Inicio / Editorial / Editorial: Las tribulaciones de un enfermo en un país en desarrollo

Editorial: Las tribulaciones de un enfermo en un país en desarrollo

foto
Edvard Munch
Autorretrato después de la gripe española, 1919
Óleo sobre lienzo, 150'5 x 131
Nasjonalgalleriet, Oslo. Noruega

Tradicionalmente la Medicina  ha tratado de pasar por encima de los prejuicios raciales, religiosos y culturales de los seres humanos  intentando, en lo posible, que las diferencias económicas entre los seres humanos no afecten negativamente  a la salud de las clases desposeídas. 

Este ideal (tal vez inalcanzable) se ha hecho cada día  mas  difícil de lograr ya que la brecha existente entre la calidad de los servicios médicos disponibles a quienes tienen medios económicos y la de quienes carecen de ellos se hace cada día más amplia, lo cual distorsiona los fundamentos éticos de la profesión médica.  

En la muchos países los enfermos reciben los servicios médicos apropiados  sólo si disponen de dinero para pagarlos, en otros se quiere decretar la medicina socializada sin contar con estabilidad política y económica. Mientras que otros  gobiernos  asignan a la salud un gasto importante de su producto interno bruto tratando de mejorar la salud de su población y así salir del círculo vicioso: pobreza / hambre/ higiene deficiente / enfermedad. En algunos paises latinoamericanos, han proliferado   las compañías de seguros o las administradoras de salud brindando a sus asegurados una cierta protección ante un siniestro.

 

Pero quizás, a nuestro modo de ver,  quienes han logrado la concertación entre los agentes sociales, que se patentiza en el financiamiento a partes iguales de las cotizaciones a los seguros de pensiones, enfermedad, dependencia y desempleo logrando la  población una asistencia médica, fruto del aporte de su trabajo, es el modelo en teoría mas eficaz, y es el que esta intentando  la comunidad europea   
 

Claro que la salud es un derecho fundamental del ser humano, claro que medicinas sofisticadas con una vasta investigación resultan caras y es obligación del médico recetar al paciente el mejor medicamento para su enfermedad. Pero sea cual sea el modelo que se adopte para lograr una asistencia médica de primera en todos los estratos sociales, no podrá lograrse sin que exista un  pacto social que permita la concertación en todas las partes involucradas: personal de salud, receptor del servicio y proveedor. 

Acerca de PIEL-L

Mesa de redacción de Piel Latinoamericana. Donde recibimos casos, aportes e información de interés para la comunidad latinoamericana dermatólogica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies