versicolor se han reportado respuestas del 74% con dosis única de 400 mg por vía oral. Hay un estudio con fluconazol champú al 2% con 81% de respuesta (2, 7).

Terbinafina

Pertenece al grupo químico de las alilaminas y se usa tópico y por vía oral. La presentación comercial es tabletas de 250 mg y crema y spray al 1%.

Su estructura química lo hace altamente lipofílico por lo cual se absorbe 8090% por vía oral y su absorción no depende de la presencia de alimentos. Se liga fuertemente a las proteínas plasmáticas y células sanguíneas, alcanzando altos niveles en la grasa, glándulas sebáceas, leche y en la queratina de la piel, el pelo y de las uñas, donde permanece después de suspender la droga. Después de descontinuarla persisten niveles terapéuticos en la piel por 23 semanas y en las uñas de los pies hasta por 9 meses.

Tiene metabolismo hepático y el 80% de la droga se excreta por el riñón, por lo cual requiere ajustar la dosis en enfermedad hepática y renal. Es fungicida in vitro (14). Se han han reportado efectos adversos en 10.411% de los casos, los más comunes son a nivel gastrointestinal, cefalea, trastornos del gusto (ageusia), alteraciones hepáticas reversibles. Se han descrito brotes cutáneos que van desde prurito, urticaria, eritema multiforme, necrolisis epidérmica tóxica, pustulosis exantemática generalizada y un brote como eritema anular centrífugo severo. Estos generalmente ocurren dentro de las primeras 4 semanas de iniciado el tratamiento. Raramente puede desencadenar o exacerbar lupus cutáneo o sistémico. No se han registrado efectos endocrinos, ni metabólicos, ni está comprobada su teratogenicidad. Ocasionalmente produce alteraciones hematológicas y hay una descripción de agranulocitosis. También puede producir exacerbación o inducción de una psoriasis de novo.

La inhibición de la isoenzima hepática CYP 2D6 puede llevar a niveles tóxicos de drogas que son metabolizadas por esta vía como inhibidores de la recaptación de la serotonina, bloqueadores beta adrenérgicos, antidepresivos tricíclicos, inhibidores de la MAO y antiarrítmicos clase IC. La terbinafina se ha usado con éxito en el tratamiento de las dermatofitosis. Hay un reporte de curación en un caso de Piedra negra del cabello. El Scopulariopsis brevicaulis es sensible In vitro. Los hongos dimórficos incluido el Sporotix schenkii y dematiáceos (mohos negros) han tenido respuesta a la terbinafina, igual que algunas bacterias. Aunque se ha encontrado respuesta de la Cándida parapsilopsis, en general las distintas especies de Cándida responden mal a la droga y definitivamente la terbinafina por vía oral no es útil para la Cándida albicans y Malassezia furfur.

Ha sido aprobada por la FDA para las tineas y se puede usar en forma tópica u oral, dependiendo de la extensión e indicación. Cuando se usa oral, la dosis recomendada para los adultos es de 250 mg diarios, por 24 semanas cuando la enfermedad compromete la piel delgada y hasta por 6 semanas si hay compromiso de palmas y plantas, con respuestas que oscilan entre el 80 y 90% (2, 7).

En países árabes y Europa se han publicado respuestas cercanas al 90% en Tinea capitis principalmente por Trichophyton violaceum y tonsurans, con dosis de 62.5 mg/día para niños menores de 20 kg de peso, 125 mg para pacientes entre 20 y 40 kg y 250 mg para mayores de 40 kg (15). La terbinafina en granulos fue aprobada por la FDA en 2007 para ninos mayores de 4 anos (16). La tinea capitis producida por Microsporum canis no es tan sensible a la terbinafina. (17).

Interacción de los antimicóticos sistémicos con otras drogas (2, 5, 18)

Drogas que pueden aumentar los niveles de los antimicóticos.

La hidroclorotiazida aumenta el fluconazol, la cimetidina y la ciclosporina incrementan la terbinafina.

Drogas que pueden disminuir sus niveles

La rifampicina puede disminuir los niveles de los azoles (keto,

fluco e itraconazol) y la terbinafina. La isoniacida disminuye el keto y el itraconazol.

Los barbitúricos como el fenobarbital disminuyen la griseofulvina, el ketoconazol, el itraconazol y la terbinafina.

La fenitoína, los antagonistas H2 de la histamina, el cizapride, hipolipemiantes como sinvastatin y lovastatin y la anfotericina B disminuyen los niveles del keto y el itraconazol.

La didanosina tiene un bufer para prevenir su destrucción por el pH ácido del estómago, que interfiere con la absorción del itraconazol.

Finalmente, la carbamazepina merma el itraconazol y el ketoconazol.

Drogas cuyos niveles pueden ser aumentados por los

antimicóticos

La griseofulvina y el ketoconazol pueden aumentar el nivel del alcohol.

El fluco, el keto y el itraconazol pueden aumentar los niveles de la warfarina, fenitoína, ciclosporina y los hipoglicemiantes orales.

El fluconazol y el itraconazol aumentan los niveles del tacrolimus y la amitriptilina y puede producir torsades de pointes con el cisapride.

El keto y el itraconazol aumentan los niveles de los antagonistas H1 de la histamina y la digoxina. Se cuestiona si el fluconazol aumenta los antagonistas H1 y si los niveles de la insulina, los corticosteroides y las benzodiazepinas (tiazolam, midazolam), el clordiazepóxido y la buspirona, puedan ser aumentados por el keto y el itraconazol.

El itraconazol administrado simultáneamente con bloqueadores de los canales del calcio (amlodipine, felodipine, nifedipine) puede producir edema de los tobillos y las piernas porque eleva sus niveles. La coadministración del itraconazol con el lovastatín y el sinvastatín está contraindicada porque inhibe su metabolismo resultando en altas concentraciones en sangre del hipolipemiante lo cual se ha asociado con rabdomiolisis.

El fluconazol disminuye la eliminación de la teofilina e incrementa su vida media.

La terbinafina puede llevar a niveles tóxicos de nortriptilina y decrece el aclaramiento de la cafeína y la teofilina.

Las drogas cuyos niveles pueden ser disminuidos por los antimicóticos La griseofulvina puede disminuir los niveles de la warfarina y

ciclosporina y la eficacia de los salicilatos.

Los anticonceptivos orales pueden interferir o disminuir los

niveles con la griseofulvina, el keto y el itraconazol y en forma

dudosa con el fluconazol. El keto y el itraconazol disminuyen los efectos de la antipirina.

En las Tablas números 15 se resumen los tratamientos sistémicos más usados para las tineas cápitis, córporis/cruris, pedis/manuum, pitiriasis versicolor y candidiasis mucocutánea.

LOS NUEVOS ANTIMICÓTICOS (1, 2, 6, 19)

Segunda generación de los azoles: voriconazol, posaconazol y ravuconazol

Voriconazol: Comercialmente se consigue para uso oral como tabletas de 50 y 200 mg, supensión oral con 40 mg/ml y para uso intravenoso Al igual que los otros azoles, su absorción después de la administración oral es adecuada para permitir su uso en la mayoría de los pacientes, alcanzando un 90% de biodisponibilidad luego de 12 horas de ser administrado. Su administración con alimentos disminuye la biodisponiblidad en un 24% pero la absorción no es afectada por el pH gástrico. La concentración pico en plasma se alcanza luego de 23 horas de su administración. No hay diferencias significativas en su farmacoquinética cuando se administra por vía oral o intravenosa. Se distribuye extensamente al tejido extravascular. Luego de metabolismo hepático vía citocromo P450 es eliminado en orina o bilis. Su aclaramiento puede disminuir en pacientes con alteración de la función hepática, por lo que se recomienda reducir de la dosis en ellos. En general los azoles son medicamentos bien tolerados cuando se usan adecuadamente, teniendo en cuenta sus interacciones medicamentosas. Todos pueden potencialmente elevar las enzimas hepáticas cuando son administrados por periodos prolongados, así que está indicado un monitoreo periódico de estas; se han reportado raros casos de falla hepática severa e incluso fulminante con el uso voriconazol. El desarrollo de un brote eritematoso generalizado con o sin prurito también puede presentarse. Reacciones cutáneas más severas como síndrome StevenJohnson se han reportado, principalmente en pacientes con enfermedades de base que están recibiendo otros medicamentos. Se han reportado reacciones cutaneas en el 2% de lo casos. Estas incluyen fotosensibilidad, queilitis, xerosis, acelerado fotoenvejecimiento, pseudoporfiria, carcinomas escamocelulares y melanomas (20, 21) Otros efectos tóxicos reportados con el voriconazol incluyen toxicidad ocular transitoria con visión borrosa, fotofobia, alteración en la visión de los colores. Esto se ha observado en el 30% de los pacientes en tratamiento inicial, comienza aproximadamente a los 1530 minutos de la administración del medicamento y se prolonga por 30 minutos. No es conocido el mecanismo por el cual se produce está alteración visual. Estudios histopatológicos de la retina no ha demostrado cambios ni secuelas permanentes. El voriconazol es catalogado por la FDA categoría D en el embarazo. Fue aprobado por la FDA en el 2002 para aspergillosis invasiva, candidemia, infección de tejidos profundos por Candida, candidiasis esofágica, infecciones serias por Pseudoallescheria, Scedosporium apiospermum y Fusarium spp. en pacientes intolerantes o refractarios a otros tratamientos. Es el más estudiado y caracterizado de estos nuevos triazoles.

Posaconazol: Se consigue en suspensión oral que contiene 40 mg/ml. Su ingestión concomitantemente con alimentos incrementa su absorción. El pico de concentración en plasma se alcanza a las 23 horas de su administración, pero estos picos son proporcionales a la dosis administrada (dosis mayor de 800 mg/día). Estudios realizados en ratones indican que el posaconazol sufre una significativa circulación entero hepática y es eliminado extensamente por bilis y heces. El posaconazol produce náuseas, vómito y dolor abdominal. Es catalogado por la FDA categoría C en el embarazo. Fue aprobada por la FDA como profilaxis de candidiasis y aspergilosis invasiva en pacientes mayores de 13 años con alto riesgo de desarrollar estas enfermedades debido a su inmunosupresión tales como recipientes de transplantes de medula ósea, con malignidades hematológicas o neutropénicos por quimioterapia y para candidiasis orofaringea incluidos los resistentes a fluco e itraconazol (22).

Ravuconazol: Existen pocos parámetros disponibles de farmacocinética de este nuevo azol aún en investigación. En los estudios preliminares se ha caracterizado por una vida media larga en plasma. En humanos se realizó un estudio aleatorio, doble ciego placebo controlado donde se comparó el ravuconazol 400 mg/día y fluconazol 200 mg/día para el tratamiento de esofagitis por Candida albicans en pacientes inmunocomprometidos encontrándose que el 86% de los pacientes tratados con ravuconazol tuvo curación total Vs el 78% de los pacientes bajo tratamiento con fluconazol (23). Gupta et al (24) evaluaron la eficacia, seguridad y farmacoquinética del ravuconazol vía oral por 12 semanas en 151 pacientes con onicomicosis del primer artejo, con compromiso mayor del 25%. Los regímenes usados fueron de 200 mg por día, 100 o 400 mg por semana y los compararon con placebo. Cuando usaron 200 mg/día la curación completa fue de 56%, mientras que con 100 mg/semana fue del 10%, con 400 mg/semana 8% y con el placebo: 15%.

Albaconazol Hace parte de este nuevo grupo de triazoles en desarrollo. Estudios realizados in vitro para comprobar su actividad en el tratamiento de la Malassezia spp. comparado con fluocitosina, fluconazol, ketoconazol, itraconazol y voriconazol han mostrado que tiene un perfil de actividad antifúngica similar.

Interacciones medicamentosas de los triazoles de segunda generacion

Las interacciones de los azoles son clasificadas en dos grandes grupos: aquellas que dan como resultado la disminución de las concentraciones en suero de los azoles y aquellas que producen incremento de las concentraciones en plasma de otro agente suministrado concomitantemente. La disminución de los azoles en plasma ocurre básicamente por dos mecanismos. El primero es por disminución del Ph gástrico que altera su absorción por ser altamente lipofílicos. Estudios preliminares muestran que el posaconazol en tabletas sufre una reducción del 40% en su absorción cuando es administrado simultáneamente con la cimetidina, no así cuando se usa en suspensión. El segundo mecanismo de disminución de los azoles en suero es vía inducción de su metabolismo por agentes que incrementan el metabolismo hepático de la citocromo P450. La intensidad de esta interacción depende de la afinidad relativa del azol y el medicamento coadministrado por una isoenzima específica, la concentración del medicamento en las células hepáticas y la susceptibilidad individual, lo que hace difícil predecir el efecto en un paciente dado. Debido a la similitud química del voriconazol con el fluconazol, similar espectro de interacciones medicamentosas se dan con estos dos compuestos, así que su uso concomitante con warfarina, fenitoina e hipoglicemiantes orales produce significativas interacciones.

Otro de los mecanismos por los cuales la coadministración de azoles y otros medicamentos lleva al aumento de estos últimos en plasma es la inhibición de la Pglicoproteína, un transportador a través de la membrana plasmática dependiente de ATP, envuelto en la absorción intestinal, penetración al cerebro y secreción renal de diversos agentes químicos, cuya inhibición por algunos azoles (itraconazol) lleva a neurotoxicidad por vincristina, y disminuye el aclarameinto renal de la digoxina. Aun se requieren más investigaciones para determinar si algunos de los Triazoles de nueva generación interactúan con la Pglicoproteína. Todos los azoles están contraindicados en pacientes ingiriendo cisaprida por su potencial efecto adverso cardiovascular.

Usos clínicos

Los nuevos azoles son mas activos que el itraconazol y fluconazol contra una amplia variedad de Candida: C. albicans, C. parapsilosis,

C. tropicalis, C. krusei y C. albicans aislada resistente a los azoles. Tiene actividad contra distintas especies de Aspergillus fumigatus, flavus, terreus, fumigatus), Scedosporium spp, Fusarium spp. Su espectro también cubre Cryptococcus neoformans, Trichosporum ashaii, hongos dimorfitos y dematiaceos. El posaconazol es activo contra la mayoría de Zygomycetos In vitro. En modelos animales de candidiasis y aspergillosis diseminada los tres nuevos medicamentos, mostraron ser efectivos tanto en pacientes normales como en inmunosuprimidos ya fuera de manera igual o superior a los azoles ya aprobados. Otros estudios realizados in vitro con Candida aislada de hemocultivos demuestran que la actividad de los nuevos triazoles supera al fluconazol e itraconazol.

Equinocandinas: caspofungina, anidulafumgina y micafungina (1, 2, 6, 19)

No se absorben por vía oral, solo están disponibles para administración en infusión intravenosa lenta y muestran concentraciones en plasma proporcionales a la dosis suministrada. Su vida media es de aproximadamente 1015 horas. El 95% se unen a las proteínas plasmáticas y se distribuyen en la mayoría de los tejidos, incluyendo el cerebro; sin embargo la concentración en LCR es baja.

Se metabolizan en el hígado y son lentamente excretadas en la orina y en las heces. Solo el 2% es excretada sin cambio en la orina. Caspofungina: No es necesario ajustar su dosis en pacientes con insuficiencia renal, pero si se requiere hacerlo en pacientes con una insuficiencia hepática moderada, no existe experiencia con insuficiencia hepática severa. Produce síntomas mediados por la histamina (brote, edema facial, prurito, sensación de humedad, broncoespasmo y anafilaxis), cefalea, náusea, vomito, fiebre, reacciones en el sitio de infusión, flebitis y anormalidades de laboratorio (elevación de las enzimas hepáticas, eosinofília, proteinuria y hematuria). Atraviesa la placenta y es embriotóxico en ratas y conejos y es catalogado por la FDA en categoría C en embarazo. Es la primera echinocandina aprobada por la FDA en 2001 para el tratamiento de aspergillosis invasiva que no responde a las terapias convencionales o para pacientes que no toleran otros tratamientos antifúngicos, para la terapia empírica de pacientes neutropénicos febriles a quienes se les presumen infecciones fúngicas, para el tratamiento de la candidemia y abscesos intrabdominales, perionitis e infecciones pleurales por Candida y para candidiasis esofágica. .

Anidulafungina: Estudios preclínicos de su farmacocinética en conejos, ratas y perros muestran una vida media de 30 horas, con concentraciones más altas en los pulmones y el hígado seguida por el bazo y los riñones. Como efectos adversos se han reportado toxicidad hepática, diarrea, hipocalemia, reacciones por infusión. Su eficacia ha sido probada tanto en modelos animales como en humanos normales e inmunosuprimidos con candidiasis superficial y diseminada, aspergilosis diseminada y en neumonía por P. carinii, en individuos inmunosuprimidos (22).

Micafungina: En los estudios preclínicos en animales se ha usado intravenoso a dosis 0,5, 1 y 2 mg/kg, con una vida media de 36 horas, logrando altas concentraciones en pulmón, hígado, bazo y riñón y aunque no alcanza niveles detectables en LCR, las concentraciones de la droga en el cerebro exceden el MIC para la mayoría de los hongos susceptibles. Se excreta en heces y orina, en está última menos de 1% sin cambio. No es metabolizado a través del sistema enzimático del citocromo p450. Efectos secundarios: cefalea, náuseas, escalofrío, disfunción hepática y renal, tromboflebitis, anemia hemolítica, leucopenia,

anafilaxis, reacción en el sitio de infusión, brote cutáneo. Categoría C en el embarazo Su eficacia ha sido probada en modelos animales con candidiasis diseminada, aspergilosis diseminada y pulmonar y en neumonía por

P. carinii en inmunosuprimidos. Aprobada por la FDA para candidiasis esofágica y como profilaxis en pacientes tranplantados de células hematopoyéticas (22).

Interacciones medicamentosas de las equinocandinas

El tacrolimus disminuye los niveles de caspofungina en sangre en aproximadamente un 20%, la ciclosporina la incrementa en un 35% y como puede aumentar las enzimas hepáticas, no se recomienda asociar su administración. La coadministración con sustancias que estimulan el aclaramiento de las drogas como efaviran, nelfinavir, nevirapine, fenitoina, rifampicina, dexametasona y carbamazepina, puede disminuir la concentración de caspofungina en plasma. Los fabricantes recomiendan aumentar la dosis de caspofungina a 70 mg/día en pacientes que estén recibiendo alguno de estos medicamentos. Con el uso de micafungina, no se han reportado interacciones medicamentosas.

Usos clínicos

Son altamente selectivas contra Candida spp. (C. albicans, C. tropicales, C. glabrata, incluso especies resistentes a los triazoles y polienos), Aspergillus spp. y Pneumocistis carinii. Pero tienen poca actividad contra C. neoformans y mohos endémicos debido a su poco contenido o ausencia de Beta 13 glucan sintetasa. Tienen variable actividad contra hongos dematíaceos pero son inactivas contra hialohifomicetos, zigomicetos y Trichosporum.

BIBLIOGRAFIA

  1. Dismukes WE, Pappa PG, Sobel JD. Clinical mycology, Oxford university press, New York, NY 2003
  2. Zuluaga A. Antimicoticos en Zuluaga A, Uribe C y Velásquez
  3. G. Terapia dermatologica, 3ª Edicion. Ed CIB, Medellin 2010:109134.
  4. Crawford F, Hollis S. Topical treatments for fungal infections of the skin and nails of the foot. Cochrane Database Syst Rev. 2007 Jul 18;(3):CD001434
  5. Huang DB, OstroskyZeichner L, Wu JJ, Pang KR and Tring SK. Therapy of common superficial fungal infections, Dermatol Therapy 2004;17:517522
  6. Zhang AY, Camp WL, Elewski BE. Advances in topical and systemic antifungals. Dermatol Clin. 2007;25(2):16583
  7. Loo DS. Systemic antifungal agents: an update of established and new therapies. Adv Dermatol 2006;22:10124
  8. Gupta A.K and Cooper E.A. Update in antifungal therapy of dermatophytosis. Mycopathologia 2008;166:353367.
  9. Elewski BE: Tinea capitis: a current perspective. J Am Acad Dermatol. 2000; 42: 120.
  10. Willemsen M, De Doncker P, Willems J, et al: Posttreatment itraconazole levels in the nail. J Am Acad Dermatol. 1992; 26: 7315.
  11. Del Rosso JQ and Gupta A: The use of intermittent itraconazole therapy for superficial mycotic infections: a review and update on the “one week” approach. Int J Dermatol. 1999; 38: S2839.
  12. Chang CH, YoungXu Y, Kurth T, Orav JE, Chan AK. The safety of oral antifungal treatments for superficial dermatophytosis and onychomycosis: a metaanalysis.Am J Med. 2007 Sep;120(9):7918
  13. AbdelRahman SM, Powell DA and Nahata MC: Efficacy of itraconazole in children with Trichophyton tonsurans tinea capitis. J Am Acad Dermat. 1998; 38: 436.
  14. Niewerth M and Korting HC: The use of systemic antimycotics in dermatotherapy. EJ Dermatol. 2000; 10: 155 160.
  15. Moossavi M, Bagheri B and Scher RK: Systemic antifungal therapy. Dermat Clin. 2001; 19: 3552.
  16. Nejjam F, Zagula M, Cabiac MD, et al: Pilot study of terbinafine in children suffering from tinea capitis: evaluation of efficacy, safety and pharmacokinetics. British Journal of Dermatology. 1995; 132: 98105.
  17. MeadowsOliver M. Tinea capitis: diagnostic criteria and treatment options. Dermatol Nurs 2009;21(5):281286.
  18. Gonzalez U, Seaton T, Bergues G, Jacobson J. MartinezManzon C. Systemic antifungal therapy for tinea capitis in children. The Cochrane collaboration 2009. Issue 4:175.
  19. Gupta AK, Katz HI and Schear NH: Drug interations with itraconazole, fluconazole, and terbinafine and their management. J Am Acad Dermat. 1999; 41: 237249.
  20. Escobar CM and Zuluaga A. Nuevos antimicóticos y su uso en dermatología. Med Cutan Iber Lat Am 2004;32(6):231 242.
  21. Cowen E.W, Nguyen J.C, Miller D, McShane D, Arron S.T, Prose N.S, Turner M.L and Fox L.P. Chronic phototoxicity and agressives squamous cell carcinoma of the skin in children and adults during treatment with voriconazole. J Am Acad Dermatol 2009;62:3137.
  22. Miller N.D, Cowen E.W, Nguyen J.C, McCalmont T.H and Fox L.P. Melanoma associated with long term Voriconazole Therapy. Arch Dermatol 146(3) pubished online January 18, 2010.
  23. Bolognia J.L. New and future therapies in medical dermatology. 66th annual meeting. Am Acad Dermat. San Antonio, Tx, February 15, 2008. Educational sessions handouts.
  24. Gupta AK and Tomas E. New antifungal agents. Dermatol Clin 2003;21:56576.
  25. Gupta A.K., Leonardi C, Stoltz RR, et al. A phase I/II randomized, doubleblind, placebocontrolled, doseranging study evaluating the efficacy, safely and pharmacokinetics of ravuconazole in the treatment of onychomycosis. J Eur Acad Dermatol Venereol 2005;19:437443

TABLAS TABLA 1. TRATAMIENTO DE LA TINEA CAPITIS

DROGA DOSIS DURACIÓN
*Griseofulvina 1520 mg/kg/dia (micronizada) 68 sem. **
*Terbinafina 250 mg/día >40 kg 125 mg/día 2040 kg 62,5 mg/día <20 kg 24 semanas***
Itraconazol Caps: 5 mg/kg/dia 46 semanas

* Aprobados por la FDA ** Primera eleccion para M. canis *** De eleccion para T. tonsurans, T. violaceum

TABLA 2. TRATAMIENTO SISTÉMICO DE LA TINEA CORPORIS/CRURIS

DROGA TERAPIA DOSIS DURACIÓN
Itraconazol Continua Pulso 200 mg/día 100 mg/día 400 mg/día 1 semana 2 semanas 1 semana
Terbinafina Continua 250 mg/día 24 semanas
Fluconazol Intermitente 150 mg/sem 24 semanas
Griseofulvina Continua 500 mg/día 4 semanas
Ketoconazol Continuo 200mg/día 6 semanas

TABLA 3. TRATAMIENTO SISTÉMICO DE TINEA PEDIS/MANUUM

DROGA TERAPIA DOSIS DURACIÓN
Itraconazol Continua Pulso 100 mg/dia 200 mg/día 400 mg/día 4 semanas 2 semanas 1 pulso
Terbinafina Continua 250 mg/día 26 semanas
Fluconazol Intermitente 150 26

TABLA 4. TRATAMIENTO SISTÉMICO DE LA PITIRIASIS VERSICOLOR

MEDICAMENTO INICIAL RECURRENCIAS
DOSIS DURACION DOSIS DURACION
Ketoconazol 200 mg/dia 400 10 dias Dia 1 y 8 400 mg/mes 200/dia x 3 d/m 3 meses 3 meses
Itraconazol 200 mg /dia 57 dias
Fluconazol 400 mg/dia 1 dosis

TABLA 5. TRATAMIENTO SISTÉMICO DE LA CANDIDIASIS MUCOCUTANEA

DROGA CUTANEA/ORAL VAGINAL PERIONIXIS
Ketoconazol 200400 mg/d (35 mg/kg) 12 sem 400 mg/d 1 d
Itraconazol 200 mg/d 7 dias 200 mg/día 3 d o 400 mg/día 1 d 400 mg/d X 1 sem 3 pulsos
Fluconazol 100400 mg/dia 12 sem 150 mg/d 1 d 150 mg/sem 3 meses