Inicio / Editorial / A los nuevos Dermatólogos

A los nuevos Dermatólogos


Camino hacia el Cadi-Pintura al oleo
Autor: E.MAYOR
“Caminante no hay camino, se hace camino al andar”

A ustedes, jóvenes dermatólogos que egresan de los postgrados de dermatología, plenos de ilusiones y satisfechos, con razón, de sí mismos, quiero recordarles que…

La Dermatología en esencia es la especialidad médica que maneja los aspectos externos de la Medicina Interna, estudia, diagnóstica, investiga, trata y previene los problemas de la piel en forma integral valiéndose de variadas técnicas y de otras especialidades médicas tales como la Patología, Cirugía,  Pediatría, Microbiología e Inmunología; por otra parte,   al ser el dermatólogo el adecuado conocedor de la patología tumoral es el elegido para  el tratamiento quirúrgico de los problemas de la piel y por la misma razón es el que debe cuidar la piel sana incluyendo los problemas estéticos que nuestros pacientes requieren.

 El camino de la formación de un dermatólogo es largo, el profesional de la Medicina que desea seguir la especialidad, debe cubrir una serie de etapas que abarcan: titularse, ejercer en el medio rural, lograr una experiencia en Medicina Interna, Pediatría o Cirugía, aprobar  un postgrado reconocido como el que ustedes han cursado y entonces comienza a formarse una pirámide profesional con el basamento adecuado que va a garantizar el óptimo ejercicio profesional. ¿;Y por qué basamento y no culminación? porque es ahora cuando ustedes realmente  van a aprender a volar, es ahora cuando ustedes se van a probar a sí mismos, cual es el grado de capacitación adquirida y, en el mejor de los casos, van a darse cuenta de sus niveles de ignorancia, no de conocimientos que son fáciles de medir, sino de todas aquellas preguntas que requieren rápida y acertada respuesta formuladas en un consultorio donde no hay un adjunto para ayudar pero sí hay otros recursos a los cuales acudir humildemente en beneficio del paciente.

 Ahora y aquí les recomiendo que confíen en sí mismos y en las destrezas adquiridas durante estos años de formación primaria pero que no lo hagan a costa de las personas que acudan a ustedes en busca de ayuda; cuando no puedan dar una respuesta, pregunten, investiguen, no se den por vencidos. Que cada paciente represente un reto para sí mismos, nunca un número de historia siempre un nombre y apellido. No una historia clínica sino una historia de vida donde todos los aspectos estén cubiertos y por ello me permito hacerles las siguientes recomendaciones:

 Debemos:

– Sumar conocimientos y no remplazar unos por otros:

– Ser observadores de ese magnífico libro abierto que es la piel

– Ver a traves de ella el funcionamiento de todo el organismo

– Conocer la terapéutica y farmacología médica

– Adquirir la destreza quirúrgica necesaria y oportuna

– Ser los guardianes de la piel sana para que permanezca así.

– Prácticar los conocimientos para ayudar a solucionar los problemas dermatológicos integrales que nuestros pacientes exigen.

– “Cabalgar” constantemente en el arrollador avance que nuestra civilización nos aporta con nuevos equipos y conocimientos

– Desarrolar la investigación en el área como un  trampolin de nuestra propia superación

– Y, sobre todas las cosas, no perder la sensibilidad social, esencia del “ser” médico

 A todos los dermatólogos, que  culminan su postgrado exitosamente y a quienes felicito calurosamente, debo tambien recordarles que no lo han hecho solos, seguramente sus familias les han brindado el apoyo necesario para lograrlo, el estímulo no es nunca huérfano del todo y tiene un significado diferente para cada graduando pero a todos  les dedico este pensamiento de Albert Einstein:

“Recuerda que las cosas que aprendes en las aulas y en los libros, son el producto del trabajo de muchas generaciones y fueron creadas por esfuerzos entusiastas y afanes infinitos en cada país del mundo Llegan a tus manos como una herencia para que la recibas, la honres, la acrecientes y un día la entregues fielmente a tus hijos. Dios ha dado a los mortales alcanzar la inmortalidad a través de las cosas permanentes que creamos en común y si no olvidas esto, te será posible encontrar sentido a tu vida y será la tuya una actitud justa hacia otros pueblos y otras épocas”.
Jaime Piquero Martín.
“Palabras dictadas en la graduación 38 del postgrado de Dermatología del Instituto de Biomedicina”

Los Editores

Acerca de PIEL-L

Mesa de redacción de Piel Latinoamericana. Donde recibimos casos, aportes e información de interés para la comunidad latinoamericana dermatólogica

Un comentario

  1. Cordial saludo
    Al leer hermoso contenido, me siento nuevo dermatólogo, y me quedo sin palabras al comprender las suyas, muy profundo.
    Comparto ese amor por la Dermatología
    Dalia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies