Inicio / Editorial / Editorial: La jungla de los vivos*

Editorial: La jungla de los vivos*

david-goliat
“David con la cabeza de Goliat” (La victoria de la virtud sobre el mal) Caravaggio (1609)

“O actuamos como caballeros o como lo que somos” ( Cantinflas), probablemente así se expresan algunos colegas que consideran el ejercicio médico como un buen negocio….¡Gracias a Dios son minoría!. Son los que quieren cobrar honorarios escandalosamente altos (recordemos que la palabra “honorario” viene del honor que nos hace el paciente recompensando nuestro trabajo con una cantidad de dinero), o peor aún, se aprovechan de su condición minusválida para realizar tratamientos o procedimientos innecesarios.

Me hago las siguientes preguntas:

¿Cómo decidir que nuestros honorarios son justos?

¿La valoración tiene una motivación estrictamente socioeconómica?, 

¿Donde quedo la época en que lo más importante era sentir la satisfacción de curar o mejorar  a un semejante?

 Si hacemos una introspección, tenemos que llegar a la conclusión  que la  salud es un derecho proclamado por la carta de la Organización de Naciones Unidas, por lo que debería estar a cargo  de instituciones sostenidas por el Estado (sociedad con modelo socialista bien entendido), pero no existe en el mundo un  estado que pueda sostener desde el punto de vista económico los costos de salud.

No obstante, si vivimos en una sociedad de modelo capitalista, deberíamos considerar  lograr  un modelo capitalista humano, en búsqueda de lograr la solidaridad social, al fin y al cabo ella no es patrimonio de una sola corriente socio-política.

Es necesario evaluar muchas variables tales como, la condición económica del paciente; que incluye  salario, poder adquisitivo de la moneda, población donde vive,  costo de los medicamentos, enfermedad aguda o crónica, entorno familiar, condición psicológica, entre otras. Todo ello obtenido de un interrogatorio inteligente y fluido que sea percibido por él como un legítimo interés en su dolencia.

Además, tomar  en cuenta la inestabilidad de la economía en diversos países,  evaluar el salario mínimo cambiante, la devaluación de la moneda, el poder adquisitivo de la misma, para que con sensibilidad generosa, conservar los honorarios en un nivel justo y razonable por debajo de lo esperado, en forma tal, que el paciente sienta que se le ha hecho un verdadero servicio

¿Pero, quién  fija el monto de los honorarios? En algunos países lo hacen corporaciones profesionales,  colegios médicos, organismos sindicales o estatales.  Todo eso está bien, pero  quien decide de facto la retribución económica es,  nuestra formación moral o humanística, nuestra sensibilidad y valores morales  la cual podrá ser desde no cobrar o hacer concesiones a una tarifa previamente fijada, y por supuesto tomar en cuenta la utilización de recursos materiales y los gastos operativos del consultorio. A ello hay que agregar el gasto en libros, cursos, materiales de estudio, en fin, la actualización de sus conocimientos, lo cual conlleva erogaciones varias: libros y  publicaciones científicas, inscripción a medios de comunicaciones cibernéticos, asistencia a congresos, cursos de actualización, sin contar las horas de noche, madrugada y fines de semana que se invierte en mantener su capacitación y actualización.

En conclusión pienso que los médicos debemos tasar  nuestros honorarios tomando en cuenta:

  • Preceptos hipocráticos
  • Complejidad, grado de riesgo, frecuencia y circunstancias del acto médico
  • Condición económica del paciente
  • Idoneidad de quien lo ejecuta., el médico fijará sus honorarios de conformidad con su jerarquía científica y su destreza.

_________________      

Vivos*: Acepcion , segun Diccionario de la Real Academia de la  lengua española © 2005 Espasa-Calpe : Listo, que aprovecha las circunstancias en beneficio propio: no puedes fiarte de él porque es muy vivo. 

Jaime Piquero Martín

 

Acerca de Jaime Piquero Martín

Profesor Emerito Instituto de Biomedicina Jacinto Convit UCV. Ex Jefe del Servicio del Hospital Vargas de Caracas. Coeditor de Piel latinoamericana. Fundador del Global Alliance para el estudio del acne, del Grupo iberolatinoamericano del acné (Gilea), Grupo latinoamericano del acné (GALA) y del Grupo de acné y Rosacea en Venezuela (GARVE)

12 comentarios

  1. Antonio clemente heimerdinger

    Existen múltiples métodos para calcular los honorarios médicos. El aprobado por la FMV en Trujillo 1999 es el índice de Valores relativos. Esta publicación está en la Red, saludos Antonio clemente h

  2. La salud es una parte muy importante de la felicidad. Los seres humanos tenemos la responsabilidad de fomentar nuestra salud física y mental, pero no hay garantías de salud. Es por ello que la “salud” no puede ser un derecho, ya que nadie puede garantizarla. El cuidado médico de la salud es lo que puede verse como un derecho o un privilegio. Jaime nos dice que es un derecho, pero yo opino que es un privilegio. Lo que es un derecho, es la libertad que tenemos para buscar las mejores instalaciones y equipo médico posible, pero como en todo en la vida, hay diferentes niveles que dependen de nuestro esfuerzo personal, trabajo, y éxito económico. Como médicos, debemos atender a nuestros pacientes con dedicación y bonomía, independientemente de su estado socio- económico, pero no hay nada de malo en tener un consultorio u hospital en la zona mas exclusiva de la ciudad si así lo deseamos. En mi opinión, los honorarios médicos deben ser determinados por el mercado libre, la oferta y la demanda, y la calidad y experiencia del médico. Siempre tenemos la posibilidad de atender pacientes sin costo tanto en nuestro consultorio como en las instituciones para atención de los necesitados. En mi experiencia, la mayoría de los médicos continúan siendo generosos y caritativos en éste sentido.

  3. Orlando Piña Basulto

    Como Médico dermatólogo y Profesor de Gerontología, hemos abordado varias veces el tema de Bioética en la atención del envejecimiento, y en ésta se incluye los aspectos éticos de la atención de los signos de envejecimiento cutáneo, donde la frontera ética-estética se diluye cuando ésta ultima se vuelve eminentemente cuestión de mercadotecnia. Dependerá mucho de la formación humanística de cada médico sus decisiones en cuanto a cobros de honorarios.

  4. Este editorial del Prof Piquero como siempre claro y directo toca un tema delicado ya que entra en la intangible materia de la ética y la moral.
    Además es una contribución valiente porque a muchos colegas no les gusta que les recuerden que es un privilegio gozar de la confianza de un ser humano y además que nos paguen por ello.
    Este tema engloba el problema general de lo que está pasando en la medicina moderna en general y la dermatología en particular. En este foro se ha hablado del problema de la enseñanza a los modernos dermatólogos (as), en el JAAD y Archives of Dermatology he leído de la preocupación de los maestros por la ausencia de la enseñanza al lado de la cama del paciente, los nuevos profesores no lo hacen, en algunos grandes hospitales no hay camas de dermatología. En fin es un gran problema y agravado por que ahora salen pocos dermatólogos (as) de verdad, sino chicos (as) interesados solo en lo superfluo de la dermato cosmetología y ésta está sujeta a la ley del mejor postor, del cobro de honorarios.
    Además vemos los trabajos de ingreso a nuestras sociedades dermatológicos y dan pena, casos únicos que se ven por miles en otros lugares, que no aportan nada al conocimiento, y los dejamos entrar. Debemos exigirles mas a estos muchachos y muchachas, para ser miembros de éste exclusivo espacio que debe estar al servicio del paciente y no del médico.
    Muchas gracias Dr. Piquero por tocar este tema y darme la oportunidad de colaborar.

  5. Que gusto que se aborden estos temas tan importantes. Debemos volver
    A ver al paciente con respeto y compasión. Con
    Profesionalismo y amor. Sólo así recuperaremos el lugar
    Que el médico tenía en la antigüedad. Cuando era visto
    Con admiración y respeto.
    Pero lo más importsnte es que estaremos haciendo lo correcto.
    Saludos y felicidades por su revista.
    Dra Mavi López Sroor
    Chihuahua, Chihuahua Mexico

  6. Maria Bibiana Leroux

    Gracias Jaime por ayudarnos a reflexionar sobre este aspecto de la práctica diaria.

  7. Creo que el Editorial de esta semana, si se trata de discutir sobre lo que cobra un mèdico venezolano, por ejemplo un Maestro de nuestra dermatologìa, por una consulta mèdica, se ha debido llamar “El mar de los pendejos” y los pendejos en este caso son los mèdicos.
    El trabajo de un nivel A1 por parte de un experto venezolano no vale un dècimo de lo que vale el mismo trabajo en USA o en Europa!
    Ha habido alguna carta abierta de algùn paciente habitante de Venezuela reclamando lo pauperrimamente mal retribuido que es su mèdico en la consulta privada?
    Los vivos, o los injustos, en este caso podrìan ser aquellos que habiendo viajado al exterior y conociendo los honorarios mèdicos en otras latitudes jamàs le hayan expresado a su mèdico, al menos verbalmente, su descontento por tan enorme injusticia!
    Les apuesto a que nunca uno solo de vuestros pacientes se los ha dicho!
    Cantinflas, dirìa que lo que es igual para el pato lo es para la pata tambièn.
    Un abrazo,
    Vito Abrusci
    Milano, Italia

  8. Creo que el Editorial de esta semana, si se trata de discutir sobre lo que cobra un mèdico venezolano, por ejemplo un Maestro de nuestra dermatologìa, por una consulta mèdica, se ha debido llamar “El mar de los pendejos” y los pendejos en este caso son los mèdicos.
    El trabajo de un nivel A1 por parte de un experto venezolano no vale un dècimo de lo que vale el mismo trabajo en USA o en Europa!
    Ha habido alguna carta abierta de algùn paciente habitante de Venezuela reclamando lo pauperrimamente mal retribuido que es su mèdico en la consulta privada?
    Los vivos, o los injustos, en este caso podrìan ser todos aquellos que habiendo viajado al exterior y conociendo los honorarios mèdicos en otras latitudes jamàs le hayan expresado a su mèdico, al menos verbalmente, su descontento por tam enorme injusticia!
    Cantinflas, dirìa que lo que es igual para el pato lo es para la pata tambièn.
    Un abrazo,
    Vito Abrusci
    Milano, Italia

  9. carlos f quintero baute

    Dr Piquero,dio ud en el clavo es este espinoso tema,mucho de lo que dicen los demas colegas es cierto,deprnde del medio en que estemos,mi opinion es que deberiamos cobrar de acuerdo al estrato economico del paciente en cuanto a la practica clinica y quirurgica dermatologica,ya en la parte cosmetica impera la ley de la oferta y la demanda,aqui en colombia nuestro desastroso sistema de salud,donde lps recursos son enormes,esta basado en enfermar y matar gente,por el modelo economico que impera,los salarios de los medicos dan verguenza,y el estado nuestro que ez abusivo,corrupto e ineficiente,nos quita una burna tajada de esa miseria de sueldo.En resumen depende de la conciencia etica de cada cual.

  10. Jaime Piquero Martin

    Gracias por participar. Es interesante revisar los que han participado en los comentarios: El profesor Antonio Clemente expresidente de la academia nacional de medicina y un medico de reconocido por su aval ético. El Dr. Garcia de Oklahoma proveniente de mexico, Orlando Piña de Mexico, Homero Penagos de Panama, . La Dra Lopez también de Mexico. Maria Bibiana de Argentina. Vito Abrusci Italo venezolano, querido compañero de trabajo y el Dr. Quintero de Colombia. Esta primera participación solo expresa lo buscado. El problema no es de Venezuela; Panamá, Colombia, Italia o Mexico o cualquier otra región. El problema es universal y tiene que ver con valores éticos. No es que podamos colocar reglamentos sobre los honorarios médicos, ni que todo se deba a la problemática que vive un país determinado desde el punto de vista económico y social.
    Este editorial trata de ahondar en la esencia de los valores morales que debemos llevar a nuestro ejercicio. Debemos ser siempre profesionales, aun en los momentos de más bajo nivel emocional, debemos ponernos en los zapatos de esa persona que esta consultándonos. Esa persona lleva una carga personal, familiar y social que no debemos soslayar. Y con profesionalismo, ética y humanidad debemos también tener honorarios justos .

  11. Carlos Garcia, MD

    Hola Dr. Piquero,

    Hoy leí el documento adjunto. Creo que de alguna forma se relaciona con su reciente editorial en PIEL. Es un reflejo de lo que ocurre en EU, y quizá no sea aplicable a Latinoamérica, pero algunos de los principios son universales.

    Saludos,

    Carlos Garcia, MD
    President- American Society for Mohs Surgery

    _________________
    Archivo adjunto:
    AAPS 0214.docx

  12. Karina Alvarenga

    Con todo el respeto y admiración siempre al Maestro Piquero por sus brillantes editoriales. Es un orgullo para mi formar parte de este foro con tan distinguidos colegas. Lo felicito doctor. Ud siempre con temas sensitivos que tocan a muchos pero que reflejan nada mas que muchas verdades que a veces e callan y se ocultan. Mi cariño desde Honduras

Deja un comentario

Para casos clínicos, sólo se publicarán comentarios de Suscriptores Especialistas de Salud registrados en nuestra base de datos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies