Inicio / Casos Clínicos / Caso de la semana / Caso de la semana: Verrugas perianales

Caso de la semana: Verrugas perianales

Autores:
Matamoros G, Sunico N, Ferreira M, Valecillo S, Reyes O.
Hospital Vargas. Instituto de Biomedicina. Caracas Venezuela. 

Masculino de 63 años, Natural y procedente: Caracas.

Antecedentes familiares: Niega

Antecedentes personales: no contributorios

Motivo de consulta: Paciente remitido del servicio de sanidad con Dx de VPH, el paciente presentaba cuadro de tres meses de evolución consistente en la aparición de lesiones tipo pápulas que al coalescer forman placas verruciformes de crecimiento lento y progresivo en región perianal .

Paraclínicos al ingreso: Hematología completa: Hb 10.9 g/dl, GB:9.300 uL, Plaquetas 357.000 Ul , VSG 12 mm/h. Química sanguínea: D.L.N, Funcionalismo hepatico y renal: Sin alteraciones. HIV: (-) VDRL: No reactivo.

Diagnóstico al ingreso:

VPH????

Secundarismo Sifilitico: Condiloma Plano

Plan de investigación:

Foto clínica.

Biopsia.

Nuevos examenes de laboratorio

  • Hematologia completa: DLN
  • Quimica sanguinea: DLN
  • HIV : Negativo
  • VDRL cuantitativo: 1:64
  • FTA ABS: POSITIVO

Diagnóstico definitivo:

SECUNDARISMO SIFILITICO: CONDILOMA PLANO

Tratamiento

Penicilina Benzatinica ampolla por 2.400.000 unidades dosis semanal por 3 semanas

semana1.jpg semana2.jpg
semana3.jpg semana4.jpg
semana5.jpg semana6.jpg

semana7.jpg

 

Acerca de PIEL-L

Mesa de redacción de Piel Latinoamericana. Donde recibimos casos, aportes e información de interés para la comunidad latinoamericana dermatólogica

5 comentarios

  1. Los condilomas planos corresponden a sifilides, que se presentan en zonas húmedas, calientes, como la anogenital, interglúteas, axilas y surcos submamarios, se hipertrofian y maceran ofreciendo un olor característico algunas veces.
    Son altamente contagiosos.
    Debe realizarse para su dg un VDRL cuantitativo, un FTA absorcion y TPHA. El tratamiento 2.4 millones UI por 3 semanas Y realizarse controles a la 3- 6 y 12 semanas.
    A los condilomas latas , aunque he encontrado pocas referencias a este nommbre , se les llamas FORMA RUPIÄCEA (SIFILIS MALIGNA).
    Como estamos en una edición donde los lectores de piel van a tener tiempo de leerla y releerla, y se avorda el tema de la sífilis en dos de sus secciones, me permito anexarles el resumen de un trabajo que llevé a Cartagena en el Congreso CIlad realizado en 11/2005, al que llamé: ¿
    ENIGMA DE LA SÍFILIS: ¿FUE REALMENTE LA PLAGA DEL NUEVO MUNDO?

    La historia de la sífilis es, incluso en nuestros días, confusa. Durante siglos se ha admitido el hecho, no científicamente probado, de que apareció en Europa importada de América por los descubridores españoles; sin embargo, investigaciones históricas posteriores fundadas en la paleopatología, abogan por la presencia de la sífilis en Europa desde épocas mucho más remotas. Sea cual sea su origen, lo que parece históricamente probado es que surgió en Europa bruscamente a finales del siglo XV con tres características diferenciales: producir epidemias de rápida difusión, transmitirse por vía sexual y presentar una sintomatología aparatosa y grave.
    TEORIA COLOMBINA O DEL NUEVO MUNDO
    El nombre de sífilis viene de un poema de Gerolamo Fracastoro, inspirado en una historia de Ovidio en que aparece el nombre de Sipylus. Siguiendo la costumbre de los humanístas de la época, Fracastoro alteró el nombre, y de ahí Syphilis. Fracastoro nació en Verona en 1478; murió los 75 años. Fracastoro estudió en Padua junto con Copérnico. Fracastoro fue un humanista. De Padua se trasladó a vivir en hermosa finca de Verona. Allí recibía amigos, se tenían veladas musicales y se discutían temas científicos. Fracastoro escribió en latín, se dice, en muy buen latín. En lo médico su interés se centró en la investigación de enfermedades transmisibles. Sus dos obras más importantes son el poema en hexámetros Syphilidis sive de morbo Gallico (La sífilis o sobre el mal francés) y su tratado De contagione et contagiosis morbis et eorum curatione (Del contagio, las enfermedades contagiosas y su curación). En este último se exponen ideas geniales acerca de la transmisión de enfermedades epidémicas y , por primera vez, se fundamenta el concepto de contagio. Este se producía, según el autor, por partículas diminutas, que él denominó seminaria contagiorum, capaces de penetrar y multiplicarse en los cuerpos sanos por contacto directo o por medio de material contaminado.
    Una epidemia de sífilis arrasó Europa durante los siglos xv y xvi, lo que dio como resultado miles de muertos, pues no había ninguna terapéutica eficaz: sólo se disponía de las plegarias. El miedo a la enfermedad condujo a la incorporación de uno de los 14 Santos de Urgencia de la Iglesia: San Dionisio fue el Patrono de los sifilíticos. En Munich, existe en la biblioteca del estado Bávaro, una breve plegaria de intercesión a este santo. En cada una de las esquinas inferiores, hay pintado un penitente con una erupción cutánea, cuya cabeza mira al cielo en súplica.
    Ambas entidades han sido descritas desde la antigüedad. Hay escritos chinos que datan de hace más de 2 500 años que describen una infección en la uretra tratable con esencia de soja. Una enfermedad de transmisión sexual, que podía haber sido la gonorrea, fue la que la Biblia describe que afectó a Sara, la mujer de Abraham, según aparece en Génesis, capítulo 12. La misma infección puede haber sido la plaga que se extendió por la corte del faraón y sus concubinas. Las alteraciones de la fertilidad debidas a esta infección podrían también haber sido la causa de la incapacidad de Sara para concebir, hasta muy tardíamente.
    El libro del Levítico describe una enfermedad que era de transmisión sexual. Moisés, no solamente describe la contagiosidad de la gonorrea, sino que además da normas para prevenir el contagio y la diseminación. En el libro de los Números podemos aprender más sobre las enfermedades de transmisión sexual que tienen lugar en tiempo de guerra. Esta enfermedad -probablemente la gonorrea- tuvo lugar cuando los israelitas guerreaban contra los madianitas. Moisés discutió el significado del problema y prohibió las relaciones sexuales durante el tiempo correspondiente al inicio de los síntomas. Como hoy sabemos, valía de muy poco.
    Pero también se pueden encontrar más descripciones de la enfermedad en el papiro de Eber. No solamente se describen los síntomas de una uretritis aguda en estos escritos, sino también se da una fórmula que permite la cura por medio de la instilación intrauretral de aceite de sándalo.
    Hipócrates (del 460 al 355 antes de Cristo) hace una de las primeras descripciones científicas de la infección gonocóccica. Disecó la uretra de los hombres que estaban infectados por este agente y notó la existencia de modificaciones en el tejido epitelial, a la vez que una secreción. Describió el hallazgo de la estenosis uretral que con tanta frecuencia acompaña al problema. Galeno fue el que acuñó el término gonorrea.
    1. Los avances en el conocimiento médico en los siguientes 900 años se desconocen. No obstante, una ley del siglo XII en Londres, prohíbe a los dueños de burdeles el contratar mujeres que padecieran de escozor en los genitales. Se podía interpretar, referido a las mujeres que tuvieran molestias, hasta la sensación de ardor al realizar la micción.
    En el año 1300 John Ardeme, cirujano de Ricardo II y Enrique IV de Inglaterra, fue el primero en utilizar el término purgación. El origen de esta palabra es poco claro y puede hacerse referencia a la palabra francesa clap ploir, que significa buba; a le clapier, casa de prostitución; o a la palabra clappers, que eran unos instrumentos para hacer ruido y que se utilizaban para advertir la proximidad de los leprosos.
    El regreso de Colón al Nuevo Mundo y la explosión de sífilis en la Europa Continental tuvo como resulta do que se originara gran confusión. De todos son conocidas las teorías precolombina y colombina en cuanto al origen de la sífilis. Los pacientes que padecían tanto la gonorrea como la sífilis, llevaron a muchos a creer que ambas enfermedades estaban relaciona das y que la gonorrea era un síntoma temprano de la sífilis. Hay que recordar que por aquella época se creía que el origen de las enfermedades se debía a los humores y al aire y los problemas que planteaba la sífilis no podían ser resueltos por los hombres del Renacimiento, pues el hombre del siglo xv era científicamente poco desarrollado. Este siglo dio figuras de la talla de Girolano Fracastorius y de Paracelso. El primero bautizó la enfermedad con el nombre y recomendó el guavacol y los mercuriales como tratamiento, y el segundo afirmó que madres sifilíticas daban hijos sifilíticos.
    Por esta época y durante mucho tiempo se utilizaron los mercuriales para el tratamiento de la sífilis. Este trata miento mató más enfermos que la propia sífilis, si a esto añadimos que en algunos hospitales, después de la cura, le propinaban al enfermo una tunda de palos para castigar “la carne pecadora”.
    Hunter fue uno de los que creyó que la gonorrea era un síntoma precoz de la sífilis y se inoculó a sí mismo con el pus de la uretra de un paciente con gonorrea y contrajo la sífilis. Murió, según algunos historiadores de un aneurisma sifilítico de la aorta. Fue un mártir de la ciencia.
    Bell, en 1700, inoculó a estudiantes de medicina y fue capaz de determinar que sífilis y gonorrea eran entidades clínicamente diferentes. Sin embargo, esta idea no se aceptó de inmediato, debido a la fuerte influencia de Hunter en toda la época.
    Las disputas sobre el origen determinaron que a la sífilis se le conociera como “enfermedad de La Española”, “mal francés”, “mal napolitano”, etcétera.
    No fue hasta mediados de 1800, cuando un médico nacido en Baltimore, Phillip Reicort, que practicaba la medicina en París, llevó a cabo más de 1 000 estudios y fue capaz de demostrar de forma inequívoca que sífilis y gonorrea eran entidades diferentes. Veinte años después, Sims describió tumores inflamatorios en la mujer y los relacionó con la gonococia. Esto fue comprobado por Werthein , que cultivó el pus de las trompas.
    Los hitos fundamentales de la historia posterior de ambas afecciones incluyen la introducción de la sulfamida y la revolución ocasionada por el descubrimiento de la penicilina, que pasa por los aportes clínicos hechos en el siglo xix por Hutchinson, Ricord, Fournier y Hallopeau. Fue un decir común durante mucho tiempo de todo aquel que practicó el tratamiento con los mercuriales: “Por una hora con Venus, veinte años con Mercurio”
    En la actualidad, existen dos teorías acerca de la historia de las treponematosis: la teoría unitaria o del Viejo Mundo y la teoría colombina o del Nuevo Mundo.
    TEORÍA UNITARIA O DEL VIEJO MUNDO
    Esta teoría está basada en las similitudes morfológicas y estructurales, y en la comunidad antigénica de los distintos treponemas entre sí, así como en los rasgos semejantes existentes en los cuadros clínicos que producen.
    En este contexto, se acuñó la teoría unitaria defendida por Hudson que postula el hecho de que se podría tratar de un único microorganismo cuya cuna pudo ser originariamente Africa, hace miles de años. Allí produjo una enfermedad denominada yaws que se extendió hacia el este y norte del continente a través del tráfico de esclavos (Egipto importaba esclavos del centro de África en el tercer milenio antes de Cristo). Con el paso del tiempo, la enfermedad se extendió a la península arábiga y Mesopotamia, donde se denominó bejel. Probablemente, llegó a Europa del este, a través de las Cruzadas, en los siglos XIII y XIV. En el oeste del continente europeo, pudieron ser los viajes de los marinos portugueses y españoles por la costa africana desde los siglos XII y XIII, quienes, junto con esclavos negros, importaron los treponemas.
    Durante los siglos XVII y XVIII se identificaron en Europa una serie de enfermedades similares a yaws en zonas rurales y pobres de la periferia del continente: spirocolon en Grecia o Bosnia, pian en Nérac (Francia), scurvy en Irlanda, sibbens en Escocia o el demonio de los pantanos en Jutlandia. Estas enfermedades eran el resultado de un contacto directo, más frecuente en la infancia, pero que afectaban a todas las edades, y cuya propagación se realizaba con frecuencia en el seno de la familia. En su conjunto, a estos cuadros se les denominó sífilis endémica. Sus manifestaciones clínicas se fueron modificando en los distintos países debido a las condiciones climáticas, costumbres, higiene o pobreza de sus habitantes.
    Con la invención del jabón en el siglo XIV y la mejora en los hábitos de higiene personal, los treponemas tuvieron que adaptarse para sobrevivir en la nueva situación. Algunos de ellos lo hicieron: emigraron a áreas húmedas del cuerpo humano, transmitiéndose por vía sexual, a la vez que pudieron sufrir una mutación que los volvió más infecciosos y virulentos, dando lugar a la sífilis epidémica tal como la conocemos actualmente. Otros, se mantuvieron en áreas deprimidas, manteniendo los cuadros de sífilis endémica hasta entrado el siglo XX, en regiones como Rusia o los Balcanes. Por eso, hay autores que prefieren hablar de treponematosis.
    Al regreso de Colón del Nuevo Mundo, hace eclosión la sífilis en
    Europa Continental. La confusión llegó a ser tan grande que ambas
    enfermedades fueron consideradas una única entidad morbosa, error
    que persistió durante varios siglos.
    Varios interrogantes se plantean al historiador ante este
    acontecimiento: ¿fue una epidemia de sífilis exclusivamente o un
    conjunto de enfermedades las que afectaron a los sitiadores? ¿Es
    realmente la sífilis una enfermedad americana? Lo cierto es que la
    sífilis estuvo allí presente entre los enemigos de Nápoles.
    Pero hubo otros aportes, de la paleo patología. Hay excavaciones que
    revelan que la sífilis no procede de América. Los huesos
    encontrados al norte de Inglaterra presentaban cambios compatibles
    con el diagnóstico de sífilis epidémica.12, 13 particularmente de los monjes de un monasterio, cuyos esqueletos hallados en Hull, al norte
    de Inglaterra, fueron datados entre 1300 y 1450, con claras lesiones
    de la enfermedad, por la Universidad de Bradford.
    El médico y poeta judío sefardí Francisco López de Villalobos, fue uno
    de los primeros descriptores de la sífilis.

    Excavaciones recientes en un convento en el norte de Inglaterra sostienen la teoría de que la sífilis no
    llegó del Nuevo Mundo a Europa.
    “Los esqueletos excavados en Hull fechados entre el año 1300 y 1450 poseen claros signos de padecer
    sífilis”, explica Ángela Boylston, paleopatologista y jefa del equipo arqueológico de la Universidad de
    Bradford, en el norte de Inglaterra, que realiza las investigaciones.
    Los científicos desde hace tiempo han pensado que la sífilis fue traída a Europa desde América por
    exploradores europeos y transmitida a su alrededor o surgida de un modo independiente en cada
    región. Los esqueletos estudiados hace poco sugieren que esta enfermedad ya estaba presente en
    Europa antes de que Cristóbal Colón volviera de su primer viaje.
    Los europeos empezaron a ser conscientes de la enfermedad después del año 1500, pero algunas
    investigaciones creen que la sífilis podría haber sido confundida con la lepra en periodos anteriores.
    La sífilis inicia su desarrollo como una inflamación, se desarrolla como un sarpullido, produce fiebre
    y fatiga, años después la infección puede acarrear serias complicaciones coronarias o cerebrales.
    “Este descubrimiento cambia nuestra visión sobre la historia de la sífilis”, comenta Boylston.
    “Existen varios esqueletos alrededor del país con signos de sífilis que podían estar fechados con
    anterioridad a Colón. Pero el interés de este lugar de enterramientos radica en que la sífilis se
    muestra en varios individuos, no sólo en uno o en dos. Esto nos hace pensar que la sífilis estuvo
    presente en la Inglaterra medieval”.
    David Evans, quien dirige las excavaciones en los enterramientos Agustinianos, fecha los esqueletos
    un poco más tarde -entre 1450 y 1475- según la estratificación.
    Cuatro de los esqueletos muestran signos de la enfermedad, según ha indicado Evans en un artículo
    de la revista British Archeology.
    “La enfermedad, contraída 20 años antes, deja su marca en los huesos, mientras avanza hasta
    producir la muerte”, escribe Evans. “Esas víctimas contrajeron la sífilis mucho tiempo antes del
    regreso de Colón y de sus barcos del nuevo mundo -tradicionalmente considerada como la razón de
    la llegada de La gran sífilis a Europa”.
    Donald J. Ortner, administrador de la sección de Antropología Física del museo Smithsonian, en
    Washington, afirma que este descubrimiento en Hull ayuda a clarificar algunas dudas acerca de los
    orígenes biológicos de la enfermedad.
    “Pienso que existen otras explicaciones plausibles acerca de los orígenes de la sífilis”, dice Ortner,
    quien asegura que también es posible que puede haber sido producido por yaws, el tubérculo de la
    frambesia, asociado a enfermedades que no son transmitidas por vía sexual o el bejel. Yaws, dolencia
    situada en la áreas tropicales y subtropicales, normalmente se produce en niños. Bejel se desarrolla
    en la zona Este y Norte de Africa. Las tres enfermedades están causadas por el microorganismo
    Treponema pertenue. El descubrimiento en Hull “convierte las preguntas acerca del origen biológico
    de la sífilis mucho más interesantes. Si nosotros estamos hablando que un solo organismo sea el
    causante de tres enfermedades distintas, entonces tendremos un tipo similar de enfermedades que se
    desarrollaban en Europa mucho antes de Colón”, dijo Ortner. La gran pregunta es si la sífilis
    apareció como una enfermedad de transmisión sexual.

    LOS CELEBRES SIFILITICOS DE LA HISTORIA
    En la Edad Media, la sífilis era casi tan temida como la peste bubónica.
    La sífilis hizo diabluras con muchas cabezas coronadas. Enrique VIII de Inglaterra ostentaba unas llagas fétidas pavorosas, así como Iván “El Terrible” de Rusia, zar a quien la hija del Enrique VIII (la genial Elizabeth I) le rechazó la mano en matrimonio. El segundo marido de la reina María Estuardo de Escocia-Lord Henry Darnley- tampoco pudo salvarse de resultar infectado de sífilis en una de sus francachelas, y estaba apenas tratando de recuperarse de sus chancros cuando la choza donde estaba confinado voló por los aires en una violenta explosión probablemente orquestada por Lord Bothwell, el que sería el tercer marido de la libidinosa María. .
    En Francia, Francisco I contrajo sífilis, infectando a su primera mujer Claudia quien murió de eso-y luego a Leonor de Habsburgo, su segunda mujer. Los Habsburgo fueron una familia continuamente aquejada por la vergonzante sífilis. Felipe II de España la contrajo en relaciones con meretrices a pesar de que afirmaba ser tan religioso, y luego las fiebres que sufrió su tercera esposa Isabel de Valois indican que la pobre muchacha resultó contagiada. Su hijo anormal Carlos habido con su primera esposa portuguesa- también ostentaba síntomas de sífilis hereditaria. El nieto de Felipe II-el rey Felipe IV de España-contrajo la sífilis de su amante María Calderón y luego su hijo Carlos II contrajo este mal desde el vientre de su madre, Mariana de Austria.
    La sífilis de Carlos II incluso ocasionó severos defectos congénitos en el desafortunado rey. Por otro lado, la rama de los Habsburgos de Austria abundó en sifilíticos. Francisco José I, el flamante esposo de la bella Sissy, ya estaba enfermo cuando se casó con ella y le contagió. El hijo de ambos, Rodolfo de Habsburgo, por su parte contrajo la sífilis en los burdeles de Viena, infectó a su esposa Estefanía y luego contagio a su amante María Vetsera antes que ambos se suicidaran en Mayerling en 1889.
    El hermano de Francisco José I-Maximiliano- contrajo la sífilis en un crucero sexual que hizo en un yate por el Brasil, y luego llevó esta enfermedad a su adoradora esposa Carlota. Ambos estaban destinados a ser los emperadores artificiales de México
    El loco rey Alfonso de Portugal no solo era tarado, sino que también se infectó de sífilis en sus noches de juerga por Lisboa, donde buscaba prostitutas para luego azotarlas. Pedro I de Rusia contrajo su sífilis de Catalina, quien antes de ser su consorte y luego emperatriz, fue una prostituta llamada Martha Skavronskaya. La nobleza menor también se vio azotada por sífilis. El Marqués de Sade contrajo sífilis tras un romance tempestuoso con Laura de Lauris.
    Lord Randolph Churchill padre del gran Winston Churchill la adquirió en sus correrías de burdeles antes de casarse con Jennie Jerome. La bailarina y cortesana Lola Montez se dio el lujo de infectar al pianista y compositor húngaro Franz Liszt, pero ella misma murió loca, pobre y en desgracia en Nueva York. No sería Franz Liszt el único músico en verse afligido por la sífilis, ya que Franz Schubert la contrajo con la meretriz cuyas caricias le inspiraron la Sinfonía Inconclusa.
    La intelectualidad también contrajo sífilis, entre los más conocidos está el cuentista francés Guy de Maupassant, Stendhal, Lord Byron el poeta inglés, el novelista irlandés James Joyce, el poeta francés Arturo Rimbaud, el bardo francés Paul verlaine, el gran poeta galo Charles Baudelaire, el filósofo germano Federico Nietszche, el bardo alemán Enrique Heine, el genial poeta gay irlandés Oscar Wilde, los pintores Vicente Van Gogh y Paul Gauguin, además del gran pintor español Francisco de Goya y el gran fabricante de armas Samuel Colt, padre del revólver. Benito Mussolini, dictador italiano cuyas locuras espeluznaban a muchos, tambien padeció de ella.
    ________________________________________

    ________________________________________

    CRISTOBAL COLON

    El primer europeo sifilítico. Navegante genovés (1451-1506).Para Hayden, el almirante fue el primer europeo sifilítico. Se contagió al mantener relaciones con las nativas de La española.El Treponema pallidum cruzó el Atlántico en su cuerpo y en el de decenas de marineros como un polizón. Durante su tercer viaje, Colón se sintió aquejado de dolores terribles, fiebre, insomnio…Afirmó que escuchaba voces en sueños, que se sentía el enviado de Dios. Fue la venganza de las Américas a los excesos de los españoles.

    LUDWIG VAN BEETHOVEN

    El ataque del «monstruo verde». Compositor alemán (1770-1827).En diciembre de 1994 se subastó en Sotheby’s una coleta de su melena. Un análisis del pelo revelaba la existencia de restos de mercurio, uno de los remedios contra la sífilis. Sus cartas privadas muestran sus relaciones con prostitutas en 1797, año en el que, según Deborah Hayden, contrajo la enfermedad. Atacado por fiebres, sordera y una euforia salvaje provocada por una sífilis terciaria que él llamaba su «monstruo verde», compuso el Himno de la alegría, su obra más famosa.

    FRANZ SCHUBERT

    «Espero no levantarme jamás». Compositor austríaco (1797-1828).Nunca reconoció su enfermedad en público, pero la sífilis terminó con su vida a los 31 años, tras seis primaveras de agonía. Se infectó en los últimos meses de 1822 y alternó momentos de depresión suicida con otros de buena salud. En el momento de su muerte había compuesto más de mil obras. En sus últimos días escribió: «Cuando me marche a dormir, espero no levantarme jamás». Su médico, que también trató a Beethoven, declaró que la muerte del joven compositor se debió a la descomposición de su sangre, provocada por una sífilis terciaria o final.

    CHARLES BAUDELAIRE

    «El vuelo de las alas de la locura». Escritor francés (1821-1867).El poeta maldito le confesó a su madre en 1861 que sus problemas de salud le venían de una infección venérea que contrajo en 1839, cuando éste vivía en París. Su enfermedad le impidió tener relaciones sexuales con su pareja, Jeanne Duval. Se contagió muy joven, cuando visitó prostíbulos. Su obra, Las flores del mal, tiene continuas referencias a la corrupción, la enfermedad y a la miseria de las ciudades. Para Hayden, los vampiros que aparecen en sus versos representan a las bacterias de la sífilis. Antes de morir reconoció estar sometido «al vuelo de las alas de la locura».

    LINCOLN Y MARY TODD

    En la Casa Blanca. Presidente de EEUU y Primera Dama (1809-1865) y (1818-1882). En 1882, los médicos enviaron una carta al Congreso que informaba sobre el precario estado de salud de Mary Todd, la viuda del presidente. No podía mover las piernas y se comportaba como una demente. Nunca reconocieron en público el nombre del mal para salvar la reputación de Lincoln, pero Hayden afirma que los síntomas de Todd eran los de una sífilis muy avanzada.Lincoln reconoció a un amigo que una chica se la contagió a los 26 años. Y fue él quien se la transmitió a su mujer y a sus tres hijos, que murieron prematuramente. Las personas que estuvieron cercanas a Lincoln declararon que se medicaba con una especie de píldoras azules que contenían agua de rosas, miel, azúcar y 65 gramos de mercurio. Pasaba de la melancolía a la hipocondría, de los silencios a los enfados más salvajes. Algunos lo comparaban con Lucifer.

    VINCENT VAN GOGH

    El pelirrojo suicida. Pintor holandés (1853-1890). Hasta 874 cartas dedicó Van Gogh a su hermano Theo y al pintor Paul Gauguin, también sifilíticos, para describir su sufrimiento físico y mental.Vincent se enamoró en 1882 de una prostituta a la que contrató como modelo. Ella posó para su famoso cuadro Sorrow. Su nombre era Clasina Hoornik. Para Hayden, pudo ser ella la que le contagió el virus. Tras la experiencia artística en Arlés junto a Gauguin, ingresó en un sanatorio mental de Saint Rémy, donde pintó paisajes en sus momentos de lucidez y sufrió episodios de locura, alucinaciones, visiones y otros síntomas de la sífilis. Se definió a sí mismo como un hombre «cargado de electricidad», la misma que tenían sus pinceles. «Esta miseria debe terminar ya», dijo antes de cortarse la oreja derecha y suicidarse a los 37 años.

    FRIEDRICH NIETZSCHE

    Los nazis limpiaron las huellas. Filósofo alemán (1844-1900).Nietzsche vio con estupor cómo un cochero golpeaba a su caballo con una fusta en Turín. Se agarró al cuello del animal y trató de consolarlo. En un ataque de locura perdió la consciencia.Hayden se vale de esta escena para realizarle un retrato mental.Se le diagnosticó la enfermedad a los 23 años. Ella afirma que se la transmitió su madre antes de nacer. Las fiebres altas, las cefaleas, el dolor de ojos y las paranoias representan síntomas claros de los estragos que le provocó una brutal sífilis terciaria.Los nazis, empeñados en abrazar sus ideas sobre el superhombre, se ocuparon de borrar los rastros de sífilis en su historial médico.

    OSCAR WILDE

    El segundo secreto. Escritor irlandés (1854-1900). Si el afecto que sentía Wilde por Lord Alfred Douglas fue «el amor innombrable», la sífilis fue su segundo secreto. La meningitis que le atacó fue el legado que le dejó un mal venéreo, el mismo que le provocó una sordera parecida a la de Beethoven, y el mismo que le contagió una prostituta a los 20 años, cuando éste estudiaba en Oxford.Su obra El retrato de Dorian Gray es, en opinión de Deborah Hayden, una historia paralela a la suya, en la que la enfermedad destruye su cuerpo mientras que afronta el mundo sin una sola marca externa

    JAMES JOYCE

    La locura de «Ulises». Escritor irlandés (1882-1941). Fue una noche de 1904. Joyce visitó los burdeles de Nighttown, se acostó con prostitutas y se llevó un amargo recuerdo, como su padre antes que él. La sífilis hizo estragos en su estómago y en sus ojos. En uno de ellos le provocó un glaucoma y le obligó a llevar un parche con el que aparece en muchas fotografías. Pero, para Hayden, los problemas de Joyce sólo habían empezado. El escritor contagió el mal a su mujer y a su hija, que estaba aún en el vientre de su madre. Desde niña padeció desequilibrios mentales.Joyce no se libró de padecerlos y los alternó con fiebres, depresión y ataques de paranoia. Hayden asegura que su obra más inmortal, Ulises, representa la mejor parábola sobre la sífilis y su tragedia personal.

    ADOLF HITLER

    El mito de la prostituta judía. Canciller alemán de origen austríaco (1889-1945). El dictador acusó a los judíos de propagar la sífilis por toda Europa. Hayden apoya la tesis de muchos de sus biógrafos, que afirma que el joven Adolf frecuentó prostitutas en Viena, y que fue una joven meretriz judía la que le contagió el mal.Tras esta experiencia, no volvió a mantener relaciones sexuales.Para Hayden, los problemas de salud que arrastró el führer lo convierten en un candidato a sifilítico. El único reconocimiento médico que se le realizó fue en su ingresó en el Ejército alemán durante la Primera Guerra Mundial. El informe se perdió cuando llegó al poder por obra y gracia de Heinrich Himmler, jefe de las SS y la Gestapo, que borró la mancha de la sífilis de su biografía
    De la forma que sea y a pesar de todos los avances científicos, la sífilis sigue haciendo estragos en nuestra población, carente de educación y con todo lo que caracteriza al subdesarrollo. Presentamos casos vistos en nuestra formación de especialistas, de las diferentes formas clínicas de la enfermedad, unas mas frecuentes que otras, pero en nada diferentes a las presentadas por lo célebres sifilíticos de la historia: Lord Byron, James Joyce, A. Rimbaud, L.V Beethoven, Schubert y muchos otros.
    A la luz de estos datos incompletos, de múltiples conjeturas y suposiciones ¿creéis que el enigma ha sido resuelto o no? Cada uno puede extraer sus propias conclusiones.
    Dra Raquel M Ramos M.
    Valencia. Venezuela.

  2. Enmienda de horror. ABORDA el tema de la sífilis.

  3. Leer historia, es una de mis alegrias… la Dra Raquel las ha acelerado con lo que de paso,es el mejor recuento del tema, que me he leído.

    Felicitaciones y un saludo.

    Jairo Mesa cock

  4. Dra. Raquel
    Muito interessante e sempre necessária revisão histórica da sífilis.
    Dacio broggiato Jr.
    São Paulo/Brasil

  5. Dra.Raquel, felicitaciones por esta estupenda revisión e investigación sobre la historia de una de las enfermedades mas enigmáticas de todos los tiempos!. Se parece a todas pero no es igual a ninguna.
    Un cordial saludo,
    Amalia Panzarelli
    Caracas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies