Inicio / Editorial / Editorial: Réquiem por un amigo

Editorial: Réquiem por un amigo

Medita sobre la muerte y se amigo de la vida
Thomas Mann

VJB

Murió un amigo y con él también nosotros morimos un poco, ya que con las ilusiones y sueños que hasta ayer él tenía, también se van un tanto los nuestros. Habíamos recorrido un buen trecho en el tren de la vida, te bajaste prematuramente dejando un vacío irremplazable en  el vagón de la Dermatología.

Los que conocimos a Víctor Jaime  Battan sabemos que es, en presente,  un Caballero de la Medicina. De sólida formación, excelente clínico, buen oyente y prudente conversador que no acaparaba la palestra pero cuando intervenía lo hacía con conocimiento del tema, con una sonrisa en los labios y una oportuna opinión pragmática.

Buen padre y esposo, religioso, apegado a altísimos valores morales  y a las tradiciones familiares. Los recuerdos de anécdotas  compartidas durante el quehacer diario en el hospital o en la playa el fin de semana, o en reuniones médicas o científicas se arremolinan en esta evocación de su personalidad.

Aún lo veo debajo del huppah en la sinagoga emocionado por la boda del hijo o preguntando en forma inocente como hacíamos el manejo administrativo de un procedimiento dermatológico. Incluso como si fuera ayer revivo su ingreso a la Sociedad de Dermatología en 1978 cuando le hicimos una fiesta de bienvenida en el Colegio de Médicos del Estado Miranda  y pleno de vigor y conocimiento deseaba comenzar cuanto antes su ejercicio profesional.

En el gremio todos lo considerábamos  un verdadero compañero, sencillo, decente, honrado, trabajador y sobretodo respetuoso de los demás…  luchador que no se amilanaba ante las adversidades de la vida. Se había ido de nuestra tierra un poco detrás de sus hijos que ya habían emigrado, otro poco por la desazón del futuro incierto que muchos vivimos. Mientras ocurre el reencuentro, el Dios de todos te dará solo comida Kosher para que puedas sentarte a la mesa sin preguntar.

Shalom Aleichem,  Víctor  Jaime

Los editores

————————————————————————————————

Nota de Eduardo Weiss a una solicitud nuestra de cómo sucedió su fallecimiento:

¨La noche anterior estuvimos en un barmitzva y nos fuimos a la 1 AM,  a las 3 AM nos llamaron con la noticia. Aquí la comunidad venezolana se conmovió y las muestras de solidaridad y cariño han sido increíbles, no es para menos conociendo toda la calidad humana de Jaime.

El nació en Caracas el 5 de enero de 1949, su familia fue una de las fundadoras de la comunidad judía de Maracaibo y de Caracas, estudio en el Colegio Moral y Luces Hertzel Bialik de Caracas, se graduó de médico en la Universidad Central de Venezuela, realizo estudios de postgrado en Dermatología en la Universidad de Miami, en donde conoció a su esposa Jennifer quien fue su compañera hasta el ultimo minuto de su vida. Tuvieron 3 hermosos hijos quienes fueron el orgullo máximo de Jaime; Miriam, José y Daniel.

Jaime finalizo su vida realizado, como hijo respetuoso siempre con los mas altos valores morales, como padre dándole el mejor ejemplo posible de honestidad y trabajo continuo, como esposo siendo compañero de Jenny en todo momento, como profesional disfrutando del éxito en Caracas y en USA donde en pocos meses recobró con su típica característica de médico amigo la popularidad que añoraba de Caracas, como hombre de fé siendo un sólido creyente y soporte de su comunidad.

En definitiva una vida ejemplar e inmaculada,  ejemplo a seguir por todos los que lo conocimos. Con su desaparición súbita nos despertó y nos abrió los ojos para que podamos ver lo que él predico en vida.

Saludos
Eduardo Weiss

Miami USA

Acerca de PIEL-L

Mesa de redacción de Piel Latinoamericana. Donde recibimos casos, aportes e información de interés para la comunidad latinoamericana dermatólogica

8 comentarios

  1. Lamentablemente no tuve amistad con el Dr Battan, y digo lamentable , porque me perdi de conocer a una magnífica persona: “tantas vacas no pueden estar equivocadas”(Facundo Cabral), pero siempre lo observaba en las reuniones mensuales, y observaba su andar pausado, su atención en los casos. Escribo esto para todos aquellos que lo amaron y hoy lloran su pérdida. No hay nada más triste que un amigo se vaya. Pero hay algo que ha rondado mi cabeza toda la semana:
    “Las personas no mueren en tanto que puedan ser recordadas. Cada vez que quieras tener la frescura de la presencia de la persona que crees que partió, concentrate y piensa en ella con los mejores recuerdos y seguramente podras mantener inclusive conversaciones ineditas.Crecer desde la muerte a tener una mejor vida. La riqueza interior nos puede regalar esos momentos de felicidad aunque no estemos.”
    Ya la dermatología venezolana, tiene otro palancón en el cielo.
    DR Jaime Battan, descanse en paz.

  2. Hola Jaime:

    Hace tiempo que no sabía de ti. Por aquí todo más o menos como siempre. Estoy seguro que estás
    muy bien, junto a los tuyos.

    A pesar de que alguna otra vez lo hice (menos de cuanto he debido….las personas a menudo somos así….y tu lo sabes) quiero agradecer todo lo que me has dado: antes que nada tu amistad. Tu sencillez. Como medico: tu honradez, tu constante empeño en mantenerte al día y de transmitir a tus alumnos y colegas lo último que habías leído -no para aparentar que lo habías apenas leido sino para compartirlo y ofrecernoslo, a quienes no lo sabíamos, para ser de alguna ayuda a nuestros pacientes.
    No te había comentado que desde hace apenas algunos años estoy haciendo cirugía minimamente invasiva. Sí, he dejado de ser el que todo lo quiere resolver con excisiones y colgajos.
    ¿Porqué?
    Porqué, solo después de mucho tiempo, fuí capaz de darme cuenta que los afeitados, que a menudo preconizabas como solución cuando otros ofrecíamos (y realizábamos) soluciones más intervencionistas o más “quirúrgicas” que el simple afeitado que sugiere Jaime, junto a otras técnicas sencillas, menos intervencionistas….después de dar tantas vueltas me he dado cuenta que, particularmente en lesiones benignas o aún, como tu sostienes, en carcinomas basocelulares nodulares primarios, con bordes precisos, en áreas no correspondientes a los planos de fusión embrionario, pueden ser tratados –a conciencia, ya sé- con muy buenos resultados de radicalización y excelentes resultados estéticos. Sí, ya sé, siempre primero estando “seguros” de la cura clínica.
    ¿Que porqué estamos hablando de cirugía dermatológica se preguntarán otros?
    Jaime y yo siempre lo hicimos….y siempre lo haremos y -permìteme Jaime que aclare- que, después de la familia y de sus valores, es lo que más ama Jaime.

    ¡Y como no le voy a contar que uno de sus alumnos después de tanto tiempo por fin entendió que no es necesario matar cucarachas a cañonazos!

    Aprovecho esta conversación con Jaime para mandarle un saludo, junto con él, a los compañeros con los que tuve la suerte de cursar el postgrado en Biomedicina y que hoy, como siempre, frente a cualquier evento verdaderamente importante del mundo dermatológico, recuerdan con cariño a sus maestros y enseñanzas.

    !Gracias a Eduardo por haber saludado a Jaime y haber estado con èl a nombre de toda la familia de Biomedicina!

    ¿Quien nos enseñó cuales eran los tumores dolorosos? ¿Quien nos habló de los planos de fusión embionario?
    ¿Quien nos decía ¡típico! al empezar el postgrado, cuando sabíamos menos que nada, junto con J.J. Henríquez, ¡típico! nos decían al preguntarnos por algún signo o síntoma o diagnóstico clínico que para nosotros era chino.
    No puedo olvidar el día que me dijeron que eras pequeñas lesiones cupuliformes, normocrómicas de ese niño pequeño eran moluscos contagiosos. Me dije: ¡estos dos me están jodiendo de nuevo!
    ¡…..moluscos….y contagiosos además!
    Quien dejó boquiabiertos a todos los médicos de Medicina Interna, Cirugía y a todos los Dermatólogoa cuando, al ver un paciente en la emergencia del Vargas, con unas lesiones figuradas, en muslos y abdomen dijistes: “¡Eritema Migratorio Necrolítico, esa es la expresión cutánea de un glucagonoma!…hay que descartar un tumor del pancreas”…….!y ese fué el resultado! ¿Dime la verdad cuantos Eritema Migratorios Necrolíticos habías visto antes?….yo estoy seguro que ninguno. Estoy seguro que hicistes ese diagnóstico por lo estudioso que eres y por haber visto fotos en algún artículo.
    ¿Y como voy a olvidar el paciente con el carcinoma basocelular en el tercio medio del dorso nasal….te acuerdas?, el “viejito” de unos 70 años, al que propuse hace un modified pinch flap? No te hagas el loco… que tu te acuerdas bien! (solo nosotros dos lo recordamos….y eso queda para nosotros) …y recuerdas también que tuvimos que volverlo a operar porqué, el muy agradecido, después de esa gran reconstrucción se fué a su casita de la playa, en La Guaira, a recoger unos tomates para traernoslos y comenzó a sangrar por el esfuerzo y por no haber mantenido la cabeza en alto como tu le habías sugerido?

    Que ejemplo eres Jaime. Te juro por mis hijos que en todos los años que pasamos juntos en Biomedicina jamás te ví alterado, bravo, arrogante o fuera de tus cabales.
    ¡Eso en muy pocos lo he visto!
    Ya quisiera yo poder alcanzar ese nivel de sabiduría.

    Debo, sin embargo confesarte algo que ahora, por carta, es mucho más fácil decirte: en el Instituto me contastes unos chistes bastantes malos….!o tal vez no los sabías echá! pero lo importante era que tu y JJ le contaban ese chiste a todo el mundo y, cada vez, la risa era contagiosa……recuerdo que JJ se privaba de la risa y que los ojos se le llenaban de lágrimas.
    Ahora me doy cuenta que lo importante no eran los chistes sino el resultado que producía en ustedes y en todos nosotros y que JJ te ama como un hijo…..siempre será así….y tus chistes malos siempre nos haràn reir mucho….por las lèagrimas de JJ…y las de todos nosotros.

    Después de tanto tiempo me doy cuenta que mis días en Biomedicina fueron de los más felices y fructuosos de mi vida.
    Y una de las pocas maneras de agradecérte todo lo que me has dado es el de haber puesto por escrito (donde tu y yo sabemos) que fuistes mi maestro de cirugía dermatológica.
    No te sonrojes……gracias Jaime, es verdad,

    hasta pronto,
    Vito

  3. Maestro es aquel que enseña con el ejemplo,es quien nos muestra el camino de las cosas bien hechas en la vida. Yo creía que Maestro era una sola palabra. Luego supe que maestro, en realidad son 2 palabras: Jaime Battan.
    Para él todo mi respeto y cariño, dondequiera que esté.

  4. Lamenté mucho la muerte de Jaime Battán. Estuve hablando con Marina Chopite quien me informó los pormenores de la desgracia. Tenía mucho tiempo que no lo veía. Significa una gran pérdida, para todos los que nos consideramos sus sinceros amigos. Jaime era un excelente amigo y gran profesional de la dermatología.

    Paz a sus restos y mi sentimiento de condolencia a toda la familia.

    Dr. Guillermo Planas Girón
    Ccs-Venezuela

  5. La ausencia de el maestro le causa un profundo vacio a quienes le queremos, tanto por los aportes académicos y por la disciplina en el estudio de lo nuevo que siempre nos enseñó Victor Jaime con su ejemplo y por su buena disposición para ayudar, su sonrisa y buen genio que nos hacia agradable e inolvidable nuestra permanencia en el postgrado, siempre inseparable de Marina y JJ.
    Nunca imaginé que tan pronto su nombre llevara el Z L que nos recuerda que ya no esta entre nosotros, solo queda pedirle a Di os que su sonrisa y buena disposición nos ilumine desde donde lo tenga.Con sentido dolor David Castillo

  6. todos los que lo conocíamos le teníamos aprecio por su inteligencia, simpatía y sensibilidad hacia el enfermo dermatológico.

    lo vamos a extrañar profesor..

  7. Supe de Jaime por las veces que me lo mencionaron en el Departamento de Dermatologia del Jackson Memorial Hospital en Miami cuando realize mi entrenamiento en Dermopatologia con el Dr Neal S Penneys por alli en los anos ochenta; cuando lo conoci personalmente admire no solo su gran profesionalismo sino tambien su extraordinaria calidad humana ,lo recuerdo tan vivamente cuando estuve en el Servicio de Dermatologia del Hospital Vargas durante mi ano sabatico concedido por la Universidad de Carabobo siempre juntito a ese excelente trio de la dermatologia quirurgica Dra Chopite, Dr JJ Y el incomparable Dr Abrusci discutiendo sus casos quirurgicos; hoy su muerte me llena de un gran pesar, la dermatologia venezolana pierde prematuramente a un valioso dermatologo y excelente amigo;el cielo gana un alma bella y trasparente; pido a mi Dios paz a sus restos. Dra Rafaella Sierra .Valencia Venezuela

  8. Querido Jaime, Nos conociamos desde el colegio . Siempre una gran persona , un gran homgre un gran amigo . Siempre listo para echar una mano. Nos quedo pendiente reunirnos para las recomendaciones para el estudio de los boards que con tanto esfuerzo lograste y que me ibas a recomendar . Fuiste una persona muy especial

Responder a Jaime Piquero Casals Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies