PARADOJA

En esta edición le presentamos un poema que nos envía el maestro Segundo Barroeta

Quiero la libertad de ser esclavo
del calor de tus manos;
liberto encadenado
a la muerte vital de tus caricias,
resucitando día a día
para volver, voluntariamente,
al ansiado cadalso;
como la mariposa que viaja hacia la llama
para morir en ella.

Quiero la libertad de ser eterno prisionero
de la cárcel tibia de tu piel,
con más de mil noches de capilla ardiente
alumbradas nomás con tus pupilas.

Segundo Barroeta

Acerca de Moncayo Luis

Deja un comentario

Para casos clínicos, sólo se publicarán comentarios de Suscriptores Especialistas de Salud registrados en nuestra base de datos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies