Inicio / Editorial / La piel es el mejor sitio para albergar la memoria inmunológica

La piel es el mejor sitio para albergar la memoria inmunológica

Un grupo de investigadores de la Universidad de Harvard, liderado por Thomas S. Kupper demostró que ratones infectados en la piel con el virus Vaccinia (VACV) generan unas células denominadas linfocitos T memoria tejido-residentes o TRM, los cuales son longevos, se distribuyen por toda la piel y lo más importante de todo son capaces de mantener la memoria inmunológica, es decir permiten al organismos desarrollar una respuesta inmunitaria vigorosa frente a una segunda agresión.

Los investigadores demostraron que estas TRM son células muy potentes que generan protección contra una segunda infección por el virus Vaccinia (VACV). Los resultados mostraron que el sistema inmunitario responde mejor a vacunas aplicadas a las capas superiores de la piel que aquellas aplicadas por debajo de la piel o en el músculo.

Las vacunas convencionales están orientadas a generar una respuesta de linfocitos B con su consecuente producción de anticuerpos capaces de eliminar una enfermedad. El presente estudio le adjudica una función más eficiente a un grupo de linfocitos T que residen en la piel, pulmones, intestino y otros tejidos epiteliales.

El estudio coloca en el tapete. el trabajo original del médico inglés Edward Jenner quien en  1796 fue el primero en “vacunar” al inocular linfa procedente de vacas infectadas por la “vacuna” o cow pox, en personas sanas con la finalidad de evitar que contrajesen la enfermedad.

El estudio rompe el paradigma que establecía que la memoria inmunológica se despertaba en la sangre o los ganglio linfáticos, y adjudica un rol importante a la memoria inmunológica en los tejidos periféricos, como la piel. Nuevamente una investigación que involucra la piel abre  nuevas posibilidades para desarrollar vacunas más eficientes y de aplicación tópica.

Acerca de Felix J. Tapia

Profesor investigador de la Universidad Central de Venezuela (UCV) y Jefe del Laboratorio de Biología Molecular, Instituto de Biomedicina, UCV. Ha publicado más de 100 artículos en revistas científicas y capítulos en libros. Premio Fundación Empresas Polar “Lorenzo Mendoza Fleury” 2005. Miembro de varios comités editoriales de revistas. Activo en el ciberespacio con publicaciones en Blog Felix J. Tapia, Piel Latinoamericana, Mirador Salud, Código Venezuela, RunRunes y DermPathPro.

2 comentarios

  1. Bueno Bueno.

  2. Luz B Villalobos

    Si la piel recubre todo el cuerpo humano, habría que pensar entonces en la gran capacidad que tendría para la generación de una respuesta más eficaz y aún más rápida este tipo de linfocitos en la elaboración de vacunas que se administraran por vía cutánea, además de que abre el compás para nuevos trabajos de investigación en la determinación de cuales otras funciones pueden tener estos TRM en las infecciones no sólo de piel, sino que puedan encontrarse en otros tejidos. La inmunología seguirá dándonos sorpresas, pues apenas nos estamos asomando a una interpretación más cercana en las interrelaciones del cuerpo humano, con su microbioma y el entorno en un conjunto que al final nos permite estar sanos o lamentablemente enfermarnos cuando se pierde el equilibrio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies