Inicio / Editorial / El Envejecimiento

El Envejecimiento

El viejo era flaco y desgarbado,
con profundas arrugas
en la parte posterior
del cuello.

Sus mejillas mostraban
las manchas pardas
del cáncer benigno de piel
que el sol produce
con sus reflejos en el mar
tropical …

Ernest Hemingway (1899-1961)
The old man and the sea

Cuando nos detenemos a  pensar en la significación del término “envejecimiento”, encontramos la curiosa paradoja de su doble significado: mientras que en nuestro campo de trabajo designa la decadencia, deterioro de cuerpo y la piel, en otros, como es el caso de la Enología, constituye, por ejemplo,  la condición sine qua non para dotar de calidad o nobleza  al vino.

También en Venezuela el uso de la palabra envejecimiento, con valor positivo, se ha venido empleando  para denominar aspectos y características estéticas de una materia o de un objeto, tal es el caso de las expresiones: “color envejecido”, “mueble envejecido” , ”queso envejecido o añejado”. Lástima que el profesor Ángel Rosenblat, a causa del envejecimiento, ya no esté con nosotros  para que explicara las nuevas accesiones de la palabra envejecimiento que traduce  esta dualidad .

Pero en nuestra óptica médica,  el envejecimiento es un conjunto de modificaciones morfológicas y fisiológicas que aparecen como consecuencia de la acción del tiempo sobre los seres vivos, lo que supone una disminución  de la capacidad de adaptación en cada uno de los órganos, aparatos y sistemas, así como de la capacidad de respuesta a los agentes lesivos que inciden en el individuo. Es por lo tanto una situación decrepita, vetusta y/o achacosa que casi siempre implica debilidad, enfermedad y limitación.

Cada día nuestra expectativa de vida aumenta considerablemente y ya hay pueblos con un promedio de vida de 80 años (favor ver Comunicaciones Importante en esta edición) , lo que permitiría la oportunidad de observar todas las alteraciones propias de vivir más años, es decir de llegar a longevo.  Por otra parte, la popularización de los deportes al aire libre, muchos de ellos marcadores de un estatus social, como los deportes de mar, han incrementado el otro tipo de envejecimiento conocido como fotoenvejecimiento o dermatoheliosis, que cubre  la piel con manchas oscuras, arrugas finas, pérdida de la textura de la piel y lo que es peor, favorecen la aparición de lesiones precancerosas y cancerosas.

La medicina en su responsabilidad de devolver la salud perdida,  acelera los paso en la incorporación de los avances tecnológicos a fin de amenguar  el paso de los años y revertir el deterioro del órgano más extenso y expuesto a las inclemencias del tiempo, como es la piel. Además usa las otras ciencias auxiliares como la biología molecular, inmunología, bioquímica, nanotecnología, entre otras, para ayudar a entender el procesos del envejecimiento y buscar la mejor y más científica forma de entenderlo y de esta manera manejarla correctamente.

La dermatología preventiva es la subespecialidad que se ocupa de la prevención y profilaxis de estas agresiones y otros causantes de las enfermedades de la piel, enseña a los pacientes el uso de ropas adecuadas, el empleo de bloqueadores solares, y educación médica dermatológica en un sentido general.

Evitar exposiciones continuas y prolongadas al sol, son hoy día una de las principales prédicas de los médicos dermatólogos y de las Sociedades dermatológicas del mundo para preservar mediante el empleo del sentido común las condiciones esenciales de una piel sana y atractiva.

La Sociedad Venezolana de Dermatología y Cirugía Dermatológica realizó la semana pasada con gran éxito las IV Jornadas de Dermatología Estética y Antenvejecimiento en Caracas, con una importante asistencia,  superior a 450 médicos y presencia activa de destacados expertos internacionales y nacionales. Este evento que contó con el apoyo de la industria farmacéutica, de la academia y del gremio médico dermatológico vino a reforzar la formación médica especializada en este campo de la dermatología y cirugía dermatológica que ha cobrado un gran interés actualmente.

Los Editores

Acerca de PIEL-L

Mesa de redacción de Piel Latinoamericana. Donde recibimos casos, aportes e información de interés para la comunidad latinoamericana dermatólogica

3 comentarios

  1. lia valencia millar

    Las hojas del otoño
    se visten de colores nuevos
    en silencio…….caen
    se entregan
    en silencio abrazan de nuevo la tierra
    de donde todos hemos venido

    Quiero que el paso del tiempo
    me regale
    la sabiduría y la calma
    que no encontré cuando era joven
    quiero que mis arrugas se amontonen
    en mi cara cuando me ria por estar viva

    Quiero entregarme como las hojas del liquidámbar
    en un concierto de colores nuevos
    de una belleza distinta
    el otoño no es igual al verano,
    es diferente

    Aunque tenga artrosis u osteoporosis
    pido que mis manos nunca, nunca
    dejen de acariciar a los que quiero
    ni dejar de dar una mano de consuelo
    a un amigo o a un paciente

    y no quiero
    que la añoranza de la juventud perdida
    me quite la dulce y tierna sonrisa
    que quiero dar a raudales
    cuando envejezca

  2. Raquel M Ramos M

    Bellisimo poema Lia…. bellismo poema. Mil gracias por compartirlo.
    Raquel Ramos.

  3. Luz Virginia Gutiérrez

    Felicidades, por hacer de la vejes un poema

Responder a Raquel M Ramos M Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies