Inicio / De Interés / Comunicaciones Importantes / Comunicado del Presidente de la SLAP: Criminalizado el ejercicio diagnóstico

Comunicado del Presidente de la SLAP: Criminalizado el ejercicio diagnóstico

El diagnóstico en Medicina, y particularmente en Patología, depende de complejas variables objetivas y subjetivas que ninguna técnica adicional, por más refinada que sea, puede resolver en múltiples circunstancias. Como es natural en toda acción humana hay un margen de error donde puede caer hasta el más eminente profesional. En nuestra especialidad son muchos los ejemplos complejos en los que la reproducibilidad entre ‘expertos’ es pobre, por existir ese margen más amplio con mayor posibilidad de afectar de manera perversa la decisión del profesional en contra de su intención de beneficiar siempre al paciente.

En días recientes la Honorable Corte Suprema de Justicia de Colombia, en sentencia respetable como todas las decisiones supremas, criminaliza un error diagnóstico realizado por un apreciado miembro de la Asociación Colombiana de Patología, quien con la más alta solvencia profesional y ética contribuyó por más de 40 años a la formación de profesionales médicos y especialistas en Patología en un ejercicio comprometido con la academia y la investigación, sin tacha o sesgo alguno que hubiese generado duda sobre su sabio ejercer hipocrático en esta rama de la medicina.

El Dr. José Edgar Duque Echeverry constituye un paradigma del profesional con solvencia y dignidad cuya rectitud, probidad y carácter justo le permitió construir respeto entre sus allegados médicos e investigadores durante su larga carrera. La comunidad académica y las generaciones de médicos egresados de la Universidad del Valle (Cali) destacan la valía de maestro del Dr. Duque y reciben esta sentencia como una afrenta a la labor abnegada del ejercicio profesional de la medicina, por lo exagerada y asimilable a condena criminal que se impone más como sed de venganza que de justicia.

Representa una visión temeraria y perversa digna de inquisidores el concebir que al cometer un error en el proceso de la compleja decisión diagnóstica el patólogo se distancia de su sagrado deber de proteger la salud y la vida y asume la intención de hacer daño. Penalizar con arresto, suspensión profesional y millonaria indemnización como lo hace la sentencia eleva a jurisprudencia la criminalización del error y alebresta a todo aquel que, desconociendo lo complejo del ejercer profesional médico y mucho menos valorando la capacidad de compromiso por el cuidado de la salud y la vida, procura dividendos financieros tras el supuesto que quienes ejercemos la profesión médica somos una elite económica digna de esquilmar.

Por otra parte, la difusión en algunos medios masivos de la noticia sobre el fallo de manera desequilibrada, sin valoración de contextos y con la insinuación amarillista de que el patólogo se ha escondido o evade su responsabilidad, es otro punto adicional de injusticia distante de la realidad que representa un aliciente para motivar futuras pretensiones irreflexivas.

Tras este fallo es seguro que se presentará un incremento de las hordas demandantes. Corresponde a los profesionales médicos, y en particular a los patólogos, advertir la necesidad de implementar medidas de gestión del riesgo médico-legal que, insertas y concomitantes con la gestión de la calidad en salud, salvaguarden sus decisiones con un franco ejercicio profesional a la defensa preventiva, impidiendo que determinantes ajenos al inherente riesgo del error profesional permitan el desenfreno de pretensiones mezquinas y temerarias.

La desmesurada sentencia contra el Dr. Duque Echeverry hiere gravemente la dignidad de los Patólogos colombianos y representa un imperativo insoslayable para su fortalecimiento gremial, a la vez que es una invitación forzosa a los colegas latinoamericanos para emprender acciones solidarias para que se nos conceda el justo trato de profesionales humanos y honestos, y no el de dioses mágicos que nos pretenden imponer.

Jesús Pérez García
Presidente SLAP

Acerca de PIEL-L

Mesa de redacción de Piel Latinoamericana. Donde recibimos casos, aportes e información de interés para la comunidad latinoamericana dermatólogica

5 comentarios

  1. Tristisimo como se criminaliza nuestra profesión.
    Entre diversos motivos lleva a que tengamos multiples problemas de salud digase burnout, exceso de suicidios (duplican en los EEUU a la población general) y otros muchos. Grandes cargas emocionales, trabajo sin descanso, violencia, riesgos biológicos, riesgos legales y los medios de comunicación lleno de opinólogos que moldean el pensar de la sociedad.
    Esto lleva a que se practique la medicina defensiva con todos los perjuicios que esto ocasiona a los pacientes.

    http://www.lanacion.com.ar/1500312-que-le-pasa-doctor

    https://www.elblogdelasalud.info/suicidios-medicos-una-epidemia-creciente/10435

    http://www.medscape.com/viewarticle/834434

    http://emedicine.medscape.com/article/806779-overview

  2. Por lo menos en la Argentina a los medicos se nos suele decir que somos trabajadores, muchas veces asalariados de guardapolvo blanco (dentro de poco nos ponen el overall azul),pero,eso sí,gremio que nos defienda no tenemos,y por supuesto la huelga es un pecado imperdonable. Bendita sociedad que idolatra la chabacanería y la frivolidad y están prontos para el juicio de mala praxis,por lo menos paguen a sus profesionales como corresponde.¿Así funciona en los países desarrollados,no? Saludos

  3. Es lamentable cuando un notable colega es procesado por quienes no tienen la menor idea de lo q atañe la verdadera responsabilidad en el diagnóstico médico. En Argentina el patologo no es, hasta el momento, el foco de los chupasangres judiciales q van en busca de demandas en las puertas de los nosocomios. Los medicos de la Asociación de Médicos Municipales de la Ciudad de Buenos Aires estamos bien defendidos en estos casos. El tema no es el dictamen en contra o a favor solamente. El verdadero deterioro se inicia con la primera carta q llega incriminando al medico. Los procesos son muy largos y en ese tiempo el médico incriminado No quiere atender ningún paciente mas, con el deterioro y depresion personal, familiar y profesional q eso conlleva.
    Si a eso le sumamos la creciente ola de arrebatos yviolencia corporal y amenazas contra el médico podriamos decir q el ejercicio de la medicina se ha tansformado en un TRABAJO DE ALTISIMO RIESGO, con muy poca remuneración, dificil defensa y q en breve deberemos cambiar nuestros guardapolvos por chalecos antibalas, y nuestras cofias por cascos.
    Esto, sin duda también es obra de un falso cocepto del “defensa popular”, generado y hasta provocado por quienes debieran sslvaguardar, respetar y hacer respetar a quienes seguimos siendo servidores publicos.
    Un error intelectual no debiera transformar en delincuente a una persona, menos aún cuando esa persona reviste créditos.
    Seria bueno q las Honorables Cámaras de Jueces actuasen con la misma severidad contra políticos populistas y decididamente ladrones. ..Lo haran así?
    Buenas Tardes. Desde Argentina
    Dr. Jorge Alejandro Laffargue

  4. AGREGADO A MI COMENTARIO ANTERIOR

    Recordemos, colegas, q detrás de una demanda contra un médico, siempre hay uno o varios médicos asesorando al demandante y/o estimulando al/la paciente para realizar un juicio.
    Es el gean negocio de la Industria sel Juicio por Mala Praxis. La gran mayoria, los médicos quedan exculpados, el paciente sin respuesta y los abogados y peritos de ambas partes Forrados.
    Lamentable realidad
    Ahora si. Buenas tardes

  5. Señores medicos que conforman las comisiones directivas de las instituciones medicas llámense colegios centros círculos etc a llegado la hora de trabajar para todos y no solo para grupos corporizados o por el solo interés personal de un ingreso más . La supervisión la evaluación y el control de herramientas claras como el conocimiento científico la ética y la trayectoria hacen fácil seguir las conductas y aptitudes de cada uno de nosotros y por otro lado permite enfrentar con éxito intereses muchas veces ajenos a la salud enfermedad,que aprovechan nuestra desprotección. Bien,no quiero cansar a nadie con la exposición tan conocida por todos nosotros de nuestra problemática, donde solemos ser tan individualistas quienes nos dedicamos al prójimo(valga la contradicción).Ojalá todo este palabrerío del cual me disculpo sirva para despertar la conciencia de alguien.Gracias por leer.

Responder a JORGE ALEJANDRO LAFFARGUE Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies