Inicio / Sección Inicial / De mi experiencia / Reflexión interpretativa. La política del COVID-19

Reflexión interpretativa. La política del COVID-19

Dr. Antonio David Pérez-Elizondo
Médico Dermatólogo
Instituto Materno-Infantil del Estado de Mexico

¿Realmente les interesa a nuestros gobiernos la tasa de mortandad provocada por la pandemia actual? a la fecha calculada en mas de 1.170.000 en todo el orbe; cuando la preocupación primordial de los directivos responsables de la atención de la salud es distanciar la frecuencia de los casos, o el falaz paradigma de “aplanamiento de la curva de contagiosidad”. Probablemente el modelo implementado es confuso rescatado de las catástrofes mundiales sanitarias antecesoras sea el más viable pero obviamente no eficaz y oportuno en estos tiempos.

Vivimos una situación sin precedente alguno, los cambios abrumadores y muchas veces inesperados tales como la automatización y las despersonalización en el ámbito escolar y laboral, el acceso ilimitado a la información digital, la migración de magnitud desproporcionada, la revolución tecnológica, la subrepticia volatilidad geopolítica inopinada, o el dramático fenómeno climático, entre otras muchas variables turba a la gran mayoría de los ciudadanos.

Hoy en día, entre confusión, desasosiego y desesperanza, las cifras de contagio y mortalidad van y vienen a cada instante; por obviedad el número oficial de ambas es legítimamente cuestionable. Sin insumos ni recursos básicos de atención clínico – hospitalaria, y menos aún pruebas rápidas de detección oportuna a la población en riesgo inminente como disposición preventiva están muy lejos de la necesaria ilusión. ¿Realmente habrá alguien que afirme con indudable certeza la forma más común de transmisión viral?. ¿Quiénes son las personas en verdadero peligro de contagiarse?. ¿Cuáles son las comorbilidades estrictamente relacionadas con el SARS-COVID-19 que pueden coparticipar en los fallecimientos?, ¿Existe algún manejo terapéutico medianamente eficaz para los enfermos?, ¿Es posible la reinfección o la inmunidad prolongada?, ¿Se formulará la ansiada vacuna lo más pronto posible y resultará eficaz?.

En mi humilde opinión, suponemos que ocurrirán frecuentes “oleadas” de nuevas infecciones, mutaciones del genoma viral, incumplimiento de las reglas fundamentales de la sana distancia y congregaciones multitudinarias y por consecuencia la perpetuación de esta memorable hecatombe por años.

Nuestras autoridades pretenden hacernos creer que las diferentes restricciones laxas o rigurosas según la geografía muchas ya en vigor corresponden a un dictamen a corto plazo de escasos meses mientras se fortalece la contención impetuosa del desastre, cuando no ocurrirá así. Tras el aislamiento físico y mental forzoso, y el incumplido sano distanciamiento que sin duda repercute en la salud neuropsiquiátrica de la ciudadanía consecuencia ya anticipada; el veredicto oficial es fragmentar la cotidianidad y aislar como objetivo absoluto a todos en lo posible.

Con seguridad acontecerán varios escenarios poco alentadores, la prolongación de la contingencia sanitaria por tiempo indefinido, embates cada vez más comunes de contagios masivos, sobresaturación de la capacidad de atención médica, respuesta y memoria inmunitarias al virus desafortunadamente débiles y transitorias; concurrencia con otras epidemias estacionales, demora de la esperada vacuna y su distribución, la imperiosa necesidad de varias inmunizaciones como reforzamiento, entre muchas otras vicisitudes.

Los responsables de la formulación de políticas monetarias y de seguridad social debiesen comprender los estragos sin precedentes en el bienestar y calidad de vida de la población que ya representan una amenaza desoladora del desempleo descomunal, disminución o verdadero recorte salarial, galopantes tasas de inflación, y un empobrecimiento mundial inclemente. ¿En realidad estamos viviendo una situación de alarmismo aterrador en todo el planeta? La respuesta es SÍ, pero la causa no es el virus en sí mismo es la política del SARS-COVID-19; la organización del pánico colectivo desde las élites del poder a través de los medios de comunicación estandarizados y ahora las más consolidadas y extendidas redes sociales, un excelente ensayo del Estado para enclaustrar a países enteros arrebatando el derecho propio a la libertad sin objeción sólo en silencio absoluto esperando lo inevitable. Así, prevalece la actitud quizás ingenua que gracias a las estrictas limitaciones a la vida individual y colectiva el gobierno se encargará de remediar la pandemia. Más allá de lo mencionado la reacción gubernamental además de la consigna de destruir la dinámica comercial cultiva una mayor tragedia, el sepulcro de los derechos inherentes al ser humano con sistemas sofisticados de extrema vigilancia que gestará un totalitarismo de excepción muy superior a cualquier régimen dictatorial.

La inusitada dualidad de los organismos gubernamentales al destruir el comercio interno y la obstaculización de la intervención económica extranjera sólo posee un objetivo primordial, el control autoritario con la argucia infundada de mantenernos protegidos y a salvo de la destemplanza implacable del arrebato de la enfermedad. En la pertinaz obsesión de suavizar la curva de contagios, la funesta colateralidad será implacable. Aunque complicado, pero no imposible sería una logística factible adoptar una dirección opuesta, la buena voluntad y la garantía legal de abrir a cabalidad y certidumbre las empresas centrando la atención en asegurar a la población su salida gradual y su voluntario aislamiento en un momento preciso y racional.

Quizás algo sea rescatable de la Gran Recesión de los años 30´s del siglo pasado; en tiempos de Roosevelt hubo mayor desempleo y baja producción nacional con un producto interno bruto por los suelos, una tarea nada sencilla, fue el estallido de la Segunda Guerra Mundial la que activó la industria armamentista que impulso la economía norteamericana. El secreto fue la calibrada intervención de los escasos recursos estatales en cuestiones económico-sociales en un acuerdo multinacional con la participación dinámica de la iniciativa privada lo que asentó la base de la recuperación ahora por todos conocida.

¿Qué esperar ahora? Indudablemente el mejor de los deseos; pero…

Quizás algo semejante a una frase histórica mal recordada “La mejor arma de un político es la siembra del terror; la crueldad impone respeto, los hombres podrán odiarnos pero no pretendemos su cariño y compresión, sólo deseamos su miedo”, u otra mejor acogida “los que tienen coraje y fe no deberían perecer nunca en la desgracia”.

 

Acerca de Antonio David Pérez-Elizondo

Jefe de Consulta Externa del Hospital para el niño. Instituto Materno Infantil. Estado de México. Profesor de Pre y Postgrado, Universidad Autonoma del Estado de México

10 comentarios

  1. Buenas Noches
    La acertada reflexión del Profesor Pérez Elizondo, como siempre cuando lo leo, está aconteciendo en Argentina y España por mencionar dos ejemplos; una sincera felicitación por su agilidad visionaria y aguda interpretación de lo que está sucediendo en el mundo. Un saludo afectuoso y la admiración profunda desde la una perdida península ibérica.
    La revista excelente!!!, el autor como siempre magnífico!!!

  2. Buenas noches desde Madrid, tal como comenta el lector anterior, aquí enclaustrados por un sistema político divisorio y patético, leo esta joya de escrito y mis más sinceros respetos. No había leído al autor sencillamente genial. Ni en las publicaciones de las fuentes periodísticas oficiales se narra la verdad a las que deberíamos tener acceso la gente pensante. Mil felicitaciones al Sr, Doctor Antonio David Pérez Elizondo por esta reflexión tan real y sublime. No acabo de entender como un blog como el vuestro propio de médicos dermatólogos escriben algo tan EXCELSO Y REAL
    MIL ABRAZOS DESDE UNA EUROPA HUNDIDA A TODOS USTEDES Y PRINCIPALMENTE AL SR. DR. DON ANTONIO DAVID PÉREZ ELIZONDO, con toda sinceridad de excepción…
    Una interpretación de miedo pero veraz
    Soy médico frente al Covid

  3. Hello everyone, I am a general practitioner from the United States, Dr. Perez Elizondo is a full member of the AAFP, sometimes we do not read what is published in Spanish but this time there are no words to describe an author with enormous knowledge of medicine , philosophy and politics. an article of excellence
    Dr. Jack Stevens

  4. Hola Buenas Tardes al grupo editorial y lectores de la Revista Piel Latinoamericana
    Con gran sorpresa encuentro esta espléndida reflexión del Dr. Pérez Elizondo que retrata en letra vívida una imagen de lo qué ocurre y por supuesto acontecerá en tiempo próximo. Me atrevo añadir que el menosprecio a lo evidente, la polarización sociopolítica invocada, la manipulación vulgar de la verdad a la vista de todos y la agresión repetida al gremio médico mundial con la bien conocida falta de capacitación y dotación de insumos y recursos básicos para la justa atención a los 52 millones de enfermos en todo el mundo y de paso la restricción a los medios de comunicación, es la consecuencia irrefutable que fortalece la seducción populista del exjefe de la White House y que aún no está dispuesto a perder. Secuelas divisionistas y engendros segregacionistas que perdurarán por décadas. Más lamentable es la imitación consensuada y feroz de las autoridades de los países en vías de un muy lejano desarrollo.
    Enhorabuena Estimado Dr. Jaime Piquero Martín, médico editor y al Dr. Antonio David Pérez Elizondo, una interpretación de verdadero lujo tal y como comentan con anterioridad.
    Saludos

  5. Sres. Editores y Profesor Pérez Elizondo
    Presente
    Es un privilegio leer al Dr Antonio David que no tengo alguna medida para conceptualizar su mensaje tan oportuno y verídico¡, es la situación catastrófica que nos ha tocado vivir, muchas gracias por compartir…
    Comparto mi experiencia
    Una felicitación a este autor de excelencia

    EN MI PASADA GUARDIA MEDICA…
    Sentí la necesidad de ayudar a morir a alguien a mi lado que no conocía.
    NO, “jamás le hice daño” y no murió en mi turno;
    sólo me tomé unos minutos y le acaricié el cabello, de inmediato su expresión de dolor cambio, jadeando aún con oxígeno a tope. Casi inconsciente acurrucó su mejilla en mi mano, le dije “-Duermete. No estás sola, te estamos cuidando!”
    La deje unos minutos recargarse en la palma de mi mano y con la derecha le acomodé la máscara. Su respiración empezó a relajarse y a bajar. Hizo un gesto de alivio muy enternecedor apegándose más a mi mano y se quedó dormida pero acompañada…
    Cuando me fui coloqué un pedazo de sábana para sustituir mi mano en su mejilla, y me retiré.
    Sé que ya eran sus últimas horas, pero al menos me voy tranquila sabiendo que se fue apagando en paz .
    No hay medicamento que alivie el dolor emocional de un moribundo.
    Nada puede sustituir un minuto de calidez humana para quien ya no le queda nada más que unas horas o unos minutos, y que por causa del COVID y el aislamiento estricto ese último instante se está viviendo en soledad, lejos de sus seres queridos.
    No siempre hay tiempo, no siempre se puede, pero cuando se pueda, hagamos que todo este encierro no sea en vano.
    Cuando la medicina y el cuerpo ya dieron todo lo que tenían que dar, nuestra presencia es lo único qué hay….

  6. Hola Dres. Jaime Piquero y Antonio Pérez Elizondo es un gusto saludarles, por cierto Bárbaro, en Mendoza es algo difícil acceder al internet por la plata que escasea.
    Muchas felicitaciones por esta reflexión pero tal como comenta la Dra. Ramos es una calamidad lo que el médico estresado sufre… me dió hasta el alma. Aquí estamos sobre saturados sin nada.
    Como dice el Dr. Pérez y en los comentarios previos sólo prevalece la verdad. Nadie se aflige por esta circunstancia.
    Un saludo afectuoso desde La República de la Argentina
    Rodrigo Levi

  7. Hola Buenos Tardes os felicito por esta gran reflexión publicada en la Revista, el autor enmarcado para siempre, cuánta razón del comienzo al fin, 70000 fallecidos en España ocultada por las pésimas autoridades, ahora les piden a los visitantes pcr y gastan a millón en bobería absurda. El país en soberana calamidad como Argentina o Italia. Requerimos ciencia y no disfraces populistas
    Bravo Sr. Dr. A Pérez Elizondo Dios lo siga bendiciendo por afrontar y expandir la verdad.

    Dr. Juan Alberto Bueno

  8. Hola a todos¡, en particular al Sr. Dr. Jaime Piquero, editor de la Revista Piel Latinoamericana y al espléndido autor Dr. Antonio Pérez Elizondo que lo leí en sus publicaciones ¿Es posible ser ignorante y no saber que los somos?, e interpretando a Erich Fromm ¿Qué hay de la libertad? entre varias. Valoro esta valiente reflexión que sin duda nos obliga a meditar el caos que vivimos y un mayor desastre por venir en todo sentido. Lo plasmado aquí es proverbial, gracias sinceras por compartir. La segunda ola de contagios, la saturación hospitalaria, la hambruna y extrema pobreza será descomunal. Al final de esta reflexión me profundiza en la cabeza lo que le leí en otro de sus escritos: “el liberalismo es el justo respeto de la vida del prójimo con sus tres virtudes fundamentales el derecho a la vida, libertad y a la propiedad productiva”. Es precisamente lo que necesitamos ya AHORA
    Dr. Pérez Elizondo en mi particular punto de vista es ÚNICO
    Dr. Leon Cohen
    Argentina

  9. Buenas tardes a todos editores escritores y lectores desde una Argentina convulsa y decadente, un millón de aplausos a este autor de extensión universal. Realmente de excelencia. Deseo que mi comentario se le haga llegar. Un abrazo simplemente enorme
    Gracias Antonio Pérez Elizondo por abrirnos los ojos, vos eres el máximo orgullo desde México y Latinoamérica parra el resto del mundo
    Entre hermanos una reflexión cautivadora y genial
    Dr, Jose Torres

  10. Hola Buenas Tardes a todos¡ me alegra en mucho que exista un blog científico, político social y serio como este, por supuesto que FELICIDADES; desconozco si esta excelsa reflexión interpretativa queda justo y a propósito en estos momentos de lo que el mundo está viviendo, es exactamente una fotografía sin retoque alguno, no es posible leer tanta verdad…
    La segunda oleada, los hospitales a su máxima capacidad, miles de contagiados y fallecidos, encierro sin fin, medios multimedia fallidos, y por otro lado cambios geopolíticos suscitándose enfrente de nuestras narices etc etc. Vuelvo a decir no es posible tanta verdad en un sólo escrito…
    He leído al Dr. Pérez Elizondo en otras revistas un tipo con todo respeto genial, su manera de integrar el contexto general y plasmarlo no cualquiera
    Me uno a los demás comentarios previos, a su virtuosa audacia como pensador avizora la diseminación de regímenes populistas en todo el orbe con las funestas consecuencias
    Un abrazo Profesor Antonio David
    Dr. Miguel Guzmán
    Investigador Nacional

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies