Inicio / Editorial / Tengo derecho a vivir

Tengo derecho a vivir

Caricatura de Edo, motivo atentado ocurrido en Barcelona 2017

“Durante los primeros tres cuartos del siglo XX, la esperanza de vida promedio en los países más favorables del medio ambiente casi se ha duplicado. Cuando nací en 1895, la esperanza de vida de un hombre nacido en Nueva Inglaterra era de cuarenta y dos años de edad. El 12 de julio de 1933, comencé mi segunda vida o doble expectativa. Estoy en el tercer año de mi vida de la tercera expectativa y estoy muy saludable, con una nueva cadera de acero inoxidable que acabo de adquirir”. (Tomado del libro Grunch of Giants de Buckminster Fuller).1

Las investigaciones en genética, exposiciones ambientales, mejoras en calidad de vida y control de enfermedades han logrado que mientras en 1960 la expectativa de vida en Latinoamérica era de 56 años, en la actualidad es en promedio de 75 años (Max: Chile, 80,5; Min Bolivia 70,7),   y para el 2030 se espera que este en 90 años.2

Pero ese esfuerzo que está realizando la humanidad usando  la cabeza, lo estamos destruyendo con los pies directa e indirectamente. “Estamos modificando la biosfera, debilitando los recursos ecológicos esenciales para la supervivencia humana y animal. Hemos alterado la apariencia, la genética y la química del mundo y expoliado el 23 por ciento de la productividad de todas las plantas terrestres para nuestros propios fines. Nos llenamos la boca con rimbombantes frases como <Gestionar la biosfera> como excusa para seguir haciendo imprudentemente lo que nos viene a la mente y explotar lo que parece explotable”. 3

Por otra parte en forma ex profesa nos estamos matando. La gente aparentemente normal está cometiendo asesinatos de masas; los sucesos de Charlottesville en EEUU, los atentados terrorista en Barcelona, Paris, Londres y, Niza. La sistemática destrucción de la población por represión y hambruna en Venezuela y Siria; son ejemplos de una escalada en la  “la Era del Genocidio” como hace pocos años también lo fueron Armenia, el Holocausto, Bangladesh, Unión Soviética, Burundi, Timor Oriental, Camboya y Ruanda. En total unos 100 millones de hombres, mujeres y niños víctimas de genocidio y asesinatos en masa. 4

¿Por qué se están  produciendo estos asesinatos?  Porque  nos estamos dividiendo en  “Ellos y Nosotros”. Creemos ser nosotros los buenos y ellos los malos. Creemos ser propietarios de la verdad y  ellos de la mentira. Nosotros somos justos, ellos son injustos. Nosotros somos inocentes, ellos son culpables. Nosotros somos las víctimas, ellos son los victimarios. 

El viejo debate entre nature y nurture,( innato o adquirido), las dos tendencia inherentes a la naturaleza humana son la xenofobia y el etnocentrismo.

El etnocentrismo* es la tendencia a centrarse en el grupo propio como “bueno”. Según los perpetradores de la violencia, ella es moralmente necesaria ya que detrás de la violencia habría ideales culturales que la motivan.  Aunque, en realidad detrás de las ideologías e imperativos morales, hay intereses personales,   búsqueda de  riqueza y ascenso en la escala social. En muchos casos los autores de matanzas son militares o paramilitares con  deseo de poder, de ascensos y ventajas personales por lo que no siempre los motivos son  altruistas o abstractas.

Se está gestando  una cultura de la crueldad, de alguna manera la capacidad para realizar el mal se puede  estar enseñando.

Tenemos pues que trabajar en las coincidencias. Si gente de diferentes razas o grupos trabajan juntos por un objetivo común las diferencias se borraran. Si estamos todos remando juntos en el mismo barco y en la misma dirección no puede considerarse al otro como un extraño o como un enemigo. Si humanizamos a los que no piensan como nosotros, si lo descategorizamos, vamos a poner frenos al MAL.

Es difícil maltratar a una persona que tiene identidad, que la convertimos en  carne y hueso, como si fuera de la  familia, sin que suframos un malestar personal y una culpa.

*Etnocentrismo: Actitud del grupo, raza o sociedad que presupone su superioridad sobre los demás y hace de la cultura propia el criterio exclusivo para interpretar y valorar la cultura y los comportamientos de esos otros grupos, razas o sociedades.

Referencias recomendadas

1.- Grunch of Giants . 1984.  R. Buckminster Fuller https://www.amazon.es/Grunch-Giants-R-Buckminster-Fuller/dp/0312351941

2.- http://www.who.int/mediacentre/news/releases/2016/health-inequalities-persist/es/

3.- El canario del minero. “De cómo el medio ambiente está afectando nuestra piel” http://piel-l.org/blog/44872

4.- James Waller. Becoming Evil. How ordinary people commit genocide and mass killing. Oxford University Press 2002 https://evolucionyneurociencias.blogspot.no/2017/08/como-la-gente-normal-se-convierte-en.html?spref=tw

Acerca de Jaime Piquero Martín

Profesor Emerito Instituto de Biomedicina Jacinto Convit UCV. Ex Jefe del Servicio del Hospital Vargas de Caracas. Coeditor de Piel latinoamericana. Fundador del Global Alliance para el estudio del acne, del Grupo iberolatinoamericano del acné (Gilea), Grupo latinoamericano del acné (GALA) y del Grupo de acné y Rosacea en Venezuela (GARVE)

Deja un comentario

Para casos clínicos, sólo se publicarán comentarios de Suscriptores Especialistas de Salud registrados en nuestra base de datos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *