Inicio / Colaboradores / Midrash: Cuando las líneas se cruzan

Midrash: Cuando las líneas se cruzan

Hace ya varios años oí una conferencia de mi buen amigo el Dr Alexis Bello (luego creo que se hizo una publicación de ella). El distinguido cirujano cardiovascular comparaba la importancia relativa en los avances y el nivel de la medicina privada y de la institucional (Hospitalaria, universitaria). Esto lo ilustraba con curvas en función del tiempo.

Durante gran parte del siglo XX la medicina institucional era la que proporcionaba la mayor parte de los avances, el entrenamiento y la investigación…El hiato se fué haciendo menor hasta que en 1975 las líneas se cruzaron y comenzó a predominar la medicina privada. Una tendencia que no ha hecho sino aumentar desde entonces.

Estoy citando de la memoria, de tal forma que puede haber algunos detalles inexactos. Si así fuese que mi buen amigo Alexis me corrija. Lo importante es que a mediados de los años setenta la medicina institucional comenzó a perder su predominio tecnológico y su prestigio y esa tendencia no sólo continúa sino que se ha exacerbado netamente.

Los ya viejos recordamos bien como los procedimientos de vanguardia se hacían en los hospitales, como de ellos salían los trabajos científicos. Los postgrados se hacían allí y tanto los puestos de residentes como los de docentes eran muy competidos porque era lo mejor que se tenía. Ciertos hospitales públicos venezolanos tenían cuartos privados o semiprivados adonde se podían enviar casos particulares para su mejor estudio y terapia.

Algo queda de todo esto, las facultades de medicina y por ende la docencia está en manos de universidades públicas. Ellas en general certifican los postgrados. Sigue habiendo áreas universitarias y públicas de buena calidad. En especial en la dermatología, el cruce de las curvas fué muy posterior a lo anotado antes y el sesgo de las líneas muchísimo menos inclinado. No obstante, la tendencia es innegable y la duración de ella se mide ya en décadas.

Podría argumentarse que no hay nada sacrosanto en la calidad o influencia relativa de las instituciones públicas.

En muchos países las instituciones sobresalientes en el área médica son privadas. Ello se aplica a la investigación, al entrenamiento, a la generación de conocimiento nuevo. Acaso las universidades de Stanford y Harvard, la clínica Mayo, la clínica Lahey, los laboratorios de investigación de las grandes compañías farmacéuticas no son privados???. Las instituciones privadas pueden recibir fondos del gobierno destinados a fines específicos y la inciativa privada en forma de compañías de seguros médicos participan de modo fundamental en la prestación de servicios por entidades públicas. Los sistemas no tienen porqué estar constituídos por compartimientos estancos.

En Francia, la Seguridad Social del Estado reembolsa a los pacientes que acuden a sus médicos u hospitales. Los médicos pueden cobrar sus honorarios usuales. El enfermo es quien decide a qué médico ocurrir ya que el estado francés reembolsa de acuerdo a una escala preestablecida. Podría citar otros ejemplos…pero es un hecho que en Venezuela, históricamente y en la actualidad la relación entre lo privado y lo público ha ocurrido y ocurre pero no es armoniosa, clara ni tiene objetivos comunes excepto en lo más elemental e inmediato pej atender a una persona enferma.

Por otro lado, lo que ha hecho la iniciativa privada entre nosotros no ha reemplazado ni reemplaza a la tarea que hacían y aún hacen (aunque menguadamente) las instituciones universitarias y del estado. La investigación básica y la aplicable no se hacen casi en los hospitales privados. No hay escuelas de medicina privadas.El Centro Médico Docente La Trinidad constituye un esquema interesante pero aislado; su gestación fué prolongadísima y sus frutos no constituyen aún una cosecha ópima..aunque deben ser justamente valorados .

Las razones son contundentes..En Venezuela, la iniciativa privada no tiene la capacidad financiera que tiene el estado. Desde la colonia el estado controla la riqueza del país (incluyendo el subsuelo). El estado legisla y ha legislado desde una situación de absoluta predominancia. Es el Estado Imperial….de Carlos V (no otro). El resultado neto de la degeneración de lo público y lo universitario (al menos en la práctica y la investigación médica) ha sido una baja importante del nivel y un retroceso a la dependencia de otros países.Algunos de ellos se encontraban antes a nuestra retaguardia en muchos aspectos. La medicina privada ha mantenido áreas de buen servicio y ha ayudado a que la caída fuese quizá menos abrupta. No ha podido ni puede en el esquema actual ser el sustento de una estructura médica de alcance nacional.

Nótese además que la medicina privada no se encuentra libre de agresiones y limitaciones.

Muy bien..eso es el pasado y el presente ..Cuál es el mensaje para el futuro que quiero dar?

El futuro siempre está enraizado en el pasado,pero no debe crecer hacia él sino hacia arriba,hacia la luz.

Los jóvenes no deben perder la confianza en el país ni en sí mismos. No deben adoptar una actitud puramente utilitaria.La medicina no es un oficio, es una profesión.La creación de conocimiento nuevo es lo fundamental en las profesiones sobre todo en las que se basan en las ciencias de la vida. La capacidad de creación debe ser fomentada en los estudiantes, en los jóvenes profesionales y también en los maduros los cuales a veces han bajado la guardia. El nuevo esquema de la medicina debe ser plurivalente pero sin que se destruya lo bueno que existió.

No..no tenemos una Clínica Mayo, pero puede mejorarse al Hospital Universitario y detener y revertir su caída. Lo mismo se aplica al Vargas o a tantos otros centros fuera o dentro de Caracas. Las técnicas modernas de comunicación a distancia y archivos se deben usar pero sin eliminar lo que existía…Muchas instituciones han dejado morir sus bibliotecas de tal modo qu éstas se han transformado en depósitos de papel en desintegración. Los computadores y las bases de datos no reemplazan las bibliotecas sino que las expanden. El futuro debe traer un proceso de rehabilitación y de crecimiento..No..no se trata de revertir el cruce de curvas. Se trata que las curvas se transformen en una línea …que se dirija hacia arriba.

Mauricio Goihman Yahr.

Acerca de Mauricio Goihman Yahr

Individuo de Número Sillón XXVII, Academia Nacional de Medicina. Dermatólogo, Profesor.

Un comentario

  1. Aldo Gonzalez-Serva

    Estimado Mauricio,

    Estas reflexiones son como la dermatoscopia de nuestra alma nacional médica. Tus hallazgos e interpretación son inobjetables.

    Ojalá un destello divino nos haga ver con claridad la vía de ese futuro ecléctico y “multipolar” y despierte o cree a los líderes que necesitamos para la modernidad. O inventamos o erramos. Por los momentos el oscuro imperio del “erramos” parece prevalecer: la mera supervivencia nos demanda mucho de la atención creativa.

    Aldo González-Serva
    Dermatopatólogo
    Boston, USA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies