Inicio / Editorial / Daños colaterales

Daños colaterales

editorial-394

El ejercicio médico tiene facetas que van más allá de una labor técnica. Se tienen que tener en cuenta al enfermo, la enfermedad, los fármacos utilizados y sus efectos secundarios, la familia, la sociedad donde se desenvuelve el paciente y al mismo médico.

A fin de ejemplarizar la idea les presento  el manejo de un paciente portador de Micosis Fungoide

1.- Efectos que la enfermedad causa en el enfermo: Como todos conocemos el linfoma linfocitico de células “T”, (Micosis Fungoide ) es una patología   difícil de enclavar dentro de una cuadratura específica,   sus patrones o criterios que se hacen para clasificarla son imprecisos, incluso ni siquiera ha podido ser desligada de otras patologías del sistema linforeticular, aún de corte benigno. Sus efectos dañinos causan estragos  físicos y psíquicos en el paciente,  buscando en médicos y extraños la panacea de  su problema. Ruegan, se agreden e influyen sobre  el entorno y reniegan de esta maldición que les toco en suerte. No es solo un problema físico que les acorta la vida, sino el deterioro de su calidad de existencia, lo que los convierte en  individuos deprimidos y ávidos  de apoyo emocional por parte de su médico y sus familiares.

2.- Efectos de los fármacos sobre el enfermo: En la dinámica de la enfermedad el médico utiliza diversos fármacos con la finalidad de controlar la enfermedad pero que pueden estar en una balanza por sus beneficios y sus efectos secundarios. El médico debe valorar la situación con miras a tomar lo que podríamos llamar “lo menos malo”. A tal efecto, podemos ilustrar la situación con el siguiente caso ( Ver abajo)

3.- Efectos que la enfermedad causa en los familiares y la sociedad: 15 años de agonía del paciente y de su entorno. Alrededor de su féretro, sus hijos y esposa dan un suspiro de alivio, “Sebastián descansó”, dice la esposa, yo me digo para mi, “también ustedes”: Es el padre que se les va, perdiendo al ser querido, tienen  ellos que cerrar filas para  mantenerse económicamente, la esposa se siente sola, ya no tiene el apoyo emocional y tiene que ponerse al frente de una familia que tiene que salir a buscar el sustento. En el barrio, también lo echaran de menos, “se ha ido nuestro frutero, una buena persona, que siempre tenía frutas frescas

4.- Efectos que la enfermedad causan en su médico: Entre la enfermedad y el enfermo, se encuentra su médico que vive también su problema, lo estudia, para buscar salida terapéutica, pero a la larga se involucra con el enfermo, de manera mas personal.  Con el tiempo la relación médico-paciente se convierte en una hermandad, si las visitas son en consultorio privado ya ni se cobran, el médico se sensibiliza ante la magnitud de la tragedia de un paciente y una familia que se ha hecho demasiado cercana y que  le consulta las decisiones familiares más insólitas. Se establece un compromiso mucho mayor que el que da la fría transmisión de conocimientos en la búsqueda de la cura de la afección y el apretón de despedida.

Es válido sostener una vida nada mas que para cumplir los mandamientos de la sociedad, como ser humano uno es un poco un héroe forzado del que podría surgir alguna esperanza para el paciente y su familia pero a veces no hay salida.

¿Qué es lo humano y que es lo inhumano? ¿Quién tiene la verdad?. No lo se, solo puedo esgrimir la realidad que he vivido, decisiones, para bien o para mal.

Evolución cronológica de un paciente portador de linfoma por linfocitos T. (1)

  • En Octubre de 1979, consulta un “guanche” de La Gomera, de 58 años, presentaba placas eccematosas generalizadas, toque al estado general hepatoesplenomegalia y múltiples tratamientos para una supuesta Psoriasis. Confirmo mi apreciación clínica de linfoma linfocitico de células “T” con infiltración linfocitaria hepática (comprobada por biopsia). Comienzan diferentes combinaciones de quimioterapia (Ciclofosfamida- Vincristina, Prednisona), (Ciclofosfamida- Adriamicina- Vincristina- Prednisona).(DTIC. Adriamicina – Bleomicina, Vinblastina). Decide irse a Boston, USA, le diagnostican Papulosis linfomatoide.
  • 1982: Insistimos en nuestro diagnóstico, le encontramos células de Sezary. Lo encuadramos como enfermedad linfo-reticular a precisar, comienza a hacer neumonías intersticiales ( Biopsia transbronquial: Linfoma bien diferenciado del pulmón probablemente a células T: Prednisona 40 mg).
  • 1984, 1985, 1986 relativamente bien se mantiene con Prednisona entre 20 y 40 mg al dia. Empieza a tener debilidad muscular, hipertensión arterial, obesidad, hiperglicemia. Se adiciona Ciclofosfamida como ahorrador de esteroides.
  • 1986, finales, aparecen múltiples lesiones purpúricas en miembros inferiores, regresa la hepato-esplenomegalia. Se mantiene con Ciclofosfamida 50 mg / dia y Prednisona 25 Mg/dia.
  • 1987, nueva crisis de neumonitis intersticial, lo manejamos con Prednisona y Endoxan.
  • 1990, crisis respiratorias mas frecuentes, BK negativo. Va mal que bien arrastrando su problema, con mala calidad de vida.
  • 1991, mantiene las crisis pulmonares con 43% de funcionalismo pulmonar: fibrosis pulmonar importante. Mantiene los esteroides, pruebas respiratorias cada vez mas deficientes, hepato-esplenomegalia importante, acropaquia.
  • 1992, sin lesiones en piel, sumamente pálido, insuficiencia respiratoria con disnea a pequeños esfuerzos.
  • Navidad de 1992, comienza a tener intensos dolores en columna vertebral, importante osteoporosis por uso de esteroides prolongados. Incapacidad motora, fracturas espontaneas, se encama, comienza recibir opiáceos, pasó la navidad con la familia.
  • 1993, tiene una neumonía por Pseudomona Aureoginosa, acudo a su lecho, asisto a su fallecimiento. (1)

 

1.- Piquero-Martin J, Wuani H, Reyes Flores O. Evolución cronológica de un paciente portador de linfoma por linfocitos T. Derm Venez. 1993; 31: 73-76

 

 

Acerca de Jaime Piquero Martín

Profesor Emerito Instituto de Biomedicina Jacinto Convit UCV. Ex Jefe del Servicio del Hospital Vargas de Caracas. Coeditor de Piel latinoamericana. Fundador del Global Alliance para el estudio del acne, del Grupo iberolatinoamericano del acné (Gilea), Grupo latinoamericano del acné (GALA) y del Grupo de acné y Rosacea en Venezuela (GARVE)

4 comentarios

  1. Maria Bibiana Leroux

    Excelente! Gracias por compartir!
    Bibiana

  2. Gracias por este articulo Dr. Piquero, saludos

  3. Jaime, no tiene nada que ver con el editorial. Estuve este fin de semana metido en Piel-L, por que estaba buscando un tema donde hubo una bonita discusión y no lo encontré. Noté que hay muchos casos interesantes, es más todos lo son, que quedan en el aire, no se sabe que pasó con las diferentes modalidades terapéuticas empleadas., o el desenlace de la patología. No pretendo que los casos en los servicios públicos se conozcan, porque bien sabemos que es imposible controlarlos en el tiempo, pero si sería más fácil-tal vez- con los pacientes de las clínicas privadas. Podríamos hacer un esfuerzo en el tema, por lo menos en un año. Y también intentar una forma convencional para la indexación de los trabajos, como se hace con las publicaciones escritas, para facilitar la búsqueda bibliográfica. Saludos.
    Dr.José R. Sardi B.
    Dermatólogo.
    Caracas. Venezuela.

  4. jaime piquero martin

    Dr: sardi.
    La dinámica de la vida muchas veces hace difícil colocar el seguimiento de los pacientes. Cada edición amerita un extra por parte nuestra para publicarla, además de las obligaciones, academicas, asistenciales, sociales, politicas y personales que tenemos. Estamos tratando de buscar mas presupuesto para contratar a un dermatólogo joven que nos ayude en materializar muchos sueños y este es uno.
    Con respecto a la indexación de los trabajos, hemos querido movernos dentro de los medios sociales mas que como revista. No ser elitesco con un grupo de lectores sino llegar a todos los que deseen información. No competimos con revistas, queremos entrar en el gran mundo de las plataformas de comunicación en linea donde el contenido es creado por los propios usuarios mediante el uso de las tecnologías de la Web 2.0, Hacia ya vamos

Deja un comentario

Para casos clínicos, sólo se publicarán comentarios de Suscriptores Especialistas de Salud registrados en nuestra base de datos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies