Inicio / Colaboradores / Arte y ciencia en fotodermatología / Lo bueno y lo malo de la luz azul en la piel

Lo bueno y lo malo de la luz azul en la piel

El crecimiento constante de la humanidad se ha visto marcado por el desarrollo tecnológico y el urbanismo. Cada día las actividades nocturnas son más frecuentes y a altas horas de la noche, siendo éstas excesivamente iluminadas. Durante el día, hay una sobrecarga de iluminación artificial en hogares, trabajo, escuelas y recreación, en especial de lámparas con descarga de intensidad cada vez mayor, que consisten principalmente en longitudes de ondas azules. Que afectan el sistema circadiano en mayor medida que cualquier otro.1

Disfrutar de la magia de la luz artificial ha sido un gran beneficio, pero cada día se descubren como esta luz, en especial la luz azul, puede afectar la salud. La luz se encuentra dentro el espectro de la luz visible de alta energía como lo son el violeta y el índigo, es una onda corta entre 450-500nm, de alta energía y una fuerte penetración hasta capa basal de la epidermis e incluso puede afectar la retina.2

Liebmann y col. estudiaron el efecto que provocaba los dispositivos de diodos emisores de luz (LED) en queratinocitos y células endoteliales, planteando como las mitocondrias y sus enzimas que contienen porfirinas son los aceptores de la luz azul y se ven afectadas, interfiriendo con la división celular y por tanto proliferación. La irradiación con luz azul hasta 453 nm, demostraron una disminución significativa en el número relativo de células en comparación con el control no irradiado, se presenta una reacción al alza muy significativa de involucrina y se genera fotolíticamente óxido nítrico (NO) a partir de proteínas nitrosadas, el cual puede iniciar la diferenciación en los queratinocitos, pero se evidenció que no induce la liberación de IL-8 proinflamatoria. Sin embargo, si es tóxico para las células T y el contenido de ATP celular no disminuye, sino que aumenta significativamente. 3

Todo estos cambios estructurales y celulares ofrecen dos posibles consecuencias: la primera si la exposición a la luz azul por lámparas LED o láser de baja potencia pueden ser usados en medicina para los tratamientos de enfermedades cutáneas hiperproliferativas (acné, psoriasis)3 o también si se usa de forma controlada como demostró Mamalis y col. donde la proliferación de fibroblastos se ve afectada tras la irradiación de LED azul, así como la viabilidad, velocidad de migración y generación de especies reactivas de oxígeno en los fibroblastos, y por lo tanto es usado de forma efectiva en la fibrosis para el tratamiento de cicatrices y queloides4.

Si la exposición a luz azul proveniente de equipos digitales portátiles es de forma constante y no controlada, se relaciona con un aumento significativo de la proliferación de Staphylococcus aureus y por ende mayor presentación de las lesiones de acné.5

Una autofoto (selfi) o exposiciones tan cortas como 1 hora, pueden acelerar el proceso de envejecimiento cutáneo al aumentar la generación de especies reactivas de oxígeno, y está muy bien documentado la relación entre estrés oxidativo y envejecimiento extrínseco, con la generación de un mayor número de ritides.6

Para reducir los efectos adversos para la salud asociados con la exposición a la luz azul, la literatura reporta:

  • El uso de protector solar cuyos componentes posean protección HEV o luz azul.
  • Uso de protectores solares incluso durante las horas de la noche si se encuentra expuesto a pantallas o luces.
  • Se han estudiado nuevos extractos botánicos fotoprotectores con actividad antioxidante en especial contra la luz azul artificial de alta energía, como es el Deschampsia antárctica (Edafence®, EDA), que es un extracto acuoso natural, que tiene efectos protectores en los queratinocitos y fibroblastos contra la radiación ultravioleta, luz azul y la toxicidad de las dioxinas.7
  • Durante el uso de dispositivos es imprescindible:
    • Mantener una distancia entre el dispositivo y el rostro. Se recomienda 35 cm con respecto al celular y el doble con la computadora.
    • Disminuir el brillo de los dispositivos y activar el protector de pantalla para luz azul.
    • Evitar usarlo al menos 1 hora antes de dormir o usarlos en la cama, por interferir con el ritmo circadiano y la síntesis de melatonina.
    • Cambiar la salida espectral de los flashes de los teléfonos inteligentes basados en LED.6

Nuestra recomendación final: planificar la desintoxicación digital, comenzar reduciendo el número de horas conectados durante el día e incluso no usarlo durante todo un día. Suena difícil pero no imposible.

Zulay Rivera

Ingrid Rivera

Referencias:

  1. Bonmati M, Arguelles R, Martínez M, et al. Protecting the melatonin rhythm through circadian healthy light exposure. Int J Mol Sci 2014;15:23448-23500.
  2. Tao J, Zhou W, Zhu X. Mitochondria as Potential Targets and Initiators of the Blue Light Hazard to the Retina. Oxid Med Cell Longev 2019;29019:6435364.
  3. Liebmann J, Born M, Kolb V. Blue-light irradiation regulates proliferation and differentiation in human skin cells. J Invest Dermatol 2010;130:259-269.
  4. Mamalis A, Garcha M, Jagdeo J. Light emitting diode-generated blue light modulates fibrosis characteristics: fibroblast proliferation, migration speed, and reactive oxygen species generation. Lasers Surg Med 2015;47:210-215.
  5. Taheri M, Darabyan M, Izadbakhsh E, et al. Exposure to Visible Light Emitted from Smartphones and Tablets Increases the Proliferation of Staphylococcus aureus: Can this be Linked to Acne?. J Biomed Phys Eng 2017;7:163-168.
  6. Arjmandi N, Mortazavi G, Zarei S, Faraz M, Mortazavi SAR. ¿Puede la luz emitida por las pantallas de los teléfonos inteligentes y la toma de selfies causar arrugas y envejecimiento prematuro? J Biomed Phys Eng 2018;8:447-452.
  7. Lorrio S, Rodríguez-Luna A, Delgado P, et al. Protective Effect of the Aqueous Extract of Deschampsia antárctica (EDAFENCE®) on Skin Cells against Blue Light Emitted from Digital Devices. Int J Mol Sci 2020;21:988.

Acerca de Zulay Rivera e Ingrid Rivera

La fotodermatología es un área que nos diferencia como dermatólogos de otros médicos, siendo la formación en este campo un componente fundamental de la educación durante los años de residencia y a posteriori. Esperamos que sea del provecho de todos, esta nueva sección. Dra. Ingrid Rivera Pineda. Dra. Zulay Rivera Pineda.

Un comentario

  1. Maria Bibiana Leroux

    Muy buena revisión. Muchas gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies