Inicio / Editorial / El respeto al paciente dermatológico

El respeto al paciente dermatológico

mascara.jpgDurante largo tiempo, prácticamente todo el que precedió al descubrimiento de los antibióticos, eran muy modestas las posibilidades de actuación eficaz de los médicos dermatólogos. Su capacidad de ayudar a los enfermos de la piel era muy discreta, no solo por la reducida potencia curativa  de unos pocos fármacos, dotados más de un efecto placebo que de una real acción farmacológica, sino además por su habilidad en la administración de una sencilla psicoterapia de apoyo, sumada a la permanente preocupación, llena de humanidad, por la dignidad de su paciente.

Hoy, en el tercer milenio, la situación es completamente diferente. Desde hace medio siglo,  la carrera de la investigación en el campo de la farmacología curativa prácticamente no ha parado, y la medicina ha conseguido reducir a casi todas las dermatosis infecciosas.

Por otro lado, se ha aumentado la expectativa de vida del hombre, lo que ha significado la preocupación por la prevalencia demográfica de ancianos, y con ello, la aparición de la dermatología geriátrica como una sub-especialidad de gran demanda e interés en el mundo.

El mayor conocimiento de las lesiones pre-cancerosas, y los crecientes métodos diagnósticos para identificar los finos cambios que estas lesiones expresan en su camino hacia la transformación maligna, hacen que los médicos dermatólogos en los tiempos actuales contribuyamos significativamente con una mejor calidad de vida de nuestros pacientes.

Las incontables moléculas que actúan sobre blancos biológicos específicos en la fisiopatología de muchas enfermedades inflamatorias de la piel, como la Psoriasis, Dermatitis Atópica, Liquen Plano, entre otros, son claros ejemplos del avance de la investigación médica en este campo.

La responsabilidad del médico dermatólogo es mucho mayor que antes, pues es también mayor su alcance y su poder.

Es tanto lo que la dermatología significa, en términos económicos y en capacidad configuradora  de la sociedad, que es preciso preguntarse si los progresos científicos y técnicos de los dermatólogos e investigadores básicos van acompañados de un desarrollo diáfano y correspondiente con nuestra sensibilidad ética; si nuestro creciente dominio sobre lo biológico se asocia con un cuidado proporcionado de la dignidad de nuestros pacientes.

Es en este campo de la responsabilidad de la dermatología en donde nos situamos hoy a través de este primer editorial de nuestro 5° año de circulación de Piel-L Latinoamericana.

Nos gustaría analizar con ustedes el respeto hacia los pacientes dermatológicos como una actitud ética fundamental. Sabemos que hay códigos y declaraciones que guían la conducta del médico dermatólogo, y dentro de ello es el respeto uno de los elementos vitales de la ética profesional dentro de nuestra especialidad.

Piel-L Latinoamericana es un blog no restringido hasta ahora, es decir las personas pueden entrar  libremente sin clave o contraseña. Esta bondad y/o comodidad hace que la identidad de nuestros pacientes sobre quienes discutimos en los diferentes módulos pueda ser fácilmente reconocible y como consecuencia violamos la privacidad del acto médico.

Es un tema de discusión constante en nuestra mesa editorial y en este momento tan especial para nosotros como lo es el iniciar un quinto año de publicaciones semanales, queremos compartirlo con todos nuestros colaboradores y suscriptores. Es un punto de atención que puede ayudar enormemente a esa gran comunidad dermatológica iberoamericana que promovemos con ahínco.

Usted, ¿;qué opina al respecto?

Acerca de PIEL-L

Mesa de redacción de Piel Latinoamericana. Donde recibimos casos, aportes e información de interés para la comunidad latinoamericana dermatólogica

Un comentario

  1. Emitiré algunos conceptos generales, aplicables, no solo a nuestra especialidad, sino a nuestra vida. Moral es el conjunto de comportamientos y normas que solemos aceptar como válidos. Etica es la reflexión sobre por qué los consideramos válidos. La buena vida humana es buena vida ENTRE SERES HUMANOS o de lo contrario, puede que sea vida, pero no será buena ni humana. La humanidad depende en buena medida de lo unos hacemos con los otros. Por eso hablar a alguien y escucharles, es tratarle como una persona (ALERTA COLEGAS),por lo menos empezar a darle un trato humano. A veces, uno puede tratar a los demás como personas, y recibir abusos, puede ser (lo vivimos en nuestra consulta, en las instituciones, etc), pero al menos contamos con el respeto de una persona, aunque no sea más que una: nosotros mismos. Al no convertir a los otros en cosas, defendemos por lo menos nuestro derecho de no ser cosas para los otros. Precisamente la ética lo que intenta es averiguar en que consiste el FONDO.La primera e indispensable condición ética es la de estar decidido a no vivir de cualquier modo: estar convencido de que no tod da igual, aunque antes o después vayamos a morirnos.. Lamentablemente la conciencia no es algo que nos ganemos en una rifa. La experiencia de la vida nos revela en carne propia, incluso a los más afortunados, la realidad del sufrimiento.Tomarse al otro en serio, como noblemente lo intenta esta editorial, poniendonos en su lugar: enfermedad, vejez, debilidad.
    Quien desee la vida buena para si mismo, de acuerdo al proyecto ético, tiene que desear que la comunidad de los hombres se base en LIBERTAD, JUSTICIA Y ASISTENCIA. Toda ética digna parte de la vida y se propone reformarla, y hacerla más rica.
    Un blog como piel l, cumple con estos propósitos. Al publicar un caso clinico, no sólo lo mostramos , sino que hacemos docencia, buscamos ayuda entre varios, por aquello de que “muchos piensan más que uno solo”. Cuando envio un caso , antes le he planteado a mi paciente, que voy a buscar mejores recursos para su tratamiento y curación. ES mi punto de vista. me gustaria leer otros.
    Dra Raquel M Ramos M
    Valencia
    Venezuela

Deja un comentario

Para casos clínicos, sólo se publicarán comentarios de Suscriptores Especialistas de Salud registrados en nuestra base de datos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies