SARNA COSTROSA.

Dr. José R. Sardi B.
Servicio de Dermatología del Hospital Universitario de Caracas.

Paciente de 30 años con erupción generalizada de dos meses de evolución, recibió tratamientos indicados en el IVSS. sin mejoría (esteroides tópicos, antihistamínicos e imidazólicos tópicos).

sarna1

sarna2

Se trata con Lindano e Ivermentina, curando rápidamente.

Acerca de Jose Rafael Sardi

Médico cirujano. UCV. Docente de la Cátedra de Dermatología. Escuela “Luis Razetti”, Dermatólogo del Servicio de Dermatología del Hospital Universitario de Caracas, Dermatovenereólogo de la Unidad de Venereología del Servicio de Dermatología. HUC. Dermatólogo miembro Titular de la Sociedad Venezolana de Dermatología

2 comentarios

  1. Bueno amigo José Rafael: lo mismo para ti y toda tu familia. Lo mejor del 2009: salud y prosperidad.

    Hagamos una breve historia de la afección y su tratamiento, para los jóvenes dermatólogos quienes no deben olvidar que la historia está indisolublemente ligada tanto a la medicina, como a todas las ciencias del saber.

    Este cuadro de sarna noruega, altamente contagiosa descrita en 1848 por Danielssen y Boeck, justamente en Noruega en pacientes con Lepra Lepromatosa, con una clínica particular, los autores la denominaron “sarna costrosa” o “hiperqueratósica”, la cual se observa también en personas debilitadas, por procesos crónicos, retraso mental, demencias, las cuales habitualmente cursan con baja higiene personal, con afecciones neurológicas o en pacientes con alteración en la inmunidad (leucemias, linfomas, neoplasias, transplante renal, y de médula ósea), por uso indiscriminado y generalizado de esteroides de alta potencia, etc.

    A partir de los años 80, se abre una nueva etapa con la aparición del SIDA, donde la promiscuidad sexual y las bajas condiciones higiénicas, sumado a los problemas de inmunidad humoral y celular, han incrementado en forma importante su incidencia.

    Es una afección predominantemente hospitalaria por las bajas condiciones socio-económicas que presentan estos pacientes y se transforma en un fuerte dolor de cabeza para el personal médico y paramédico, donde la enfermedad puede diseminarse como pólvora a partir de una caso primario que no se atienda sobre la marcha y en el que no se tomen las medidas epidemiológicas urgentes, que el caso amerita.

    Se ha calculado la presencia de 1.400 ácaros x cm2, en esta forma de escabiosis y pensar que fue en Noruega, un país desarrollado, el estado monárquico institucional por excelencia. uno de los de mayor calidad de vida del globo terráqueo, donde se observó por vez primera estos casos de Hansen asociados a sarna costrosa. Para que tu veas: “en todas partes se cuecen habas” (pero hay que tener en cuenta que estamos hablando del mediados del siglo XIX, 1848, cuando se decribe por primera vez).

    En 1970, la compañía Kitasatu Institute de Japón y la Merck Institute for therapeutic Research de USA, aislaron sustancias procedentes de fermentación del Streptomyces avermitilis, proveniente de la tierra japonesa que denominaron avermectinas, de elevada acción antiparasitaria tanto en animales como en humanos, las cuales producen muerte de los ácaros por paralisis nerviosa y muscular. De allí se deriva la Ivermectina, que se utiliza eficazmente contra esta afección y contra otra serie de parasitosis como la filariasis.

    Felicitaciones por la presentación de tu caso tan demostrativo.

    Un saludo cordial
    Dr. Guillermo Planas Girón.
    Ccs-Vzla

  2. Dr. Genaro Ortega

    Un caso bastante demostrativo de sarna Noruega también llamada sarna escamo costrosa por su aspecto “psoriasiforme” felicidades desde Zacatecas Zac México

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies