La  pestilencia

…,”Y miré, y he aquí un caballo amarillo: y el que estaba sentado sobre él tenía por nombre Muerte, y el infierno le seguía : y le fue dada potestad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con hambre, con mortandad y con las bestias de la tierra”.
Apocalipsis 6:8.

Las plagas afectan las civilizaciones. Generalmente en tiempos de inestabilidad social o climática. Aparecen de forma insidiosa pero luego se generalizan y  afectan una parte importante de la población. Se extienden como ondas casi siempre recurrentes y de creciente intensidad.  Saltan por encima de divisiones geográficas, sociales o económicas. Pueden persistir por largos períodos y extinguirse al fin; o cambiar en su forma y acciones y permanecer por largo tiempo. Otras veces se comportan como volcanes con períodos de erupción y otros de tranquilidad aparente, pero con lava bullente subterránea.

Las plagas debilitan, a veces permanentemente, a países y civilizaciones. En ocasiones, los cambios que generan llevan a la larga al progreso. Es un proceso siempre doloroso y que desearíamos evitar o poder domar..

La  plaga de Justiniano, debilitó a Constantinopla e hizo abortar la reconquista del Imperio de Occidente por los romano-bizantinos. Favoreció  las alteraciones sociales que llamamos Alta Edad Media en Europa.

La  terrible plaga del siglo XIV, seguramente de peste bubónica, debilitó a las estructuras sociales de la Baja Edad Media, y cambió el balance de fuerzas a favor de los productores campesinos y manufactureros, pero sólo tras largas décadas de inestabilidad social  y guerra. En éstas últimas se incluían las quemas de judíos y de cosechas.

De chozas y de castillos.

No hemos podido hacer mucho para prevenir terremotos , huracanes o erupciones volcánicas. La medicina ha logrado sin embargo prevenir la aparición y propagación de la viruela y  de la poliomielitis y tratar satisfactoriamente a la tuberculosis, la sífilis e incluso la peste bubónica. La naturaleza no obstante se ríe de las vallas que los humanos erigimos y crea nuevas plagas y pestes. No estamos inermes frente a ellas, pero tampoco las podemos  considerar como domadas ni necesariamente domables.

El presente azote del llamado COVID 19, no sólo ha causado sufrimientos y muertes. Los mismos medios que se emplean para prevenirlo e incluso combatirlo causan daños importantes en las estructuras sociales y sobre todo económicas.

Al lado de la tendencia de mutua ayuda humana y convergencia de esfuerzos ; está  aquella que propone el encierro y el aislamiento tras murallas económicas, físicas y legales. Las medidas de prevención epidemiológica , causan efectos económicos  severos y favorecen explosiones sociales y tendencias y acciones destructivas. El ser capitán de un bajel en tormenta requiere condiciones especiales de la tripulación y el capitán. Los daños en la estructura de los barcos pueden llevar al naufragio. También pueden conducir a progresos en el arte de la navegación y del diseño de barcos.

Una cosa es cierta, la estabilidad de las estructuras sociales y económicas de un país o grupo de países, no puede lograrse a expensas de otros o ignorándolos. Nuestro barco se llama Planeta Tierra y los tripulantes somos todos…..

 

Mauricio Goihman Yahr

Acerca de Mauricio Goihman Yahr

Individuo de Número Sillón XXVII, Academia Nacional de Medicina. Dermatólogo, Profesor.

Un comentario

  1. Excelente. Como siempre uno aprende un montón. El último párrafo es una cita que fotografía la actual realidad. Saludos, Felix

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies