Toque de ánimas…

Primera comunicacion:   Publicado en el Diario El Universal de Caracas, Página de Opinión 1-10, correspondiente al día jueves 24 de abril de 2008 

Toque de ánimas…

Rafael Muci-Mendoza

El quehacer del médico suele generar envidia en los espíritus rastreros. El espíritu generoso que lo induce a hacer por los demás: aliviar, consolar, sanar, alejar la muerte, en suma, contribuir con algo a la felicidad de alguien, le ha erigido por siempre como el más apreciado miembro de su comunidad y piedra angular de su soporte ético y moral. La estrategia fascista propende pues a aniquilar su ascendencia.

Los médicos no entendemos… -¿;no queremos entender?- El plan de destrucción de esa medicina que amamos y hemos enseñado con convicción durante décadas y que se inició con el deslave de Vargas y la silenciosa invasión de médicos cubanos, ha minado su sempiterno prestigio y ahora toca al fin de su existencia. Inanes, apáticos y ateridos por el miedo o la indolencia presenciamos una ejecución con alevosía y ventaja. El Hospital Vargas de Caracas, santuario de la medicina nacional es desarticulado intencionalmente. Una inacabable remodelación que al unísono se advierte en otros hospitales, avienta sus médicos cirujanos al Hospital Militar; eso sí, los estudiantes quedan excluidos del plan y a la deriva. Aquellos nunca más volverán, ¨otros¨ ocuparán sus puestos… Igual sucede en el ataque de la jauría: se separa a un miembro de la manada, el más desprovisto, luego, sobrevendrá el acoso, le perseguirán con saña hasta que el cansancio y las colmilladas le reduzcan y le echen por tierra; allí, le comerán con fruición al tiempo que avariciosos, se morderán los unos a los otros.

La suerte está echada… Sin unión, cohesión ni líder, el gremio médico es separado del todo social, y ante la indiferencia de sus propios integrantes y de la sociedad toda, se le ahoga con condiciones ignominiosas de trabajo, se le desprestigia y se le niegan sus fines y sus derechos.  

Rafael Muci-Mendoza

Neuro oftalmólogo venezolano

 ———————————————————————————————

 Segunda publicacion

http://health.nytimes.com/ref/health/healthguide/esn-eczema-ess.html

Acerca de PIEL-L

Mesa de redacción de Piel Latinoamericana. Donde recibimos casos, aportes e información de interés para la comunidad latinoamericana dermatólogica

Un comentario

  1. Buenas noches, siempre el maestro Mucci Mendoza tan acertado en sus comentarios (así lo conocí en su curso de nuero-oftalmiologia, cuando me paseaba por las salas de la medicina interna). A veces temo pasar los límites de mi angustia y mi rabia y prefiero callar (para no caer en el fanatismo contra-revolucionario), veo y espero a ver si sale una solución mágica, tal vez!, para este desastre que ha hecho el gobierno, que solo ha revolucionado la incapacidad, que ha premiado el vandalismo, que nombra adjuntos y jefes de Servicio al que se pone una boina de color y se inscribe en su nuevo y fracturado partido. Nos hemos asombrado de ver con la merito-cracia es un juguete de la revolución y el dedo marca el norte del país, por supuesto nuestros queridos hospitales no pueden escapar de esa locura desmedida.
    Qué extraño, la sangre es de un color, al cual los médicos nos hemos enfrentado siempre, tratamos de evitar la muerte de una paciente con un sangrado, siempre es una emergencia y hay que detenerlo, sin miedo, con capacidad e instrucción, con la destreza de un buen cirujano y enseñando a los estudiantes que el rojo es signo de alarma y hay que pararlo.
    Vemos muchas cosas injustas, no con los médicos propiamente dicho, sino con una población, que esta ignorante del desastre hospitalario que se está haciendo (o se hacen los ignorantes), la gente común no sabe (o no quiere saber) que se avecina un oscurantismo en los hospitales, que la experiencia de nuestros maestros es necesaria y en ocasiones indispensable para la formación de los más jóvenes y que un servicio no pierde nada y gana mucho, cuando llega el hombre o la mujer que por años se ha ganado el nombre de jefe. Siento angustia de ver como se trata de destruir la medicina que tanto amamos y me siento enferma de sentir nuestra apatía, de lo que parece ser el fusilamiento anunciado de nuestra medicina nacional.
    Soy ULISTA de corazón, médico por convicción y ante todo venezolana, no permitamos que destruyan lo que tantos han hecho y lo que se ha construido con esfuerzo, sabiduría y tesón..
    VIVA VENEZUELA LIBRE
    Dra. Luz Marina Aular Machado
    Valencia-Venezuela
    Ex adjunta del Servicio de Dermatologia de la Ciudad Hospitalaria “Dr. Enrique Tejera” Valencia-Venezuela.

Deja un comentario

Para casos clínicos, sólo se publicarán comentarios de Suscriptores Especialistas de Salud registrados en nuestra base de datos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies