Inicio / Colaboradores / Micopiel / Respuesta del Caso Clínico Nº 11. Dermatosis localizada en cuero cabelludo

Respuesta del Caso Clínico Nº 11. Dermatosis localizada en cuero cabelludo

El diagnóstico es tinea capitis en su variedad inflamatoria querion de Celso y su agente etiológico es Trichophyton violaceum. Esta dermatosis es una dermatofitosis del folículo piloso del cuero cabelludo, cejas, pestañas y algunos autores la consideran también de vello púbico y sus agentes etiológicos son dermatofitos de los géneros Microsporum y Trichophyton. Hay tres variedades esenciales: tiñas no inflamatorias (ectótrix y endótrix), tiña inflamatoria (querion de Celso) y tiña fávica.

La infección por lo general predomina desde los pocos meses de edad hasta la pubertad. La tinea capitis es uno de los padecimientos infecciosos micóticos más frecuentes en los niños, y ocurre en todo el mundo. Los microorganismos causales varían de un país a otro y de un continente a otro, siendo en Venezuela M. canis y T. tonsurans los agentes que se aíslan con mayor frecuencia. Es importante resaltar que T. violaceum es un hongo antropofílico, se transmite de persona a persona o a través de fomites. Casos de T. violaceum se han reportado en Europa meridional, los Balcanes y con mayor frecuencia en Asia Central, partes de África y el Lejano Oriente. Mazón y col. (1997) reportó un caso de tinea capitis en paciente femenina de 66 años por T. violaceum en Navarra, España. En el Laboratorio de Micología del Hospital Vargas, Caracas, Venezuela (1956), se aisló un caso de tinea capitis por T. violaceum en escolar de 8 años.

En la revisión bibliográfica nacional se encontraron otros casos por este patógeno descritos por Briceño Maaz (1959) donde se reportan casos de T. violaceum autóctonos en Venezuela. Los cambios de patrones de inmigración, pueden cambiar las características epidemiológicas de este patógeno y de esta manera introducir nuevos dermatofitos a diferentes regiones del mundo en donde no se habían observado como lo demuestra este caso presentado que reside en una zona limítrofe de alto tránsito turístico y comercial. Se trae este caso por la infrecuencia de su agente etiológico. Muchas de las especies de dermatofitos provocan sintomatología clínica bien definida. En pacientes hipersensibles se puede presentar una enfermedad inflamatoria (Querion) donde hay una respuesta inmune celular del huésped ante el microorganismo infectante y si el diagnóstico y el tratamiento no son los adecuados y a tiempo se produce una alopecia cicatricial. En este caso se pudo observar una evolución satisfactoria, pese a los nueves meses sin tratamiento específico, ya que a los tres meses de tratamiento se observó repoblación pilosa de la zona alopécica con leve alopecia cicatricial.

El crecimiento de T. violaceum en nuestro laboratorio ocurrió a los 10 días aproximadamente. Se aconseja para los aislamientos de dermatofitos descartar los medios de cultivo después de los 15 a 20 días de incubación y la utilización medios enriquecidos con tiamina. A pesar de existir una amplia gama y nueva de antimicóticos en el mercado, el tratamiento de elección sigue siendo la Griseofulvina, esta cubre in vivo a todas las especies de dermatofitos, pero requiere dosis crecientes de hasta 30 mg/kg/día y tratamientos prolongados, especialmente en tiñas microspóricas debidas a Microsporum canis, debe administrarse con grasas para su absorción intestinal. Desde 1996 ha sido utilizada la Terbinafina en niños, observándose buena repuesta en tinea capitis debidas a Trichophyton tonsurans y Trichophyton violaceum con tratamientos de 4 semanas o hasta curación clínica y micológica en dosis de 62,5 mg (< 20kg), 125 mg (20-40kg) y 250 mg (> 40kg). Sin embargo Terbinafina no resulta eficaz en las infecciones debidas a M. canis y otras especies microspóricas. A los cuatro meses se le realizó un cultivo micológico a la paciente resultando negativo para hongos.

Msc. Fernando Gómez Daza
Lab. de Micología del Servicio de Dermatología
Ciudad Hospitalaria ¨Dr. Enrique Tejera¨. Valencia. Venezuela

Acerca de Fernando Gomez-Daza

Msc. Universidad de Carabobo, Venezuela. Jefe de Laboratorio de Micología y Enfermedades Tropicales.

2 comentarios

  1. Hola Fernando, me gustaría ver las fotos macro y microscópicas de las colonias e incluso si guardaste la cepa por favor enviala a la micoteca para conservarla y por supuesto utilizarla en docencia.

    Saludos. Maribel.

  2. Maribel, este caso y el de sus hermanos me llegó al laboratorio privado has varios años, la cepa creció tardíamente y creció en varias oportunidades. Las imágenes micro y macro las puedes ver en el caso Nº 11 que se publicó en la edición 157 y las clínicas de sus hermanos en la 161. Este caso se presentó en un Congreso de Dermatología hace varios años. La cepa la conservé por un tiempo con agua destilada estéril pero con el tiempo se secó por fuga en la tapa de baquelita. Como comprenderás no tengo personal que esté pendiente de estas cosas que guardo. Saludos y gracias por leer y comentar los casos. Está página está abierta para cualquier publicación de casos clínicos examinados por ustedes.

Deja un comentario

Para casos clínicos, sólo se publicarán comentarios de Suscriptores Especialistas de Salud registrados en nuestra base de datos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies