Inicio / Colaboradores / Dermobiota / Dermabiota hablará de la microbiota dérmica y cómo afecta nuestra salud

Dermabiota hablará de la microbiota dérmica y cómo afecta nuestra salud

Conceptual illustration of human microbiome microbes. The microbiome is the collection of microbes found on and in the human body. Some of the microbes help to keep us healthy and it may be possible to transfer these good microbes (probiotics) from a donor to a patient to treat an illness.

Cuando se hablaba de flora bacteriana, se suponía que en el cuerpo solo había ciertas zonas que estaban habitadas por bacterias. Hoy se sabe que el término flora está en desuso, ahora se habla de microbiota y no está integrado solo por bacterias, sino al contrario, existen integrantes de las arqueas, hongos, protozoa y virus en cada uno de los ecosistemas humanos (piel, vías respiratorias, boca, oídos, colon, órganos sexuales y vías urinarias bajas). No hay que confundir el término microbiota con microbioma; el microbioma es el conjunto de material genético de los microorganismos que conforman una comunidad o ecosistema. El viroma es el término empleado para hablar del conjunto de genes de los virus (sabemos que no son seres vivos, son material genético, bien sea ADN o ARN, nunca ambos, envueltos por proteínas). El micobioma es el conjunto de genes de los hongos (levaduras o filamentosos) y la micobiota los hongos que conforman esa comunidad. El arqueoma es el conjunto de genes de las arqueas y la arquebiota es el grupo de arqueas de esa comunidad. No hay un término para designar los parásitos ni su genoma comunitario.

Esta sección se llama dermabiota, porque hablaremos de la microbiota de la dermis y cómo, está afecta o favorece nuestra salud. Antiguamente se decía que los pulmones eran estériles, gracias a técnicas moleculares avanzadas, hoy sabemos que no es verdad, y no puede ser verdad, cuando el aire que respiramos contiene una miríada de microorganismos. Otro de los lugares que se creía estéril era la sangre y sabemos que tampoco es estéril y es que en ese tejido habitan muchos virus (propios de eucariotas y bacteriófagos) y como es de esperar, hay más bacteriófagos en nuestro cuerpo, ya que por cada célula eucariota hay 10 células bacterianas; razón por la cual, hay que tener mucho cuidado cuando consumimos antibióticos, ya que destruimos las bacterias que los portan y son liberados al torrente sanguíneo. A esto falta acotar que cada célula alberga 100 partículas virales.

Mientras una mujer está embarazada, su feto está protegido por el saco amniótico, pero una vez nace, comienza la colonización microbiana. Y la vía por la cual nazca ese nuevo ser, aumentará esa colonización o la disminuirá; un parto vaginal, favorecerá la colonización, mientras que una cesárea traerá demora en la colonización del neonato. Otra forma de colonizarse es la alimentación, no es lo mismo amamantar al bebé que darle biberón; la primera aumentará la colonización mientras que la segunda, no. Los nacidos por cesárea son más susceptibles a las alergias y al asma; hay quienes afirman que la incidencia de tales alergias se puede reducir mediante la administración de probióticos desde el nacimiento hasta los 6 meses de edad. Del uso de probióticos hablaremos ampliamente en otra oportunidad. La microbiota es tan personal que se pueden esclarecer crímenes por el análisis de la microbiota del asesino dejada en el cadáver de la víctima. La microbiología ha desarrollado una rama que se denomina microbiología forense. La microbiota humana también sirve como marcador de las migraciones de las poblaciones.

Por cada centímetro cuadrado de piel, hay un millón de microorganismos. Las bacterias son los más dominantes, habiendo entre 7 y 8 phyla; 40% de los microorganismos son virus y 10% hongos. Todos estos microorganismos se organizan en forma de biopelículas y cohabitan el mismo espacio sin perturbase entre ellos. Los parásitos de la microbiota humana corresponden a especies de Blastocystis y Entamoeba. Entre los hongos propios de la microbiota humana están Pichia, Candida, Penicillium, Aspergillus y Saccharomyces. Hay estudios que demuestran que Saccharomyces cerevisiae es responsable de los cambios epigenéticos observados en humanos, como la metilación del ADN y la modificación de histonas. El hongo Malassezia tiene su principal nicho en la piel, excepto en los pies. Se sabe que el hongo Malassezia furfur está asociado con psoriasis; sin embargo, no es su presencia en la piel la responsable del desarrollo de dicha enfermedad, sino su proporción en la piel de cada persona, aunado a otros factores como lesiones en la piel y factores ambientales que alteran el equilibrio de la microbiota de la dermis. La diversidad del microbioma de la piel está asociada con el desarrollo de enfermedades dermatológicas crónicas como psoriasis, dermatitis atópica, dermatitis seborreica, pitiraisis versicolor, artritis reumatoide, alergias, etc.

Imagen tomada de Science Photo Library, puede estar sujeta a derechos de autor

Acerca de Lorena Abadía-Patiño

Bioanalista, Magister Scientiarum en Microbiología, mención bacteriología clínica, Doctora en Microbiología. Coordinadora del Laboratorio de Resistencia Bacteriana del IIBCA. Investigador-docente de la Universidad de Oriente. Autora de los capítulos 13, del libro Antimicrobial resistance in developing countries. Editorial Springer. Capítulo 133 del libro Homosapiens y Enfermedades Infecciosas. Fondo Editorial de la Corporación para Investigaciones Biológicas. Capítulo 7 del libro Uso apropiado de antibióticos y Resistencia Bacteriana de ReAct Latinoamérica. Capítulo 2 del libro Enterococci: Pathogenesis, Molecular Biology, and Antibiotic Resistance. Editor: Nova Science Publishers. Referee de varias revistas nacionales e internacionales. Editora invitada de Journal of Infection in Developing Countries. Locutora.

4 comentarios

  1. Bienvenida Doctora Abadía-Patiño a Piel Latinoamericana. Siempre me ha interesado la “microbiota de la superficie de la piel o manto hidrolipidico”. Gracias por su introduccion. Me gustaria que incluyera tambien la microbiota intestinal. La avalancha de referencias bibliograficas aparecidas en 2018 sobre la microbiota intestinal y su relacion con afecciones cutaneas hacen de ella un item que debe ser tomado en cuenta

  2. Lorena Abadía-Patiño

    Gracias Jaime, llámame Lorena, la microbiota es mi pasión, seguro que si, comentaremos todas esas interacciones fascinantes que apenas se descubren… cualquier cosa puedes escribir a mi correo electrónico y compartir papers… [email protected]. Gracias por tu comentario

  3. Excelente aporte Lorena
    Ojalá nos sigas ilustrando en esta época en la que por lo extenso del saber médico, una persona experta nos marca el camino, nos ilustra y motiva a investigar
    Sigue con tus cometarios, para mi u seguro para todos los interesados, bien recibidos.

    • Lorena Abadía-Patiño

      Siempre a la orden Antonio, la bacteriología es mi pasión y mi norte hacer conocer que las bacterias y los otros microorganismos, no son malos como la gente piensa; que gracias a ellos tenemos salud… no soy ninguna experta, estudio con ahínco la resistencia bacteriana y comparto lo que hago; mi paso por el Instituto Pasteur de París me abrió los ojos para ver la resistencia bacteriana desde otra perspectiva y las interacciones microorganismo/hospedero como un ganar ganar, si cuidamos nuestros microorganismos, de ahí mi interés por enseñar a los médicos un uso racional de los antibióticos. Gracias por su humildad en recibir este pequeño aporte

Responder a Lorena Abadía-Patiño Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies