Inicio / Colaboradores / Dermatología y Arte / MUSICA: CARLOS GARDEL. ADIOS MUCHACHOS

MUSICA: CARLOS GARDEL. ADIOS MUCHACHOS

Adiós muchachos, compañeros de mi vida,

barra querida de aquellos tiempos.

Me toca a mi hoy emprender la retirada

debo alejarme de mi buena muchachada.

Adiós, muchachos, ya me voy y me resigno,

contra el destino nadie la calla.

Se terminaron para mí todas las farras.

Mi cuerpo enfermo no resiste más.

Acuden a mi mente recuerdos de otros tiempos,

de los buenos momentos que antaño disfruté,

cerquita de mi madre, santa viejita,

y de mi noviecita, que tanto idolatré.

Se acuerdan que era hermosa, más linda que una diosa,

y que brioso de amor, le di mi corazón.

Mas el Señor, celoso de sus encantos,

hundiéndome en el llanto se la llevó.

Es Dios el juez supremo, no hay quien se le resista,

Ya estoy acostumbrado, su ley a respetar,

pues mi vida deshizo con sus mandatos

llevándome a mi madre y a mi novia también.

Dos lágrimas sinceras derramo en mi partida

por la barra querida que nunca me olvidó,

y al dar a mis amigos mi adiós postrero

les doy con toda mi alma, mi bendición.

Adiós muchachos, compañeros de mi vida,

barra querida de aquellos tiempos.

Me toca a mi hoy emprender la retirada

debo alejarme de mi buena muchachada.

Adiós, muchachos, ya me voy y me resigno,

contra el destino nadie la calla.

Se terminaron para mí todas las farras.

Mi cuerpo enfermo no resiste más.


 

gardel Carlos Gardel nació Charles Romuald Gardés el 11 de diciembre de 1890, en Toulouse, Francia. Hijo de padre desconocido, llegó a Buenos Aires con su madre cuando tenía tan sólo 2 años. Vivió gran parte de su vida en el barrio porteño del Abasto. Pobre, desde chico hacía pequeños trabajos para ayudar a su madre.

Empezó a cantar a los 17 años y en 1911 formó un dúo con el cantor uruguayo José Razzano, quien lo convirtió en el fenómeno musical de la década. El reconocimiento vino en 1914, cuando empezó a presentarse regularmente en el cabaret Armenonville, en Buenos Aires.

Tras la separación del dúo se producen los primeros viajes al exterior. En el año 1925, Gardel ya era popular en toda Hispanoamérica. 1927 fue el año de su consagración en Europa, alcanzando gran éxito en París. Luego llegaría Estados Unidos y el cine. En los estudios de la Paramount, en Nueva York, filma varias películas que son un éxito y que extienden aún más su leyenda.

El 24 de junio de 1935 muere en un desastre aéreo, en el auge de la carrera y de la fama, en Medellín, Colombia. Las muchedumbres de gente desfilaron a los largo del cortejo fúnebre, que viajó vía Colombia, Nueva Cork, Río de Janeiro, Montevideo y por fín el lugar de su último reposo, en el cementerio de la Chacarita, en Buenos Aires, escuchando su tango Silencio.

El mito de Gardel atravesó vigorosamente todo el siglo. Hoy representa un verdadero ícono del tango y sigue siendo una de las personalidades más queridas de toda la Argentina. Los que lo siguen suelen decir que él "cada día canta mejor".

"En esa época no se cantaban casi los tangos . Eran estilos y tonadas criollas. Vino después la canción del tango, sentimental, arrabalera y pintoresca, con penas de ausencia, amores contrariados, puñaladas de guapo y llantos de niña engañada. Florecieron los poetas de las humildades porteñas y en cada barrio se oyó un bandoneón modulando tangos con motivos de las canciones venidas de todos los puertos.. En este mismo crisol, encontró su forma el tango-canción, penas de muchachos de aquí, que el viento llevó a través de los mares, para emocionar a inquietas muchachas de París o encantar a blondas millonarias anglosajonas. No basta con tener la voz más melodiosa para entonar el tango. No. Hay que sentirlo, además. Yo lo vivo, lo siento en la mirada dulce de una bella mujer. Sé que soy el tango, cuando al salir del hipódromo, me siguen con la vista los muchachos de la popular; no me engaño cuando el sastre se empeña por hacerme el mejor traje. Sé que el homenaje es al tango. Yo soy para ellos el tango. Aún cuando entono una dulce canción francesa, aún cuando la gente me escucha las bellas notas de "Parlez moi D'Amour", yo sé que soy el cantor de tangos, que se presta para otras canciones"

Entrevista realizada a Carlos Gardel por el Diario Noticias el 21 de Septiembre de 1933.

 Escuche aquí esta pieza musical:

[audio:http://jh-tk.net/piel-l.org/2007/08/adiosmuchachos.mp3]

Colaboración de la Dra Raquel M Ramos.

Acerca de Raquel Ramos

3 comentarios

  1. De niña, los amigos de mi papa se ponían a oir tangos y a tomar sus copas, algunos lloraban, y eso me dejaba tan asombrada. Al crecer, comencé a conocer las “penas y alegrías del amor”, y mi afición a la música hacía que de vez en cuando, en reuniones íntimas, se apoderara de mi el cronopio que me habita, y me aventuraba a cantar este tango:
    “Quiero emborrachar mi corazón
    para apagar un loco amor
    que más que amor es un sufrir…
    Y aquí vengo para eso,
    a borrar antiguos besos
    en los besos de otras bocas…
    Si su amor fue “flor de un día”
    ¿porqué causa es siempre mía
    esa cruel preocupación?
    Quiero por los dos mi copa alzar
    para olvidar mi obstinación
    y más la vuelvo a recordar.

    Nostalgias
    de escuchar su risa loca
    y sentir junto a mi boca
    como un fuego su respiración.
    Angustia
    de sentirme abandonado
    y pensar que otro a su lado
    pronto… pronto le hablará de amor…
    ¡Hermano!
    Yo no quiero rebajarme,
    ni pedirle, ni llorarle,
    ni decirle que no puedo más vivir…
    Desde mi triste soledad veré caer
    las rosas muertas de mi juventud.

    Gime, bandoneón, tu tango gris,
    quizá a ti te hiera igual
    algún amor sentimental…
    Llora mi alma de fantoche
    sola y triste en esta noche,
    noche negra y sin estrellas…
    Si las copas traen consuelo
    aquí estoy con mi desvelo
    para ahogarlos de una vez…
    Quiero emborrachar mi corazón
    para después poder brindar
    “por los fracasos del amor”…
    Se llama Nostalgias, y fue compuesto en 1936 por Enrique Cadícamo.
    Que bueno que como decía Borges…. “Y uno aprende…”
    Raquel Ramos

  2. Querida Raque> Que coincidencia en nuestras vidas….todos los 24 de Junio se reunian en mi casa “Los amantes del Tango…literalmente a conmemorar y llorar el aniversario de la tragica muerte del “Morocho del Abasto”…….Yo odiaba ese dia, hasta que mi papá murio…entonces empece a añorar los 24 de junio en mi casa,Ahora compro cuanto CD encuentro de Tangos especialmente de Gardel.
    Mi preferido “CAMBALACHE”…me impresiona su vigencia.
    Espero poder compartir con todos UN BUEN TANGO Y UN BUEN VINO en las noches del 21 Congreso Mundial de Dermatologia.
    Besos
    Hilda

  3. Querida amiga Raquel: tus anotaciones me recuerdan la vivencia de tantas personas a nuestro alrededor que no logran descifrar aun la profundidad de sus propios sentimientos; cada articulo refleja un poquito de ti, disfruta la compañia de los que aprecian el buen arte y los amigos. Te felicito excelente aire fresco en nuestro mundo revuelto.Que la pases super bien en el Cogreso. Besos y abrazos
    Rosiris

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies