Inicio / Editorial / Tiburones y otros predadores en la información científica

Tiburones y otros predadores en la información científica

Grafico de barras en forma de aleta de tiburón
Fuente: ttps://www.timeshighereducation.com

Aunque mucho se ha escrito sobre el tema que vamos a abordar nunca está de mas alertar sobre diferentes formas de falsear la información científica en una búsqueda de ganancia personal, distanciándose de la razón de ser del investigador o del divulgador científico: “la búsqueda de la verdad científica” (1).

Nos referiremos a tres formas de mentir:

1.-Con respecto a los llamados “predadores de la información”; es frecuente que recibamos a través de internet invitaciones a leer revistas “online” o impresas con supuestos artículos científicos de calidad cuestionable. En 2013, el Dr. John Bohannon, (2) alertó sobre algunas revistas que no utilizan árbitros para evaluar la calidad y repercusión de la comunicación de sus publicaciones, e incluso solicitan pagos a los autores por publicar sus artículos independientemente de la veracidad de su contenido. Algunas de estas revistas han ganado un espacio abriendo puertas a la información científica, pero también se han colado otras con el norte de obtener beneficios de variada índole sin ofrecer contenidos verdaderamente fiables. (3)

Jeffrey Beall, (4) ofrece un listado de editores predadores que en el año 2012 era de 23, en el 2013; 225 en el 2015 ya había identificado 693 y para el 2017 ya hay 1115 publicaciones poco confiables (5). Aunque la lista Beall ha sido recientemente cuestionada en “Nature” (6), es un referente en el mundo editorial. Editores y científicos importantes, en oportunidades, han caído en este mundo comercial que mezcla artículos científicos con nombres reconocidos, junto a artículos de dudosa procedencia con la sola finalidad comercial.

Debemos apoyar a las publicaciones académicas propias haciendo un buen trabajo por nuestra especialidad, con altos estándares para la publicación y rigurosa revisión por pares. Lo importante es la calidad y no la cantidad de lo que se publica. Como especialidad, debemos estar en guardia con las revistas que no promueven adecuada y verazmente los avances de la ciencia de la Dermatología.

2.-Otro tema que queríamos abordar en este editorial es el de los que hacen acusaciones infundadas (carroñeros), cuya única finalidad es tomar represalias o dejar que el sentimiento de la envidia, o falta de “no saber perder” aparezca, desatando sus más oscuros resentimientos, estas personas están cometiendo un acto antiético y de deslealtad para la publicación, para los investigadores, para quien otorga los fondos y para la confianza en la comunidad científica y público en general

3.-El tercer punto y más deleznable es el de los investigadores que falsean los resultados de sus investigaciones o exageran las bondades de ellas. El ejemplo más conocido es el de Dong_Pyou Han (7) investigador de la Universidad Estatal de Iowa, que fue multado con más de 6 millones de euros y está en la cárcel por hacer creer que había desarrollado una vacuna contra el VIH, falseando los resultados de sus investigaciones en conejos.
Una reciente encuesta publicada en el mes de Enero del 2017 por Nature (8) dice que el 90 % de las investigaciones tiene datos imprecisos y no reproducibles, lo que hace que los investigadores “se creen lo que ven, pero no hay forma de comprobar que es cierto, y además no podemos usar esos datos posteriormente porque se han esfumado”.
Los autores del artículo redactan un manifiesto “Por una ciencia reproducible” refiriendo que la mayoría de los trabajos no aportan nada valioso o, peor aún, acaban sustentando con estadísticas, interpretaciones preconcebidas que no son ciertas. Ellos proponen una serie de medidas para evitar las malas prácticas en todas las fases de la investigación y abogan por regresar a los principios básicos de la ciencia

“La moral que alguna vez dio sentido a la vida de muchos médicos investigadores y periodistas científicos, basada en el deseo de conocer, de ayudar, de comunicar la verdad y hasta de pelear por ella, parece una quimera. Son ellas hermosas profesiones y merecen ser amadas, siempre que se sea honesto pero –digámoslo de una vez-, hasta que se descubra a los impostores, a los mentirosos y a quienes denigran la profesión, ellos disfrutarán de la impunidad de la falta de regulaciones legales para evitar estos abusos y de la mala memoria de la sociedad. Si los investigadores dieran a conocer sus experiencias a los medios de comunicación solo después de haberlas publicado en revistas especializadas como full papers (no solo en congresos) y si los periodistas cotejaran en esas revistas lo declarado por sus entrevistados, el impacto negativo en el sistema de salud y en la relación de los médicos con sus pacientes podría ser menor”. (9)

La única forma de impedir o al menos controlar la avalancha de falsa información en nuestra especialidad es que dejemos a un lado las informaciones que nos llegan movidas por el mercadeo. Contrastemos la información, hagamos investigación basada en el método científico, ejerzamos la Dermatología solo con recursos que estén basados en evidencia y que no temamos en solicitar opiniones acreditadas, confiar en nuestra experiencia y demandar pruebas de lo que nos impacta.

Referencias

1.-The proliferation of online for-profit medical journals William W. Huang, MD, MPH,a and Steven R. Feldman, MD, PhDa,b,c Winston-Salem, NC)

2.- Bohannon J. Who’s afraid of peer review? Science. 2013;342(6154):60-65)

3.- Huang WW, Feldman SR. The proliferation of online for-profit medical journals. J Am Acad Dermatol. 2016 Sep;75(3):656-657. http://www.jaad.org/article/S0190-9622(16)01392-X/abstract

4.- Jeffrey Beall. 2017, 27 febrero.Wikipedia, the free encyclopedia. Fecha de consulta: marzo 4, 2017 desde  https://en.wikipedia.org/wiki/Jeffrey_Beall

5.- Ravindranath P. Will we see Jeffrey Beall’s predatory journal list in a new avatar? Science Chronicle, A science and technology blog. Enero 18, 2017.  https://journosdiary.com/2017/01/18/jeffrey-beall-predatory-journal-avatar/

6.- Silver A. Controversial website that lists ‘predatory’ publishers shuts down. Nature 18 January 2017.  http://www.nature.com/news/controversial-website-that-lists-predatory-publishers-shuts-down-1.21328

7- Dong-Pyou Han. 2016, 6 junio. Wikipedia, the free encyclopedia. Fecha de consulta: marzo 4, 2017 desde https://en.wikipedia.org/wiki/Dong-Pyou_Han

8.- Munafó et al. 2017. A manifesto for reproducible science. Nature Human Behavior 1, 0021 (2017)  http://www.nature.com/articles/s41562-016-0021

9.- Eduardo L. De Vito Comunicación de los resultados científicos, una responsabilidad de los investigadores y de los medios de comunicación Medicina (Buenos Aires) versión On-line ISSN 1669-9106  vol.76 no.2  abr. 2016 

Acerca de Jaime Piquero Martín

Profesor Emerito Instituto de Biomedicina Jacinto Convit UCV. Ex Jefe del Servicio del Hospital Vargas de Caracas. Coeditor de Piel latinoamericana. Fundador del Global Alliance para el estudio del acne, del Grupo iberolatinoamericano del acné (Gilea), Grupo latinoamericano del acné (GALA) y del Grupo de acné y Rosacea en Venezuela (GARVE)

9 comentarios

  1. abelardo herrero

    Articulo muy necesario para nuestra comunidad medica . Felicito sinceramente al DR. Piquero.

  2. Maria Bibiana Leroux

    Excelente editorial. Gracias!

  3. Excelente articulo. Lo mas importante es mantener muy altos niveles de etica en nuestra investigacion y su debida publicacion. Sin autores antieticos no habria ese problema, por lo que todo comienza y termina en nosotros. Felicidades Dr. Piquero.

  4. Excelente Editorial sobre un tema que está en el tapete y todos debemos conocer. La ciencia es imparcial e impoluta, no así los seres humanos que la utilizamos. Gracias Jaime

  5. Amalia Panzarelli

    Nosotros si que estamos limitados por no decir “fregados”. No tenemos acceso a publicaciones de calidad y debemos conformarnos con ciencia “periférica” vía on line.
    Caer en este tipo de publicaciones se hace fácil por ello. Quizás democratizar la información de alto nivel frenaría a estos predadores,o quizás,
    liberarla después de unos años de publicada.
    Ando buscando un artículo de J Am Acad Dermatol de hace un año y no encuentro como acceder on line, pensar tener
    la revista en físico, es un sueño, no tengo los $ para comprarlo. También otro de Clin Dermatol con igual planteamiento.
    ¿Cuales bibliotecas en el país cuentan con publicaciones de alto nivel actualmente ?. El acceso tiene que ser mas fácil.
    Estupendo editorial.

  6. Assad Atala Freyat.

    Dermatología en evidencia.

  7. muy buen editorial sobre un tema cada vez más actual y que no debemos dejar de estar informados.

  8. Salome Salloum Salazar

    Excelentes reflexiones!

  9. RosaMaria Papale

    En principio felicitar al Dr. Jaime Piquero Martin por su excelente editorial. Necesitamos mas gente comprometida en la Dermatologia.
    Es importante para todo profesional o investigador tener acceso a información validada y de calidad. La web tiene mucha información pero no siempre es confiable, por lo que saber hacer una buena búsqueda bibliográfica es esencial en nuestro trabajo diario. Es verdad que pagar las suscripciones a revistas indexadas no siempre es una alternativa posible. Sin embargo existen las bibliotecas físicas y virtuales a las que se puede recurrir. Rima es una buena opción virtual (www.rima.org) y hasta donde se de alcance en Latinoamerica, España y Portugal.

Deja un comentario

Para casos clínicos, sólo se publicarán comentarios de Suscriptores Especialistas de Salud registrados en nuestra base de datos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies