Inicio / Editorial / Editorial: Los edificios pueden construirse de arriba hacia abajo

Editorial: Los edificios pueden construirse de arriba hacia abajo


En el siglo XX, Japón demostró que un país podía salir de la Edad Media gracias a la Ciencia y la Tecnología (CyT). Años después, los llamados tigres asiáticos (Hong Kong, Singapur, Corea del sur y Taiwan) hicieron lo propio y comprobaron que invertir en CyT genera bienestar a toda la sociedad.

En los últimos 15 años, dos grandes países India y Brasil ajustaron sus brújulas y llevaron sus índices en CyT a los mismos niveles que los países industrializados del G8 (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, Reino Unido y Rusia).

Hoy día, India y Brasil son fuentes de referencias en sus regiones y lo que falta por ver en como toda esa inversión en Investigación y Desarrollo (I+D) se traduce en bienestar social. Ambos países demuestran que a pesar de no haber resuelto problemas básicos de pobreza, salud y educación, se puede avanzar en CyT y utilizar la gestión del conocimiento para generar bienes y servicios en tiempos muy cortos.

Para una mejor comprensión de como la CyT transforma, utilizaremos un ejemplo que oímos hace varios años en boca del Profesor Rafael Darricarrere, médico microbiógo chileno y padre de toda una generación de microbiólogos desde la Universidad Central de Venezuela. Darricarrere mostraba evidencias de como el control de las diarreas infantiles en los países industrializados había tomado unos sesenta años, y señalaba luego que nuestros países podían disminuir significativamente ese número de años, utilizando terapias y vacunas.

Que ha hecho Brasil para acortar la brecha en CyT: 1) Aprobación por el congreso de fondos que permiten a las agencias de financiamiento científico planificar proyectos a largo plazo; 2) Establecimiento de impuestos a las empresas petroleras y otras industrias parar generar una fuente fija de fondos; 3) Fomento de I+D a nivel industrial para financiar PyMEs, en áreas de impacto como salud humana, biotecnología y agricultura, 200 millones de dólares al año; 4) Establecimiento de una política para mejorar los salarios y beneficios a los investigadores y evitar fuga de cerebros; 5) Establecimiento de postgrados temáticos para regiones menos desarrolladas de Brasil involucrando varias instituciones, 15 millones de dólares desde 2004; 6) Programa de becas de postgrados y y postdoctorado para la captación de estudiantes destacados de Brasil o internacionales.

No hay que inventar la rueda, una de las formas mas rápidas de generar riquezas y bienestar es la CyT, la verdadera revolución que da el conocimiento.

Imagen tomada de digicoll.library.wisc.edu

Acerca de PIEL-L

Mesa de redacción de Piel Latinoamericana. Donde recibimos casos, aportes e información de interés para la comunidad latinoamericana dermatólogica

2 comentarios

  1. Antonio Batista

    Agradezco telefonos o correo-e de la Dra. Maria Antonieta en Barquisimeto.
    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies