Inicio / Colaboradores / Dermatitis de Contacto / Aceites de Corte y Dermatitis Alérgica de Contacto en trabajadores de Metal Mecánica

Aceites de Corte y Dermatitis Alérgica de Contacto en trabajadores de Metal Mecánica

Paciente masculino adulto trabajador del área de mecánica industrial desde hace 13 años. Hace 2 años comienza a presentar eritema y descamación en bordes laterales de dedos de ambas manos extendiéndose  luego a palmas  y regiones periungüeales.  Ha recibido tratamientos obteniéndose mejoría. Niega antecedentes personales  de enfermedad  atópica respiratoria. Niega ninguna otra patología asociada. Al momento del examen físico se observa obesidad  no se observan lesiones en las manos ya que el paciente había estado de reposo unos días y se aplicaba emolientes. Se observa placa de eczema liquenificado en pliegue femoral izquierdo de varios meses de evolución.

Se evalúa reactividad alérgica.

Pruebas de alergia: Se utilizó extractos alergénicos inhalantes y alimentos  (Alk Abelló, España) con resultados positivos a Dermatophagoides pteronyssinus, Dermatophagoides farinae, Blomia tropicalis, Blatella germánica, mezclas de hongos y hormigas (Fire ant), pescados blancos, pescados azules y camarón. Sin asociación clínica.

Pruebas epicutáneas: Se utilizó la batería estándar base del GEIDC, Batería de Metales, con las siguientes respuestas valoradas a las 96 horas Estándar  Marti Tor NEGATIVAS, Batería Metales reacción irritativa con cloruro de antimonio a las 48 horas. Negativa a las 96 horas.

Las pruebas practicadas con los antígenos propios diluidos al 3% en vaselina pura: aceite 220 NEGATIVO, aceite hidráulico  NEGATIVO, grasa sanitaria NEGATIVO y grasa múltiple +++ Relevanca Actual.

Diagnóstico: Dermatitis por Contacto a Grasas Múltiples, Dermatitis Atópica.

Comentario: Se detectó positividad a la prueba con grasas múltiples no a otros antígenos propios  como el aceite 220 y el aceite hidráulico utilizado para la limpieza y lubricación de las máquinas, o la grasa sanitaria utilizada para el momento de tapar las botellas debido a que esta grasa no es tóxica ni tiene sabor.

Se solicitó a la empresa evitar que el paciente (trabajador) mantenga  contacto con estos antígenos y con irritantes como detergentes o jabones que también utiliza para la limpieza de las máquinas.

Se pidió información sobre  los componentes de la grasa múltiple para tratar de determinar el o los antígenos a los cuales está sensibilizado el paciente.

Se indicó tratamiento a base de emolientes cutáneos y corticosteroides tópicos en caso necesario.

Los fluidos para el trabajo en metalmecánica pueden ser Fluidos Insolubles: aceites vegetales y animales, sulfuros, cloruros y fosforo. Aceites Solubles: aceites, surfactantes, emulsificadores, germicidas, entre otros. Fluidos sintéticos (soluciones acuosas o taladrinas): aminas, agentes anti espumosos (silicona), bactericidas, desodorantes, tintes, ácidos grasos, jabones.

La exposición de la piel a aceites insolubles puede producir foliculitis o acné. Cuando el contacto es prolongado puede producirse hiperpigmentación, queratosis o cáncer. Los aditivos añadidos a los aceites pueden producir dermatitis alérgica de contacto. Los jabones o detergentes añadidos dermatitis irritativa. El botón de oriente es una de las dermatosis más frecuentes en estos trabajadores de la metalurgia y se produce por el contacto directo de aceites minerales puros utilizados en las máquinas. Se produce sobre todo cuando las medidas de prevención y la calidad de los aceites son escasas. La exposición a aceites solubles puede producir brotes eccematosos y puede comenzar como un eritema folicular produciéndose un eccema posteriormente.

Los componentes de estos fluidos son múltiples. Existen baterías específicas para pruebas epicutáneas que contienen los componentes que con más frecuencia producen dermatitis de contacto.  Si no se cuenta con esta batería específica se pueden hacer las diluciones correspondientes (3 a 5 %) de las grasas para parcharlas.

En nuestro caso se diluyó al 3% en vaselina pura (petrolato).  El paciente procedía de una empresa grande que tiene posibilidades de solventar la situación, pero cuantos trabajadores de empresas pequeñas pueden presentar este tipo de patologías y no son atendidos o pasan inadvertidas hasta que se presenten problemas de salud más graves…

No conozco las estadísticas en Venezuela de este tipo de enfermedad dermatológica profesional. Si algún colega tiene esa información ojalá pueda compartirla con nosotros.

Acerca de Marí­a Cristina Di Prisco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies