Inicio / De Interés / ATD Venezuela / El efecto polinizador

El efecto polinizador

Kerdel.JPG
Acto
inaugural

Conferencia : Dr. Francisco Kerdel Vegas

Queridos colegas y amigos,
Distinguidos invitados internacionales,

Este es un día muy especial en mi ya dilatada vida y honestamente nunca imaginé estar sentado en una asamblea como ésta oyendo a un muy apreciado colega y amigo como es el Dr. Jaime Piquero Martín, narrando con simpatía y evidente aprecio episodios de mi vida, algunos de los cuales estaban ya engavetados y olvidados. La única justificación que puedo encontrar a un acto como éste es que es espontáneo y generoso y viene de esa gran familia que somos los dermatólogos, porque cualquiera que haya sido temporalmente mi actividad y preocupación, mi identificación en lo íntimo de mi ser ha sido siempre con la medicina y la dermatología, e intuyo que esta es la razón por la cual estoy aquí esta noche compartiendo con ustedes. Mis más expresivas gracias a los organizadores de este evento, los doctores Antonio Rondón Lugo, Jaime Piquero Martín y Ricardo Pérez Alfonzo, quienes durante trece años consecutivos han mantenido con dedicación y eficiencia este programa educativo y científico de alcance internacional.

Cualquiera que haya sido el criterio que se siguió para escogerme para este homenaje, les quedo muy agradecido, y sin falsa humildad, puedo decirles que por aquello de “yo y mi circunstancia” de Ortega y Gasset, en que la parte del “yo” es la herencia genética de los progenitores, y hasta el presente bastante inmodificable, y la “circunstancia”, el entorno, el mundo vital en el que se halla inmerso el sujeto, y que a fin de cuentas tiene la mayor responsabilidad de lo que somos, está conformada por la influencia formadora de los padres, los hermanos, la familia nuclear, los maestros, los compañeros, y más tarde los hijos, los nietos y los discípulos. Hace unos cuantos años le oí decir a mi maestro Marion Sulzberger en una ocasión parecida a la actual, en la que hubo varios discursos muy floridos para el homenajeado, y estando allí presente, me preguntaba para mis adentros, qué podía responder ese hombre tan talentoso como original, ante ese cúmulo de alabanzas y me dispuse a prestar mucha atención a su respuesta, pensando que de allí sacaría una enseñanza útil, lo que en efecto se cumple esta noche, pues después de oír a mi dilecto amigo Jaime Piquero, podría utilizar el mismo argumento de Sulzberger que, palabras más palabras menos, nos dijo que tal vez no merecía la totalidad de los merecimientos y virtudes que allí se le atribuían, ya que científicamente era un experimento incompleto, pues quizás otra persona con las mismas oportunidades que él tuvo y con las favorables influencias que sobre él se ejercieron, se hubiese desempeñado mejor. Sin duda es un argumento con méritos y por ello en estos momentos no puedo menos que pensar en todos esos seres queridos, a los que tanto debo y seguiré debiendo, recordarlos y decirles -donde quiera que se encuentren- que si algo he podido lograr en el curso de esta ya dilatada vida, se lo debo a ellos, y a ellos va mi eterno agradecimiento.

Desde que se me informó de este acto he imaginando que algo debía decir en este momento e hice un ejercicio mental, muy poco común en lo que a mi respecta, pues a pesar de que soy muy aficionado a la historia, mis acciones siempre van proyectadas al futuro y raras veces hago introspecciones de mi propio pasado. Me dí a la tarea de encontrar un mensaje válido para la nueva generación de dermatólogos, aquí presente, con la cual desafortunadamente he tenido poco contacto personal.      

Saliéndome pues de esa regla autoimpuesta de tan solo ocuparme del futuro, hice esa revisión de mi vida y de lo que puedo considerar sus hitos y sus logros, concretándome a hechos concretos, pues en materia de ideas soy muy imaginativo y prolífico, pero son los hechos concretos los que cuentan al final, y ¿se imaginan lo que ocurrió?

Paradójicamente me encontré que había participado activamente en proyectos en los cuales no tenía mayor competencia y sin embargo se había solicitado y obtenido mi colaboración, como elemento moderador, para poder obtener la contribución activa de gente más calificada, pero rivales entre sí, y así poder articular un movimiento unitario con más fuerza y posibilidades de éxito. Tal fue el caso de la Fundación para la Defensa de la Naturaleza (FUDENA), cuya responsabilidad de creación acepté cuando me convencieron de que en mi persona, otros más preparados en materias de conservación y ecología, aceptaban mi liderazgo como un factor externo, capaz de coordinar las acciones necesarias.

Curiosamente también encontré que en una buena mayoría de los casos mi influencia y participación había sido una idea inicial para la que buscaba (y a veces encontraba) ejecutores competentes que, con o sin mi guía adicional, ponían a marchar un determinado proyecto. Me apercibí -tal vez por vez primera- que si tenía algún talento, era ese, servir de abeja polinizadora, capaz de “vender” (en el sentido de convencer y seducir) a personas idóneas que pudiesen ejecutar a cabalidad cada proyecto.

En esa retrospección me dí igualmente cuenta que en la inmensa mayoría de los casos se trataba de una función altruista, pues nadie desconociendo esa inspiración inicial podía atribuirme reconocimiento alguno en su realización. Y, muy a mi sorpresa, descubrí igualmente que no me importaba que me atribuyeran aunque solo fuese una pequeña parte del éxito, pues mi intención no era ganar indulgencias sino que la obra emprendida cumpliera su propósito benéfico a la sociedad.

La moraleja de este mensaje a la nueva generación de relevo es que lo importante es que bien vale la pena renuciar a protagonismos vanidosos, como puede ser obtener reconocimiento por la “autoría” de un proyecto, si eso permite que una buena idea se lleve a la realidad, y que muchas veces es necesario despojarla de esa determinada “paternidad”, para que por celos, envidias y un feudalismo bien enraizado entre nosotros, le surjan obstáculos insalvables. En última instancia debemos sustituir el reconocimiento público -con todo lo grato que pueda resultar -, por la íntima satisfacción de ver una idea con méritos llegar a imponerse y convertirse en un hecho permanente, con beneficios sociales significativos.

Aunque tal vez se preste a interpretaciones torcidas, de que aspiro a que tardíamente me reconozcan algún grado de paternidad a la idea inicial que dio origen a un proyecto exitoso, por vez primera, dado que pienso que mi edad me permite cierta capacidad para ser indiscreto, me voy a arriesgar para poder ser pedagógicamente entendido, a seleccionar tres ideas que felizmente han dado lugar a tres programas que ustedes conocen bien, pero que no verán asociados a mi nombre.

1. El Centro Internacional de Formación Dermatológica en Moshi, Tanzania:

Con motivo del Congreso Mundial de Dermatología en Berlín en mayo de 1987, el gobierno de Alemania aportó fondos para pasajes y estadía de un grupo de colegas provenientes de los países más pobres del mundo (generalmente africanos, subsaharianos) y me pidieron coordinar esa reunión de los colegas así invitados, previamente al congreso. Ese contacto con las realidades míseras de esas naciones, los padecimientos de sus poblaciones y las graves consecuencias para su ulterior desarrollo, determinaron la toma de conciencia de los delegados a la asamblea de las sociedades dermatológicas del mundo, que convinieron en crear la Fundación Internacional de Dermatología y asignarle la tarea de estudiar y tratar de buscar soluciones al ingente problema. Como instigador de esa causa, eventualmente fuí nombrado en la primera Junta Directiva de dicha Fundación, con la buena suerte para mí que colocaron en la presidencia de la misma a mi compañero de estudios Dr. Alfred W. Kopf, cuya credibilidad tenía ganada de antemano. Recuerdo que de seguidas Al me invitó a desayunar al siguiente día en su hotel, y me disparó de sopetón: “Ahora que te diste tu gusto y han aceptado tu idea de hacer algo por esos países paupérrimos y desprovistos de recurso humano para ayudar a las masas de población con endemias rurales de la piel , ¿qué podemos hacer?”. Mi contribución, aparte de la idea de la responsabilidad social de los dermatólogos del primer mundo con las enfermedades de la piel de los habitantes del tercero o cuarto mundo, que por otra parte eran compartidas por muchos otros colegas, ya que de otra manera no hubiesen tomado en sus hombros esas nuevas y complejas responsabilidades, fue la de conectar a Al Kopf con un dermatólogo alemán, especie de misionero, desinteresado, bondadoso y dedicado, quien había pasado ya años de su vida profesioinal en Tanzania, el doctor Hening Grossman, con quien había trabajado en la reunión con los dermatólogos africanos unos días antes. Juntos comenzamos a darle forma a la idea.

Al regresar a Caracas fuí nombrado embajador en el Reino Unido, lo que facilitó los contactos con los países africanos sub-sharianos más necesitados y eventualmente escoger el país y sitio más adecuado. Fue el nacimiento del Centro Regional de Entrenamiento en Dermatología en Moshi, Tanzania, que ha sido todo un éxito y un ejemplo de la acción altruista y coherente de los dermatólogos a nivel mundial, para resolver un grave problema de toda una región del mundo.

2. Los Institutos Universitarios de Tecnología.

En 1968 el primer profesor de la Cátedra Simón Bolívar de la Universidad de Cambridge fue el gran sanitarista venezolano Dr. Arnoldo Gabaldón, y ya instalado allá me envió por correo un recorte de un periódico inglés donde describían en términos muy favorables la iniciativa francesa en materia educativa de los Institutos Universitarios de Tecnología, para formar un recurso humano muy importante en la sociedad industrializada y de servicios contemporánea.

Meses más tarde con motivo de un viaje a Alemania para estudiar la adquisición de ciertos equipos médicos para el proyecto del Centro Médico Docente La Trinidad, le pedí a mi compañero de misión Dr. Pablo A. Pulido, que hicésemos una breve parada en París y que a través de su hermana Guadalupe, que residía en la capital francesa, nos hiciese una cita con el motor de la nueva institución, los IUT. Recuerdo que era un día sábado y que la cita era en Cachan, un barrio de la periferia de París. Allí el Dr. Pulido y yo oímos la detallada explicación que el creador de esos institutos, profesor Charles Dufour, nos dió durante largas horas, quedando plenamente convencidos de que era una experiencia trasplantable y altamente deseable para Venezuela. En el avión de regreso a Caracas, le comenté al Dr. Pulido, que por limitaciones propìas de nuestra formación y experticias muy poco podíamos hacer para ejecutar un proyecto de esa índole, y por lo tanto había que buscar a la persona que pudiese aprovechar ese contacto y adelantar un proyecto de esa naturaleza. Unos días más tarde al conversar con el ingeniero Federico Rivero Palacio el tema, encontrando su extraordinaria empatía con un proyecto de esta naturaleza lo empapé del asunto, luego hicimos juntos una visita a Francia y de allí en adelante con su esfuerzo, entusiasmo y dedicación se instalaron en Venezuela los Institutos Universitarios de Tecnología con el generoso apoyo de Francia, y que hoy en día siguen funcionando y han formado un valioso recurso humano para el país.

3. El Programa de Becas Gran Mariscal de Ayacucho.

En un momento dado de mi vida tuve la tentación de aprender la difícil lengua alemana de mis antepasados y tomé un curso elemental en el Instituto Goethe en un pueblito de Baviera llamado Kochel-am-See. Allí me encontré con que la casi totalidad de los estudiantes eran jóvenes egipcios entre 17 y 22 años de edad, que aprendían aceleradamente alemán para luego cursar estudios superiores en los tecnológicos y universidades alemanas de acuerdo con un programa diseñado por Nasser. Me pareció un esquema formativo muy importante que permitía entrenar un recurso humano inexistente, usando el sistema educativo de un país avanzado, en poco tiempo, y a mi regreso a Caracas se lo comenté a mi dilecto amigo Miguel Ángel Burelli Rivas. Mucho tiempo después, recibí una llamada telefónica de Miguel Ángel para pedirme recibiera en mi casa al Dr. Gumersindo Rodríguez, quien iba a asumir el importante rol de Jefe de Cordiplán con rango de Ministro en la primera administración de Carlos Andrés Pérez, y tenía visible interés por esas ideas.

Fue una reunión de muchas horas y allí le expresé con todo detalle mis ideas al respecto, que el futuro funcionario público captó muy bien y puso en ejecución a muy breve plazo. Es divertido recordar que muchos años más tarde mencioné públicamente este episodio y un personaje muy influyente me escribió afirmando que había manifestado exactamente lo mismo a Gumersindo Rodríguez, dándome a entender que suya era la “paternidad” de la idea, a lo que contesté de inmediato que yo conocía mi verdad, y que sin duda había lugar a otras verdades diferentes.

Finalmente, debo confesar con toda humildad, que no me arrepiento de haber sido toda la vida un soñador y un idealista -características con las cuales alguien quizo descalificarme en una ocasión-, y que gracias a esos atributos generadores de nuevas ideas, algunas de las cuales encontraron un terreno fértil y se desarrollaron, hemos contribuido, aunque sea en una mínima fracción a construir un mundo mejor, más justo, más solidario, más humano. En Venezuela tenemos por delante la inmensa tarea de construir un país, y si cada uno de nosotros pone lo mejor de sí mismo a apotar su granito de arena hacia ese objetivo, juntos, unidos y en equipo sin duda lo lograremos.

Acerca de PIEL-L

Mesa de redacción de Piel Latinoamericana. Donde recibimos casos, aportes e información de interés para la comunidad latinoamericana dermatólogica

Un comentario

  1. antonio clemente h

    Francisco, me parece que este es un honor muy merecido por tu incansable trabajo desde hace años. Además con éxito y eso que falta TALVEN y los contactos electrónicos educativos. Muchas gracias por enviarme esta relación.

Deja un comentario

Para casos clínicos, sólo se publicarán comentarios de Suscriptores Especialistas de Salud registrados en nuestra base de datos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies