Inicio / COLABORADORES / Editorial / Vacunacionalismo, politiquería y negocio en la pandemia de la COVID-19

Vacunacionalismo, politiquería y negocio en la pandemia de la COVID-19

Coronavirus foto por NIPYATA! en Unsplash- Editorial 467

Algunas cosas que hemos aprendido de la pandemia causada por el SARS-CoV-2:

1

“Vacunacionalismo” es el nuevo término para definir la carrera política de cada país o ideología por una vacuna para combatir la COVID-19. Se lo escuchamos por primera vez en 2020 a Peter Hotez, un reconocido investigador estadounidense, Decano de la Escuela Nacional de Medicina Tropical en Baylor College of Medicine y codirector del Centro Infantil de Texas para el Desarrollo de Vacunas (CVD) y presidente de Pediatría Tropical del Texas Children’s Hospital. El vocablo contrasta con la vacunodiplomacia, la cual distinguió el accionar de las previas campañas de vacunación.

2

Los humanos han mostrado su lado malo en esta pandemia. El mismo Hotez dice que además de guerras, colapsos políticos, cambio climático y deforestación, debemos añadir los movimientos antivacunas. También señala que “la divulgación científica debe cambiar, no puede quedarse en los extremos, “con un lenguaje técnico incomprensible de un lado y del otro un discurso infantil para niños de cuarto grado”.

3

Los organismos reguladores de la salud y el mundo científico, han procurado que las enfermedades no reciban nombres de países, culturas, grupos étnicos, etc., con la finalidad de evitar la estigmatización social. Expresiones como el virus chino, la vacuna cubana o la variante brasileña, deben evitarse.

4

Un grupo multidisciplinario de investigadores venezolanos evaluó el manejo del COVID-19 en grupos de Whatsapp y otras redes sociales. Recientemente, publicaron su informe “Desórdenes informativos sobre COVID-19 en Venezuela”. Ellos definen los desórdenes informativos como fenómenos con intenciones políticas o económicas como las operaciones de desinformación, propaganda y operaciones coordinadas de influencia. También incluyen operaciones de manipulación de información con intención de hacer daño a personas o grupos sociales vulnerables, como es el caso del discurso de odio y el ciberacoso.

Menciono solo una minúscula muestra de sus resultados respecto a los desórdenes informativos identificados: 1) Política: Estigmatización de los migrantes venezolanos en retorno como “armas biológicas” contra el país; 2) Geopolítica: Extensa difusión de contenidos de sinofobia, que se enraízan con el surgimiento de la pandemia en China y sugieren que la expansión global del contagio fue intencional; 3) Mitos y epistemes: Recomendaciones de prevención del contagio o tratamiento de la enfermedad basadas en pseudociencia, sin ninguna validez científica; 4) Teorías conspirativas: Identificación de cuatro teorías de la conspiración preexistentes que aparecen en las narrativas pandémico-conspirativas: a) Peligros de la tecnología 5G; b) Plan para despoblación mundial; c) Efectos tóxicos de las vacunas; d) Nuevo Orden Mundial; 5) Canales de propagación: Los indicios apuntan a que la propagación de desórdenes informativos en Twitter y YouTube podría ser más frecuentemente producto de operaciones coordinadas con intereses políticos o mercantiles.

5

Los movimientos antivacunas nacieron desde el mismo primer día que Edward Jenner inoculó en una persona sana la secreción de una pústula de un enfermo de viruela. Hablamos de 1796 y desde entonces han existido grupos de personas que se niegan a ser vacunados. En el siglo XXI, internet y las redes sociales han permitido que estos movimientos crezcan rápidamente. Contrario a lo que pudiésemos pensar los “anti-vaxxers” como los denominan en EEUU, pertenecen a las clases educadas altas de cada país. Hoy día, EEUU, Reino Unido y Ucrania lideran a la lista de países con más con movimientos antivacunas. Barry Bloom, un reconocido inmunólogo estadounidense muy cercano a América Latina, dijo “Si desea mapear dónde el movimiento antivacunación es más fuerte, simplemente busque en los supermercados más costosos.

En Iberoamérica, las evidencias señalan que los movimientos antivacunas no son tan fuertes, pero los medios de comunicación y las redes sociales han contribuido a crear dudas en las poblaciones de la región durante la pandemia del COVID-19.

6

Los humanos debemos incorporar una visión menos antrocéntrica del planeta donde vivimos. Los humanos somos solo una especie de los millones de seres vivos que habitan la Tierra. Si no protegemos a nuestro ecosistema, los desequilibrios eliminan especies y promueven otras. Muchas de las enfermedades humanas vienen del comportamiento sinantrópico de insectos, mamíferos, reptiles, aves y otros animales, así como algunas plantas, los cuales aprovechan nuestra forma de vivir.

Acerca de Felix J. Tapia

Profesor investigador de la Universidad Central de Venezuela (UCV) y Jefe del Laboratorio de Biología Molecular, Instituto de Biomedicina, UCV. Ha publicado más de 100 artículos en revistas científicas y capítulos en libros. Premio Fundación Empresas Polar “Lorenzo Mendoza Fleury” 2005. Miembro de varios comités editoriales de revistas. Activo en el ciberespacio con publicaciones en Blog Felix J. Tapia, Piel Latinoamericana, Mirador Salud, Código Venezuela, RunRunes y DermPathPro.

12 comentarios

  1. Excelente y muy apropiado editorial. Claro y preciso.

  2. Muy bueno el editorial. Pero creo que te faltó destacar, que este nefasto y corrompido, asqueroso y pendenciero gobierno es el responsable directo de la falta de vacunas. Dicen que no las pueden comprar porque no tienen dinero. Pero todos los días envían insumos y todo tipo de cosas a cuba. Para ellos es más prioridad asistir a los cubanos, nosotros los VENEZOLNOS los importantes un pito.

    • Estimado maestro Sardi, agradezco sus palabras. Le prometo escribir sobre el tema faltante señalado por Ud.en una nueva y prontaoportunidad. Lo he hecho en mis redes sociales.
      Con afecto,

      Felix

  3. Excelente descripción de lantonio clemente ha realidad Félix, por ahora no se le ve fin, muchas gracias y saludos

  4. Creo que aun no sabemos mucho de esta enfermedad y de este virus, menos mal que debido a el, los gobiernos y las empresas privadas se han dado cuenta de la importancia en investigación en salud.
    Los unicos que aun no se han dado cuenta son aquellos paises que han decidido hacerle guerra a su propia poblacion, y dejar morir de mengua
    Gracias Dr. tapia
    Jaime Piquero Martin

  5. Alicia Ponte-Sucre

    Excelente editorial amigo Felix. Muy actual y necesario!

  6. Amalia Panzarelli

    Estupendo editorial, Felicitaciones !!
    La pandemia nos ha recordado nuestra vulnerabilidad como seres humanos, todos estamos en riesgo. Las graves circunstancias sociales y económicas y el colapso en materia de salud en Venezuela, aderezado con la ausencia de un plan adecuado y equitativo de vacunación es algo trágico y lastimoso. Se utilizan criterios políticos para aplicarla y hasta prohíben vacunas previstas por el mecanismo Covax.

    Esto lo dijo el ilegítimo en unas de sus últimas alocuciones:
    \”Estamos vacunando con la vacuna rusa, con la vacuna china y en julio comenzaremos la vacunación masiva con la vacuna cubana Abdalà\”.

    Dios nos agarre vacunados antes que Abdalá llegue….

  7. Interesante editorial, totalmente de acuerdo con la necesidad de cambiar la divulgaciòn científica

  8. Salome Salloum Salazar

    Vacunacionalismo en Madurolandia.
    Me gusta el editorial.
    Gracias Dr. Félix Tapia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies