Inicio / Colaboradores / Melanoma maligno en las artes e historia o jugar a Raquel…

Melanoma maligno en las artes e historia o jugar a Raquel…

MELANOMA MALIGNO EN LAS ARTES E HISTORIA O JUGAR A RAQUEL…PARA NUESTRA QUERIDA RAQUEL RAMOS EN SU CUMPLEANOS 11-06.

¿Es la bella  marca de belleza o un cáncer potencialmente peligroso?

La expresión “negro es hermoso” se ha tornado común desde los años sesenta con Malcolm X, refiriéndose principalmente a la raza negra. Desde el punto de vista del melanoma, la expresión “negro es hermosos” es un acierto ya que esta forma de cáncer raramente ocurre en la población negra. Casi siempre se consigue entre caucásicos. Es más, si alguien de raza negra desarrolla un melanoma, seria en áreas caucasicoides, áreas no pigmentadas como las palmas de las manos, la planta de los pies y membranas mucosas.

Los caucásicos usualmente consideraban una pequeña lesión pigmentada un signo de belleza. El caucásico promedio tiene aproximadamente de 15 a 20 “marcas de nacimiento” en la piel, mientras en los negros estas lesiones no se encuentran en la porción pigmentada del cuerpo pero se podrían ver en las áreas no pigmentadas (palmas y plantas.) Los asiáticos frecuentemente tienen pequeñas marcas de nacimiento localizadas en la región lumbar llamadas “manchas Mongolianas,” las cuales desaparecen a los pocos años.

En la evolución de las relaciones humanas, las lesiones pigmentadas han tenido una historia bizarra. Lo siguiente es una traducción abreviada del articulo “La Francaise et son grain,” publicado en Arts Loisir, Agosto de 1966, Francia.

El interés que las mujeres han demostrado hacia las marcas de belleza se registra desde la antigüedad. Los galos las explotaban para aumentar su valor y deseabilidad en su piel blanca con el propósito de seducir durante la ocupación Romana. Rápidamente, el termino Gallia, el cual era designado para la nueva provincia conquistada, era sinónimo con el color de la leche. Con la llegada del cristianismo, las pecas eran vistas como un indicador moral: si eran profundamente pigmentadas o elevadas, los teológicos las recibían como una señal del mas allá y recomendaban que las mujeres las expusieran claramente para proteger su virtud. Sin embargo aquellas marcas, que despertaran la lujuria tenían que ser cubiertas bajo una túnica textil tosca.

Al final de la Edad Media, la doctrina fue revisada. Ya no importaba mas para que se utilizaba la marca de belleza, ahora su presencia podría traer la muerte. No era más el fuego teóricos del infierno, pero era el fuego real de la Inquisición que fue prometido a las mujeres las cuales su pigmentación mostraban muchas fantasías. Los jueces les reconocían como las marcas del diablo, y las mujeres iban a juicio por brujería y usualmente terminaban en la hoguera.

LA FIRMA DEL DIABLO

En el suroeste de Francia, si las mujeres tenían marcas e belleza cerca de sus bocas, pechos, o en la parte interna de sus muslos, era porque los demonios de los países Vascos habían leído Brantrome y Aretin, y habían aprendido cuales eran las zonas erógenas y se quedaban ahí cariñosamente antes de clavarlas sus garras.  Las victimas se quejarían con sus confesores que los órganos sexuales de Lucifer estaban cubiertos con escamas de pescados que yacían planas mientras las penetraba pero se levantaban hacia afuera y arriba y ardía mientras las dejaba. Satán se enrollaba como una serpiente, su semen era glacial y su respiración fogosa.

En Lorena, Satán era mojigato. El hacía el amor encubiertamente mientras se escondía detrás de una nube de humo. Usualmente no obtenía matrimonio pero se contentaba el mismo actuando una parodia del bautismo. Esto es debido, como explican los exorcistas, a que muchas mujeres de esta provincia tienen marcas de belleza en su frente y hombros y siempre a una distancia respetable de la garganta u órganos sexuales

En el norte, Lucifer se exhibía como un amante metódico e imaginativo. “el ubica las marcas en lugares vergonzosos como una señal de que aquella persona había tenido una relación con el” explica Marie de Sains. Eso es, como una señal de que uno ha cometido sodomía, o si era en el área del corazón como una señal de amor, en la espalda baja una señal de lujuria o en las manos como una señal de que uno había cometido algo abominable.

Entre más marcas de bellezas presentes, mas altamente ubicado estaba su posesor en la sociedad del inferno, y por consecuencia, peligroso para la Cristiandad. Jacques Fontaine, el doctor de Henry IV nos aseguraba que “un buen posesor de marcas de belleza valía mas en la defensa del reino a la mitad de una docena de regimientos.” El asustador resultado, nota J. Suyeux, es que en 150 años, más de 200,000 brujas traicionadas por sus lesiones pigmentadas fueron reducidas a cenizas.

UNA MARCA EN LA NARIZ

Con el renacimiento, una extraña conexión entre el universo y el cuerpo fue reclamada, y los astrólogos comparaban las marcas de belleza con las constelaciones. Esta nueva ciencia divina eclipsaría por un año aquella de las arrugas y la quiromancia. Antes de tomar cualquier paso, así  como el comienzo de una relación, uno consultaría la lectura de las marcas de belleza. Una persona con una marca de belleza encima de sus oídos era un ladrón y apostador y capaz de matar a su mama y a su papa por beneficio propio. Una mujer cuya nariz haya sido adornada a la izquierda con una marca negra seria pendenciera y tendría dos esposos. Por contraste, una buena, honesta y fértil esposa tendría su marca de belleza en la rodilla, mientras un leal socio tiene su marca de belleza sobre la ceja derecha. Viajes, placer, aventuras finánciales y literarias eran organizados por aquellas personas que leían las marcas de bellezas como los gitanos veían su bola de cristal. Los cabalistas y miembros de ciertas sociedad fueros reclutadas en base a sus marcas de bellezas.

CUANDO EL AMOR SE BASA EN UNA MARCA DE BELLEZA

El siglo de las luces marcaba el regreso de tradiciones más sanas y estéticas. Bajo Luis XVI las mujeres no tendrían más miedo de los inquisidores o de los intérpretes de las marcas divinas, tampoco tendrían que esconder sus marcas de belleza. Por el contrario, eran respetables. Las mujeres oscurecían sus marcas con carbón, las alargaban, se aplicaban falsas marcas o incluso las decoraban con pequeñas piezas de tela. Primero, eran recatadamente ubicadas cerca de los templos o detrás de las oreja. Gradualmente su tamaño y número creció en proporción a la que se disminuía la sombra del diablo. En esta era de enciclopedia, mas nadie dudaba que su seguridad personal, y la epidermis de piropos era cubierta por sin fin de diseños. Algunos mostraban los signos del zodiaco mientras otros inspirados por los platos de Bufón, reproducían animales exóticos. En menos de 100 años, las marcas de belleza se  tornaban más y más a la moda.

En Corte, las marcas de belleza tenían su propio lenguaje. Algunos invitaban el conqueteo mientras otros desmotivaban gestos que fueran muy sugestivos. Uno daba la luz verde, mientras otros significaban que el corazón del portador ya estaba tomado. Algunas marcas eran removidas para mostrar sentimientos cambiantes. La duquesa de New Castle tenía su platería  de 4 a 5 milímetros de largo, también representaba un jinete con cuatro caballo, que se podía ver en sus mejillas en el comienzo de una nueva aventura. Descendiendo hacia su garganta se veía un pez enganchado, como símbolo de victoria. Para una mujer sensual, lunares discretos hechos de terciopelo eran ubicados dentro de ciertas áreas anatómicas, las cuales en particular eran de interés amoroso, y servían para intensificar la atracción y elevar la sensibilidad erótica. Natural o no, estos “lunares favorables” habían definitivamente perdido todo el significado religioso o mágico y en vez se habían convertido en símbolos de voluptuosidad.

LA ERA DORADA DE LAS MARCAS DE BELLEZA

En el festival de la piel blanco, se convirtieron en el complemento indispensable para el polvo de arroz y eran ubicados en todos lados, en la cara, los pechos, brazos y piernas en los velos de las mujeres de mundo, y en las calzas de las mujeres de la calle.

En 1908, toda Francia estaba cantando una de las primeras canciones de Vincent Solto, “el estaba contando sus marcas de belleza justo como si estuviese contando las piedras de su rosario, bésalas si encuentras esto placentero, solo con la punta de los labios cuéntalas de nuevo.” Monólogos, obras de teatro, criticas, y postales celebraban su gloria. Un show militar recibió críticas delirantes por recontar en un tono obsceno las aventuras de un callejero que sedujo, con la virtud de su hermoso lunar, a la señora del coronel.

¿DONDE SE LOS DEBERIA PONER UNO?

Por primera vez, las marcas de belleza no era una rama de una minoría social. Debido a publicidad fantástica y notoria, la obsesión con las marcas de belleza gano más territorio. J. Suyeur descubrió una novela popular donde la heroína embrujaba a los hombres con tres pequeñas marcas negras situadas una en la esquina de su boca, otra en su cuello y la otra en su trasero. Todos los hombres se convertían en víctimas de la pasión que estos inspiraban. Uno de los amantes la mata, creyendo que estas marcas eran la única razón de su amor, y procedió a realizar una operación bizarra. Con la punta de su cuchillo marco un círculo alrededor de cada uno de los lunares y quitándole la piel los removió. Después de un eclipse de cincuenta años, la marca de belleza está volviendo. Los historiadores están estudiando su influencia en la evolución de la humanidad. Etnólogos se preguntan porque tantos africanos muestran interés en las marcas de bellezas cuando las descubren en los cuerpos caucásicos. ¿Para sus ojos no indica el comienzo de un parentesco cutáneo? ¿Un parentesco racial? ¿El germen de la piel negra? ¿Un precursor de la piel negra?  Y aparte se usarlos como con la intención de acentuar la belleza, el orgulloso Marquisio también las usaba usualmente para esconder las marcas de la viruela, la enfermedad común del siglo 18, y el “Waterloo” de las mujeres. En este mismo periodo en ocasiones especiales las marcas de belleza se mantuvieron en modas impertinentes como cubrirse la cara completamente y las mascaras eran adornadas con marcas de bellezas y parches.

Los lunares durante el siglo 18, eran una señal de belleza, sexualidad y eran expresados por varios poetas en sus escrituras. Un ancestro del Dr. George T. Pack (un cirujano que contribuyo tremendamente en el estudio del melanoma maligno) cuyo nombre era Dr. Richardson Pack de Oxford, Inglaterra, escribió un poema publicado en un libro titulado, “Misceláneas en prosa y verso,” publicado por E. Curll de Londres, Inglaterra en 1727. En esta colección hay una oda a “querida Molly Spring” donde el alaba sus lunares como sensuales y hermosos:

No lejos del bosque, vive una Damisela, tan hermosa,
Yo le daría mi corazón por un mechón de, su cabello.
Sus mejillas son como rosas que se sonrojan, rápidamente,
Sus labios dulces como cerezas obtenidas, en su tiempo.
Mirar sus ojos hace que un ermitaño se inflame;
Y ese que ve sus lunares y piensa, o esto es lo mismo
Su cintura une el vástago de mercurio, y los tesoros debajo de ella
Son un premio para un Dios.

LUNARES Y EL VIEJO TESTAMENTO.

De acuerdo a la traducción de Rosner de “medicina bíblica y talmúdica” de Preuss, los  lunares eran descritos como familiares, pero era debatido si ellos se podían usar para identificar un cadáver porque algunos creían que los lunares cambiaban post mortem, otros cuestionaban esto.

Un lunar con vellos con la cara convertían a una mujer en desfigurada, si se localizaba en los genitales de un niño podría confundirse con vello púbico. El hijo del cura Zaddek, reconoció a su hermana por un lunar en su hombro cuando estaban ambos en prisión.

LUNARES DEL DALAI LAMA

La ubicación regional o disposición de los lunares en la piel en la parte superior del tronco tomaban un papel significativo en la incarcancion de los catorce Dalai Lama. El Dala Lama del Tíbet era visto como un simple espiritado ocupando una sucesión de cuerpos. En 1933 cuando el decimo tercero Dalai Lama estaba críticamente enfermo, el proféticamente sospechaba de su lugar de renacimiento. Después de que su cuerpo yacía viendo el sur, los monjes notaron que su cara viro a la dirección del amanecer. Con esto el Oráculo aventó un Khata (una bufanda blanca) hacia el este, indicando la dirección de la búsqueda del nuevo Dalai Lama. Dzaza Kungsangste, el jefe comandante de la armada tibetana, en su búsqueda hacia el este en la provincia China de Chinghai, llego a un monasterio con torres doradas las cuales el decimo tercero había descrito. Según Heinrich Harrer, en su libro, “Siete años en el Tíbet,” un niño de dos años corrió desde una choza y desgarro las vestimentas de un cura en camuflaje que gritaba “Sera lama.” El cura disfrazado se dice que en realidad venia del monasterio Sera. En el cuerpo del niño se encontraron las marcas que indicaban la incarnacion de Chenrezi , el decimo cuarto Dalai Lama. Orejas prominentes y lunares en la parte superior de su tronco. Este encuentro y distribución regional eran consonantes con la calificación ritualistica antigua.

El concepto de manchas negras como un símbolo de belleza ha sobrevivido durante años. Aun consideradas hoy en día por muchas mujeres, ya sean lesiones pigmentadas de ocurrencia natural o marcas de belleza artificiales hechas por un lápiz cosmético. La belleza usualmente se considera un atributo peligroso, y esto puede fácilmente relacionarse con la aberración paradójica de los lunares y con el hecho de que algunos lunares pueden ser precursores de canceres peligrosos o en realidad consisten de una forma propia de cáncer: Melanoma Maligno.

 

FUENTE:

1. Ariel,I: Melamona Maligno. Appleton-Century-Crofts. NY 1981.
2. Harrier H: Seven Years in Tibet.London R Davis,1951.
3. La francaisa et son grain. Arts Loisirs, Vol 40.1966.
4. Julius Preuss. Biblical and Tatmudic Medicine,Sanhedrin Press,NY.1978.
5. Urtega O,Pack GT: On the antiquity of melanoma. Cancer 19:607-610,1966.

Foto: por By Corsu

Acerca de Hilda Ramos | Wilmer Ramos

Dra.Hilda Ramos Zerpa: Medico Dermatologo. Universidad de Monterrey.Mexico. Universidad de Carabobo.Venezuela. Centro Policlinico Valencia.. Unidad Dermato-Oncologica UDOCA

3 comentarios

  1. Raquel M Ramos M.

    Querido Wilmer, mil gracias por tan bello regalo. Hermosa e interesantísima revisión sobre el Melanoma en la antigüedad y épocas sucesivas.
    Raquel

  2. Gracias Wilmer por tan interesante articulo. Desde siempre me ha interesado el asunto de los lunares en la cara, desde que supe que en la corte de Luis XVI las cortesanas se colocaban lunares falsos en diversas partes de la cara para dar mensajes a los posibles pretendientes.
    Tengo en algun lado de mi biblioteca un librito que compre en Versalles sobre el significado de cada lunar falso en algun sitio de la cara. Tambien tengo un pequeño libro (ese si lo encontre)llamado “Guia de las pecas o lunares” traduccion de “Chang I Chon” libro milenario donde se utiliza todo lo referente al Yan y Yin y esas influencias teluricas ( Feng Shui) que esta tan fuertemente arraigada en la tradicion china. El libro tiene en cada hoja una cara dibujada con el sitio de un lunar y su significado, por ejemplo un lunar esta en el maxilar inferior por debajo de la comisura de la boca hacia el menton se llama ” La estrella de la felicidad ilumina desde los alto” y significa que la persona que lo tiene es ” de caracter tranquilo, de ambiciones serenas, amable y ecuanime. Esta persona tiene un gran corazon y puede ser rica aunque no forzosamente mucho.
    Todos lo respetan y él no engaña a nadie. Es incapaz de robar y de hacer cosas malas de las que pueda arrepentirse mas tarde. Es honorable y tendra mucha descendencia”
    Algun dia te enseño el librito y tratare de buscar el otro
    Un abrazo
    jaime

  3. Rolando Hernández Pérez

    Muchas gracias Wilmer e Hilda por tan extraordinario trabajo.
    Rolando Hernández Pérez

Deja un comentario

Para casos clínicos, sólo se publicarán comentarios de Suscriptores Especialistas de Salud registrados en nuestra base de datos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies