Inicio / COLABORADORES / Editorial / El descubrimiento de ASIA

El descubrimiento de ASIA

e330-2

Ana Elisa es una hermosa mujer de 26 años de edad, diseñadora de interiores, que a la edad de 9 años le fue diagnosticada una artritis juvenil, con ANA positivo, por la que fue tratada durante varios años con leflunomida y metotrexato oral; después de 8 años de tratamiento, su médico tratante decide suspender el mismo por mejoría clínica y conclusiones de laboratorio, permaneciendo asintomática durante 6 años.

Posteriormente, a los 23 años de edad decide una operación de cirugía plástica/estética para aumentar sus senos exangües; dos años después, en forma repentina y sin pródromos, presentó fiebre alta, malestar general, dolor en el pecho con derrame pleural, como también cefalea, velocidad de sedimentación de 56 mm 1° hora y un típico rash cutáneo en cara y tronco, sometida luego a pruebas de laboratorio: FR (+), AAN positivo 1/40, 1/60, con patrón difuso, anti-Ro (+); además la biopsia de piel fue reportada como un patrón de dermatitis de interfase, con infiltrado linfocitario superficial compatible con lupus cutáneo. Se ingresa como un Lupus eritematoso sistémico agudo. Inmediatamente recibió esteroides sistémicos e inmunosupresores; permaneció hospitalizada por 21 días.

Esta historia de Ana Elisa viene hoy día a entenderse mejor después que apareció publicado en julio del año 2011 en la prestigiosa revista Journal of Autoimmunity por los doctores Yehuda Shoenfeld y Nancy Agmon-Levin un interesante e inquietante artículo sobre cuatro padecimientos que compartían características clínicas y antecedentes comunes, nos referimos al Síndrome de ASIA, acrónimo que se refiere a Autoimmune/Antinflammatory Syndrome Induced Adjuvants. Es decir, se trata de un conjunto de patología causadas por factores ambientales en individuos genéticamente predispuestos que desarrollan estas enfermedades con características clínicas similares e incluso verificadas mediante pruebas de laboratorio comunes.

Nos referimos a la Siliconiosis, como también a la enfermedad de la guerra del Golfo Pérsico, asimismo a la Miofascitis Macrofágica y a la enfermedad post-vacunal. Muy probablemente se han incorporado otras enfermedades como el hasta ahora llamado síndrome del edificio enfermo y algunos autores han agregado la Fibromialgia, el síndrome del colon irritante, el síndrome de Löfgran, el lupus-like, y entre otras más, la reagudización de la enfermedad de Still, etc. ; de hecho, que cada día aumenta este enigmático grupo de padecimientos con características epidemiológicas y clínicas comunes. 

En el artículo antes citado el Dr. Shoenfeld propuso criteriospara establecer la presencia del síndrome de ASIA. Se trata en primer lugar de lo que él denomina criterios mayores clínicos para su sospecha como mialgias, miositis, debilidad muscular, artralgia y/o artritis, fatiga crónica, sueño no reparador o disturbios del sueño; igualmente manifestaciones neurológicas (principalmente asociadas con desmialización); además, alteraciones cognitivas, pérdida de la memoria, fiebre, xerostomía. La remoción del potencial agente desencadenante llevaba a una evidente mejoría clínica. Las Biopsias eran de los órganos comprometidos. Por otra parte, se describieron criterios menores como: autoanticuerpos (ANA, FR, ENAs, ANOEs y anticuerpos contra la noxa. HLA DRB1 – HLA DQB1); aunado a lo que acabamos de referir, también se manifiestan esto otras enfermedades autoinmunes concomitantes .

Podemos concluir que en personas genéticamente predispuestas y próximas a un factor desencadenante externo ambiental podrían desarrollar una enfermedad autoinmune o auto-inflamatoria, limitada a la permanencia de la noxa o adyuvante, difícilmente diagnosticada y tratada.

Llamamos la atención sobre esta entidad (ASIA) y de manera especial recomendamos a los pacientes que quieran someterse a implantes, vacunas, prótesis, etc. , acudir a médicos especialistas capacitados antes de someterse a estos procedimientos hoy día tan en boga.

Me pregunto -y ojalá sea un asunto para la reflexión – ¿hasta qué punto el culto a la belleza impuesta por la moda, el show, y la dictadura de la imagen, es la primera patología que, en algunos pacientes, deberíamos tratar?

Al llegar a este punto, inevitablemente nos topamos con el problema de la comunicación social y los efectos peligrosamente persuasivos de algunos mensajes que imponen conductas y patrones de belleza física, en ocasiones reñidos por una parte, con la morfología del cuerpo y por la otra, abiertamente atentatorios contra la salud.

Se trata de la masificación distorsionada del ideal de belleza física, a tal extremo que se llega al caso en que el paciente al aspirar, por ejemplo, a otra expresión facial, desdibuja su rostro equilibrado y acorde con los patrones naturales, dando por resultado una extraña expresión que , irónicamente pudiera reflejar un estado de neurosis.

Finalmente, en este caso (ASIA) no es otra cosa que una reacción inflamatoria mediada por mecanismos de auntoinmunidad y/o antiinflamatorio en personas genéticamente predispuestas y cuya prevalencia ha ido en aumento considerable en estos años en donde la imagen corporal ha adquirido una importancia excesiva.

Acerca de Rolando Hernández Pérez

Maestro de la Dermatología Ibero-Latinoamericana. Ex-Jefe Servicio de Dermatología del Hospital General "Dr. Luis Razetti", Barinas - Venezuela. Profesor de Medicina , Universidad de los Andes. Director Médico del GCCNSP - Barinas - Venezuela. Fundador y Co-editor de Pél-L Latinoameriicana (1998). Ex-Presidente de la Sociedad Venezolana de Dermatología

15 comentarios

  1. Maria Guadalupe Matus Ruiz

    Es muy interesante el caso y la revisión del mismo. Hace mas de 15 años ya se habían identificado cambios inmunológicos sistémicos y locales en pacientes con uso de remodelantes y adyuvamtes. Aquí les comparto un clásico de la reumatología mexixaca y mundial: Clinical, histopathological, immunological and fibroblast studies in 30 patients with subcutaneous injections of modelants including silicone and mineral oils
    Rev Invest Clin 1994; 46(4) : 257-266.

    Saludos

  2. Excelente !!!!

  3. Teresa Maruenda

    Muy buena reflexión.Una gran verdad que estamos padeciendo en estos últimos tiempos!!!

  4. Maria Bibiana Leroux

    Gracias por esta interesante editorial

  5. Hace poco tuvimos una paciente que presento una SARCOIDOSIS SISTEMICA SEVERA, dos años despues de un tatuaje cosmetico en las cejas….
    Procedimiento estetico muy…. frecuente.
    ANGELA

  6. Mariela Diaz de Mindiola

    Excelente y explicado de manera muy practica. Me ha sido útil pues tengo una paciente con esta clínica.

  7. muito atual . parabéns

  8. Luz Marina Aular M.

    Excelente tema, algunos de los criterios mayores y/o menores descritos los he visto en pacientes com implantes en gluteos por Biopolimeros, no me queda otra cosa que decir que pobre de las víctimas de tan macabro invento. Nunca olvido al Dr. Jacobus De Waard la primera ves que me pregunto ¨Cuanto vale la belleza¨

  9. INTERESANTE, HACE PENSAR QUE EN TODOS LOS AVANCES ESTETICOS, HAY UN RIESGO IMPLICITO CASI NUNCA INFORMADO.
    ADEMAS DE LA GRAN CANTIDAD DE ESTIMULANTES INMUNOLOGICOS A LOS QUE ESTAMOS EXPUESTOS, NO SOLO POR REMODELANTES SINO HASTA ALIMENTARIA,
    GRACIAS POR ESTA INFORMECION

  10. Este reporte nos hace reflexionar, que aunque los productos sean altamente revisados en sus efectos secundarios, no hay que el olvidar que para el organismo sera siempre una agresión o material extraño.

  11. Yo como dermatologo dedicado en estos ultimos 15 años a la cirugia Dermatologica cosmetica me toco ver casos muy interesantes de siliconosis paciente de sexo femelino luego de recibir silicona en las pantorrillas al mes desarrolla artritis reumatolidea con todas las caracteristicas laboratoriales nos aventuramos a retirar con sumo cuidado a la semana retorna a la normalidad sin sufrir los dolores que la postraban en cama de allí para acá recomendamos test de intolerancia a productos extraños

  12. fernando brenner

    MUY INTERESANTE LA EDITORIAL.A PROPOSITO, QUISIERA SABER COMO REGISTRARME PARA PODER ACCEDER A LOS CASOS PROTEGIDOS.GRACIAS.

  13. Interesante reportaje,he tenido ya 2 casos de Gonalgia importante por colocación de implantes de biopolímeros en los glúteos,mejorando clinicamente la sintomatología al retirar la mayor cantidad posible de biopolímeros tanto en glúteos,como en lugares en que han migrado(muslos,región lumbar,región gemelar)obteniendo mejoría clínica considerable.

    • Interesante! Tengo 7 años con biopolimeros en los glúteos y estoy buscando mucha información antes de tomar la decisión de retirarlo de mi cuerpo. Mi unico sintoma es el cambio de color en la piel, trato de cuidarme mucho. He leido en reportajes como este que si no tengo síntomas es mejor no tocarlos, no se que me puedas recomendar, hace un par de años me hice una resonancia y todo estaba bien y un cirujano me dijo que solo están tratando los casos de urgencias. Que me quedara tranquila que seguramente para cuando vaya necesitar quitarmelos ya no será medicina “experimental” por así llamarlo. Espero recibir vuestro consejo. Muchas gracias

  14. Alvaro Correa Sánchez

    No se debe llamar Síndrome de ASIA porque no es una entidad asiática. Su verdadero nombre es Síndrome Asia, sigla conocida como Síndrome Autoinmune Inflamatoria por Adyuvantes.
    Tengo un caso que será publicado de Síndrome Asia con morfea generalizada post implantes mamarios.
    Se trata de un Sindrome naciente multifactorial con presentación en muchas especialidades de la medicina. Seria bueno interesarse por conocer mas a fondo al Síndrome.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies