Inicio / Colaboradores / De Mirador Salud / Cáncer de páncreas y Aretha Franklin

Cáncer de páncreas y Aretha Franklin

El 16 de agosto de 2018 murió Aretha Franklin de cáncer de páncreas. Tenía 76 años.  Para ser más específicos, fue cáncer de páncreas avanzado del tipo neuroendocrino.

Recurramos a una fuente de gran seriedad para conocer un poco más de este tipo de cáncer: la Sociedad Americana del Cáncer:

El cáncer de páncreas representa solo el 3,2 por ciento de todos los cánceres y el 7 por ciento de la mortalidad. 1 de cada 65 personas en Estados Unidos está en riesgo de padecer cáncer de páncreas. Otros datos interesantes es que es más común en afroamericanos, así como en hombres, por razones que no son bien conocidas. Aunque afecta a las personas de mediana edad, es principalmente una enfermedad del envejecimiento, con riesgo de aumentar a los 55 años. La edad media del diagnóstico es de 70 años. Es más común entre las personas con diabetes.

Y a pesar de esta incidencia relativamente baja, es frecuente escuchar de familiares, amigos y conocidos que han sido diagnosticados con cáncer de páncreas, por no mencionar prominentes figuras como Luciano Pavarotti, Patrick Swayze, Rocío Jurado,  Steve Jobs, cuya enfermedad puso en ascuas las acciones de Apple y tuvo el mismo tipo de tumor de Aretha Franklin:  neuroendocrino.

El páncreas tiene dos tipos de células, la mayoría de las células del páncreas conforman las glándulas exocrinas, que producen enzimas pancreáticas que se liberan en el intestino para ayudar a digerir los alimentos (especialmente las grasas); y los conductos.

Por otro lado, están las células endocrinas que constituyen un porcentaje mucho más pequeño de las células en el páncreas, que se encuentran en agrupaciones pequeñas llamadas islotes (o islotes pancreáticos de Langerhans), que producen importantes hormonas, como la insulina y el glucagón (que ayudan a controlar los niveles de azúcar en la sangre), y las liberan directamente en la sangre.

La mayoría de los cánceres de páncreas son tumores exocrinos. Los tumores neuroendocrinos, del tipo que Aretha Franklin tenía, son un tipo menos común de cáncer de páncreas que se encuentra en las células de los islotes diseminadas por todo el páncreas. Es posible que no necesiten cirugía y que no sean cancerosos. Comprenden alrededor del 5 por ciento de los tumores pancreáticos. También pueden tener un mejor pronóstico que los tumores exocrinos y algunos son considerablemente curables, dependiendo de dónde se encuentran, sus características celulares, la edad de una persona y la salud general y otros factores.

¿Qué factores aumentan el riesgo de una persona de contraer cáncer de páncreas?

  • Obesidad
  • Antecedentes familiares de cáncer de páncreas o pancreatitis
  • Edad de 55 años
  • Historial de fumar u otro uso de tabaco
  • Diabetes tipo 2
  • Origen étnico: afroamericano y ascendencia judía asquenazí
  • Mutaciones genéticas

Aretha tenía varios de estos factores de riesgo. Por ejemplo, diabetes 2. No se sabe si desarrolló diabetes antes del diagnóstico de cáncer de páncreas o después, como resultado de la cirugía, una complicación frecuente de pacientes con cirugía abdominal extensa que a menudo se presenta cuando se descubre el cáncer antes.

¿Componente genético?

Alrededor del 5 al 10 por ciento del cáncer de páncreas ocurre en personas que tienen parientes que han tenido cáncer de páncreas. Cuando murió la cantante española Rocío Jurado, se reveló que su madre había muerto de lo mismo a los 51 años. Existe una mutación genética heredable que aumenta el riesgo de contraer cáncer de páncreas y otros tipos de cáncer. Sin embargo, no todas las personas con estas mutaciones contraen cáncer.

Por ejemplo, BRCA1 y BRCA2, los dos primeros genes de cáncer de mama identificados, están relacionados con un mayor riesgo de cáncer de páncreas, al igual que los genes denominados PALB2, P16 / CDKN2A, PRSS1 Y ATM.

Otro dato interesante es que el cáncer de páncreas es más común en personas de ascendencia judía asquenazí (judíos de origen europeo que se asentaron en Europa Central y Oriental en el siglo X, principalmente en Alemania, Polonia, Ucrania, Rusia y otros países eslavos).

La razón: Un defecto en el gen BRCA1, que se encuentra en el 1,5 por ciento de los judíos asquenazíes, causa un riesgo doblemente mayor de cáncer de páncreas. Un defecto del gen BRCA2, que se encuentra en aproximadamente el 1 por ciento de los judíos Ashkenazi, es responsable de un aumento del riesgo de cáncer de páncreas diez veces mayor.

Actualmente, no hay pautas de detección para pacientes de alto riesgo. Sin embargo, los principales centros recomiendan las pruebas genéticas para:

  • personas con un familiar de primer grado con cáncer de páncreas o
  • un pariente que se haya sometido a pruebas genéticas y se haya encontrado que tiene una mutación genética relacionada con el cáncer de páncreas.

Si se es portador de una de las mutaciones que aumentan el riesgo de cáncer, se hacen exámenes anuales o dos veces al año para asegurar el mantenerse libre de cáncer.

Prevención

No hay ninguna forma segura de prevenir el cáncer de páncreas.

Algunos factores de riesgo, tales como la edad, el género, la raza, y el historial familiar no se pueden controlar. No obstante, existen medidas que se pueden tomar para tratar de reducir el riesgo.

  • No fumar.
  • Mantenerse en un peso saludable: Esto también podría ayudar a reducir su riesgo. Aunque mantenerse activo físicamente y consumir alimentos sanos no tienen efectos claros sobre el riesgo de padecer cáncer de páncreas, ambas actividades pueden ayudar a mantener un peso saludable.
  • Limitar el consumo de alcohol: El consumo excesivo de alcohol ha estado vinculado al cáncer de páncreas en algunos estudios, pero no en otros. Este vínculo aún no está claro, aunque el consumo excesivo de alcohol puede derivar en afecciones, como pancreatitis crónica y cirrosis, que se sabe aumentan el riesgo de cáncer pancreático. Un ejemplo de dos personas famosas cuyos hábitos de vida fueron determinantes en su cáncer de páncreas: El cantante mexicano José José  (aún vive), y Syd Barret  de la banda inglesa Pink Floyd.
  • Limitar la exposición a ciertas sustancias químicas en el trabajo

La Sociedad Americana contra el cáncer recomienda:  Seleccionar los alimentos y bebidas en cantidades que ayuden a lograr y a mantener un peso saludable.  Adopte una dieta saludable con énfasis en los alimentos de origen vegetal con varias porciones de frutas y verduras todos los días. Opte por panes, pastas y cereales de granos enteros (productos integrales) en lugar de granos refinados, y coma pescado, aves o frijoles en lugar de carnes rojas y procesadas

Detección

El cáncer de páncreas es difícil de descubrir temprano. El páncreas está en una región profunda del cuerpo. Por lo tanto, no se pueden ver ni palpar los tumores en sus etapas iniciales durante los exámenes físicos de rutina. Los pacientes por lo general no tienen síntomas hasta que el cáncer ya se ha propagado hacia otros órganos.

Actualmente, ninguna asociación profesional importante recomienda pruebas de detección rutinarias para el cáncer de páncreas en personas que están en riesgo promedio. Esto se debe a que ninguna prueba de detección ha demostrado reducir el riesgo de morir a causa de este cáncer.

En ocasiones, los niveles de ciertas proteínas en la sangre se elevan en las personas que tienen cáncer de páncreas. Estas proteínas, llamadas marcadores tumorales, se pueden detectar mediante análisis de sangre. Los marcadores tumorales CA 19-9 y antígeno carcinoembrionario (CEA) son los que están más estrechamente asociados con el cáncer de páncreas. Sin embargo, los niveles de estas proteínas no siempre se elevan cuando una persona tiene cáncer pancreático, y cuando se elevan, a menudo la enfermedad ya está muy avanzada para cuando esto sucede.

En algunos casos, los niveles de estos marcadores tumorales pueden elevarse aun cuando una persona no tiene cáncer pancreático. Por estas razones, no se realizan análisis de sangre para detectar cáncer pancreático, aunque un médico puede de cualquier manera ordenar estas pruebas si una persona presenta síntomas que puedan deberse a este cáncer. Estas pruebas se utilizan con más frecuencia en personas que ya han sido diagnosticadas con cáncer pancreático para ayudar a saber si el tratamiento es eficaz o si el cáncer está progresando.

Síntomas

A menudo, los cánceres pancreáticos en etapas tempranas no causan ningún signo o síntoma. Para cuando causan síntomas, a menudo ya se han propagado fuera del páncreas. Los síntomas de los cánceres pancreáticos exocrinos y de los tumores neuroendocrinos pancreáticos a menudo son diferentes.

Exocrino: ictericia, orina oscura, heces fecales pálidas, grises, o grasosas, comezón de la piel, dolor de abdomen o de espalda.

Con respecto a la ictericia: La ictericia es causada por la acumulación de bilirrubina producida en el hígado como parte de la bilis, la cual pasa por el conducto colédoco hacia los intestinos, donde ayuda a desintegrar las grasas. Finalmente sale del cuerpo en las heces fecales. Cuando el conducto colédoco se obstruye, la bilis no puede llegar hasta los intestinos y el nivel de bilirrubina en el cuerpo se acumula. Los cánceres que comienzan en la cabeza del páncreas están cerca del conducto colédoco. Estos cánceres pueden presionar el conducto y causar ictericia cuando aún son bastante pequeños, lo que a veces da lugar a que estos tumores se puedan encontrar en una etapa inicial. Pero los cánceres que se originan ya sea en el cuerpo o la cola del páncreas no ejercen presión en el conducto hasta que se encuentran propagados por todo el órgano. Para ese momento, el cáncer a menudo también se ha propagado fuera del páncreas. Cuando el cáncer de páncreas se propaga, comúnmente pasa primero al hígado. Esto puede causar ictericia.

Los tumores neuroendocrinos pancreáticos a menudo liberan exceso de hormonas en el torrente sanguíneo. Los diferentes tipos de tumores producen distintas hormonas que pueden ocasionar diferentes síntomas:  Gastrinomas, glucagonomas, insulinomas, somatostatinomas, vipomas (péptido intestinal vasoactivo), ppomas (polipéptido pancreático (pp), tumores carcinoides.

¿Y la comida?

Debido a que el páncreas está tan estrechamente ligado al proceso digestivo, se ve afectado por lo que elijamos comer.

¿Qué tal si vemos una lista de alimentos a limitar si se tiene, por ejemplo, pancreatitis?

Los alimentos fritos o muy procesados, como las papas fritas y las hamburguesas de comida rápida, son algunos de los peores. Las vísceras, lácteos con mucha grasa, papas fritas y mayonesa también encabezan la lista de alimentos para limitar. Igualmente, tortas y postres con azúcares añadidos, bebidas con azúcares agregados, etc.  Hay que reducir la harina refinada que se encuentra en los bizcochos, tortas, y galletas. Estos alimentos pueden afectar el sistema digestivo al hacer que los niveles de insulina aumenten. Debe hacerse un viraje a lo integral.

No hay mucho más qué decir: Todos sabemos lo que debe ser una alimentación saludable.

Queremos finalizar citando a la Sociedad Americana de Cáncer y recomendando su sitio web:  Ya sea que usted o un ser querido tenga cáncer de páncreas, saber lo que se puede esperar podrá ser de ayuda para sobrellevar mejor la situación. Aquí usted podrá encontrar toda la información sobre esta enfermedad, incluyendo factores de riesgo, síntomas, detección y tratamiento.

Ahora podemos elevar una oración por Aretha Franklin, esa mujer que dijo: Todos necesitamos y queremos respeto; hombre o mujer, negro o blanco. Es nuestro derecho humano básico. Ya ella la elevó por nosotros.

María Soledad Tapia

Maria.tapia@5aldia.org.ve

Fotografía: Tomada de: http://www.arethafranklin.net/news/

Publicado en Mirador Salud, el 28 de 

Acerca de MIrador Salud

Somos un equipo de investigadores, profesionales de la salud y ramas afines y de la comunicación comprometidos con la promoción de una salud responsable. www.miradorsalud.com

Deja un comentario

Para casos clínicos, sólo se publicarán comentarios de Suscriptores Especialistas de Salud registrados en nuestra base de datos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies