Inicio / Colaboradores / Dermatitis de Contacto / Dermatitis por contacto en parpados: alergia al níquel o a cosméticos

Dermatitis por contacto en parpados: alergia al níquel o a cosméticos

Paciente  femenina de 51 años de edad que fue referida por médico oftalmólogo. Presenta desde hace 4 meses irritación y edema en ambos párpados superiores con descamación fina, eritema y xerosis conjuntamente congestión conjuntival. Esta sintomatología evoluciona con crisis cada vez más frecuentes que mejoran con tratamiento tópico. Ha recibido corticosteroides tópicos, lágrimas artificiales y antihistamínicos, sin mejoría.

Antecedentes:

Niega otras alergias y antecedentes atópicos

Diagnóstico: Dermatitis por Contacto vs Dermatitis Irritativa

Reactividad alérgica: Pruebas de alergia (“prick test”) con una batería de alergenos inhalantes y alimentos (Alk Abelló, Madrid). Los resultados fueron negativos.
Pruebas epicutáneas con batería estándar Marti Tor (GEIDC) con las siguientes respuestas valoradas a las 96 horas.
Sulfato de Níquel: ++.

Se realizan pruebas epicutáneas con los siguientes antígenos complementarios de la Batería Estándar: Yodo, liral, paladio cloruro, tiosulfito de sodio y oro, mezcla fragancias II, metabisulfito de sodio y dibromocianobutano con resultados negativos y pruebas epicutáneas con la batería de cosméticos con resultados negativos a las 96 horas.

Debido a que la paciente solo presentó la prueba al níquel positiva, se recomienda no utilizar maquillaje de ojos especialmente se sugiere no usar sombras de colores en párpados ya que las azules y verdes tienen alto contenido de cobalto y posiblemente otros metales. No usar material metálico en contacto con la piel, por ejemplo, pinzas para extraer vello de las cejas.

Diagnóstico Final: Dermatitis palpebral alérgica por contacto a metales.

Comentario: Nos llamó la atención la total negatividad de los antígenos de cosméticos y de tiomerosal. Cosméticos porque son la causa más frecuente de dermatitis por contacto de párpados (DDCP) y el tiomerosal porque es causante de esta patología en sujetos usuarios de gotas oftálmicas.

Quisiera comentar un caso clínico, similar al nuestro, publicado recientemente en la revista Dermatitis.  Knopp E & Kalman W Eyelid Dermatitis: Contact allergy to 3-(Dimethylamino) propylamina Dermatitis 2008 19 (6): 328-332

El surfactante cocamidopropyl betaína (CAPB)  se encuentra en diversos cosméticos y es un componente que forma parte de la batería de cosméticos.

La paciente presentaba eccema palpebral y antecedentes de dermatitis por contacto a la bacitracina. Las pruebas epicutáneas del caso publicado revelaron prueba positiva a neomicina y a 3-(Dimethylamino) propylamina (DMAPA) y negativa al CAPB, tal como ocurrió con nuestra paciente.

Los autores discuten la importancia de este alérgeno que es utilizado en la formación del surfactante CAPB. El proceso comienza con añadir ácidos grasos de coco al 3-(dimetilamino) propylamina (DMAPA) para formar un compuesto intermediario aminodiamina el cual se combina con acido monocloroacético para obtener el producto final CAPB que es un producto espumante y se encuentra en champú, lociones de lavado corporal, jabones líquidos, detergentes, removedores de maquillaje y líquidos limpiadores de lentes de contacto.

En 1983 comienzan a aparecer en la literatura reportes de dermatitis de contacto a este componente que fue denominado Alergeno del Año en 2004 por la Sociedad Americana de Dermatitis de Contacto. El CAPB como producto final está generalmente contaminado con DMAPA y aminodiamina. El grueso de la literatura señala al responsable de estas dermatitis a DMAPA.

Lamentablemente no contamos con el alérgeno DMAPA por lo que no pudimos parchar a la paciente con este compuesto. Sin embargo, aún cuando la prueba con CAPB fue negativa indicamos a la paciente no utilizar ningún cosmético que contenga CAPB.

Al revisar a nuestra paciente después de 4 semanas pudimos observar una mejoría evidente de su eccema palpebral.

Este caso ilustra la importancia de realizar las pruebas de parche utilizando el mayor número de antígenos relevantes según la historia del paciente ya que podríamos fallar en hacer el diagnóstico correcto por omitir antígenos de gran importancia. Además, es importante realizar, en lo posible, pruebas de parche con los antígenos propios.

Acerca de Marí­a Cristina Di Prisco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies