Inicio / Editorial / Calentamiento global y enfermedades infecciosas: nuevas verdades

Calentamiento global y enfermedades infecciosas: nuevas verdades

 mosquito_picandoDesde 1988 con la creación de del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (Intergovernmental Panel on Climate Change, IPCC) se reconocieron los efectos del calentamiento global sobre la humanidad. Desde ese momento y hasta el presente la literatura científica ha demostrado que el cambio climático ha ejercido efectos sobre las enfermedades.

En relación con el incremento en la mortalidad y morbilidad por enfermedades cardio-respiratorias inducidas por sostenidas olas de calor, los resultados muestran alteraciones en presión arterial, viscosidad sanguínea y frecuencia cardíaca, ademas de aumento en la broncoconstricción (1). Igualmente se  han observado asociaciones entre el cambio climático y el asma bronquial, donde no se puede descartar la contaminación del aire (1).

Pero el mayor impacto del cambio climático es sobre las enfermedades infecciosas, especialmente las transmitidas por insectos vectores. Entre estas enfermedades están malaria, dengue, Enfermedad de Chagas, Enfermedad del sueño y leishmaniasis, las cuales son endémicas en muchas partes del mundo en desarrollo y matan millones de personas cada año. La transmisión de estas enfermedades involucran a 3 organismos: un parásito, un insecto vector y un hospedador mamífero.

Numerosos trabajos han demostrado que factores climáticos como la temperatura y las lluvias influyen sobre el crecimiento de los insectos vectores, sus hábitos alimenticios y los microorganismos que los parasitan, incrementando las tasas de transmisión de las enfermedades a medida que aumentan la temperatura y las precipitaciones.

Sin embargo, una publicación reciente por Kevin D. Lafferty (2) sugiere que el calentamiento global pudiese disminuir la presencia de algunas enfermedades, cuestionando así la validez de algunos de los modelos utilizados en la actualidad. Lafferty enfatiza que que los modelos meramente estadísticos obvian la complejidad de los sistemas biológicos y las condiciones meteorológicas, donde en muchos casos gobierna la teoría del caos.

Por ejemplo el estrés calórico pudiese modificar el curso natural de las infecciones, en forma similar como demostramos en nuestro Laboratorio utilizando un estrés agudo por inmovilización en modelos múridos de leishmaniasis (3, 4). Experimentos que demostraron una enfermedad exacerbada en ratones genéticamente susceptibles y una mejoría en ratones genéticamente resistentes. Trabajos que demuestran como un estrés altera nuestra condición genética de resistencia o susceptibilidad a una enfermedad, y como cada grupo de individuos responden en forma distinta.

En conclusión necesitamos nuevos modelos y mas conocimientos para abordar el problema. Necesitamos tiempo, o será que después de este período de desglaciación complicado por la actividad humana, sobrevivirá  un nuevo grupo de seres humanos mas resistentes al calor o simplemente el Homo sapiens se exterminará, cual dinosaurio, dando paso a nuevos gobiernos terráqueos. Algo para reflexionar y no seguir viéndonos el ombligo.

Los Editores


Referencias:

(1) McMichael AJ, Campbell-Lendrum DH, Corvalan CF, Ebi KL, Githeko A, Scheraga JD, et al. Climate change and human health: risks and responses. Geneva: World Health Organization; 2003.

(2) Lafferty KD. Calling for an ecological approach to studying climate change and infectious diseases. Ecology 2009, 90:932-3.

(3) Ruiz MR, Quiñones AG, Díaz NL, Tapia FJ. Acute immobilization stress induces clinical and neuroimmunological alterations in experimental murine cutaneous leishmaniasis. Br J Dermatol 2003, 149:731-38.

(4) Díaz NL, Hernández CM, Ramírez R, Tapia FJ. El estrés agudo promueve la cura de ratones resistentes a la infección por Leishmania mexicana. Salus 2007, 11:10-5.

Acerca de PIEL-L

Mesa de redacción de Piel Latinoamericana. Donde recibimos casos, aportes e información de interés para la comunidad latinoamericana dermatólogica

2 comentarios

  1. El editorial de esta semana es como para reflexionar.
    Y quièn no lo ha hecho (y con gran preocupaciòn) sobre este tema?
    Hasta cuàndo privaràn los intereses econòmicos sobre los colectivos?
    Còmo es posible que aùn sigan vendiendo vehìculos alimentados por gasolina o gasoil….cuando desde hace mucho tiempo se han podido sustituir por motores no contaminantes?
    Han olido lo que se respira en un garage cerrado despuès de solo medio minuto?….imaginan lo que se libera a la atmosfera todos los dìas?
    Creo que las autoridades nos esconden muchos datos alarmantes, pero a la vez no toman previsiones.
    Y la cantidad de papel, cartòn y plàstico que se usan para envolver cualquier cosa que compramos?
    Y todo el material usa y desecha….en bùsqueda de esterilidad segura, cùantas inyectadoras, campos quirùrgicos, ropa quirùrgica etc, se desecha en cada hospital!
    En cuanto a la recrudescencia y apariciòn de nuevas enfermedades quien sabe lo que nos espera.
    Por supuesto que cada uno de nosotros debe hacer lo imposible por colaborar teniendo en cuenta lo que le ahorramos al medio ambiente y al futuro de la humanidad,
    pero son las directrices que puedan ofrecer los gobiernos los que pueden retrasar, minimizar o prevenir la debacle.
    Vito Abrusci

  2. Chavez y Evo enfrentaron duramente a los 26 gobiernos de los paises màs contaminantes del planeta, que se reunieron a puertas cerradas mientras los demàs quedaban como novias embaucadas.
    Evo ademàs propuso un Tribunal Internacional contra los gobiernos contaminantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies