Inicio / Colaboradores / Inmunodermatología / Nuevas vacunas contra el SIDA

Nuevas vacunas contra el SIDA

Por Juan Honeyman

Numerosas son las investigaciones que se realizan con el objeto de lograr controlar esta enfermedad. Ha sido difícil lograr una vacuna eficaz ya que existen diversas cepas de estos virus y estas se caracterizan por su poca antigenicidad, lo cual hace que la inmunidad que se logra es pobre.

Se debe tener en cuenta que, aun cuando la protección ofrecida por la vacuna fuera mayor (del 60 al 90%), esto no implicaría el control de la epidemia. Ninguna vacuna protege a la totalidad de los vacunados, por lo que las medidas de protección conocidas deberán mantenerse.

Una nueva vacuna contra el SIDA probada en Tailandia logró proteger a una minoría significativa contra la infección. Es la primera vez que una vacuna contra la enfermedad demuestra ser parcialmente exitosa en un ensayo clínico. (1, 2)

La vacuna RV 144 fue diseñada originalmente contra la cepa más común del virus que circula en el sudeste asiático. En Africa, los Estados Unidos y el resto del mundo circulan distintas cepas y se desconoce si la vacuna tendrá los mismos.

Dos vacunas para subtipos de VIH que circulan en Tailandia, fueron combinadas para producir la RV 144. La primera el Alvac-VIH (Sanofi-Pasteur), un virus de la viruela de canario con tres genes del virus del sida adheridos y la segunda la AIDSVAX B/E desarrollada por VaxGen.

Inicialmente se probaron variaciones de Alvac en Francia, Tailandia, Uganda y los Estados Unidos, que fueron seguras, pero generaron una baja respuesta inmunológica.

El estudio en fase III, comenzó a desarrollarse en 2003, con el objetivo de reducir el riesgo de transmisión del virus. Se realizó en 16,402 voluntarios VIH negativos entre 18 y 30 años, residentes de las provincias de Chon Buri y Rayong de Tailandia. A todos los participantes del estudio se les proveyó información sobre las medidas de prevención del VIH/SIDA y se realizó un exhaustivo seguimiento, que incluyó serología de VIH cada tres meses.

La mitad de estos pacientes recibieron seis dosis de vacuna, mientras que la otra mitad recibió un placebo, en un período de seis meses. Los pacientes fueron controlados por un período de seguimiento de tres años.

Durante el estudio un total de 125 participantes se infectaron con el virus del SIDA. Se enfermaron 74 personas del grupo que había recibido placebo, mientras que, entre los pacientes que habían recibido la vacuna, contrajeron el virus 51 personas. Aunque la diferencia fue pequeña, es estadísticamente significativa al representar un 31,2% de efectividad de la vacuna. (1,2)

Dado la poca efectividad de las vacunas, los investigadores han desarrollado complejas tecnología con el objeto de lograr potenciar la respuesta inmune de los linfocitos T contra el VIH.

Como hemos comentado las vacunas de este origen son muy poco efectivas y requieren ser mejoradas Investigadores de la Universidad de Toronto están investigando modificar la antigenicidad de las vacunas obtenidas del virus de la viruela de los canarios.

Una reciente investigación revela que se puede incrementar la respuesta de inmunidad humoral y celular citotóxica T, al ligar al antígeno un receptor CD134 denominado OX40. Este receptor es una molécula perteneciente a la superfamilia del factor de necrosis tumoral (TNFRSF).

El ligante OX40L(CD252) asociado al antígeno otorga un efecto

coestimulador que activa a los linfocitos T CD4+. Los autores inmunizaron ratas con la vacuna para VIH-1 con el virus de la viruela de canarios.( vCP1452) combinado con la molécula OX40L logrando un aumento de linfocitos T CD4+ específicos contra el VIH. Esta combinación no aumenta la respuesta humoral contra el virus. (3)

Otro interesante estudio en fase I orientado en la misma línea de potenciar la respuesta celular contra el VIH, se realiza en la Universidad de Rochester NY. Los investigadores sintetizan una nueva vacuna empleando un polipéptido que asocia los epítopes de los linfocitos T helper (EP-1043), con el plasmido del ADN que codifica los epítopes de los linfocitos T citotóxicos anti virus VIH.

Los autores tratan con esta vacuna 84 voluntarios adultos sanos y evalúan su inmunogenicidad con tinciones para las citoquinas intracelulares interleuquinas IL-2 y 4, TNF-alfa e interferón gamma. Un 68 % de los voluntarios (32/47) presentaron respuestas T CD4+ contra el VIH después de dos vacunaciones con este polipéptido.

Los investigadores concluyen que la vacuna anti VIH con el polipéptido EP-1043 es segura, bien tolerada e inmunogénica. (4)

Es probable que con esta nueva orientación en la investigación que consiste en actuar con moléculas que activen receptores específicos de los linfocitos T con el objeto de lograr una respuesta inmune contra el VIH se logre vacunas más eficaces. Faltan investigaciones que inhiban el alojamiento del virus en los receptores de los linfocitos, ya que es esta la principal causa de la infección.


1.- “HIV Vaccine Study First to Show Some Effectiveness in Preventing HIV”. US Military HIV Research Program. Retrieved 2009-09-24. http://www.hivresearch.org/phase3/RV144-FAQs-20090924.pdf

2.- HIV gp120 vaccine – VaxGen: AIDSVAX, AIDSVAX B/B, AIDSVAX B/E, HIV gp120 vaccine – Genentech, HIV gp120 vaccine AIDSVAX – VaxGen, HIV vaccine AIDSVAX – VaxGen”. Drugs R D 4 (4): 249–53. 2003. PMID 12848591.

3.- Liu J, Ngai N, Stone GW, Yue FY, Ostrowski MA. The adjuvancy of OX40 ligand (CD252) on an HIV-1 canarypox vaccine. Vaccine. 2009 Aug 13;27(37):5077-84.

4.- Jin X, Newman MJ, De-Rosa S, Cooper C, Thomas E, Keefer M, Fuchs J, Blattner W, Livingston BD, McKinney DM, Noonan E, Decamp A, Defawe OD, Wecker M; the NIAID HIV Vaccine Trials Network. A novel HIV T helper epitope-based vaccine elicits cytokine-secreting HIV-specific CD4+ T cells in a Phase I clinical trial in HIV-uninfected adults. Vaccine. 2009 Sep 25.





Avances en el conocimiento de las Células asesinas naturales (Natural killers  o células NK)

Las  células NK  descubiertas en los 1970, son  de gran importancia, para el combate de diversas enfermedades.  Las células NK son la primera línea de defensa del organismo. Funcionan “escaneando” al organismo en busca de células cancerosas o infectadas con virus o bacterias y matándolas. Estas células están continuamente generándose en el curso de la vida de la persona.

Diversas enfermedades autoinmunitarias son causadas p or una falla del sistema inmune. Se sospecha que alteraciones de las  células NK también podría estar jugando un papel en la autoinmunidad.

Científicos británicos descubrieron un gen  que induce a que las células madre en la sangre se conviertan en células NK. El gen E4bp4 controla la producción de las células NK a partir de células madre sanguíneas en la médula ósea.

Se han desarrollado  ratones que carecen del gen E4bp4, pero que tienen todas sus otras células de la sangre e inmunes intactas. Este modelo animal ayudará a  resolver el misterio del papel que las células NK juegan en el sistema inmune y, específicamente, su papel en las enfermedades autoinmunes y quizá otros trastornos como la infertilidad femenina. También se podría crear una nueva forma de combatir el cáncer y también ayudar al desarrollo de nuevos tratamientos para diabetes tipo 1 y esclerosis múltiple.

Los investigadores intentan  desarrollar un tratamiento que promueva la producción de las células NK. Actualmente, se utilizan células NK aisladas de sangre donada para tratar a pacientes con cáncer. Pero la efectividad de las células donadas es limitada porque las células NK pueden ser ligeramente diferentes de una persona a otra.

Si se logra obtener  un  número mayor de células madre de la propia sangre del paciente, estas  podrían producir más células NK, por medio de un tratamiento farmacológico, y potenciar al organismo para combatir el cáncer sin tener que tratar con los problemas de incompatibilidad de donante.

Gascoyne DM, Long E, Veiga-Fernandes H, de Boer J, Williams O, Seddon B, Coles M, Kioussis D, Brady HJ. The basic leucine zipper transcription factor E4BP4 is essential for natural killer cell development. Nat Immunol. 2009 Oct;10(10):1118-11124.

Comentarios en Nat Immunol. 2009 Oct;10(10):1051-1052.

Acerca de Juan Honeyman

Un comentario

  1. Hay que seguir buscando plàsmidos y otros viriones que produzcan combinados, un reconocimiento de virus patògenos.
    Sigan las investigaciones…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies