Inicio / Colaboradores / El Librero / Librero: El Viejo Y El Mar

Librero: El Viejo Y El Mar

mar.jpgAutor: Ernest Hemingway

GéneroPertenece al género narrativo , novela corta.

Estructura::

1ª PARTE: Desde el principio hasta la captura del pez.

2ª PARTE: Desde que mata al pez hasta el regreso a casa.

3ª PARTE: Desde que el ataque de los tiburones hasta el final.

Tema: La soledad, la dura relación del hombre con la naturaleza, el sentimiento de la muerte, el deseo de vivir y triunfar pese a todas los desengaños.

Sinopsis:La historia trata de un viejo y solitario pescador agobiado por muchos años de trabajo llamado Santiago, cuyo único amigo es un muchacho al cuál enseño a pescar a muy temprana edad conocido por todos como Manolín. Santiago hacia varios años que perdió a su esposa de la que conservaba una foto que guardaba en un cajón para no recordar lo viejo y solo que estaba. La gente del pueblo conocía a Santiago de muchos años atrás cuando el era joven, y le llamaban Santiago El Campeón, por su hazaña en un pulso contra un negro sudamericano que duró dos días pero por lo que realmente era conocido Santiago era por su mala suerte en el mar, sobre todo a la hora de pescar ya que llevaba 84 días sin recoger ningún.

Todo el pueblo sabía que Santiago era un buen pescador quizá el mejor a pesar de su avanzada edad pero no era por su fuerza ni por otros atributos que hacen a un pescador sino por sus ganas de pescar y su ímpetu, coraje y valentía puesto que a pesar de no pescar ningún pez en todas las salidas que hacia cada mañana al mar, allí estaba cada mañana al salir los primeros rayos del sol sobre su bote esperando con la misma ilusión y ganas que el primer día que cogió su primer pez.

Aunque su vida estaba tocando el fin, Santiago sabia que no le quedaba mucho de vida. Su última voluntad antes de morir era poder retirarse con una buena presa y demostrar a todos que aún seguía siendo un gran pescador. El muchacho que aprendió todo sobre la pesca del viejo le ayudaba siempre a desmontar y llevar los aparejos de pesca y también a montarlos. En el camino de ida hacia la casa del viejo y una vez allí el viejo y el muchacho hablaban de béisbol.

En una de esas charlas Santiago y el muchacho hablaron sobre los mejores jugadores de béisbol y como de uno de ellos tenia un padre pescador que Santiago había conocido, al despedirse esa noche el muchacho le prometió que por la mañana iría ayudarle aunque sus padres no estuvieran de acuerdo ya que ahora el muchacho afanaba en otro barco, con otro pescador por que al ver que Santiago estaba negado para la pesca sus padres lo decidieron así. Aún así el muchacho continuaba ayudando al viejo y era el único que confiaba y daba ánimos al viejo diciéndole que algún día pescaría un gran pez con el que por fin podría retirarse y morir en paz.

A la mañana siguiente el viejo fue a casa del muchacho a despertarle para cargar los aparejos de pesca en el bote, así lo hicieron y al remontar el bote hacia la orilla del mar el joven le dio ánimos al como solía hacer. Por alguna extraña razón el viejo al observar a los peces y su comportamiento, el tiempo, el cielo y todo su alrededor sabia que esta vez pescaría algún pez. Primero pescó un bonito con el que se podría alimentar durante el tiempo que estuviera en el mar pero pasadas unas horas al atardecer sus ojos no podían dar crédito al enorme pez que había mordido el anzuelo, sólo con observar la gran fuerza que este poseía se impresionó.

A partir de ese instante entabla la que sin duda será su última gran batalla con un pez enorme. Esta batalla terminará con la derrota de alguno de los dos hasta que uno se rinda por el cansancio finalmente el pez sale a flote y el viejo observando su gran tamaño dos veces superior a su bote siente mucho que tenga que matarlo pero no por eso se arrepiente de ello pero finalmente lo hace y coloca el cuerpo fallecido del pez a la proa de su bote pero después de una tremenda lucha el pescador, regresa al puerto con el gigantesco pez atado a su bote, pero antes de llegar a tierra firme los tiburones atacan y devoran al pez. Santiago intenta defender su trofeo y premio pero los tiburones le dejan solo la cabeza con el esqueleto del pez. Santiago se siente vencido pero el muchacho que ha sido su fiel compañero le dice: "No, no has sido derrotado. El pez no te ha derrotado. Tú has vencido".

Por haber sabido enfrentarse a esa dura experiencia, ha obtenido en rigor una gran victoria: la de templar su ánimo y el de toda la comunidad, a la que ha dado ejemplo de voluntad y de valentía poco comunes. Al final el viejo consigue un triunfo pese al resultado final. Al retornar al puerto sólo con el esqueleto de su presa, pero ese símbolo de su voluntad, de su esfuerzo y de su valentía, es el símbolo de su propia superación

Una escena emblemática y fundacional de la narrativa norteamericana: el Capitán Ahab enfreta a Moby Dick, la bestia blanca que le había devorado una pierna. La espumosa saga de Herman Melville es un momento superior de una literatura cautivada por la insensata lucha contra los elementos, donde la tormenta aplasta al indigno y bautiza al sobreviviente para permitirle contar la historia. Durante muchos años Ernest Hemigway buscó una variante a la lucha de Ahab con la ballena. Resulta significativo que en 1921, en su primer reportaje como corresponsal en Europa del Toronto Star, Hemingway se ocupara de la pesca de atún en Vigo: "Cuando atrapas un atún después de una pelea de seis horas, cuando luchas hombre contra pez hasta que tus músculos sienten náusea por el terrible estiramiento, cuando por fin lo subes a bordo, azul verde y plateado en el perezoso océano, entonces puedes sentirte purificado y comparecer sin rubor antes los dioses antiguos". Treinta años después, el mismo impulso épico lo llevaría a escribir El viejo y el mar. En El viejo y el mar puso especial cuidado en retratar una pequeña comunidad de pescadores cubanos. Santiago representa una forma arcaica de pescar, donde el valor individual se mide en la resistencia de las presas. Leyes naturales -precisas, inflexibles, que parecen impuestas por el mismo océano- rigen las condiciones de este oficio e integran una sabiduría atávida que la modernidad confunde fácilmente con supersticiones. En El viejo y el mar, Hemingway lleva hasta sus últimas consecuencias el procedimiento de mostrar una conciencia a partir de su trato con las cosas. Seguramente, se trata de una obra más programática que los cuentos de Hemingway, donde la conclusión moral depende por entero del lector. Construida casi al modo de una parábola sobre el coraje y el combate contra la invencible naturaleza..

rr
Colaboración: Dra. Raquel M Ramos M.

 

Acerca de PanzarelliI A. | Planas G.

2 comentarios

  1. Amaliaaaaa! Que agradable y a la vez inmensa adquisicion la de nuestros editores al captarte para coordinar con el maestro este modulo. Tuve a amor a primera vista sobre tus comentarios , opiniones, siempre tan comedidas, acertadas, inteligentes y oportunas. Bienvenida, querida amiga a Piel latinoamericana ( aunque ya tu era una concubina).
    Besos.
    Raquel

  2. Gracias Raquel !! Yo tambien te aprecio mucho y eres para mí como dicen los chamos ahora… ¡alto pana!.

    Están todos invitados a participar activamente en esta sección, a enriquecerla y salirnos un poco del área médica relajandonos con la buena lectura.
    Pueden enviar sus comentarios sobre libros que hayan leído, que les llame la atención, que puedan aportarnos nuevas ideas y puntos de vista a la dirección electrónica del blog ó al Dr.Guillermo Planas (su fundador) ó a mi persona.
    Todos bienvenidos!!!

    Amalia Panzarelli
    Caracas

Responder a Amalia Panzarelli Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies