Inicio / Colaboradores / Dermatología y arte ed.305: Los Quevedos

Dermatología y arte ed.305: Los Quevedos

Según el Diccionario de la Lengua Española, se llama “quevedos” (siempre en plural) a unas “lentes de forma circular con armadura a propósito para que se sujete en la nariz”, como las que acabamos de ver en ese detalle de un cuadro de Jan van Eyck, pintado en 1436.

[gview file=”https://piel-l.org/blog/wp-content/uploads//2012/02/DERMATOLOGIA-Y-ARTE-Edicion-305.pdf”]

Acerca de Raquel Ramos

4 comentarios

  1. Jaime Piquero Martin

    Gracias Raquel por tocar el tema de ” los quevedos” y por extension habalr de Francisco de Quevedo uno de los grandes exponentes del siglo de oro de la literatura española. Gran amigo de Lope de Vega, bromista y critico de los cortesanos y de la sociedad madrileña. La obra es extensa con muchisimos poemas satiricos, es un gusto leer el “Burlon”. Aqui lo envio como manuscrito del propio Quevedo http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/historia-de-la-vida-del-buscon-llamado-don-pablos-ejemplo-de-vagabundos-y-espejo-de-tacanos–0/html/ff917386-82b1-11df-acc7-002185ce6064_183.htm
    Jaime Piquero Martin

  2. Jaime Piquero Martin

    Disculpen que escribi Burlon, en lugar de Buscon. lo que pasa es que Quevedo eraun gran Burlon. Se recuerdan el de la rima que ocurre cuando un paseante descubre a quevedo montado en un arbol sin pantalones luego de un lance con una cortesana y se pregunta si lo que ve son limones y Quevedo desde lo alto del arbol le responde ” Ni son naranjas, ni son limones que de Quevedo son los c…”

  3. Guillermo Planas Girón

    Estimados Jaime y Raquel:

    Los siglos XV, XVI parte del XVII, que se denominó Siglo de Oro Español que abarca el Renacimiento y el Barroco, brindó al mundo una pléyade de literatos, pintores, poetas, escritores y científicos oriundos de Europa en general y de España en particular que enriquecieron la cultura universal y nos deleitaron con sus escritos, obras de artes, literatura realmente valiosa e impedecedera como el Quijote, etc. Para nombar algunos basta mencionar a Fray Luis de León, Santa Teresa de Jesús, San Juan de la Cruz, Tirso de Molina, Garcilazo de la Vega, Miguel de Cervantes, Luis de Góngara y Argote, López de Vega, Francisco de Quevedo,(el personaje que nos ocupa, por la relación que guarda con los famosos lentes Quevedos que menciona Raquel y que se distinguió por su marcado estilo irónico, sarcástico y satírico en su extensa obra literaria. Pasó por la Universidad de Henares que junto con la de Salamanca, eran la de mayor prestigio en la época.

    Permítase añadir a los graciosos versos que anota Jaime, esta sátira muy conocida de Quevedo refiriéndose a la inmensa nariz de un párraco de alguna aldea cuyo nombre no recuerdo:

    Rima: Rima perfecta con el esquema ABBA ABBA CDC DCD

    Érase un hombre a una nariz pegado, A
    érase una nariz superlativa, B
    érase una nariz sayón y escriba, B
    érase un peje espada muy barbado. A

    Era un reloj de sol mal encarado, A
    érase una alquitara pensativa, B
    érase un elefante boca arriba, B
    era Ovidio Nasón más narizado. A

    Érase un espolón de una galera, C
    érase una pirámide de Egito, D
    las doce Tribus de narices era. C

    Érase un naricísimo infinito, D
    muchísimo nariz, nariz tan fiera C
    que en la cara de Anás fuera delito. D

    La literatura nos enriquece y a la juventud hay que estimularla a leer. La columna de Raquel en el Blog Piel-L, es un permanente estímulo para ser mejores.

    Un saludo cordial,
    Dr. Guillermo Planas G.
    Caracas-Venezuela

  4. Que delicia de comentarios!!!! Jaime, desde ayer no hago mas que reir del tuyo…. Uyyyyy ah Quevedo mas picaron!! De hecho, su obra dio origen a la novela picaresca.

    Entre Quevedo y Gongora se establecio una querella que duro hasta la muerte e este ultimo, y fue sostenida a base de satiras. Quevedo llego a burlarse hasta de los razgos fisicos de Gongora y creo un poema llamado “La Nariz”, que tal vez sea ese que publicas en tu comentario Guille.

    La poesía amorosa de Quevedo, considerada la más importante del siglo XVII, es la producción más paradójica del autor: misántropo y misógino, fue, sin embargo, el gran cantor del amor y de la mujer. Escribió numerosos poemas amorosos (se conservan más de doscientos), dedicados a varios nombres de mujer: Flora, Lisi, Jacinta, Filis, Aminta, Dora. Consideró el amor como un ideal inalcanzable, una lucha de contrarios, una paradoja dolorida y dolorosa, en donde el placer queda descartado. Su obra cumbre en este género es, sin duda, su «Amor constante más allá de la muerte».

    Hablemos un poquito de Van Eyck, quien fue un extraordiario pintor flamenco, perteneciente al prerenacimiento. ES por eso, que los espejuelos del padre, son previos a la epoca de quevedo, aunque tales instrumentos hayan sido bautizados con su nombre.

    Gracias por visitarme queridos amigos.
    Raquel

Deja un comentario

Para casos clínicos, sólo se publicarán comentarios de Suscriptores Especialistas de Salud registrados en nuestra base de datos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies