Inicio / Colaboradores / Farmacología / Nuevas pautas de vacunación antitetánica en adultos y que hacer ante lesiones con riesgo de tétanos

Nuevas pautas de vacunación antitetánica en adultos y que hacer ante lesiones con riesgo de tétanos

En los últimos años se han producido algunas novedades en la prevención del tétanos y la difteria, por cambios en las recomendaciones de los organismos oficiales con respecto a las dosis de recuerdo de la vacuna del toxoide tetánico y diftérico (Td). Estos cambios se deben, por un lado, a nuevas evidencias epidemiológicas y, por otro, a la restricción del suministro de dicha vacuna a nivel global (1).

¿Cuáles son las nuevas pautas de vacunación?

Las nuevas pautas de vacunación antitetánica en adultos, basadas en las recomendaciones de la Ponencia de Vacunas del Ministerio de Sanidad y Consumo y del Comité Asesor de Vacunaciones de Euskadi, priorizan conseguir una primovacunación correcta con tres dosis y las dosis de recuerdo pertinentes, con una cobertura lo más amplia posible de toda la población, disminuyendo las dosis de recuerdo necesarias en pacientes correctamente vacunados (2,4).


En la mayoría de los estudios de seroprevalencia se observa que existe menor seroprotección en los mayores de 65 años. Este hecho puede deberse a una pérdida de los anticuerpos con el tiempo o a un efecto cohorte (es decir, que las poblaciones mayores de 65 años no hayan sido correctamente vacunadas con anterioridad), o a ambas causas (3).

Por otro lado, se ha visto que la administración de dosis de recuerdo a personas con altos títulos de anticuerpos no proporciona protección adicional, ni a corto ni a largo plazo y, por otra parte, incrementa la probabilidad de efectos adversos (3).

En personas primovacunadas en la edad adulta con 3 dosis, se administrarán dos dosis de recuerdo con un intervalo de 10 años entre dosis hasta completar un total de 5 dosis (3).En el caso de que no se respete el intervalo mínimo de dosis y se adelante la administración de la vacuna, ésta no se contará como última dosis.

EL ADULTO PRIMOVACUNADO RECIBIRÁ UN TOTAL DE 5 DOSIS CON TD PARA TENER PROTECCIÓN DURADERA A LO LARGO DE SU VIDA.

Primovacunación en adultos:

Adultos no vacunados en la infancia:

  • 1ª dosis con Td tan pronto como sea posible
  • 2ª dosis, al menos 1 mes después de la 1ª dosis
  • 3ª dosis, al menos 6 meses después de la 2ª dosis

Adultos con primovacunación incompleta:

  • no reiniciar la pauta de vacunación
  • Se completará la pauta de primovacunación hasta las 3 dosis. Los intervalos mínimos considerados entre dosis son similares a los de los no vacunados. No se consideran intervalos máximos.


¿QUE SE DEBE HACER ANTE UNA LESIÓN CON RIESGO DE TÉTANOS?

Hasta que no se consigan adecuadas coberturas vacunales de toda la población, hay que seguir vigilantes ante pacientes que presentan heridas y otras lesiones con riesgo de tétanos. Se debe tener especial atención en pacientes adultos y mayores que no hayan recibido una primovacunación completa en la infancia, y en otras lesiones además de las heridas (úlceras, abscesos,etc). En muchos casos, para valorar el estado vacunal actual del paciente, hay que basarse únicamente en lo que éste explica, por lo que sería deseable disponer de registros unificados de vacunaciones que pudieran ser consultados desde cualquier centro sanitario. Esto podría prevenir en muchos casos la sobrevacunación (1).

PROFILAXIS EN CASO DE HERIDAS O LESIONES

El tipo de profilaxis contra el tétanos indicada tras haber sufrido heridas depende de la naturaleza de la lesión y de los antecedentes de inmunización del paciente (2).

Se consideran heridas tetanígenas (1,3,4)

  • Heridas o quemaduras que requieran intervención quirúrgica que se retrasa más de 6 horas.
  • Heridas o quemaduras con un importante grado de tejido desvitalizado.
  • Heridas punzantes, particularmente donde ha habido contacto con suelo o estiércol.
  • Heridas contaminadas con cuerpo extraño (especialmente de origen biológico, como madera por ejemplo).
  • Heridas con fracturas.
  • Heridas por congelación.
  • Heridas o quemaduras en pacientes que tienen sepsis sistémica.

En el caso de heridas limpias o heridas tetanígenas que no sean consideradas de alto riesgo, y con antecedentes de haber recibido al menos 3 dosis previas de vacunación, no se necesitará la administración de inmunoglobulina y se administrarán dosis adicionales de vacuna en caso de que la persona no haya recibido una pauta de 5 dosis con anterioridad durante la edad adulta ó 6 dosis en la infancia (3,4).

En heridas tetanígenas con antecedentes de vacunación desconocidos o menos de 3 dosis recibidas, se debe administrar inmunoglobulina antitetánica (IGT). Se administrará en lugar separado de la vacuna, en general, se administrarán 250 UI; si han transcurrido más de 24 horas, en personas de 90 kg o más, en heridas con alto riesgo de contaminación o en caso de quemaduras, fracturas o heridas infectadas, se administrará una dosis de 500 UI.

Las heridas tetanígenas contaminadas con gran cantidad de material y/o que presenten grandes zonas de tejido desvitalizado (heridas de alto riesgo) recibirán una dosis de IGT. En caso de pacientes inmunosuprimidos y usuarios de drogas por vía parenteral, se administrará una dosis de IGT en caso de heridas tetanígenas, independientemente del estado de vacunación

DOSIS DE RECUERDO EN ADULTOS

Vacunados correctamente en la infancia y la adolescencia según calendario vigente (actualmente a la edad de 2-4-6-18 meses; 6 y 16 años):

  • Se recomienda una única dosis de recuerdo a los 65 años.

Vacunados en la infancia y la adolescencia de forma incompleta o Primovacunados en la adolescencia  o en la edad adulta (menos de 5 dosis):

  • Se completará la primovacunación con Td (0,1 y 7 meses)
  • Se completara la vacunación con 2 dosis de recuerdo, según la siguiente pauta:
  • 1er recuerdo (4ª dosis) 10 años después de la 3ª dosis con intervalo mínimo entre la 3ª y 4ª dosis: 1 año
  • 2º recuerdo (5ª dosis) 10 años después de la 4ª dosis con intervalo mínimo entre la 4ª y 5ª dosis: 1 año.

BIBLIOGRAFÍA

1. Morató ML, Serra A, Robles P. Vacunación del adolescente y del adulto: nuevas pautas para una “vieja” vacuna, la antitetánica. AMF. 2009;5(4):210-4.

2. Vacunación antitetánica. Documento de posición de la OMS 2006. Disponible en: http://www.who.int/immunization/Tetanus_vaccine_SP.pdf

3. Vacunación en adultos. Recomendaciones. Vacuna de difteria y tétanos. Actualización 2009. Ministerio de Sanidad y Consumo. Disponible en: http://www.msc.es/ciudadanos/proteccionSalud/vacunaciones/docs/TetanosDifteria_2009.pdf

4. Nuevas pautas de vacunación antitetánica en adultos. Dirección de Salud Pública. Departamento de Sanidad y Consumo. Gobierno Vasco. Vitoria-Gasteiz, 2009.

5. Batalla C. ¿Cambios en las pautas de vacuna antitetánica? Aten Primaria. 2008;40(12):595-6



Fuente: Información Farmacoterapéutica (Infac), Vol 18, N° 1, 2010. http://www.osanet.euskadi.net/cevime/es

Acerca de Juan Antonio Chassaigne

Profesor Titular de Farmacología, Universidad Nacional Experimental "Francisco de Miranda" y Hospital "Dr. Rafael Calles Sierra", IVSS / UNEFM

Un comentario

  1. Amalia, Panzarelli

    Están muy buenas estas pautas sobre la vacunación antitetánica en adultos. Particularmente creo que se abusa de esta vacuna,por lo menos en este país observamos hasta en televisión vacunaciones masivas ante lluvias y desastres naturales a veces ni de tanta magnitud, y sin ni siquiera preguntarles ni el nombre y muchos menos si los vacunaron alguna vez, les colocan el toxoide tetánico, dando una falsa sensación de seguridad a la población, de que fueron “ungidos” de proteccion celestial contra cualquier “bicho” infeccioso o viral que merodee por allí.

    Si el personal de salud y paramédicos que inyectan estas vacunas tuvieran restricciones al respecto y conocieran las posibilidades de efectos adversos de estas sustancias revacunadas y de que no proporcionan la protección adicional que imaginan, quizás lo pensarían 2 veces antes de inyectar cualquier cosa.

    Hace un par de años , una amiga inmunóloga me comentaba como se vacunaba y revacunaba sin control al personal que trabaja en desastres como los bomberos, especificamente. No hay motivos para pensar de que ésto haya cambiado.
    Saludos,
    Amalia Panzarelli
    Dermatólogo/Caracas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies