Inicio / COLABORADORES / Arte y ciencia en fotodermatología / Eliminación de tatuajes con láser

Eliminación de tatuajes con láser

La tecnología de láser se usó por primera vez para eliminar el pigmento exógeno en la piel “tatuajes”, en la década de los 60. Lamentablemente en esa época los efectos colaterales eran mayores, con un daño significativo tanto de la piel con tatuaje como la piel circundante, pero con el advenimiento de nuevas tecnologías y el desarrollo de los conocimientos basados en la teoría de fototermólisis selectiva, en los 80 lograron determinar los haces de luces cuyas longitudes de ondas sean específicas al cromóforo exógeno (pigmentos de los tatuajes) fragmentándolos de forma significativa con poco efectos colaterales en la piel circundante.1,2

Los tatuajes cada día son más populares, Harris y col.1, reportaron que, en el año 2016, 3 de cada 10 adultos en los Estados Unidos tienen al menos un tatuaje, en comparación con 2 de cada 10 adultos en 2012.  Por otro lado, existe un porcentaje de personas que considerarían su eliminación como el reportado por Khunger y col.2 en un 11%. En Venezuela, según datos clínicos de UNIMEL, desde enero del 2017 hasta la fecha, de un total de 3241 pacientes que acuden a consulta por diferentes causas y respondieron la encuesta de antecedentes, 749 pacientes reportaron tener tatuajes. De ellos, 136/749 (18%) han solicitado y recibido tratamiento para su eliminación, siendo la mayoría (88%) mujeres.

En la literatura existen amplios reportes del uso de tecnología láser para la eliminación de tatuajes, resaltando que la elección del dispositivo a usar y longitud de onda depende en gran medida de algunos parámetros que se deben evaluar en la historia clínica de cada paciente como proceso de cicatrización previa, uso reciente de isotretinoína, antecedentes de ingestión de sales de oro para la artritis reumatoide (puede provocar una decoloración de la piel de color gris azulado o crisiasis en las áreas de tratamiento con láser) o antecedentes de enfermedades infecciosas. Es imprescindible conocer la técnica que se utilizó durante el proceso del tatuaje: si ha sido realizado por amateurs los tatuajes tienden a ubicarse en la dermis papilar (más fácil de eliminar), mas si fue un profesional, la tinta la ubican en la dermis reticular (profunda)1. También se debe precisar si son «tatuajes dobles» por un mayor riesgo de cicatrices, el color del tatuaje, composición, densidad, cantidad y tipo de tinta (suspensiones de pigmentos que son materia colorante caracterizada por dar un tono específico)3. Los que se eliminan más rápido con láser son el negro, marrón, azul oscuro y verde, mientras que los colores más difíciles de eliminar son el rojo, el naranja, el amarillo y el azul claro.1 Es importante la localización en el cuerpo y por último y no menos importante el color de la piel del paciente. Los fototipos oscuros de Fitzpatrick IV-VI tienen un mayor riesgo de hipopigmentación después del tratamiento, por ende, al momento de planificar la eliminación de tatuajes con láser la evaluación del paciente es primordial, tipo de tatuaje, dispositivo médico y experticia del médico. En Venezuela, nuestra población es una mezcla etnias y con ello el manejo de estas tecnologías es todo un reto.

La estrategia de la remoción de los tatuajes implica calentar rápidamente el pigmento antes que pueda enfriarse con pulsos rápidos de alto calor con una duración del pulso que debe ser muy corta, en los rangos de nanosegundos a picosegundos de tal manera que el tiempo de relajación térmica de las partículas del tatuaje que se plantea sea menos de 10 nanosegundos, para que pierda el 50% de su calor.1

El uso de láseres no ablativos para eliminar tatuajes ha aumentado en popularidad y con mejoras importantes en su tecnología. Los láseres Q-Switched (QS) como el QS Ruby, QS Nd:YAG y QS Alexandrite son los que han obtenido mejores resultados en especial el láser Nd:YAG de 1064 nm cuya longitud de onda penetra más profundamente en la dermis con un menor riesgo de daño epidérmico e hipopigmentación, gracias a su efecto electromecánico, conocido como fotoacústico o fotodisrupción, cuyas ondas de presión o acústicas producen una expansión termoelástica de los tejidos y ruptura final de la diana (pigmento).3,4 Actualmente, los láseres de picosegundos requieren fluencias más bajas debido a la duración más corta del pulso, con resultados excelentes.

En Unimel realizamos las sesiones de láser QS Nd:YAG 1 vez cada 6 a 8 semanas y es posible requerir de 4 a 15 tratamientos. Deben protegerse del sol antes y después del tratamiento, tomar fotografías y firmar el consentimiento antes de cada sesión. Se explica los posibles efectos secundarios como hipopigmentación, hiperpigmentación, ampollas, cicatrices, oscurecimiento paradójico (específicamente cuando se aplica láser al pigmento blanco, tostado, rojo o rosa, debido a la oxidación del óxido férrico a óxido ferroso contenido en el pigmento del tatuaje) y respuesta al tratamiento impredecible.

La piel del paciente debe limpiarse con alcohol o clorhexidina antes del procedimiento, secar bien y aplicar anestesia tópica o en algunos casos infiltrativa. Se aplica láser NdYAG Q-S Switched spot 4 a 6 mm fluencia en ascenso en cada sesión, se espera una respuesta inmediata de color blanco ceniza causado por burbujas de vapor y gas. Esto se debe al rápido calentamiento de las partículas, que normalmente se resuelve dentro de los 30 minutos siguientes al procedimiento. Si se observa sangrado puntual puede indicar que los valores son demasiado altos. Se aplica vapor de frío de forma simultánea y posteriormente a las sesiones se indica crema reparadora 2 a 3 veces al día por 7 a 10 días.

 

Zulay Rivera

Ingrid Rivera

 

Referencias:

  1. Henley JK, Zurfley F, Ramsey ML. Laser Tattoo Removal. [Updated 2020 Aug 14]. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2020 Jan-. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK442007/
  2. Bernstein EF. Laser tattoo removal. Semin Plast Surg. 2007;21(3):175-192. doi:10.1055/s-2007-991186
  3. Vásquez-Chirinos M, Sánchez M, Brizuela A, Rivera I. Tatuajes: de la tinta a la dermatología. Rev Venez Dermatol 2017;55:9-18.
  4. Khunger N, Molpariya A, Khunger A. Complications of Tattoos and Tattoo Removal: Stop and Think Before you ink. J Cutan Aesthet Surg. 2015;8(1):30-36. doi:10.4103/0974-2077.155072

Acerca de Zulay Rivera e Ingrid Rivera

La fotodermatología es un área que nos diferencia como dermatólogos de otros médicos, siendo la formación en este campo un componente fundamental de la educación durante los años de residencia y a posteriori. Esperamos que sea del provecho de todos, esta nueva sección. Dra. Ingrid Rivera Pineda. Dra. Zulay Rivera Pineda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies