Inicio / Colaboradores / El Librero / Historia de la Dermatología en Lengua Alemana (Scholz, Holubar y Burg, Burgdorf y Gollnick)

Historia de la Dermatología en Lengua Alemana (Scholz, Holubar y Burg, Burgdorf y Gollnick)

Análisis de Prof. Dr. Mauricio Goihman Yahr


Hace poco tuve el gusto de recibir el libro mencionado arriba de manos de mi buen y viejo amigo el Prof Karl Holubar. El título original es GESCHICHTE DER DEUTSCHSPRACHIGEN DERMATOLOGIE ( Scholz,A., Holubar,K., & Burg,G., Editors Burgdorf,W., Coeditor & Gollnick,H., Coord.Ed) Wiley -Blackwell., Deutsche Dermatologische Gesellschaft, Alemania, 2009.

El robusto texto de 746 páginas en cuarto está escrito simultáneamente; lado a lado en alemán e inglés. Emplea un papel libre de ácido y opaco de modo que no hiere la vista con reflejos y trae un sinnúmero de ilustraciones en blanco y negro. Las leyendas de muchas de esas ilustraciones son en sí un texto sintético de enseñanza.

Es de notar el énfasis en la lengua. La cultura alemana no se basa fundamentalmente en las fronteras y los gobiernos(altamente variables) ni en la religión sino en la lengua. Debido a ello el ámbito de este tratado es amplio ,ya que se ocupa no sólo de la dermatología en Austria y Alemania sino también en Suiza. Hungría (por el imperio Austro-Húngaro), Polonia, Eslovaquia, Eslovenia, Croacia, Bosnia y Herzegovina y Lituania. También se hace extensa mención de la influencia sobre Japón y los Estados Unidos. Por supuesto que los idiomas nacionales de muchos de estos países difieren del alemán, pero la influencia cultural la soberanía y el idioma de muchas universidades o de publicaciones dermatológicas de estos países era el alemán. Sólo un ejemplo… Qué sería de la dermatopatología norteamericana de las primeras seis décadas del siglo XX sin Oskar Gans y Walter Lever?

El libro no discurre en un tono seco y objetivo, al contrario, cada editor tiene su forma de escribir que se refleja claramente en la versión inglesa. Los autores dan sus propias opiniones, señalan incluso sus prejuicios. El libro está lleno de anécdotas, de caricaturas de la época, de relatos conocidos a través de referencias bibliográficas o de entrevistas hechas en alguna oportunidad a familiares o descendientes. No hay que olvidar que los autores son historiadores de la dermatología desde hace décadas y son antes que esto historiadores en general. La dermatología y su desarrollo son parte de la historia médica, de la historia en general y de las relaciones político-económico-culturales que reinan en una época dada. Los venezolanos podemos comprender esto con facilidad. Acaso nuestra Anatomía Patológica y nuestra Medicina Tropical no se desarrollaron bajo la asesoría de judíos alemanes que huyeron de la dictadura nazista?( Jaffé y Mayer). Acaso nuestra dermatología no comienza al acabar la dictadura de Gómez con la creación de la Sociedad en 1936? y no crece de modo vigoroso al acabar la dictadura de Pérez Jiménez y venir un lapso de décadas de libertad, progreso y estabilidad económica?

Una constante en todos los capítulos es la cuestión judía. La dermatología (así como la psiquiatría y la pediatría) son especialidades donde los judíos ejercieron una gran influencia a partir de la segunda mitad del siglo XIX. Tanto en la parte alemana como en la austriaca se insiste y se señala la declinación de la dermatología durante el Nacional Socialismo. El análisis es detallado y descarnado. No se trata de una descripción de horrores (aunque los hay) sino el de un proceso que al principio se tomó como poco serio y que luego se reveló en toda su peligrosidad y daño. Alemania perdió miles de dermatólogos en la época nazi. Una estadística de 432 dermatólogos judíos revela que aproximadamente el 64% emigró. El 13% fué asesinado en campos de concentración. El 14% murió en Alemania en esos años. El 3% se suicidó y el 6% fue internado en campos de concentración pero sobrevivió (cifras redondeadas). Las proporciones serían aún peores en Austria y en Polonia. También hubo actos de valor. Von Zumbusch que no tenía nada de judío se negó de forma rotunda en aceptar las órdenes nazis en lo que se refería a su universidad de la cual no sólo era profesor sino rector. En medio de la guerra un grupo de profesores y estudiantes de Munich derribaron el busto de Hitler y lo reemplazaron por el del fundador del departamento de dermatología…Las consecuencias siguieron.

También se relata la reconstrucción después de 1945 dura pero vigorosa y el papel distinguido de la dermatología de habla alemana hoy en día(aunque no ha alcanzado el nivel predominante de principios de siglo XX)

Algunos nombres? Hebra, Kaposi, Neisser, von Zumbusch, Pinkus, Jacobi, Unna, Herxheimer, Jadassohn, Bloch, Hoffmann; Marchionini, Jessner, Lever, Gans, Brill, Gottron, Buschke, Herrmann, Rothman, Baer, Neumann, Auspitz, Kyrle…Sólo para nombrar algunos y todos ellos fallecidos.

Leí el libro como una buena novela histórica . Leyéndolo entiendo mejor algunas cosas. Me refuerzo en la noción de la relación entre la libertad, el bienestar económico, la interacción de razas y culturas y el progreso. Los avances vienen del trabajo, de la competencia y del amor a la verdad y sobre todo del optimismo.

Esto que les resumo no es un libro perfecto pero es sin duda un libro excelente.

Acerca de PanzarelliI A. | Planas G.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies