Inicio / COLABORADORES / Cápsulas para Edición 329

Cápsulas para Edición 329

Hace un tiempo comencé a ver unos comentarios en nuestra revista, muy humanos, sobre el manejo de los pacientes que presentamos aquí y vi que eran realizados por un mexicano de nombre enrevesado ¿Libanes? Comence a intercambiar correspondencia, me encontré con un ser humano excepcional, al tiempo mi amigo comenzó a enviarme escritos sobre su diario vivir, sobre su esposa, su madre, sus hijos, sus nietos, sus perros y un dia le escribi que me hiciera algo sobre el ejercicio medico, de aquí nacen estas capsulas de amor de la dermatología que espero que lo disfruten como lo he hecho yo. En esta edición les colocamos unos versos locos (capsula 34) y la primera narrativa (capsula 33) como mi amigo la denomina. En las próximas ediciones seguiremos colocando sus capsulas llenas de humanismo medico

DERMATOLOGÍA CON AMOR.

Los escribo, yo comiendo,
en lugar de oír noticias,
para que la digestión
aproveche el alimento. 

La Dermatología me llegó,
cuando menos la esperaba,
y jamás me abandonó
hasta esta edad avanzada.

En mis tiempos de estudiante
no contaba con postgrados,
pero siempre avancé
con tutores consagrados.

Paul Valery afirmó
que la piel es muy profunda,
que es el espejo del alma
y de riquezas abunda.

Quien sabe leer la piel
muy buen diagnóstico hará,
sanará a los pacientes
y la vida gozará. 

Cuando no puedo curar
por lo menos doy consuelo,
los animo a continuar
sin temor y sin desvelo.

 

Con dermatoscopio, Blanquita,
descubre oportunamente,
ese maligno tumor
y así la muerte evita. 

Con el Atlas de Roberto
he aprendido sin penas,
muy clara la morfologia
que precisa bien Arenas.

Siempre por facebook Javier
dicta consejos muy buenos,
a veces lo van a ver
para que cumplan sus sueños.

Saúl, nuestro bien Amado
enseña con sabia paciencia,
lo que el Maestro le enseñó
y, así, trasciende la ciencia.

Rosa Elba ha conducido
la Academia con consciencia,
así es como ha logrado
enaltecer su presencia.

Yolandita Ortiz está
en los congresos presente,
dándonos su experiencia
que es la mejor de las fuentes.

Acabo de componer
estos versos medio locos,
para que puedas reir
y no te patine el coco…

Para divertirte un poco
te escribo ahora en versos,
si te dá la risa o no
sirven o no mis esfuerzos.

Jaime Piquero pidió
mi colaboración humilde,
para que me sume yo
a su famosa revista.

Por ahora me despido
voy a pasear con mi Dalma,
que bien vá el ejercicio
y me dá salud y calma.

VÁMONOS TENDIDOS CHIQUI…TITO!!.
(Tito me llaman mis amados siete nietos).

“Cápsula de Amor”. 33

DERMATOLOGÍA CON AMOR.

Primeros pasos.

En 1959, como médico del gobierno del Estado de Morelos, atendía a los burócratas, a los policías y a los presos.

En la piel de estas pobres personas, recluídas por sus delitos, cuántas de ellas inocentes; en esa piel, de culpables o no, sentí la necesidad imperiosa de estudiar Dermatología, para tener la capacidad de curar las enfermedades que estaban padeciendo.

Empecé con lo que encontré a la mano, el Atlas Dermatológico de Semon.

Ver y ver y ver las imágenes de cada padecimiento. Las fuí grabando en mi memoria y, después, relacionándolas con lo que mis ojos descubrían directamente en los pacientes.

Fuí con “Don Pablito” boticario tradicional, para conocer las sustancias curativas de las enfermedades de la piel: Azúfre, acido salicilico, yodo metaloide, alquitrán de hulla, resorcina, oxido zinc, calamina…

Me enseñó el arte de la fórmula magistral, con criterio, con sentido común, no aprendiendo de memoria las fórmulas.

Nunca fórmulas para todo y para todos. Era necesario individualizar, prescribir lo específico para ese enfermo y su dermatosis.

Lo increíble es,que solo tratando de no dañar, recetaba pastas inertes, para proteger esa piel. SIEMPRE PENSÉ, DESDE ESA IGNORANCIA,HASTA HOY, QUE SOLO PROTEGIENDO LA PIEL ELLA LOGRA SU CURACIÓN NATURAL, por supuesto, en las que conocemos como Dermatosis Reaccionales, respuesta de la piel, exagerada, a los estímulos físicos, químicos o biológicos.

Pues con esas “pastas inertes” que solo tienen una accion protectora, y agua de manzanilla, sanaban la mayoría de esas reacciones cutáneas.

Les he dicho siempre que algo de brujo hay en mí, no tengo ninguna duda.

Con el Dr. Dominique Verut, “francés de San Luis Potosí”, aunque siempre hablaba el español como francés, con él aprendí el ABC DE LA DERMATOLOGÍA. Siempre que nos encontrabamos, mas adelante en los congresos, me pasaba el brazo sobre mis hombros y les decía a los demás. “Yo le enseñé a Atala el ABC de la Dermatología”. A mí me daba mucho gusto que así lo hiciera. En el Hospital Civil de Cuernavaca, los sábados lo acompañaba a su consulta; también a la Clínica del Seguro Social. El me explicaba muy bien y yo siempre muy preguntón. Su Dermatología era bastante más francesa que él. En ocasiones, cuando me era posible, también iba a su consultorio privado en la Ciudad de México. Siempre estaré agradecido a mi querido amigo Dominique. Creo que me inicié con un muy buen dermatólogo. 

NUNCA EN MI VIDA OLVIDÉ A HIPÓCRATES: “PRIMERO, NO DAÑAR”.


Breve curriculo Dr Assad Atala

  • Nací en Jojutla, Estado de Morelos, México, el 20 de febrero de 1935.
  • Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de México, de 1952 a 1958. Exámen Profesional: 24 de junio de 1958.
  • Curso de Adiestramiento en Dermatoleprología, 1969. Centro Dermatológico “Dr. Ladislao de la Pascua”. Maestro, Dr. Fernando Latapí.
  • Campaña para el Control de las Enfermedades Crónicas de la Piel:
  • Morelia, Estado de Michoacán, México. 1960-1961.
  • Ingreso a la Sociedad Mexicana de Dermatología. 1961.
  • Presidente del XI Congreso Mexicano de Dermatología, octubre 1983.
  • Profesor de Dermatología en la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Morelos. De 1979 a 1995.
  • Ingreso a la Academia Mexicana de Dermatología. 2007.

(Solo lo referente a Dermatología).

 

Acerca de Assad Atala Freyat

Un comentario

  1. Guillermo Avilés Vázquez

    En verdad resulta simpática la cápsula enviada por el Dr. Atala: “Dermatología Con Amor” que revela su calidad humana y algo que he notado en varios de los colegas dermatólogos; esa capacidad para escribir y expresar lo cotidiano con fino humorismo. FELICIDADES.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies