Inicio / Colaboradores / Dermatología y Arte / Dermatología y arte 206

Acerca de Raquel Ramos

7 comentarios

  1. Raquel, Gracias por traer a este oasis dermatológico un relato de nuestro profesor Francisco Montoya. Tengo muy buenos recuerdos de él, ya que lejos, en el tiempo lo conocí, hace mas de 30 años era un adjunto de Obstetricia de la Universidad de Carabobo y yo un inquieto estudiante de medicina, metido en cuanta cosa pudiera haber y soñando con curar a mis semejantes. En 1970, recuerdo, que siendo él el enlace entre Obstetricia y Medicina Preventiva llevo a un grupo de estudiantes a un barrio muy pobre en las afueras de Valencia, donde encontramos en una casa de bahareque y zinc una mujer en puerperio que había sido atendida por uno de nosotros; titiritaba de fiebre y rodeada de tres hijos de 4, 2, 3 y el recién nacido, todos desnudos comiendo solo mocos y tierra. No había quien la atendiera y él nos enseño ahí, en la propia entraña del pueblo lo que pasaba cuando dejábamos restos de placenta o no hacíamos un parto con la suficiente asepsia.
    Duro aprendizaje, mas duro fue dejar unas monedas a la vera de la yacente, tratando de limpiar un poco el remordimiento.
    Ese era el Profesor Montoya, quién ahora nos traes a nuestro recuerdo, gracias de nuevo
    Jaime

  2. Jaime, hace algun tiempo prometí que no me metia más contigo, pero creo que no me puedo resistir a este comentario. Doy gracias a Dios, de que esa “inquietud que te llevaba a meterte en cualquier cosa”, haya permanecido o multiplicado con los años. Todavía no habia comenzado mi post grado, cuando fuiste presidente de la Sociedad Venezolana de Dermatología, cosa que suele ser para alguno la meta a la que llegar, y para ti fue sencillamente un paso en esta inquieta vida en la que has elegido el éxito. Sin ir más lejos, esta pagina de educacion contínua forma parte de tu “Epilepsia intelectual”, que nos permite cada semana aprender, repasar, y como diaria mi amigo Guillermo Planas seguir el camino hacia la perfectibilidad. Gracias profesor Frank MOntoya, por dejar en su rastro semillas de inquietud, gracias Jaime, por no cansarte y escoger el camino de tu vocacion docente.
    Raquel Ramos

  3. Dr. Francisco Montoya Travieso:

    Aunque no he tenido el privilegio de conocerlo personalmente, ya se percibe a través de su escrito “En la Playa”, una prosa delicada con un alto contenido poético. En la edición anterior, le envié una nota a Raquel, relativa a ese gran poeta español Juan Ramón Giménez, quien con su bella creación “Platero y Yo”, relata las andanzas del poeta con su burrito Platero y la tierna relación afectiva creada entre ambos, plasmada en una hermosa simbiosis entre prosa y poesía.

    Ese estilo tan hermoso y creativo, lo aprecio en su sentida prosa embuida en delicada poesía, signos evidentes de su profunda sensibilidad. También hay algo que me llamó la atención; su carácter sencillo y humilde, que refleja su gran condición humana.

    De modo que Raquel, te felicito porque el poeta “te ha autorizado a vocear sus angustias y alegrías, como una forma de sentirse vivo”.

    Un cordial saludos a ambos,
    Dr. Guillermo Planas Girón
    Ccs-Venezuela

  4. Carlos Facchin Olavarría

    Hola Raquel: Te felicito por tu tenacidad.Solo te pregunto de donde sacas el tiempo para escudriñar en tantas cosas ,y me alegro que te acompañe ahora una persona especial como el Dr. Francisco Montoya Travieso,insigne profesor de Obstetricia y de la vida.Les envio un gran abrazo y felicitaciones.

  5. Apreciado Dr. Planas Girón:
    Un placer saludarle en la ocasión de agradecerle sus benévolos comentarios. Por mi parte, puedo decir
    que me siento verdaderamente felíz de haber encontrado tan estimulante compañía. Le agradezco a
    Raquel esa forma tan bella de permitirme el sostener conversaciones conmigo mismo al “hablar” con Uds.,
    que vienen siendo el eco que repite mis modos y maneras de sentir la vida…..Aquí sigo, , haciendo un esfuerzo
    por seguir manteniendo mi visión de las cosas bellas y aparentemente pequeñas de todos los días….Las cosas tristes, esas que se escapan inevitablemente, como huyen las pequeñas piedrecitas entre los dedos que pretenden guardar un montón de arena, sigo lamentablemente viéndolas, a veces con resignación y otras con rabia silenciosa, que se hace grito de protesta en ocasionales artículos de prensa .
    Reciba un cordial, afectuoso y sincero abrazo de cercanía.
    Francisco.-

  6. Esto si que es un regalo, mi profesor adorado, mi amigo que nunca me escribe, haciendo un comentario en mi modulo. Quiero decirles a los lectores, que aqui en Valencia,Venezuela, existe un dermatólogo de calidad mundial, de humildad con perfil celestial, de ser gente y AMIGO hasta el infinito. Ese profesor es CARLOS FACCHIN OLAVARRIA, de quien me enorgullezco haya sido mi profesor de post grado, mi compañero de aventuras, mi amigo de alegrias y lágrimas. .
    Uno se cree
    que las mató
    el tiempo y la ausencia.
    Pero su tren
    vendió boleto
    de ida y vuelta.

    Son aquellas pequeñas cosas,
    que nos dejó un tiempo de rosas
    en un rincón,
    en un papel
    o en un cajón. (JM Serrat)
    TE quiero Carlitos, te quiero siempre.
    Raquel

  7. Dra Zoraida Lopez Cruz

    Dra Raquel, felicitaciones por su sección, solamente un alma humilde, sabe reconocer lo hermosura de la poesía, felicitaciones al maestro Montoya.
    La Dermatología y la poesía son arte de van de la mano.
    Saludos desde Morelos, México,
    Sinceramente Dra. Zoraida Lopez Cruz

Deja un comentario

Para casos clínicos, sólo se publicarán comentarios de Suscriptores Especialistas de Salud registrados en nuestra base de datos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies