Inicio / Sección Inicial / Deutero - Midrash / El Espíritu de Amos

El Espíritu de Amos

El Profeta Amos presenta un mensaje cuyo punto central es a mi entender , el de la  necesaria preponderancia del fondo sobre la forma. Según él , Dios desprecia el formalismo religioso y cúltico y aprecia fundamentalmente la justicia.

El formalismo ,por supuesto, no se limita a las religiones o las leyes,sino que ha entrado también en el campo de la ciencia y las publicaciones. En una reciente y airada Carta al Editor,Sam Shuster  descarga su justa ira contra  el énfasis que se  ejerce ahora en las publicaciones sobre los llamados "conflictos de interés"(Shuster, S., Uninteresting Conflicts of Interest. Journal of Investigative Dermatology 2007,127: 2668) Según él lo esencial en un trabajo no es que su origen sea  libre de pecado(palabras mías) sino que sea de calidad.Con un ejemplo lapidario dice que a él no  le importaría si los trabajos de Watson y Crick fueron financiados secretamente por Dios, el Demonio o por ambos sino que  fueron de una importancia y calidad trascendentales.

La conducta actual,sobre todo en los Estados Unidos,que en las últimas décadas dan la pauta,está llena de eufemismos y legalismos. El proceso de  publicación es tan formalizado y  rígido como un contrato entre las transnacionales y un gobierno. Muchas veces lo que parece perseguirse no es  la visión del hallazgo y el avance sino la ausencia de error detectable. Si uno lee las instrucciones para autores de las mejores revistas,parecen instrucciones para el manejo de un  moderno Airbus.Llenan a veces decenas de páginas.

El Journal of Immunology señala que la revista puede cobrar dinero por publicar un artículo y que por ello LEGALMENTE cualquier artículo publicado en ese prestigioso órgano es formalmente un anuncio económico. La mayoría de los artículos publicados en las revistas ,dermatológicas o no, son inodoros e insípidos,como el agua…Pero claro,las conclusiones a las cuales llegan son irreprochables y dicen y encuentran aquello que todos esperábamos que se encontrase. Los resúmenes son ahora "estructurados" y el autor  o autores deben someterse a un formato que parece una armadura.Es frecuente que después de hacer un largo y  sesudo estudio doble ciego,multicéntrico y  con cincuenta o más colaboradores se concluya en que la droga o procedimiento X ó Z "puede" (en inglés "may") ser efectivo en el tratamiento de  la enfermedad W….Esta conclusión anodina se hace para evitar problemas y no tiene sentido alguno. Al INICIAR el estudio se suponía que la droga ó procedimiento podían ser efectivos(si no porqué hacer el estudio?)

El propósito del trabajo es precisamente determinar si ES efectivo ó NO lo es. La calidad sobresale sin embargo entre la mediocridad  reinante. El mismo Journal of Immunology tiene una sección llamada "Pillars of Immunology"(Pilares de la Inmunología) .En ella se reimprimen trabajos fundamentales clásicos(a veces muy recientes) publicados en esa revista ó en otras. A esa reimpresión se anexa un comentario actualizador  hecho por una autoridad real en la materia. Releer esos trabajos y los comentarios es como beber un Premier cru después de estar obligado a una dieta de bazofia roja que llaman vino.

Otro vicio actual es el empleo de procedimientos y estructuras diseñados para un fin  más o menos legítimo y razonable pero usado ahora  de manera ilegítima y perjudicial. El Current Contents y otras publicaciones de referencia fueron diseñadas para proveer información   accesible a los investigadores y científicos.En la época anterior al auge de los computadores personales y de la Internet,los folleticos de Current Contents eran de referencia obligada,sobre todo si no se tenía acceso  a una gran biblioteca.En épocas de capacidad muy limitada de las bases de datos,era imprescindible que se utilizasen criterios de selección para incluír o no alguna revista en las bases de datos de los órganos de referencia. Esto fué totalmente legítimo,pero se desvirtuó ..Los editores  de esas  publicaciones de referencia adquirieron un poder de casi vida o muerte sobre las revistas científicas y los autores de trabajos. Si una revista no estaba "indexada" publicar en ellas era y es sepultar la información adquirida.Hoy en día hay capacidad suficiente para incluír todo en las bases de datos.

Que el lector decida si algo es valioso o no.Por supuesto siempre habrá revistas óptimas y de prestigio y otras que se alejan de  estos niveles,pero la información debe estar disponible y no estar en manos o bajo el criterio de un grupo reducido de personas.Por supuesto que todas las instituciones  valoradoras de los países subdesarrollados hacen "baremos" donde se evalúa la productividad por el número de publicaciones en revistas"indexadas"(por supuesto hay ahora índices de primer mundo y de segundo mundo,pero este es otro problema) sin estudiar el fondo que es LEER las publicaciones que se evalúan(o una selección) y decidir si sirven ó no. La última aberración que mencionaré en este Midrash es el llamado Science Citation Index.. De nuevo algo inicialmente más bien divertido….quién me cita a mí ? Cuántos son? Cuántas publicaciones  citan a las publicaciones que hace una revista dada??? Interesante…Ah  pero se desvirtúa…

Es más importante ser notorio que efectuar un avance…Quién ha dicho que el número de citas es función directa del valor de un trabajo? Por décadas los trabajos de Rous sobre sarcomas aviarios, yacieron sepultados hasta que se comprendió  que ciertos tumores malignos podían ser inducidos por virus.Acaso las citas de una revista miden su calidad?Y si son trabajos de interés para clínicos prácticos que leen pero no publican? Y si se refieren a problemas de interés fundamental  como la enfermedad del sueño,el paludismo ,la enfermedad de Chagas, la desnutrición o el efecto de los ruidos sobre la audición pero que son de interés muy relativo para  los que publican y experimentan en los países desarrollados..Entonces qué? Si se emplean esos criterios yo diría que el problema actual más importante de los Estados Unidos no es la crisis económica ni el costo de la guerra en Irak ni los problemas de asistencia médica ni  el abuso de drogas sino el coito lujoso y mercenario del Gobernador de Nueva York con una hermosa y quizá talentosa modelo.

Volviendo al Profeta Amós," No quiero oír más el ruido de sus cantos ni  el tañir de las arpas.Que la justicia fluya  como el agua y la integridad como un torrente"

Mauricio Goihman  Yahr

Acerca de Mauricio Goihman Yahr

Individuo de Número Sillón XXVII, Academia Nacional de Medicina. Dermatólogo, Profesor.

4 comentarios

  1. El mundo por fortuna, evoluciona… por eso lo bueno si breve, dos veces bueno; hoy no importan tanto los escritos formales kilométricos de épocas pasadas y muy ligados al estilo del autor, como ir al grano… al fondo de las cosas; recuerdo las confencias del profesor Ramond de mi época de estudiante donde se gastaba 178 páginas en el tomo de pielonefritis, lo que hoy encontramos sintetizado y al fondo en una ventana del internet… una de las cosas buenas que observé en el último Congreso al que asistí, es que las Conferecias eran de máximo 15 minutos… por eso dicen que usted no se escapa de un incendio en un autobús gringo… se lo tragan las llamas antes de que alcance a leer las instrucciones para a apagarlo… el “Current Contents”

    Un saludo y felicitaciones al Dr Goihman por sus reflexiones.

    Jairo Mesa Cock.
    Manizales, Colombia

  2. Perdón… profesor Raymond (francés)

    Jairo Mesa Cock

  3. DR Goihman, ya debe estar acostumbrado a escuchar las halabanzas a sus publicaciones, que siempre son magníficas. Lo que más me gusta es la diversidad de temas, interesantísimos. “Dad en gracias, lo que en gracia os fué concedido”.
    Tengo problemas con el profeta Amos, porque son demasiadas incertidumbres acerca de los términos justicia e integridad.
    INmensamente agradecida por tener la oportunidad de leer su columna en este blog.
    Dra. Raquel M Ramos M
    Valencia
    Venezuela

  4. dios, sera el sueño matutino? FE DE ERRATAS: ALABANZAS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies