Inicio / Colaboradores / Dermatología y Arte / Galería de arte: Vincent Van Gogh. Acompañando la iconografía presentamos un texto de Jorge Luis Borges

Galería de arte: Vincent Van Gogh. Acompañando la iconografía presentamos un texto de Jorge Luis Borges

En esta edición presentamos una selección de la obra de uno de los grandes de la pintura Vincent Van Gogh. Acompañando la iconografía presentamos un texto de Jorge Luis Borges " Y uno aprende" con fondo musical de Astor Piazolla " Balada para un loco"

Colaboración Dra. Martha Miniño

  VanGogh-Borges-Piazzolla.pps
2317K Descargar presentación

Acerca de Raquel Ramos

4 comentarios

  1. Muy hermoso Dra. Raquel, despues de una semana de trabajo fuerte, una se relaja al oir tan hermosa valada y tan hermosa muestra de arte, que lastima de un pintor de esa talla solo vivio 40 años, de lo bueno poco.
    Saludos
    Luz

  2. Ya había tenido la oportunidad de escuhar, ver y leer, esta síntesis de verdadera trilogía artística compuesta por V. Van Gogh – el Holandés Loco – como lo denominaba Vargas Lloza en su famosa novela “El Paraiso en la otra esquina”, creador de innumerables obras pictóricas impresionistas de alto valor artístico, a pesar de su mente atormentada; de la belleza creativa de Borges y del acompañamiento de otro genio creativo musical (Piazolla).

    Me fue enviado por cortesia del Dr. Jairo Mesa Cook, director de la revista Asocolderma y pensé re-enviárselos a Raquel, pero se me adelantó.

    Bella presentación, que enriquece el espíritu y nos aleja, aunque sea por escasos minutos, de la mediocridad y la ignorancia que nos rodea.

    Un saludo para Raquel,
    Dr. Guillermo Planas G
    Caracas-Venezuela

  3. Piazzola es el Beethovhen del tango… un revolucionario.

    Saben de quie es ésta poesía?

    EL TANGO
    Jorge Luis Borges

    ¿Dónde estarán?, pregunta la elegía
    de quienes ya no son, como si hubiera
    una región en que el Ayer pudiera
    ser el Hoy, el Aún y el Todavía.

    ¿Dónde estará (repito) el malevaje
    que fundó, en polvorientos callejones
    de tierra o en perdidas poblaciones,
    la secta del cuchillo y del coraje?

    ¿Dónde estarán aquellos que pasaron,
    dejando a la epopeya un episodio,
    una fábula al tiempo, y que sin odio,
    lucro o pasión de amor se acuchillaron?

    Los busco en su leyenda, en la postrera
    brasa que, a modo de una vaga rosa,
    guarda algo de esa chusma valerosa
    de los Corrales y los Balvanera.

    ¿Qué oscuros callejones o qué yermo
    del otro mundo habitará la dura
    sombra de aquel que era una sombra oscura,
    Muraña, ese cuchillo de Palermo?

    ¿Y ese Iberra fatal (de quien los santos
    se apiaden) que en un puente de la vía,
    mató a su hermano el Ñato, que debía
    más muertes que él, y así igualó los tantos?

    Una mitología de puñales
    lentamente se anula en el olvido;
    una canción de gesta se ha perdido
    en sórdidas noticias policiales.

    Hay otra brasa, otra candente rosa
    de la ceniza que los guarda enteros;
    ahí están los soberbios cuchilleros
    y el peso de la daga silenciosa

    Aunque la daga hostil o esa otra daga,
    el tiempo, los perdieron en el fango,
    hoy, más allá del tiempo y de la aciaga
    muerte, esos muertos viven en el tango.

    En la música están, en el cordaje
    de la terca guitarra trabajosa,
    que trama en la milonga venturosa
    la fiesta y la inocencia del coraje.

    Gira en el hueco la amarilla rueda
    de caballos y leones, y oigo el eco
    de esos tangos de Arolas y de Greco
    que yo he visto bailar en la vereda,
    en un instante que hoy emerge aislado,
    sin antes ni después, contra el olvido,
    y que tiene el sabor de lo perdido,
    de lo perdido y lo recuperado.

    En los acordes hay antiguas cosas:
    el otro patio y la entrevista parra.
    (Detrás de las paredes recelosas
    el Sur guarda un puñal y una guitarra.)
    Esa ráfaga, el tango, esa diablura,
    los atareados años desafía;
    hecho de polvo y tiempo, el hombre dura
    menos que la liviana melodía,
    que sólo es tiempo. El tango crea un turbio
    pasado irreal que de algún modo es cierto,
    un recuerdo imposible de haber muerto
    peleando, en una esquina del suburbio.

    Jorge Luis Borges

    Un saludo,

    Jairo Mesa Cock
    Manizales, Colombia

  4. Honor a quien honor merece
    Esta sección que se ha enriquecido con las múltiples colaboraciones y a partir de ahora coordinada magistralmente por la Dra. Ramos puede recibir los aportes de quien asi lo desee. Este de Van Gogh junto a Borges y Piazolla fue cordiamlmente enviado por nuestra frecuente participante desde la Republica Dominicana la Dra. Martha Miniño, a quien saludamos desde estas páginas
    Jaime Piquero Martin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies