Inicio / Colaboradores / El Librero / Comentario del Dr. Julio Betancourt, sobre la obra “El Corazón Helado”

Comentario del Dr. Julio Betancourt, sobre la obra “El Corazón Helado”

El corazon helado Almudena Grandes es una excelente novelista española nacida en Madrid hace 47 años, que desde 1989 viene cosechando no pocos éxitos literarios.

Su última novela titulada El Corazón Helado editada por Tusquets en febrero de 2007, con más de 900 páginas, es una estupenda obra, en la que los distintos episodios que uno tras otro, van apareciendo desde el principio de la narrativa, con muchos personajes y situaciones sin mayor sentido aparente,  luego progresivamente se van articulando armoniosamente hasta que encajan perfectamente al final. 

La vida de estos personajes se desarrolla principalmente en Madrid y sus alrededores, así como en el sur de Francia, París, y la frontera con Rusia, dentro de la época de la guerra civil española de 1936-1939, la segunda guerra mundial de 1939-1945, la muerte de Franco en 1975 y la actualidad.

Entre los personajes cabe destacar en un grupo, a Julio Carrión González y al penúltimo de sus hijos, Álvaro Carrión Otero. En otro grupo destacan por un lado Ignacio Fernández Muñoz y su nieta Raquel Hernández Perea; y por el otro, Mariana Fernández, prima hermana de Ignacio, y madre de Angélica Otero Fernández, quien casa con Julio Carrión González.

La novela no alude a las causas que originaron la guerra civil española. Solo menciona que el gobierno constituido en aquel entonces era republicano y Franco el insurgente. Lo que si muestra en carne viva a través de sus personajes es la guerra en sí, lo que esto significa: una nación dividida de por mitad, el odio exacerbado de unos contra otros, la violencia en todas sus formas, la intolerancia, las delaciones, traiciones, el hambre, la miseria, el miedo, el aburrimiento en el frente, la incautación de propiedades, la ruina, el dolor; y junto a todo esto, de manera aislada y excepcional, la generosidad, solidaridad y lealtad de solo algunos, y en ambos bandos. No podía ser de otro modo pues se trataba en fin y al cabo de una confrontación entre dos tipos de totalitarismos.

Los Fernández eran una familia acomodada, de relevante fortuna, y de ideas republicanas que vivían en Madrid. Cuando estalla  la guerra en julio de 1936, Ignacio deja sus estudios de derecho y se alista para combatir. Con el tiempo Ignacio, afiliado al partido comunista, asciende rápidamente hasta capitán, lo que de cierto modo desagrada a su hermano Mateo quien siendo también combatiente, advierte la tendencia predominante de los comunistas sobre los anarquistas y socialistas en el ejército. El mayor desencanto de Ignacio, después de que el gobierno republicano abandona Madrid para trasladarse a Valencia, es cuando en vísperas de la entrada de Franco a Madrid, los anarquistas detienen y encarcelan a los comunistas, entre ellos él. Se fuga, logra pasar a Francia, pero también aquí es apresado porque ya para entonces está en auge la segunda guerra mundial y Francia está dominada por los nazis. Después de muchas vicisitudes  logra al fin reunirse con parte de su familia ya exiliada y aunque ya sabía que su hermano Mateo había sido fusilado, aquí se entera que también habían fusilado a un cuñado por delación de una prima que con ellos vivía.

En Francia Ignacio casa con una humilde campesina aragonesa que había perdido a sus padres y hermanos, forma una nueva familia cuyos hijos crecen entre exiliados españoles pero en un  ambiente de progresivo bienestar y libertad que se distancia cada vez más de lo que ellos oyen sobre la situación española. Estos hijos casan y también tienen otros hijos. Con la muerte de Franco en 1975 Ignacio y su familia regresan a España, pero en condiciones económicas muy distintas porque la fortuna que tenían sus padres antes de la guerra civil había desaparecido totalmente. Entre las nuevas costumbres de Ignacio al volver a Madrid, resalta la de hablar y pasear con su nieta Raquel Fernández Perea de 8 años de edad.

Julio Carrión González, nacido en Torrelodones en 1922, era hijo de un modesto campesino de pocas luces y costumbres tradicionalistas, y de una joven maestra de ideas socialistas y vocación de liderazgo en su comunidad, que poco antes de estallar la guerra abandona a su marido, y se va del pueblo con su amante, otro maestro también socialista. Julio que contaba entonces 15 años se va con su padre a Madrid, donde en condiciones muy precarias sobrevive, trabaja en un taller y se afilia a la juventud socialista unificada, caracterizándose como persona simpática, cautivadora, seductora, y encantadora.

Al terminar la guerra civil, conoce casualmente a un joven falangista, y se alista en la División Azul para pelear al lado de los alemanes en la frontera rusa. Terminada la segunda guerra mundial no regresa de inmediato a España porque cree que los aliados vencedores de la guerra podrían ir contra Franco y opta por quedarse en Paris algún  tiempo durante el cual entra en contacto con la familia Fernández. Cuando tiene la certeza de que nada pasará, regresa a España donde con el apoyo de sus amigos falangistas comienza a hacer negocios que lo convierten en un poderoso empresario, sobretodo después de la muerte de Franco, en la etapa de la transición. Casa con Angélica Otero Fernández, 14 años más joven y con ella tiene 5 hijos entre ellos Álvaro Carrión Otero.

Después de la muerte de Julio Carrión González y su entierro en Torrelodones en 2005, el azar hace que  Álvaro Carrión y Raquel Fernández, se conozcan, se enamoren apasionadamente, recuerden el pasado de sus antecesores, plagado de secretos, y sus vidas serán distintas a las que tenían planificadas.

julio
Dr. Julio Betancourt V.
Caracas, 13 de Julio de 2007

  introduccion semblanza dr julio betancourt.doc
22K Descargar documento

Acerca de Planas Girón Guillermo

3 comentarios

  1. Estimado Dr Betancourt, es un inmnenso placer darle la bienvenida a nuestra sección El Librero, que cada dia hacemos con cariño, con ese amor especial con el que se trata a las obras de vivos y muertos y que son trascendentes en nuestras vidas, porque como die Saramago: “Uno sabe como entra en la lectura de un libro pero no sabe como va a salir”. GRacias por presentarnos esta obra de Almudena Grandes, perteneciente al boom de mujeres escritoras latinioamericanas, cada vez más resaltantes, como Rosa Montero, Marcela Serrano, Laura Esquivel, Elena PoniatowakA. esta escritora ha ido tomando cuerpo en su produción literariam siendo por los críticos su obra más lograda. Aunque no es una historia sobre la Guerra Civil, toda mención a ella, desgarra.
    GRacias Dr por ayudarnos en nuestra sección que estoy seguram, ud disfruta tanto como nosotros.
    Con Afecto.
    DRa Raquel M Ramos M
    Valencia
    Venezuela

  2. Apreciado Dr. Betancourt: Ante nada agradecerle por su relato sobre la última publicación de Almudena Grandes, a quien tuve el honor y el placer de conocer en el año 2002 en la entrega de los premios que otorga la revista Woman anualmente aquí en Madrid.

    Siempre ha sido un privilegio leer sus reseñas, sus artículos, y sus publicaciones sobre temas variados, y por consiguiente reitero mi profunda admiración por usted, como persona y como profesional, debido a su trayectoria intachable en abmos sentidos.

    Aprovecho éstas líneas y ésta oportunidad que me ha brindado mi amigo el Dr. Planas, para decir públicamente que me deja usted el listón muy alto, y que por ello he intentando desde pequeña seguir su ejemplo de rectitud, tenacidad, constancia, responsabilidad y honestidad, en todo lo que emprendo.

    Lo saluda y lo abraza, orgullosa de ser su hija,

    Marie-Claire Betancourt de León.

    PD: Recomiendo la pág web: http://www.almudenagrandes.com

  3. Estimada Marie-Claire:

    Muy sinceras y sentidas tus palabras que expresan los conceptos que merecidamente tienes de tu padre, mi querido Julio.

    Esta es una buena oportunidad para demostrar que los jóvenes como tu también saben apreciar y disfrutar de la lectura y el arte, al margen de su actividad profesional.

    Espero que pronto formes parte de los colaboradores de ésta columna, que constituye, en nuestra opinión, un decanso al espíritu en medio de la marabunta materialista que nos acosa.

    Un abrazo, Guillermo Planas G
    Caracas-Venezuela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies