Inicio / Editorial / Discurso de bienvenida a la XLIII Reunión Anual de la Sociedad Venezolana de Dermatología y Cirugía Dermatológica

Discurso de bienvenida a la XLIII Reunión Anual de la Sociedad Venezolana de Dermatología y Cirugía Dermatológica

svdcd

Discurso de bienvenida a la XLIII Reunión Anual de la Sociedad Venezolana de Dermatología y Cirugía Dermatológica pronunciado por el Presidente Dr. Rolando Hernández Pérez el jueves 15/11/2007

Estimados colegas. Amigos todos.

Antes que nada quiero agradecer a Dios por todo lo que pase, pues todo, aunque parezca inexplicable, ocurre bajo su permiso y su mirada.

Esta noche inauguramos formalmente la XLIII Reunión Anual de la Sociedad Venezolana de Dermatología y Cirugía Dermatológica como una forma de celebrar su constitución, y justamente ayer nuestra Asociación cumplió 71 años de existencia,  motivo también de gran conmemoración en el seno de nuestro mayor encuentro científico, gremial y social.

Hemos cumplido nuestro primer año de gestión presidiendo este Cuerpo, y me siento en el deber de agradecer la expresa voluntad de esta Junta Directiva, así como de tantos miembros de esta Sociedad, que han propiciado un clima organizacional adecuado para promover el logro de propósitos e incluso para afrontar con dignidad nuestros errores y desatinos.

Creemos que la eficiencia es una cultura con poco o ningún  espacio para la improvisación y con un gran ímpetu para transitar de lo bueno a lo mejor, y de allí a metas de excelencia.

Pues bien, la gestión que hemos presidido desde hace un año de trabajo e inspiración, tal vez no merece ser valorada de excelente, ni de altamente eficiente, pero créanme que la hemos asumido con responsabilidad y haciendo lo que hemos considerado preciso por privilegiar, justamente, aquellos procedimientos que son propios de la eficiencia y que nos conducen a alcanzar los objetivos propuestos   que definitivamente redundarán en beneficios para el colectivo.

El trabajo en equipo, la planificación con sentido estratégico, el respeto a todos los miembros, el consenso, la permanente exhortación a participar y otras acciones orientadas al logro de las metas, forman parte de nuestra política de dirección y gerencia institucional, así como del legado que en materia de conocimientos estamos dejando al país, convencidos de que contribuimos con el futuro de la Dermatología en Venezuela.

Y hablando de ese futuro de la especialidad en Venezuela, podemos expresar con entera seguridad que no sólo se manifiesta a través de las conclusiones de los trabajos de investigación, sino incluso en los aportes extra científicos y académicos que estamos haciendo, sobre la base de la conciencia y el compromiso que nosotros, los dermatólogos, hemos asumido.

En el mundo y en el momento en los que transcurre nuestra existencia, todo está interrelacionado; sin embargo, algunos eventos, muchas veces no deseados, terminan por imponerse y dominar, pero inevitablemente recibiendo influencia de las partes dominadas. Esta reflexión viene al caso porque quiero expresar mi convicción de que podemos, aún en los momentos más críticos y difíciles, dejar testimonio de nuestra voluntad creadora para enderezar lo desviado, construir realidades justas e instaurar una voluntad optimista para dar, de una vez por todas, lo que se espera de nosotros.

Siento que vale la pena recordar, lo que por obvio termina muchas veces en el olvido. Me refiero a ese sabio decir de nuestros padres y maestros que con insistencia afirmaban que "lo que vale la pena merece nuestros esfuerzos" y algunos agregaban que sólo con intuir los resultados ya se acrecentarían las motivaciones, y que en el logro de los mismos trascenderíamos al dejar constancia ante nuestros hijos y la historia de haber cumplido nuestro destino como personas.

Y ese destino, en nuestra condición de dermatólogos, no es otro que el de evolucionar en nuestra individualidad  dignificando nuestro campo de trabajo; trascendiendo con nuestros aportes signados con la más alta reputación científica que la especialidad misma reclamará siempre, y muy particularmente en estas décadas de grandes revoluciones científicas y tecnológicas donde el conocimiento es la verdadera riqueza.

 ¿;Hay acaso una razón más poderosa que nos desvíe de esa realidad de que somos nosotros, los que hoy ejercemos la especialidad, los responsables directos de lo que pueda ocurrir en la dermatología venezolana en los próximos diez o quince años?

¿;Cuál será la historia que después vayamos a contar?

En nuestras manos está la decisión. Necesitamos dinamizar y profundizar la academia; necesitamos fortalecer el proceso de investigación; necesitamos interactuar con los otros sujetos de la especialidad;  necesitamos conquistar y mantener una presencia respetable ante la gran industria y sus políticas de mercado, pero sobre todo, necesitamos legitimarnos como profesionales, ser reconocidos como aquellos hombres y mujeres que con el único interés de mejorar la especialidad, ofrecieron aportes significativos que dejaron huella y se convirtieron en referencia para las nuevas generaciones.

De nuevo se hace oportuno citar aquel ejemplo que refiere con aguda sabiduría que la palabra "crisis" en el idioma chino se compone de dos ideogramas, uno significa peligro y el otro oportunidad.

Ocasión invalorable para realizar nuestros sueños.

Momento para trascender, para dejar testimonio, para escribir la parte de la historia de la dermatología que nos corresponde en nuestros tiempos.

Muchas gracias y bienvenidos todos.

Acerca de PIEL-L

Mesa de redacción de Piel Latinoamericana. Donde recibimos casos, aportes e información de interés para la comunidad latinoamericana dermatólogica

4 comentarios

  1. Muchas líneas por no decir todas han tocado mi mente y mi espíritu. Querido Rolando, siempre he tenido como consigna que el tiempo de dios es perfecto. TE ha tocado presidir una Sociedad en tiempos excesivamente críticos, pero siento que has afrontado tu compromiso con la dermatologia de manera honesta, total y etica.
    Me siento particularmente orgullosa, porque en ese compromiso con nuestro pueblo, te estamos acompañando muchos, desde nuestro radio de acción. Siéntete feliz, más no bajes la guardia, porque todavía la lucha es ardua. Son los que dirigen, los llamados a seguir realizando los pequeños cambios que se necesitan para hacer una Sociedad Venezolana más al alcance de sus miembros. Hay valores regados por el territorio nacional que pueden dar mucho de sí, y que sólo necesitan el llamado. Como siempre, te ofrezco mi amistad, que equivale a mi entrega personal por lo que creo justo, y a tu lado estaré siempre que necesites una mano amiga. El peligro del poder, es que a veces aleja nuestros oidos de las verdades cotidianas. Adelante, querido amigo junto a tu equipo. La adversidad genera fortaleza. Un abrazo bien fuerte.
    Raquel Ramos M

  2. Barquisimeto

    Rolando, tu discurso desde el comienzo hasta el final “TODO” excelente, como siempre, que continuen los exitos.
    Abrazo fraternal
    Cordialmente

    Antonio José González Mata

  3. Muchas felicitaciones y un fraternal saludo

  4. Querido amigo, no habia tenido oportunidad de leer el discurso que ofreciste en tu primer año de trabajo. Como siempre la honestidad, el trabajo y la mesura sostienen tus aseveraciones, e intuyo tu claridad en el sentido de que percibes la finitud de la vida y la obligacion de trascender y dejar camino andado a los que vienes atras una vez hayamos cumplido nuestro ciclo de vida.
    Un abrazo y mi admiracion.
    Vicente Torres

Deja un comentario

Para casos clínicos, sólo se publicarán comentarios de Suscriptores Especialistas de Salud registrados en nuestra base de datos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies